VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Especies, reportajes de fauna, flora, rutas....

TEMAS * PEÑA DE LOS GITANOS, MONTEFRÍO---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez--

 
La última frontera de al-Andalus
La Peña de los Gitanos de Montefrío esconde un complejo arqueológico y un paraíso natural que sirvió de refuio y defensa desde la prehistoria a los últimos años de la dinastía Nazarí
Un paraje arqueológico abandonado a su suerte a pesar de ser BIC, con dólmenes, poblados visigodos y varias necrópolis
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL y Waste
Una formación geológica de grandes tajos de roca caliza, llanos aterrazados y abrigos naturales, son la línea divisoria entre las mesetas del centro de la península, las sierras de Córdoba y Jaén, con el gran valle de la vega de Granada y el macizo de Sierra Nevada. Son las Peñas de los Gitanos, en el municipio de Montefrío, un espacio natural cargado de historia que sirvió de frontera desde el neolítico hasta el final de la dinastía Nazarí, y que desde hace 6.000 años se utiliza como refugio para el ganado y fuente de riqueza vegetal. Un territorio que se extiende a lo largo de seis kilómetros y en el que se encuentran enterramientos prehistóricos con dólmenes bien conservados, varias necrópolis de la Edad del Bronce y del Cobre , y poblados romano-visigodos, con restos de ocupaciones de todas las épocas, desde el neolítico hasta ahora, ya que tras la Guerra Civil fue ocupada por grupos de familias de etnia gitana que vivieron allí de forma permanente. 
A pesar de su riqueza histórica, ambiental y etnográfica, todo el conjunto, que hace unos años fue propuesto como Monumento Natural, sin conseguir la nominación, se encuentra en un lamentable estado de abandono, sin que la Junta de Andalucía, la responsable de la conservación de espacios arqueológicos, haya hecho intervención alguna, a pesar de ser Bien de Interés Cultural desde 1996.
Al margen de la situación de degradación patrimonial que padece, se trata de uno de los parajes de mayor interés paisajístico de la provincia de Granada y un ecosistema en el que aún pueden observarse bosquetes de encinas y quejigos, matorral mediterráneo, zonas de dehesa, cuevas y roquedos. Un territorio que merece ser recorrido con atención. 

Junto a Montefrío
Se encuentra a cinco kilómetros de distancia de la localidad de Montefrío, junto a la carretera que enlaza esta población con Íllora. La mejor forma de acceder desde Granada es a través de la carretera de Córdoba hasta Puerto Lope, desde donde se gira a la izquierda en dirección a Montefrío. A pocos kilómetros se encuentra la zona de las peñas.
Hay dos formas de conocer este paraje. La más utilizada es la visita a los dólmenes, una zona que se encuentra en el interior de una finca privada y que posee programas de visitas guiadas a precios asequibles, que hay que concertar con antelación, y otra zona, que accede al interior del territorio y a las peñas, que aunque en gran parte es de propiedad privada, es de libre acceso, además de ser la que permite contemplar necrópolis, poblados y espacios naturales.  Esta segunda opción parte de un carril que se encuentra en la carretera hacia Montefrío una vez pasadas las peñas (la referencia es que hay una parada de autobús en su confluencia). Este carril puede hacerse en coche, aunque es preferible iniciar el camino a pie desde ese mismo punto, ya que a poco menos de 200 metros, se encuentra la necrópolis del Castellón, un conjunto de alrededor de un centenar de tumbas de procedencia altomedieval y visigoda, con dataciones que van desde el siglo VII al X. Esta necrópolis se encuentra vallada con una alambrada y en buen estado de conservación. Da una idea de lo que se puede encontrar en un recorrido por las peñas. 

Un poco más adelante, junto un gran cortijo, parte una vereda a la derecha que, entre piedras y cuevas, lleva hasta los restos del poblado del Castellón, del que solo quedan las bases y muretes de piedra sobre las que se construían, con barro, y elementos vegetales, las casas de sus pobladores. «Este es un lugar especial, donde todo el que viene se queda extrañado de la proximidad que hay entre unas casas y otras, pero era así como construían sus aldeas», dice Rafaela Arco Gracia, que hace la función de guarda y guía de estos parajes, y que junto a Juana Cano y Rosendo Muñoz, muestran un camino serpenteante entre rocas y abrigos naturales. Conocen la historia y lo que ha ocurrido en las peñas desde hace años, y saben del abandono al que ha sido sometido. «Estaría bien que la gente conociese lo que hay aquí, y sobre todo que supieran valorarlo. El pueblo tiene una gran riqueza histórica y natural que podía ser un aliciente más, porque Montefrío es ya un sitio que merece la pena visitar, pero si le añades las peñas, aún mejor», dicen.

Cerro del Castillejo
Las peñas tienen dos grandes formaciones, la del Castellón, en la que se encuentran el poblado visigodo y las necrópolis y otra, separa por una garganta, que forma el cerro del Castillejo, donde hay más poblados, restos de la Edad del Bronce, y formaciones geológicas espectaculares.
El carril desde el cortijo del Castellón, sigue hacia las paredes de las peñas, continua bajo ellas, en dirección hacia la carretera que se ve a lo lejos. El camino discurre bajo los tajos, que se sitúan a la izquierda, hasta ascender a una pequeña llanura aterrazada que tiene una bifurcación. Los dos son válidos, se pueden recorrer de forma circular para empezar por uno y volver por el otro. 
A la izquierda, la llanura acaba en un espectacular circo rocoso, con paredes pobladas de encinas y matorral, y una gran alberca. Era el lugar elegido por un empresario del sector de la hostelería que, en los años sesenta, quiso construir un gran parador de turismo, que después se iba a incluir en la red de Paradores Nacionales, pero el proyecto nunca llegó a iniciarse. Solo se construyó el aljibe. Junto a esa construcción, perfectamente camuflada con su entorno, la vegetación se hace la dueña del paisaje, con gran cantidad de especies, entre las que se encuentran plantas escasas y difíciles de ver, como las hierbas piojeras (Delphinium staphisagria), cargadas de florecillas de un azul intenso. 

La biodiversidad se hace patente, el refugio de las rocas y la gran cantidad de vegetación favorece la presencia de invertebrados, muchas especies de mariposas, reptiles, aves y mamíferos. Es territorio de rapaces, de bandos de golondrinas y aviones roqueros, de pinzones, bisbitas, tarabillas, currucas y palomas bravías. Es también hábitat de zorros, de los que aseguran que cada vez hay más, ginetas, ratones de campo, gato montés, tejones, garduñas y comadrejas. Los buitres sobrevuelan las peñas porque encuentran restos de ganado y cadáveres de pequeños animales. 
Al fondo de ese circo entre tajos, una vereda estrecha y recóndita, entre troncos y ramas de quejigos, con suelo de pedregal, discurre entre grandes formaciones rocosas hasta un punto que conectaría con el camino que lleva hacia la plataforma más baja.

En la primera bifurcación, el camino de la derecha lleva hacia un interesante complejo arqueológico, llamado de los Castillejos, con elementos romanos y de la Edad del Cobre, y el lugar donde se encuentran las mejores vistas de las peñas de Montefrío. En este recorrido se encuentran los restos de una muralla romana, en los que se observan hendiduras entre piedra y piedra, que servían para verter plomo fundido y que, al enfriarse, se convertían en sólidas grapas de unión entre los bloques petreos. Un poco más arriba de la muralla, hay otra necrópolis, en este caso de la edad del Cobre, además de una excavación arqueológica, que profundiza en la tierra, y que está protegida por una caseta techada y cerrada. 

Desde el cerro de los Castillejos se aprecia, bajo las peñas, el lugar donde se encuentra un campo de dólmenes, que forman parte de la visita que hay que concentrar de forma previa y no está abierta a todos los públicos.
Las Peñas de los Gitanos, eran el paso natural desde el que se entraba en la Vega de Granada, y en los últimos años de la presencia árabe en al-Andalus, fue la última frontera de los nazaríes, que llegaron a hacerse fuertes en las peñas y en la localidad de Montefrío hasta que claudicaron frente a las tropas cristianas. 
Llama la atención que en el inicio del complejo de los Castillejos aún se encuentra el cartel de recinto arqueológico que colocó la Junta de Andalucía cuando la consejería de Cultura llevaba unida la de Medio Ambiente, hace tres décadas. Después de las excavaciones de realizadas por la UGR, no se ha hecho nada, ni siquiera se ha cambiado el cartel.




Cistus albidus (Jara blanca)


Centaurea aspera

Flora
Allium ampeloprasum (Puerro silvestre)
Anchusa azurea
Antirrhinum hispanicum (Rompepiedras)
Asparagus aphyllus
Ballota hirsuta
Bituminaria bituminosa
Bupleurum fruticosum (Adelfilla)
Bryonia dioica
Catananche caerulea
Centaurea aspera
Chaenorhinum villosum
Cistus albidus (Jara blanca)
Cistus laurifolius (Jara)
Crambe filiformis (Jaramago blanco)
Crataegus monogyna
Daphe gnidium (Torvisco)
Delphinium staphisagria (Hierba piojera)
Echium boissieri
Ferula communis
Foeniculum vulgare (Hinojo)
Galium verum ( Hierba sanjuanera)
Hedera helix (Hiedra)
Himatoglossum hircinum
Jasminum fruticans (Jazmin silvestre)
Lactuca tenerrima
Linum suffruticosum
Lonicera splendida
Mantisalca salmantica
Marrubium vulgare
Mercurialis tomentosa (Marrubiejo)
Onopordum nervosum (Cardo gigante)
Ornithogalum narbonense (Ojo de lobo)
Osyris alba (Retama loca)
Paeonia coriacea
Pallenis spinosa
Paronychia argentea
Phagnalon sordidum (Romerillo, coronilla real)
Phlomis lychnitis
Pistacia terebinthus (Cornicabra)
Quercus coccifera (Coscoja)
Quercus rotundifolia (Encina)
Retama sphaerocarpa (Retama)
Rhamnus lycioides subsp lycioides  (Espino negro)
Rubus ulmifolius (Zarzamora)
Rubia peregrina
Ruta angustifolia
Ruta montana (Ruda silvestre)
Scabiosa atropurpurea
Scorzonera angustifolia (Tetas de vaca)
Silene vulgaris
Silybum marianum (Cardo mariano)
Tamus communis (Nueza negra)
Teucrium rotundifolium
Thymus mastichina (Mejorana)
Thymus zygis (Tomillo aceitunero)
Ulex parviflorus (Aulaga)
Umbilicus rupestris



Insectos


Graphosoma lineatum (Chinche rayada)

Trichodes leucopsideus (Escarabajo ajedrezado)
Xylocopa violacea (Abeja carpintero)
 

Mariposas

Argynnis  pandora * Pandora

Carcharodus baeticus * Piquitos
Coenonympha lyllus
Colias croceus * Amarilla
Gonepteryx cleopatra * Cleopatra
Maniola jutina
Pararge aegeria * Mariposa de los muros
Pieris brassicae * Blanca de la col
Pieris rapae * Blanquita de la col
Satyrium esculi
Thymelicus sylvestris


Zygaena sarpedon


Temas relacionados
Dólmenes de Gorafe
Puente romano y rio colomera / Una via al interior ibérico
Badlands
Espacios naturales en Waste
Granada, naturaleza

vídeopromoción






PROMOCIONADO





Reportaje publicado en IDEAL

El sendero
Inicio El carril y camino parte de la carretera entre Íllora y Montefrío, a solo cinco kilómetros del pueblo, en una curva donde hay una para de autobús.
Coordenadas: Ese punto está en la dirección  N37º19’48.97’’ - W3º58’39.20’

Dólmenes y visita privada
Una forma fácil de conocer este espacio es mediante una visita guiada a la zona de los dólmenes y que llega al interior de las peñas. Se inicia en un carril que se encuentra en la carretera de Íllora kilómetro 5, señalizado, y en el que hay una indicación de finca privada. hay que pedir cita en la web  www.peñadelosgitanos.com o en el teléfono 628 30 53 37.

Espacios naturales sin protección
La Peña de los Gitanos es uno de los parajes naturales de la provincia de Granada que deberían estar especialmente protegidos por la normativa ambiental, y que, como tantos otros, se encuentran a expensas de lo que sus propietarios, en algunos casos la administración, quieran hacer con ellos. En este caso concreto, el interés que en los noventa se suscitó por declarar lugares como Bienes de Interés Cutlural, dotó a las peñas de una calificación que le protege, al menos en cuanto a sus complejos y riquezas arqueológicas, pero no es suficiente. Necesita de figuras jurídicas que puedan dotar de protección integral a la totalidad de las peñas y su entorno, ya que estamos ante un espacio singular y único.






 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es