Videos de NaturalezaGuías de NaturalezaGuía de AvesGuía de Plantas, FloraGuía de Setas, HongosGuía de LíquenesGuía de Mariposas, diurnas y nocturnasGuía de InsectosGuía de Moluscos y conchasGuía de Especies Marinas

VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 


VILANOS * PLANTAS CON VILANO---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez--
--

-
-
-
-
-
-
-
¿De qué es este vilano?
El ‘vuelo’ de las semillas en primavera genera ‘lluvias’ de pelusas que llenan campos y ciudades
Álamos, cardos, sauces y dientes de león generan la mayoría de las pelotitas pelosas que vuelan a nuestro alrededor
Por Juan enrique Gómez y Merche S. Calle - IDEAL y Waste Magazine
Pasear junto a una alameda desde el ecuador de la primavera hasta el inicio del verano  es hacerlo bajo una intensa ‘nevada’ de pequeños copos blancos que nos rodean y cubren el suelo por completo. Se trata de la dispersión de las semillas de álamos y chopos, de millones de vilanos transportados por el viento. En las ciudades, las calles se llenan también de esos copos y estructuras, vuelan sobre los jardines, se mueven por las aceras y entran en las casas, aunque no todos vienen de las choperas de la vega y los álamos de los parques. 





Los vilanos son producidos por muchas de las especies vegetales de ribera, como los sauces, que al igual que los álamos, generan una gran cantidad de vilanos, y también por la mayoría de las especies de flora de la familia de las compuestas, en la que se encuentran, por ejemplo, todas las que asimilamos a margaritas (solo una parte de ellas genera vilanitos para dispersar sus semillas) y dientes de león, además de todos los cardos, aunque éstos fructifican y sueltan sus semillas a la mitad del verano, en épocas más calurosas. 

Vulanicos’
El vilano, que en las provincias de Granada y Almería se conoce con el nombre de ‘vulanico’, tiene un objetivo, volar con el viento, cuanto más lejos mejor. Posee una estructura diferente en cada planta, unas en forma de paracaídas, otras parecen hélices que giran con el viento. En todos los casos tienen estructuras muy suaves, con formas de seta, escamas o pelillos, que, en el centro, rodean a las semillas. Aparecen cuando la planta ya ha florecido y la flor se ha convertido en fruto. Ese fruto está cargado de semillas y genera la cubierta pelosa alrededor de cada una de ellas. El viento hace el resto. Los separa de la planta y les ayuda a iniciar el vuelo y su dispersión. Las plantas se reproducen y colonizan nuevos territorios. De hecho algunas especies consideradas como invasoras, tienen una gran capacidad para reproducirse gracias a la capacidad de vuelo de sus vilanos.



De flor a vilano Un ejemplar de Tragopogon porrifolius, suelta sus ‘vilanitos’ (foto inferior) después de haber pasado por sus tres etapas: la flor, que después se convierte en fruto, y más tarde en vilano con sus semillas en el interior
 

A mediados de la primavera, alrededor de las ciudades, en las zonas de campos de cultivo abandonados, bordes de caminos y solares, e incluso en el interior de los olivares, una especie destaca sobre las demás, es una planta con flor amarilla, con formad e margarita aunque no lo es. Todo el mundo la llama Diente de león (Taraxacum laevigatum) que puede contarse por millones. Sus vilanos son perfectos voladores y se producen casi todos al mismo tiempo, por lo que algunos bordes de camino se encuentran decorados por miles y miles de pelotitas brillantes y peludas. 

El más grande
Junto a ellos, aunque en zonas más serranas, en las inmediaciones de pinares y espacios de matorral mediterráneo, se encuentran los vilanos de mayor tamaño. Son enormes. Son los que genera una especie con una imagen a medio camino entre la flor de los cardos y las margaritas, pero en realidad es mucho más exuberante y de una belleza especial, la llamada Barba de cabra (Tragopogon porrifolius), una planta de flor única de colores morados en esa especie y amarillo en otras del mismo genero, que cuando ya tienen los vilanos a punto de salir asemeja a una barba de cabra. La ‘roseta’ sobre la que se sitúan los vilanos es enorme. Forman una pelota de más de 10 centímetros de diámetro y cuando se dispersan vuelan decenas de ‘vulanicos’ en forma de paracaídas invertido. Giran y giran con el viento.
En el interior de la ciudad, además de la llegada de vilanitos ‘silvestres’, abundan, aunque más en el verano, los que proceden de los árboles que conocemos como plátanos de sombra. Producen un fruto redondo y rugoso que está formado por miles de pequeñas semillas rodeadas, cada una de ellas, de la estructura plumosa dispuesta a volar, aunque en este caso no son demasiado buenas voladoras.
Los cardos son especialmente atractivos mientras están en floración, como el Carduus granatensis, exclusivo de esta zona zona de Andalucía, pero cuando se secan su aspecto no es atractivo, excepto si nos fijamos en que donde estaba la flor, sobre la ‘alcachofa’, ahora aparecen los vilanos, suaves, sedosos y listos para viajar. Estos vilanos, como ocurre con los de los sauces, sirven de alimento a muchas especies de aves, pero hay pajarillos, como los jilgueros para los que son su alimentación favorita, de hecho su nombre científico es Carduelis carduelis, al igual que otros como los Carduelis cloris (verderón). En realidad no es el vilano lo que se comen sino la semilla que llevan dentro.

Otras especies de aves también prefieren los vilanos, como los Verdecillos, que abundan en zonas de ribera y les encantan los de los sauces. Y el que realmente lo utiliza para casi todo es el Moscón, el pajarillo más pequeño de los humedales y riberas (10 cm) que hace su nido, colgado de las ramas de los árboles a modo de bolsa, con los vilanos de los álamos, sauces y también de las aneas, de las que, además, se alimenta.

Sobre los vilanos hay una gran cantidad de leyendas y dichos populares, como el que indica que al soplar se pide un deseo y si logramos soltar todos los vilanitos de la roseta, el deseo se cumplirá. Se suele  hacer con los del Diente de león.

Muchas personas piensan que la presencia masiva de vilanos en las calles de la ciudad o en los pueblos es una de las principales causas de alergias. La realidad es que los ‘vulanicos’ son semillas y no pólenes, por lo que no poseen capacidad alergénica. Los expertos indican que los vilanos pueden ser molestos, sobre todo si hay una gran cantidad en el aire, pero no producen alergias.
Las ‘nevadas’ de semillas en primavera no deben contemplarse como un problema en las zonas urbanas o en el campo, ya que son la muestra palpable de que la biodiversidad vegetal se abre paso y, con esas frágiles estructuras, logra sobrevivir y colonizar la tierra.

Endémicos en las altas cumbres de Sierra Nevada
En las altas cumbres y espacios naturales de Andalucía hay también vilanos de élite, semillas voladoras de especies que se encuentran en peligro de extinción y otras que son exclusivas, endémicas, como las que se encuentran en diversos ecosistemas de Sierra Nevada. La mayoría de las flores compuestas de la sierra tienen vilanos. Destacan los senecios, como los denominados, nevadense y elodes, y otras que crecen en terrenos dolomíticos, como el Trevenque o el Dornajo, donde existen especies escasas como la Rothmaleria granatensis y la Andriala agardi. Los dientes de león también están presentes en Sierra  Nevada con un endemismo de preciosos ‘vulanicos’,  Taraxacum nevadense. 


Algunas plantas con vilanos
Ageratina adenophora
Anacyclus clavatus
Anacyclus radiatus
Andryala agardhii
Andryala integrifolia

Andryala ragusina (Ajonjera)
Arctotheca calendula (Margarita africana)
Asteriscus aquaticus (Escoba de castañuela)

Asteriscus maritimus
Asteriscus pygmaeus
Atractylis cancellata (Cardo enrejado)
Bidens aurea
Bidens pilosa (Amor seco)
Carduncellus monspelliensium
Carduus carlinoides subsp hispanica
Carduus myriacanthus (Cardo costero)

Carduus platypus subsp granatensis
Carlina hispanica
Carthamus lanatus
Catananche caerulea (Hierba cupido)
Centaurea alba subsp macrocephala
Centaurea aspera (Travalera)
Centaurea aspera subsp scorpiurifolia
Centaurea barrasii (Brasera del Cabo)
Centaurea boissieri subsp. funkii
Centaurea bombycina subsp xeranthemoides
Centaurea calcitrapa
Centaurea carratracensis
Centaurea exarata
Centaurea gabrieli-blancae
Centaurea gadorensis
Centaurea granatensis (Flor de arnica)
Centaurea jaennensis
Centaurea kunkelii (Cabeza de espinas, abrepuños)
Centaurea mariana (Árnica de María)
Centaurea montícola
Centaurea  nevadensis
Centaurea pullata
Centaurea pulvinata
Centaurea saxifraga (Árnica de Jabalcón)

Centaurea solstitialis
Centaurea sphaerocephala
Centaurea triumfetti  subsp. lingulata
Centranthus calcitrapae (Lágrimas de la virgen)
Centranthus nevadensis (Valeriana de Sierra Nevada)
Centranthus ruber (Milamores)
Chondrilla juncea (Achicoria dulce)
Cichorium intybus (Achicoria)
Cirsium acaule
Cirsium acaule subsp gregarium
Cirsium arvense
Cirsium echinatum (Corona de fraile)
Cirsium gaditanum (Cardo gaditano)
Cirsium odontolepis

Cirsium pyrenaicum
Cirsium vulgare
Conyza bonariensis
Conyza canadensis
Crepis albida

Crepis oporinoides
Crupina crupinastrum
Crupina vulgaris
Cynara baetica (Alcachofa blanca)
Cynara cardunculus

Cynara scolymus (Alcachofa)
Cynara tournefortii (Morra)
Dittrichia viscosa
Echinops strigosus (Cardo yesquero)
Erigeron major

Erigeron frigidus (Zamarraga)
Filago congesta
Filago pyramidata (Hierba del pastor)
Galactites tomentosa (Cardo blanco)
Gazania rigens
Helianthus annus (Girasol)
Helichrysum italicum subsp serotinum
Helichrysum picardii

Helichrysum stoechas (Manzanilla mala)
Helminthotheca echioides/ Picris echioides (Lengua de gato)
Heteranthemis viscidehirta
Hieracium elisaeanum
Hymenostemma pseudoanthemis
Hyoseris radiata (Estrella)
Hypochaeris rutea
Hypochaeris salzmanniana
Ifloga spicata
Inula crithmoides/Limbarda crithmoides

Inula montana (Arnica)
Jasonia tuberosa (Arnica, té de montaña)
Jurinea humilis (Escobilla baja)
Jurinea pinnata (Escobilla)
Klasea flavescens subsp. leucantha
Klasea flavescens subsp. mucronata (Serradella blanquecina)
Klasea pinnatifida/ Serratula pinnatifida 
Lactuca sativa (Lechuga)
Lactuca serriola (Lechuga silvestre)
Lactuca singularis /Lactuca perennis subsp granatensis (Lechuga azul)
Lactuca tenerrima

Lactuca viminea subsp ramosissima
Lasiopogon muscoides (Algodoncillo rastrero)
Launaea arborescens
Launaea lanifera (Pendejo)
Leontodon boryi
Leontodon tuberosus

Leontopodium alpinum (Leontopodio)
Leucanthemopsis pectinata (Gamarza)
Leysera leyseroides
Mantisalca salmantica
Matricaria chamomilla (Manzanilla común, camomila)
Onopordum acanthium
Onopordum acaulon

Onopordum macracanthum
Onopordum nervosum (Cardo gigante)
Pallenis spinosa
Phagnalon rupestre (Yesquera)
Phagnalon saxatile (Manzanilla yesquera)
Phonus arborescens/ Carthamus arborescens (Cardo cuco)
Picnomon acarna (Cardo ajonjero)
Picris hispanica
Ptilostemon hispanicus
Pulicaria dysenterica (Hierba del gato)
Reichardia gaditana (Lechuguilla dulce)
Reichardia tingitana
Rhaponticum coníferum (Cuchara de pastor)
Rothmaleria granatensis
Scolymus hispanicus
Scorzonera albicans
Scorzonera angustifolia (Tetas de vaca)
Scorzonera hispanica (Escorzonera)
Scorzonera reverchonii
Scorzoneroides microcephala/Leontodon microcephalus
Scorzoneroides nevadensis /Leontodon carpetanus subsp nevadensis
Senecio alboranicus (Azuzón de Alborán)
Senecio aquaticus (Azuzón)
Senecio boissieri
Senecio doria (Vara de oro)
Senecio duriaei / S. nebrodensis
Senecio flavus
Senecio jacobaea
Senecio malacitanus
Senecio nevadensis
Senecio pyrenaicus subsp granatensis
Senecio quinqueradiatus

Senecio vulgaris (Hierba cana)
Silybum marianum (Cardo mariano)
Solidago virgaurea (Vara de oro, vara de San José)
Sonchus aquatilis
Sonchus pustulatus
Sonchus tenerrimus (Cerraja tierna)
Staehelina dubia
Tephroseris elodes / Senecio elodes
Tagetes erecta
Tagetes patula
Taraxacum laevigatum (Diente de león)

Taraxacum nevadense
Tolpis barbata
Tragopogon dubius

Tragopogon porrifolius (Barba de cabra)
Urospermum picroides
Valeriana apula
Volutaria tubuliflora
Xeranthemum inapertum

Temas relacionados


Copyright © Waste magazine



Vilano
Definición:Apéndice de pelos o filamentos que corona el fruto de muchas plantas compuestas y le sirve para ser transportado por el aire (Real Academia de la Lengua)
Tipos: Los botánicos distinguen tres formas de vilanos, los pelosos, otros con forma de seta y los que son como escamas.


Reportaje publicado en IDEAL el 24 de mayo de 2012
Ver en PDF 

En primavera al pasar por las alamedas veremos volar sus semillas 
como si de una nevada se tratase.
Videos de Naturaleza