--Guías de NaturalezaGuía de AvesGuía de Plantas, FloraGuía de Setas, HongosGuía de LíquenesGuía de Mariposas, diurnas y nocturnasGuía de InsectosGuía de Moluscos y conchasGuía de Especies MarinasVideos de Naturaleza
TEMAS * REPORTAJES * SIERRA NEVADA------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez 
---

-
-
-
-
-
-
-
       
      De cero al techo ibérico. Desde Albuñol, en la costa de Granada, a la cumbre del Mulhacén

      La «aventura» de un grupo de montañeros que desde hace dos décadas recorren los caminos que ascienden desde la costa a la cota más alta de la península. 
      A final de agosto cumplían 20 años de lo que ellos llaman la «gran «chalaura»
      Por Juan Enrique Gómez /IDEAL y Waste Magazine
      Fotos: Lisardo Domingo (http://supervivenciaef.blogspot.com.es/)
       
    En la cima del Mulhacén (3.478 metros), es posible ver el mar. Es una imagen inolvidable para todo aquel que logra pisar las enormes piedras que forman la cumbre. Nadie puede imaginar que esa línea azulada que dibuja el litoral sea el punto de partida desde el que un grupo de montañeros asciende al Mulhacén, en menos de dos días y que lleven 20 años, verano tras verano, recorriendo esa ruta que les lleva desde la cota más baja posible, cero metros, al techo de la península Ibérica. Casi tres kilómetros y medio de desnivel en el que recorren todos los ecosistemas y pisos bioclimáticos que existen en el Mediterráneo.

 






 

¿Quién es quien?
En la foto inicial en la cumbre del Mulhacén: (De izquierda a derecha) Lisardo Domingo, Antonio, Andrés, Custodia, Esteban y Fernando; (abajo), Francisco, José, Antonio, José Antonio y Paco.

La ruta
Primer día: Albuñol-Rambla Aldahayar; Cortijo los Cózares; Venta del Tarugo (zona más alta de la Contraviesa); Cortijo del Médico; Río Guadalfeo; Lobras; Tímar; Juviles; Trevélez-La Campiñuela-Siete Lagunas-Mulhacén.
Segundo día: Trevélez; La Campiñuela; Siete Lagunas; Mulhacén, cima y vuelta.

El punto de partida es la localidad de Albuñol, la puerta entre la costa y la Contraviesa. «Este año hemos sido once personas, diez hombres y una mujer, de los que ocho somos de Albuñol, y los otros dos de Granada», dice uno de los pioneros de esta ruta, Lisardo Domingo Blanco, un profesor de Educación Física, especialista en supervivencia y montañero con varios grandes picos en su haber. «Siempre lo hacemos en la segunda quincena de agosto porque se supone que ya hace un poco menos de calor y la ascensión, dentro de la gran dureza que encierra, es más factible». 

El camino lo iniciaban en la rambla de Aldahayar, en Albuñol. Eran las seis de la madrugada. La meta estaba en llegar a la zona más alta de la Contraviesa antes de que apretase el calor, y comenzar a bajar hacia el Guadalfeo, con un objetivo realmente ambicioso, «llegar a Trevélez para dormir junto al cauce del río». Tras dejar atrás la sierra de la Contraviesa, comienza la verdadera Alpujarra alta. El paisaje impregna los sentidos. «El agua y algún que otro bosquete de encinas da una sensación de frescor que nos ayuda a seguir nuestra aventura. Pasamos Lobras y  Tímar, allí almorzamos y nos rehidratarnos en su fabulosa fuente. El polvo del camino lo dejamos en un lavadero centenario que hay debajo de la plaza de este pueblo», dice Lisardo Domingo. La ascensión continuaba hacia Juviles, en busca de los caminos que llevan hacia un riachuelo con cascadas y aguas ferruginosas. «Ya estamos a 2.000 metros de altitud, y desde allí tenemos que bajar hacia Trevélez. La primera etapa está cubierta». 

Hacia la cumbre
El pueblo más alto de Europa es también el punto de partida desde el que todos saben que no hay retorno. El Mulhacén se convierte en omnipresente, aún  quedan muchas horas antes de llegar a las lagunas, borreguiles y los cascajales y pedregales más profundos de Sierra Nevada. Tras pasar la noche junto al río Trevélez y salir del pueblo, «en cuarenta minutos empezamos un fuerte ascenso que nos deja a un lado el cortijo de los Prados para cruzar la gran acequia de la sierra. Ahí empieza un bosquete de pino silvestre repoblado que en todos estos años ha tenido un lentísimo crecimiento. Pronto llegamos a la Campiñuela, un refugio de pastores abandonado. Es el momento de descansar y recoger agua de los borreguiles». 

Los montañeros albuñolenses  continúan su marcha hasta el río Culo Perro, con aguas procedentes de las lagunas de la sierra. Allí son habituales las vacas pastando en los prados. «Nos esperan las cascadas de Aguas Negras. Es la antesala de   Siete Lagunas, el lugar donde tenemos que montar el campamento porque será donde dormiremos tras haber cumplido con el objetivo y volvamos del Mulhacén». A las dos de la tarde, los montañeros han cubierto la principal ‘meta volante’, Siete Lagunas. 

La impaciencia es la principal sensación. En pocos minutos, ya sin equipo pesado a la espalda, inician la última etapa, aproximadamente una hora y media de ascensión acompañados por las aves montañeras por excelencia, Acentor alpino (como pequeños gorriones de alta montaña). «Esta última subida es un canchal con gran cantidad de floración endémica de la sierra, que unido a la observación de alguna que otra manada de cabras monteses, convierte este tramo en el más deseado y atractivo de la ruta».

Solo cielo 
Más arriba solo hay cielo. Es la última posición terrestre posible en el sur de Europa. La cumbre del Mulhacén es un conjunto de grandes piedras que forman un pico con una caída a plomo en su cara norte. «Siempre resulta curioso ver la hornacina de la Virgen de las Nieves, ahora cubierta de objetos y recuerdos que los montañeros dejan adheridos como testigo, y para algunos, como elemento de devoción». Y a lo lejos, hacia el sur, el mar, la línea de litoral, el lugar desde donde este grupo de montañeros había partido hacía menos de dos días. Dos jornadas de contacto directo con la tierra y sus esencias.
«La vuelta la hacemos hacia Siete Lagunas, donde dormimos en las tiendas de campaña y en la cueva de la Fragüilla. Compartíamos espacio con nidos de avión roquero con polluelos, a los que sus padres no se cortaban para darles de comer, sin temor alguno ante nuestra presencia», dice Lisardo Domingo, a quien  el año pasado le acompañó su hijo, Lisardo (junior), que ha sido el más joven en hacer cima. «Fue en 2011, cuando tenía 16 años», comenta. 

Recuerdo a Cristóbal
La ascensión ha tenido un especial recuerdo a un montañero albuñolense, Cristóbal, fallecido recientemente, que ha sido l personas de más edad que ha realizado la ascensión entre las tierras de Albuñol y la cumbre del Mulhacén. «Él fue quien nos enseñó los caminos para cruzar la Contraviesa y llegar hasta la Alpujarra Alta. Su recuerdo ha estado presente en todo el recorrido». 



«Estáis seguros de querer llegar hasta allí?
Entre el grupo de montañeros, esta aventura es conocida como la gran ‘chalaura’. Recuerdan que un vecino de Tímar, de 70 años, les vio llegar en la Venta del Empalme. Le pareció normal que viniesen andando desde Albuñol, pero cuando supo que iban al Mulhacén, le llevó a un punto desde el que se veía el pico, muy lejos, y preguntó: «¿Seguro que queréis llegar  hasta allí?».

La cumbre del Mulhacén te hace enmudecer
Los montañeros albuñolenses no se cansan de esta experiencia. Afirman que cuando llegan a la cumbre del rey Muley-Hacen, «es un momento especial, inolvidable. Nos quedamos más de una hora arriba, dejando que nuestros ojos se recreen en la panorámica». Como todos los años, hay algún «novato» que no da crédito a lo que ven sus ojos. Al oeste, la ciudad de Granada, pasando hacia el norte por sierra de Cazorla, sierra de Castril, Sierra de Baza, sierra de los Filabres, sierra Alhamilla, sierra de Gádor, y hacia el sur, la sierra de la Contraviesa, y Marruecos a través de Mediterráneo, sierra Tejeda, las costas malagueñas y por último el pico del Caballo y el Veleta. «¿Qué se puede decir ante esto?», preguntan. 
 


Temas relacionados 
Lagunas de Sierra Nevada / Humedales glaciales

Series de Vegetacion en Sierra Nevada, Pisos bioclimáticos (termo, meso, supra, oro y crioromediterráneo
Pinares y sabinares béticos
Piornales y enebrales nevadenses
Pastizales nevadenses
Borreguiles
Canchales
Roquedos, rocas verticales
Dolomias
Robledales nevadenses
Quejigales y acerales béticos
Encinares nevadenses
Encinares térmicos
Encinares béticos
Insectos de Sierra Nevada
Fauna de Sierra Nevada - Vertebrados
Lista de endemismos
Joyas de la tierra Minas y minerales
Lagunas del Padul, humedales y turberas
Laguna de Agia
Humedal de Padul / Senda del álamo / Sendero del Mamut
Monumento Natural Falla de Nigüelas 

Los Cahorros, el desfiladero del río Monachil, Sierra Nevada
Río Aguas Blancas, Granada
Rio Dilar, Granada
Cabecera Rio Genil /Vereda de la Estrella / Flora y Fauna
Parque Nacional de Sierra Nevada
Parque Natural Sierra María-Los Vélez
Parque Natural Cabo de Gata-Níjar
Salinas de Cabo de Gata
Rambla Morales
Parque Natural de Sierra Nevada 
Paraje Natural de Alborán
Paraje Natural Sierra Alhamilla
Paraje Natural Punta Entinas - Sabinar
Paraje Natural Desierto de Tabernas
Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas 
Reserva Natural Albufera de Adra
El tercer parque, Los subdesiertos de Almería
Jardín botánico El Albardinar
Jardín Botánico Umbría de la Virgen /Almería

Copyright © Waste magazine








Reportaje publicado en el diario IDEAL el 16 de septiembre de 2012
Ver en pdf 



Guía de Aves de Sierra Nevada, on line
Fotos, fichas, datos


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es