Videos de NaturalezaGuías de NaturalezaGuía de AvesGuía de Plantas, FloraGuía de Setas, HongosGuía de LíquenesGuía de Mariposas, diurnas y nocturnasGuía de InsectosGuía de Moluscos y conchasGuía de Especies Marinas

VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 


GUÍA DE INSECTOS * REPORTAJES * PLAGAS---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez--
.
Kingdom: Animalia / Phylum: Arthropoda
Clase Insecta / Orden Coleoptera
Superfamilia Curculionoidea / Familia Dryophthoridae
Rhynchophorus ferrugineus
Picudo Rojo
Red Palm Weevil

Tamaño:
La larva mide un máximo de 5 cm. El adulto entre 2 y 5 cm
(la larva es ápoda. Los aultos tienen alas)

Habitat
Coloniza palmerales de zonas costeras y de clima cálido, donde se convierte en una plaga que ha destruido enormes `extensiones de palmeras en todo el sur de Europa, norte de África, Asia, América y Australia.
El ejemplar adulto llega volando hasta la palmera y se instala en sus zonas blancas, donde pone los huevos (similares a un grano de arroz). Las larvas realizan túneles en el interior del tronco de las palmeras y se alimentan de la materia que forma esos troncos, hasta que los dejan casi huecos, convertidos en serín. La palmera muere.
Los tratamientos son muy difíciles y de excaso éxito. Se utilizan combinados con nematodos que se convierte en parásitos de las larvas, se las comen y acaban con la plaga, pero en la mayoría de los casos, la palmera afectada no logra recuperarse, aunque con insistencia y cirugía arbórea previa, en la que se les retiran los penachos a las palmeras, limpian el interior y con los nematodos, se han dado muchos casos de que la palmera vuelve a crecer.
Debe estar apoyado con trampas de feromonas para atraer a los insectos adultos y reducir las poblaciones.


Cerco al picudo rojo
Intentan controlar un insecto que amenaza con matar a todas las palmeras
Por Juan Enrique Gómez - IDEAL - Waste magazine
Reportaje publicado en IDEAL el 24 de mayo de 2012
Sobre ellas pesa una sentencia de muerte que ya ha sido ejecutada en 18 casos. Las palmeras de la ciudad de Granada pueden desaparecer si no se consigue controlar la presencia del picudo rojo, un insecto originario de Malasia que tiene en estas especies vegetales su fuente de alimentación y el lugar donde reproducirse. Puede afirmarse que la mayoría de las palmeras de la capital (del género Phoenix), igual que las de la costa granadina y poblaciones cercanas al litoral, están ya infectadas por este coleóptero, Rhynchophorus ferrugineus, que llega a reducir a serrín el interior de sus troncos, ya sean de alto o bajo porte, o de cualquiera de sus especies, como las Canariensis, y las conocidas como Dactylifera. 

En parques y jardines de la ciudad se ven ya los efectos de esta plaga, con palmeras que han tenido que ser taladas (18 desde que, en 2008,  se detectó la presencia del picudo rojo en Granada) y sobre todo otros 70 ejemplares a los que se ha aplicado técnicas de cirugía arbórea. «Utilizamos dos métodos que al parecer dan resultados positivos, al menos por el momento», dice el concejal de Medio Ambiente, Juan Antonio Mérida, que tiene en marcha un plan de ataque que intentará poner cerco al picudo rojo. Una empresa especializada, Ambitec, es la encargada por el Ayuntamiento de realizar tantas intervenciones como sean necesarias para lograr la supervivencia de las palmeras afectadas. «En un año realizamos una media de siete actuaciones en cada una de las palmeras más afectadas, porque si las dejamos a su suerte, morirán y, lo que es casi peor, no podremos acabar con el avance geográfico de la plaga», advierten los técnicos de esta empresa, que trabajan con sistemas biológicos para acabar con el insecto.

Un equipo preparado con trajes protectores y máscaras introduce una sustancia en el interior de los troncos de las palmeras. Contiene nematodos, unos seres vivos que se convertirán en parásitos de las larvas de picudo y se alimentarán de ellas, por lo que les producen la muerte y evitan la reproducción del insecto. También se utilizan tratamientos químicos.

«El picudo rojo llega a las palmeras volando, como otros coleópteros. Pone los huevos en el interior del tronco y allí nacerán las larvas que se alimentan de la materia vegetal que lo forma, hasta el punto de dejarlo por dentro convertido en serrín. La palmera muere», afirma Adolfina Muñoz, técnico de la Concejalía de Medio Ambiente, que recuerda que hace unos años cualquier palmera afectada por el picudo «irremediablemente tenía que ser talada, pero ahora hay una esperanza». Muestra algunos de los ejemplares que se encuentran en el Carmen de los Mártires y que después de haber sido sometidos a cirugía y «desmochados», y de aplicarles los tratamientos con nematodos, el penacho de hojas de la palmera ha vuelto a crecer. «Poco a poco, sin que tengamos una seguridad absoluta de que se recuperarán por completo, pero van bien». Estas palmeras tienen instalado un sistema de tubitos (como los de riego por goteo) que llevan los tratamientos hasta el interior del tronco «y que tendrán que mantenerse mientras haya picudos en el entorno», avanzan los técnicos. Para reducir su presencia se han instalado 20 trampas de feromonas que han capturado ya centenares de ejemplares adultos. 

En la capital hay 603 palmeras del género Phoenix situadas en espacios de titularidad pública, pero también existen otras tantas que se encuentran en propiedades particulares. «No servirá de mucho que desde el Ayuntamiento nos preocupemos en atacar la plaga si en el entorno hay otras muchas sobre las que no se hace nada», señala Mérida, que comprende que no se puede exigir a los propietarios que apliquen tratamientos que son muy caros, «pero podemos asesorarles si se dirigen a la Concejalía de Medio Ambiente».

Granada invierte cada año alrededor de 70.000 euros en intentar retrasar, y si es posible conmutar, la sentencia de muerte que pesa sobre las palmeras. Algunas de ellas ya lucen signos de una nueva vida.


Temas relacionados 
Vida animal, inicio
Copyright © Waste magazine



Vídeo documental Las palmeras están en peligro. La mayoría de los ejemplares que se encuentran en el sureste de la península ibérica están amenazadas por un insecto, el picudo rojo, Rhynchophorus ferrugineus, que las utiliza para reproducirse. La plaga protagonizada por este coleóptero ha provocado ya la tala de millares de ejemplares desde que se detectó al inicio del año 2000
Vídeo documental sobre los tratamientos que se realizan en la ciudad de Granada sobre las palmeras de titularidad pública.
Reportaje en IDEAL


Ver en PDF 


Colocan trampas de feromonas


Extensión de líquidos con nematods y tratamientos químicos

El equipo de especialistas de Ambitec que tratan las palmeras junto a dos ejemplares ya trataados y que vuelven a crecer

La palmera crece tras los tratamientos
COLEÓPTEROS (datos, fotos, fichas...) página de inicio


GUÍA DE INSECTOS, página de inicio

Insecta Guía rápida