Videos de NaturalezaGuías de NaturalezaGuía de AvesGuía de Plantas, FloraGuía de Setas, HongosGuía de LíquenesGuía de Mariposas, diurnas y nocturnasGuía de InsectosGuía de Moluscos y conchasGuía de Especies Marinas

VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 


VIDA ANIMAL * REPTILES Y ANFIBIOS--© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste-b
vvv
.
Anfibios y reptiles * Especies en la Península Ibérica
Anfibios

Alytes dickhilleni  (Sapo partero bético)
Rana perezi, Pelophylax perezi (Rana Común)
Hyla meridionalis (Ranita meridional)
Pleurodeles waltl (Gallipato)
Salamandra salamandra (Salamandra)


 

Reptiles
Acanthodactylus erythrurus (Lagartija colirroja)
Chamaeleo chamaeleon (Camaleón común)
Emys orbicularis Galápago europeo
Hemidactylus turcicus (Salamanquesa rosada)
Malpolon monspessulanus (Culebra bastarda)
Macroprotodon cucullatus (Culebra de cogulla)
Mauremys leprosa (Galápago leproso)
Natrix maura (Culebra viperina)
Natrix natrix (Culebra de collar)
Psammodromus algirus Lagartija colilarga
Podarcis hispanica Lagartija ibérica
Elaphe scalaris /Rhinechis scalaris (Culebra de escalera)
Tarentola mauritanica (Salamanquesa común)
Testudo graeca (Tortuga mora)
Timon lepidus /Lacerta lepida / (Lagarto ocelado)
Vipera latasti (Víbora hocicuda)



Tortugas marinas


Especies de las Islas Canarias

Gallotia galloti (Lagarto tizón)
Gallotia galloti eisentrauti (Lagarto tizón de Tenerife)
Gallotia stehlini (Lagarto de Gran Canaria)
Tarentola delalandii (Perinquén común)

La fauna solar
Por Inés Gallastegui / IDEAL
Quizá porque siempre se les ha considerado popularmente animales 'de sangre fría'. Tal vez debido a que se les relaciona con la magia y la hechicería. O porque una pequeña parte de ellos tiene una mordedura venenosa y pagan justos por pecadores. Sea cual sea la razón, anfibios y reptiles son animales poco conocidos a los que raramente se extiende la sensibilid ad ecológica de la población. Y sin embargo, muchos de ellos se encuentran en claro declive, cuando no en grave riesgo de extinción. La pérdida de hábitats, la escasez de agua y los atropellos son los principales motivos de esa decadencia, según Juan Manuel Pleguezuelos, profesor de Biología Animal de la Universidad de Granada.

Víbora hocicuda /Vipera latasti
A pesar de la antipatía que les profesa mucha gente, el herpetólogo destaca que estos animales poseen indudables méritos en la historia evolutiva. Así, los anfibios fueron los primeros en abandonar las aguas en las que durante millones de años se había desarrollado la vida y adaptarse parcialmente al medio terrestre: precisamente a su 'doble vida' ­acuáticos en su fase larvaria, terrestres en la adulta­ deben su nombre.
En cuanto a los reptiles, completaron ese proceso gracias a un 'invento' impagable: el huevo amniótico, duro por f uera, para protegerse de los depredadores, y líquido por dentro, para que el embrión pudiera flotar, alimentarse y crecer.
Pleguezuelos apunta que los anfibios dependen del agua para reproducirse porque sus huevos son blandos y en tierra se desecan. Además, resultan tan apetitosos para los depredadores como el caviar lo es para nosotros. En cambio, los reptiles ya son capaces de sobrevivir en zonas tan áridas como los desiertos. Esa ventaja permitió a los mayores reptiles, los dinosaurios, dominar la tierra durante millones de años. El 'invento' de los reptiles tuvo tanto éxito que fue 'heredado', con las oportunas correcciones, por los mamíferos, incluidos los seres humanos.
En el mundo existen 6.035 especies de anfibios agrupadas en tres órdenes: urodelos (tritones y salamandras), anuros (ranas y sapos) y ápodos (cecilias). En cuanto a los reptiles, la extinción masiva hizo desaparecer och o de los cuatro grupos que existían; en la actualidad, las cerca de 8.000 especies se agrupan en escamosos (lagartos, anfisbenios y serpientes), quelonios (tortugas), cocodrilos y rincocéfalos. En la Península ibérica sólo hay representantes de los dos primeros.

Anfibios y reptiles son animales ectotérmicos, es decir, que obtienen el calor corporal del exterior. «Antes se les llamaba animales de sangre fría, pero eso es absolutamente falso», explica el profesor, quien recuerda que basta medir la temperatura de una lagartija para comprobar que puede estar a 38 grados.
Lo que sí es verdad es que estos vertebrados carecen de los mecanismos internos de los mamíferos para regular el calor corporal; los seres humanos transpiramos cuando hace calor porque el sudor, al salir a través de la piel, la refresca; y tiritamos cuando hace frío porque las pequeñas contracciones musculares producen calor. En cambio estos animales obtienen el calor, sencillamente, tomando el sol, que es la placentera actividad en la que solemos sorprenderlos. Y cuando en el exterior las temperaturas son extremas tienden a ocultarse y paralizar toda su actividad para reducir al mínimo el consumo de energía hasta que lleguen tiempos mejores. Estos periodos se denominan de latencia o letargo.


Tarentola mauritanica Salamanquesa Común
Amenazas
En Andalucía oriental hay 12 especies de anfibios y 22 de reptiles autóctonos o introducidos desde muy antiguo, cifras que podrían reducirse debido a las graves amenazas que pesan sobre estos bichos, tal como explican Pleguezuelos y la también herpetóloga Mónica Feriche en 'Anfibios y reptiles. Guías de la Naturaleza', editado por la Diputación de Granada. La propia legislación española no fue muy proteccionista con ellos hasta que estableció el Catálogo Nacional de Especies Ame nazadas en 1990.
En nuestra zona, uno de los problemas más acuciantes es la destrucción o alteración de los hábitats terrestres. Los incendios forestales no sólo destruyen el alimento y el lugar donde viven muchas especies, sino que a veces las matan directamente. «Son los vertebrados más afectados por los incendios, pues su escasa capacidad locomotora les impide huir del fuego en la mayoría de las ocasiones», observa Pleguezuelos. La quema de rastrojos ataca directamente a algunas de las especies más escasas en nuestra región, como el eslizón, la culebrilla ciega y la culebra de cogulla, por la alta temperatura que alcanzan las piedras bajo las que se cobijan. La quema de carrizales y cañaverales en los bordes de las zonas húmedas destruye el hábitat de la ranita meridional y produce una alta mortandad en las poblaciones de galápago leproso.

El biólogo destaca además los perjuicios ocasionados a la herpetofauna por los cambios en las prácticas agrícolas. Por ejemplo, los cultivos bajo plástico destruyen los hábitats costeros arenosos donde vivían muchos animales. También el uso de maquinaria pesada y el abuso de abonos y pesticidas perjudican la biodiversidad. La plantación de pinares de repoblación abigarrados, que impide que los rayos del sol lleguen al suelo, hace imposible la vida de animales ectotermos.
 

Pozos y riego
El profesor recuerda que la alteración o destrucción de hábitats acuáticos es especialmente grave para los anfibios, que se encuentran en una gravísima regresión en todo el mundo. A la escasez y mal estado de conservación de los humedales se suma la destrucción de pequeños enclaves necesarios para la reproducción de los anfibios, como manantiales, pilones, abrevaderos, albercas y zonas de escorrentía. La eliminación de los pozos tradicionales ­de piedra y poco profundos­ ha terminado con casi el único lugar donde se reproducían tritones y salamandras.
El zoólogo pone como ejemplo la transformación del olivar en cultivo de regadío, ocurrida en los últimos años en aras de la productividad. «Cuando se saca agua de un pozo en cantidades industriales ­resalta Pleguezuelos­ tarde o temprano hay un manantial o una fuente que se secan».

Una amenaza grave para los reptiles y anfibios es la fauna alóctona, es decir, introducida por el hombre. La introducción de peces foráneos en embalses ­con fines de pesca deportiva u otros: lucio, black-pass, gambusia o carpa­ y en ríos ­trucha arcoiris­ resulta nefasta, porque muchas de estas especies depredan las larvas de anfibios. El Procambarus clarkii (Cangrejo rojo americano) es voraz y puede acabar con todos los anfibios de un embalse.

Enemigos exóticos
El especialista destaca que otro problema es la suelta de anfibios y reptiles exóticos. Algunos desaprensivos los compran de pequeños y se deshacen de ellos cuando se vuelven molestos ­por el alimento que necesitan o los olores que producen­, liberándolos en el campo en vez de ponerlos en manos de las autoridades, como deberían. Así aparecen en los campos andaluces iguanas, boas, cocodrilos y caimanes. Con todo, el peor y más abundantes es el galápago americano, una especie «resistente, oportunista, que llega a reproducirse en libertad, depreda a otros herpetos y compite con los galápagos autóctonos hasta el punto de superarlos en número y terminar por desplazarlos», explica Pleguezuelos. Por si fuera poco, algunos transmiten salmonelosis. Por los mismos motivos, los expertos desaprueban la instalación de factorías de cría de rana toro americana para su aprovechamiento gastronómico.

La captura directa de herpetos hoy en día ya apenas tiene como fin su consumo; el riesgo procede, más bien, de los amantes de los terrarios que no se limitan a la cría de especies exóticas, sino que capturan ejemplares autóctonos para mantenerlos en cautividad, una actividad ilegal. El tritón pigmeo suele ser la principal víctima de estos dudosos naturalistas.

A algunos reptiles, sin embargo, lo peor que puede pasarles es un encuentro con los seres humanos. Pastores, cazadores, guardas y algunos excursionistas matan sin más a toda víbora hocicuda que se cruce en su camino. Según los especialistas, este ofidio suele morder cuando se siente acosado; el problema es que tanto el ganado como los perros sienten curiosidad por él y se acercan a olfatearlo. La culebra lisa meridional, tot almente inofensiva, es eliminada muchas veces confundida con la víbora. En cuanto a los lagartos, se les aniquila «como potenciales devoradores de huevos y pollos».

Y si los humanos a pie son un peligro, aún más lo son motorizados. La mortandad de anfibios en época de reproducción es muy elevada en carreteras y carriles cercanos a lagunas, charcas y embalses. Los reptiles machos 'caen' cuando se desplazan en busca de hembras y éstas, cuando buscan lugares para la puesta o alimento tras el letargo estival.

Lluvia de sapos y el 'favor' de Adán y Eva
El herpetólogo italiano Benedetto Lanza aseguraba que la elección de una serpiente para simbolizar el mal en la parábola del pecado original había hecho un flaco favor a los reptiles y anfibios. Por 'culpa' de Adán y Eva, sobre estos animales circulan mitos poco agradables y casi siempre falsos.
Juan Manuel Pleguezuelos recoge uno «inverosímil» que asegura que algunas culebras aprovechan el sueño de la madre lactante para mamar de su pecho, mientras meten la cola en la boca del bebé para evitar que llore.
En la Costa de Granada se dice que, si se coloca a un Chamaeleo chamaeleon (Camaleón común) sobre una superficie roja, muere «de frustración» al no poder adoptar esa tonalidad. Pleguezuelos admite que ese color no está en la 'paleta' del animal, entre otras cosas porque raramente necesita camuflarse en un terreno colorado.
El zoólogo cita los frecuentes avistamientos de  «enormes serpientes peludas que se escabullen en la maleza», sobre todo en Andalucía occidental. Pero, lejos de añadir una nueva especie al grupo de los ofidios, atribuye estos testimonios a una observación fugaz de un «tren de meloncillos: es conocida la costumbre de las hembras de este mamífero de desplazarse seguidas de sus crías, todos muy juntos, uno detrás del otro, bajo su cola». Respecto a testimonios similares recogidos en Granada, donde no hay meloncillos, apunta la posibilidad de que se trate de viejos machos de culebra bastarda, cuyas escamas dorsales largas y puntiagudas aparecen a veces erizadas, «con la apariencia de cortos pelos».

Mucha gente del campo afirma también haber visto alguna vez una «lluvia de sapos». En realidad, los sapos no 'llueven'; pero a veces cientos de ejemplares pequeños, tras la metamorfosis, se ocultan en las grietas del suelo esperando la lluvia para dispersarse sin temor a la deshidratación.
Sin embargo, no todos los mitos sobre reptiles y anfibios son negativos. En ciertas culturas se les atribuyen propiedades curativas, mágicas, divinas... e incluso gastronómicas.



Temas relacionados 
Vida animal, inicio

Copyright © Waste magazine


Fauna de Sierra Nevada - Vertebrados
Vida animal en Waste magazine
Enlaces recomendados

Enciclopedia virtual de los Vertebrados españoles (Museo Nacional de Ciencias Naturales- CSIC)
http://www.vertebradosibericos.org/reptiles.html
http://www.vertebradosibericos.org/anfibios.html
Atlas Herpetológico de Andalucía por Juan Pablo González de la Vega
http://anfibios-reptiles-andalucia.org/

Copyright © Waste magazine


La Fauna Solar (reportaje)
Anfibios y reptiles, que toman el calor corporal del sol, se ven amenazados por el deterioro medioambiental, la escasez de agua, los animales exóticos y los atropellos 

S.O.S. Salamandra
Una de las dos subespecies que habitaban en el sureste ibérico (Granada y Almería) se ha extinguido, la que queda, apellidada ‘morenica’, aún podría salvarse
En fuentes y abrevaderos del noreste granadino todavía perviven poblaciones de un anfibio inofensivo, que ha sido perseguido y masacrado por la superstición y el miedo 
Sapo partero bético. 
Control y censo de poblaciones de Alytes dickhilleni
El macho que ‘da a luz’ a sus hijos
Los estudios sobre el cambio climático ayudan a la protección del sapo partero bético en Sierra Nevada
La restauración de abrevaderos, charcas y fuentes, permite mantener las escasas poblaciones de una especie exclusiva del sureste peninsular
Reportaje publicado en IDEAL el 25 de junio de 2013
Texto y fotos 
Sapo corredor, Epidalea calamita,
La vida nace en charcos de lluvia
Anfibios e insectos eclosionan en el agua acumulada entre las rocas de sierras y campos 
Son universos en los que se crean ecosistemas efímeros, espacios que utilizan numerosos seres vivos para crecer y desarrollarse 
Reportaje publicado en IDEAL el 06 de abril de 2013
El gran saurio de Sierra Nevada. El lagarto ocelado de las sierras béticas, el más grande de la península, consolida su denominación nevadense. Representante de reptiles de hace10 millones de años, camina entre bosques y matorrales de la media montaña e incluso parques y jardines, le llaman el lagarto amable

Lagartija colilarga 
Psammodromus algirus

Colas de lagartija
Una de las características más curiosas de algunos reptiles es la autotomía. Se trata de la capacidad de la mayoría de los saurios para desprenderse del rabo. «En muchas lagartijas la cola es dos veces la longitud del cuerpo ­recuerda Juan Manuel Pleguezuelos­. Cuando un depredador atrapa a una lagartija, tiene muchas probabilidades de cogerla por la cola y la lagartija prefiere perder la cola que perder la vida».
El rabo se parte al nivel de una sola vértebra y se puede regenerar, aunque no alcanza la longitud que tenía antes del percance. Los ejemplares con esta 'prótesis' tienen una vida más precaria, menos éxito reproductivo ­resultan menos atractivos para el sexo contrario­ y más dificultades para mantener su territorio.