.


VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Especies, reportajes de fauna, flora, rutas....

TEMAS---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez--
--

-
-
-
-
-
-
-
 
La primavera llega desde el mar
Playas, acantilados, charcas y barrancos presentan los primeros síntomas de un cambio de estación que asciende desde la cota cero
Recorrer la linde entre el litoral y las tierras de interior es percibir los signos de la primavera, constatar como cada día el inicio de un nuevo ciclo vital modifica la frontera del frío
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle
El color amarillo y verde se extiende sobre las rocas de los acantilados costeros y la arena de las playas, son flores de margaritas y amapolas marítimas que florecieron en las últimas semanas del invierno para mostar que se acercaba el tiempo de la regeneración de las especies.  Sobre ellas vuelan bandadas de correlimos que se preparan para regresar a sus áreas de reproducción en las islas de Groenlandia tras haber invernado en las costas granadinas. Son signos inequívocos de que la primavera llega por el mar en un viaje imparable que, desde la cota cero, asciende día a día hacia las altas cumbres. 
 
Un paseo por algunos de los espacios naturales del litoral granadino y los territorios que lindan con el mar muestra la entrada de la nueva estación aunque en el interior aún persista la lluvia y el frío y desde el puerto de Motril y parte del litoral del sureste ibérico sea posible contemplar una capa blanca sobre Sierra Nevada.

La características bioclimáticas del litoral granadino y la influencia marina sobre el interior,  trazan una línea orográfica que marca la frontera del frío y los caminos por los que avanza la primavera. Esa linde, de este a oeste, de sur a norte, recorre la confluencia entre la Contraviesa y la Alpujarra alta, continúa sobre las estribaciones de la sierra de Lújar para llegar a la desembocadura del Guadalfeo, desde donde asciende imparable hacia Rules y el Valle de Lecrín y aprovecha los senderos por los que el aire del mar sube hacia la depresión de Dúrcal y Padul , y entre las sierras de Tejeda baja de nuevo hacia la costa. Abajo, junto a los humedales de Motril y Salobreña, la calidez térmica incrementa su presencia entre montes, barrancos y terrazas subtropicales que caen sobre el mar y caminar a través del valle del río Verde, desde donde vuelve a bajar hacia los acantilados de Cerro Gordo y Maro. Es el territorio en el que el cambio de estación se hace patente cuando aún el invierno se muestra impasible solo unos kilómetros al norte.

Granada posee ecosistemas donde es posible contemplar los efectos de la evolución térmica que supone el final del invierno. En los acantilados marinos  la presencia de aves es cada día más numerosa. Gaviotas de diferentes especies, alcatraces, pardelas e incluso de forma ocasional algún frailecillo de grandes y coloristas picos, se concentran durante días para preparar su migración prenupcial que algunos han iniciado ya y que la mayoría emprenden a final de marzo. Entre las especies sedentarias, como las gaviotas patiamarillas y sombrías, se aprecian los primeros escarceos amorosos. Desde las zonas altas de los acantilados situados entre Calahonda y Castell de Ferro, o en  los peñones de Salobreña y Almuñécar,  es posible observar ya los movimientos de las bandadas de gaviotas, e incluso algún que otro cortejo. En esos acantilados, las piedras se tapizan de almohadillados grupos de Asteriscum martimum (margarita marítima); verdean los matorrales de una especie endémica del sureste ibérico y el norte de África, amenazada de extinción, Maytenus senegalensis, que esconde entre espinas sus pequeñas flores blancas. Los palmitos, una planta bioindicadora del piso climático termomediterráneo, lucen sus mejores galas entre rocas inaccesibles, donde comienza a crecer el romero blanco, otra especie amenazada y exclusiva del litoral granadino, que solo vive entre Castell y La Herradura. 

Rocas
En la arena de la playa, y entre las rocas semisumergidas, miles de moluscos y crustáceos se recuperan de los temporales, mientras los pescadores tradicionales de los pueblos costeros, observan las aguas para recolectar mejillones, lapas, cañaillas, caracolas, y saber dónde lanzar sus artes de pesca. Un resurgir vital que aprovechan también ocasionales visitantes, los ostreros, unas aves de tamaño medio y pico rojo muy largo, difíciles de ver pero que utilizan las costas orientales para pasar largas temporadas en sus migraciones tras el invierno e inicio del otoño.

En los arenales de playas como las Azucenas de Motril, (en vías de regeneración) comienzan a aparecer los brotes de la azucena marítima, y en el espacio situado entre las arenas y los cultivos, e incluso las urbanizaciones, enredaderas de candilillos, una efìmera planta mediterránea que avanza la primavera con extrañas flores en forma de antiguos candiles de aceite.
En la desembocadura del río Guadalfeo y los humedales de Motril, con la Charca de Suárez como centro neurálgico de biodiversidad, la primavera se deja notar de forma especial. Ya es posible ver camaleones que vuelven a la actividad tras las bajas temperaturas; los galápagos buscan entre las aguas los brotes de plantas acuáticas. En las lagunas de la Charca aún quedan los invernantes patos cuchara, y llegan las escasísimas malvasías, al igual que las enormes garzas imperiales, que han hecho de este humedal, situado en el sur de Granada, uno de los pocos lugares donde es posible verla en Andalucía.

La provinica granadina posee en su territorio los seis pisos bioclimáticos mediterráneos que suben desde la cota cero hasta la máxima altitud de la península. Dos de ellos son los responsables del adelanto del cambio de estación: el llamado ‘termomediterráneo’, que desde el nivel del mar y hasta una altitud media de 300 metros, mantiene una estabilidad en el clima que favorece la vida animal y vegetal; y el muy reducido territorialmente, ‘inframediterráneo’, que permite la presencia de especies subtropicales y donde  es habitual que la primavera llegue al terminar el otoño.


¿Qué ocurre en primavera en la naturaleza?
Explosión de color en los campos,  el reino animal se reproduce 
Atenazados por las lluvias y las temperaturas cambiantes, la nueva estación inicia un ciclo fundamental para la supervivencia
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL y Waste Magazine
«Ahora los días son igual de largos que las noches. Se iniciaba una nueva estación en que la naturaleza pone en marcha un ciclo básico para la reproducción de las especies animales y vegetales, y para el desarrollo y estabilidad de los ecosistemas. La nieve se convierte en arroyos, el suelo helado deja brotar las plantas y las madrigueras se abren para dejar salir a quienes han pasado el invierno en ellas, los huevos de aves, reptiles y anfibios, eclosionan en sus hábitats, y todo ello bajo la influencia constante del movimiento de los astros que marcan las claves estacionales.

Una focha, Fulica atra, incuba los huevos en su nido flotante, y más tarde, cuida de sus polluelos
Videos de Fulica atra con sus pollos 

Tradicionalmente asimilamos las estaciones a las temperaturas y a las precipitaciones de lluvia y nieve. Cuando lo normal es que haga calor decimos que estamos en verano. Si hace frío, nieva y llueve, estamos en invierno, y si empieza a quitarse el calor y comienzan las lluvias, llega el otoño. De la primavera decimos que es el tiempo que aleja los fríos invernales y florecen los campos, pero la realidad no es tan simple. Las razones para el cambio estacional proceden de más allá de la Tierra. En el inicio de cada una de las estaciones, el planeta se encuentra en unas determinadas posiciones de su órbita alrededor del Sol.

Equinoccio
Al inicio de la primavera  «estamos en una posición en la que el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el norte. Cuando esto sucede, la duración del día y la noche prácticamente coinciden, y por eso, a esta circunstancia se la llama también equinoccio de primavera», dicen los expertos del Observatorio Astronómico, que matizan que al tratarse de una órbita de un cuerpo redondo, en ese mismo instante, en el hemisferio sur de la Tierra ocurre lo contrario, se inicia el otoño.

Todos sabemos que los días se hacen, poco a poco, más largos y brillantes, la naturaleza lo utiliza a su modo. El mundo vegetal aprovecha la energía que le otorga más horas de sol, y los animales tienen más tiempo para alimentarse y desarrollar a sus crías. Cada día se alarga un poco más, y más rápidamente. En las latitudes donde se encuentra la península Ibérica, y el sur, aún más meridional, el Sol sale cada mañana un poco antes que el día anterior, y por la tarde se pone un poco después. «El tiempo en que está visible por encima del horizonte, desde el amanecer hasta el anochecer, aumenta casi tres minutos cada día», dicen los técnicos, lo que supone que al terminar los 92 días de la primavera, el sol estará visible 260 minutos más que en marzo. Ganaremos 4,6 horas de luz, que se mantendrá y comenzará a descender ya en el verano.

Explosión vital
Más horas de luz son la clave para el desarrollo de la gran mayoría de las especies animales y vegetales que pueblan campos y bosques. Las golondrinas (Hirundo rustica), han comenzado a verse en los humedales y en las cercanías de las ciudades. Vienen de territorios donde ahora comenzará el calor para reproducirse y pasar aquí la primavera y el verano. Junto a ellas llegan también los aviones, Riparia riparia, similares a las golondrinas y que comenzarán, en unos días, a hacer sus nidos de barro en las cornisas de edificios y cortijos. Las especies invernantes, como el calamón, pequeñas aves como el pechizazul, e incluso los mosquiteros, comienzan a migrar a territorios más fríos y a los lugares donde nidifican y se reproducen.

Las colonias de garcillas boeyeras, aves blancas de pico amarillo y tamaño medio que se ven en bandadas sobre los campos recién arados y tras los rebaños, lucen sus penachos anaranjados, señal de que la primavera ha comenzado y de que están dispuestas para buscar novia y aparearse.
Los avejarrucos ya empiezan a verse en algunos puntos del sur, aunque su presencia no será masiva hasta ya entrada la primavera.

En marzo, se produce la eclosión de los reptiles y anfibios. Es fácil ver huevos gelatinosos abiertos entre las piedras y musgos de los pinares y matorral, son huevos eclosionados de largartijas y lagartos. Y en las albercas y charcas temporales, las cadenas de puestas de huevos están a punto. Algunas especies, como el sapo corredor ya han empezado a nacer y a nadar en las aguas estancadas. En un mes serán juveniles a punto de salir a tierra.
En el bosque aparecen las primeras orquídeas ibéricas, como la Ophrys tenthredinifera, una de las más vistosas y tempraneras. Las mariposas empiezan a ser evidentes entre las flores. Las primeras en aparecer son ninfálidos, Vanessa Atalanta, Aglais urticae y Nynphalis polychloros, además de licénidos, representados por la muy especial, ’Niña de Sierra Elvira’ (Plebejus hespericus) y otra especie muy habitual en marzo, Aricia cramera.
 


Aricia cramera
En abril la primavera es evidente con la presencia de las primeras crías de una gran cantidad de especies. Las fochas que hicieron sus nidos en marzo tienen ya sus polluelos negros con la cabeza poblada de una pelusilla roja, y las hembras de ánade azulón recorren las lagunas con su camada de más de una docena de patitos detrás, perfectamente alineados y disciplinados. Otras especies, como la Malvasía, en peligro de extinción y muy escasa en el sur de la península, empiezan los cortejos para reproducirse en mayo y junio.

Sonidos
Los anfibios se hacen notar y las noches empiezan a llenarse con el canto de sapos y ranas, incluso de la ranita meridional, Hyla meridionalis, una pequeña rana verde y amarilla en peligro de extinción que mantiene poblaciones en humedales como el de Padul y la Charca de Suárez.
Las setas de primavera están en su punto y cada fin de semana las alamedas y riberas se llenan de buscadores de cagarrias, negritos y colmenillas. Esta primavera puede ser especialmente fructífera en hongos debido a las constates lluvias que se han producido al final del invierno y parece que se mantendrán durante un tiempo. Si dejamos pasar dos o tres días tras las lluvias, el éxito en la recolección estará casi garantizado.

En mayo es la explosión de las flores. La gran mayoría de las especies vegetales han florecido y atraen a millares de insectos que buscan alimentarse del néctar de las flores y, al mismo tiempo, trasladan el polen a otras flores y colaboran en la reproducción de las plantas. Hay momentos en que parece que cada flor tiene su insecto y el sonido de los campos es el de las abejas.


Abejarrucos en n talud donde realizan sus nidos. Videos de abejarrucos

Y así hasta el 21 de junio, el último mes primaveral, en el que crían los más tardíos, entre ellos micromamíferos como los lirones, ratones de campo, topillos, e incluso sus predadores: zorros, ginetas y gatos monteses, que están en el momento de tener a sus cachorros, que cuidarán mientras crecen durante todo el verano.
La primavera marca un antes y un después en el ciclo anual de la vida sobre la tierra. Las fiestas juveniles, las celebraciones de la llegada del buen tiempo y la posibilidad de vivir al aire libre, no son más que la continuación de tradiciones y rituales milenarios que reconocen que ahora comienza el periodo anual clave para la supervivencia.

Fuente de astronomía: Observatorio Astronómico Nacional (IGN, Fomento).


La primavera tiene nombre de flor, Primula elatior, un endemismo de Sierra Nevada


La Naturaleza se despierta

Calendario de primavera * Calendario natural
¿Qué ocurre en... ?
MARZO
Ranita meridional: Llamada Hyla meridionalis, se puede ver entre las aneas y los ricinos, que en poco tiempo lanzarán su croar como llamada nupcial.. 

Azafrán blanco: Con la retirada de la nieve aparecen los primeros crocus, los azafranes de alta montaña (Crocus nevadenses), unas delicadas flores endémicas de las sierras granadinas.
+ Datos y fotos

Orquídeas: Es el mes de las orquídeas ibéricas, en el que los bosques de coníferas y prados de media montaña se pueblan de una gran variedad de especies, como la flor de avispa,Ophrys tenthredinifera

La niña celeste: Es una pequeña mariposa de alas azules, un lycenido que se adelanta a la primavera, Polyomnmatus bellargus.... 

Ya llegan: Los aviones, Riparia riparia, vuelven a sus territorios, al lugar donde dejaron sus nidos en la temporada anterior y vuelan incansables sobre campos y lagunas.



Flamencos: En humedales de gran extensión, como las lagunas de fuente de piedra, los flamencos se cuentan por centenares, ya están en sus primeros escarceos nupciales. Después se repartirán por la totalidad de los espacios lagunares de Andalucía y el centro de la península.
  • Lagartijas y lagartos empiezan a ser habituales en los campos aprovechando el aumento de temperatura.
  • Regresan los alcotanes, milanos negros y el aguila calzada
  • Florecen las primaveras y las anemonas de bosque
  • Anidan los mirlos acuaticos cerca de las corrientes de agua
  • Aumentan el número y variedad de mariposas en vuelo.
ABRIL
Malvasía: Es el momento de la llegada de una de la aves acuáticas más escasas y protegidas, la malvasía, Oxyura leucocephala, un pequeño pato de cabeza negra y pico azul acostumbrado a pasar unos días en humedales del sur, como la Charca de Suárez y que llega a repropducirse en zonas como la desembocadura del Guadalhorce, en Málaga. 

Setas de primavera: Buscamos setas de primavera, los recolectores intentan conseguir especies que sumar a la cesta de hongos primaverales, que llenan con negritos, copicas y cagarrias, y la  Mitrophora semilibera, la Colmenilla, una clásica seta que crece bajo las hojarascas de los chopos

Trigueros: En las zonas esteparias, en cultivos de cereal sobre las vallas y las ramas altas de los arbustos, cantan los trigueros. El sonido de Millaria calandra es constante y se mantendrá hasta el verano.

Polluelos de focha: En abrirl aparecen los primeros polluelos, los de focha, Fulica atra, que con sus penachos de pelusa roja, contrastan con la imagen de su madre. 

Y de Azulón: Los polluelos de Ánade azulón, Anas platyrhynchos nadan en grupos junto a su madre en casi todas las lagunas del sur peninsular.



Zapaticos de la Virgen: La planta Sarcocapnos enneaphylla,  luce sus flores colgadas sobre los acantilados y tajos de Alhama y el Camino de los Ángeles. 
  • Los primeros topos comienzan a nacer
  • Por la noche cantan los sapos y de dia las ranas
  • Las primeras peonias despliegan su colorido en los bosques mediterraneos
  • Las fochas crian en los carrizales. 
  • Las flores blancas cubren las copas de los cerezos
  • Aparecen los vencejos
  • En los bosques oimos el canto del cuco
MAYO
La primavera está en su pleno apogeo. Vuelven los abejarucos, llegan a ocupar los nidos que abandonaron con la llegada del otoño. Llamados : Merops apiaster, vienen a reproducirse y forman bandadas de numerosos ejemplares que recuperan taludes arenosos junto a riberas y ríos secos, donde horadan la tierra para construir nidos de gran profundidad. 

Insectos. Es el mes de los insectos, cuando las flores se abren y les esperan para completar la polinización. Centenares de especies de divérsones órdenes que pueblan prados, monte bajo, y todo tipo de ecosistemas, desde hormigas a coleópteros y mariposas

Italiana: Siguen las orquídeas con nuevas especies más primaverales, como la Ochis itallica, que forma pequeños bosquecillos en praderas y claros entre pinares con suelo rico en materia orgánica, sobre todo musgos

Juveniles. Los polluelos de algunas especies, como fochas y gallinetas están en plena transformación para convertirse en juveniles. Todo cambia en los humedales 

Saurio: Aparecen los primeros Timon lepidus, el gran lagarto ibérico, el lagarto ocelado. Es el momento de la eclosión de los reptiles y la vuelta de los que estuvieron hibernando..



La Helvella fusca, una de als setas del mes de mayo, es buscada entre las alamedas como una de las setas comestibles de la primavera, se caracteriza por su sombrero en forma de silla de montar.. 
  • Florecen los arandanos, castaños, frambuesas y el rosal silvestre
  • Crian la avutarda, cigueña común, gavilan y las golondrinas
  • Salen del agua las ranitas verdes
  • Nacen crias de liron careto, corzos y ciervos
  • Nos visitan las oropendolas

Temas relacionados 
Espacios Naturales

Copyright © Waste magazine

vídeopromoción







Cada año, la primavera llega entre el 20 y 21 de marzo y dura hasta el 20/21 de junio
¿Qué ocurre en primavera en la naturaleza?

Explosión de color en los campos,  el reino animal se reproduce y en el cielo, tres eclipses 
Calendario de primavera * Calendario natural

¿Qué ocurre en... marzo, abril y mayo? 

Cambio de hora
 El cambio de hora se produce en la madrugada del último domingo de marzo. A las 2 de la madrugada el reloj se adelanta a las tres.



En el sur, la primavera llega desde el mar
Playas, acantilados, charcas y barrancos presentan los primeros síntomas de un cambio de estación que asciende desde la cota cero


Reportaje publicado en IDEAL el 22 de marzo de 2013



VÍDEOS DE NATURALEZA
 

--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es