-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
TEMAS----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
 
El primer planeta
Nacido poco después del Big Bang
El nuevo mundo, localizado mediante el telescopio espacial Hubble , .está en un cúmulo de estrellas situado a 5.600 años luz de la Tierra
Los astrónomos deducen que los planetas deben de ser mucho más abundantes de lo que se suponía hasta ahora. 

Edad: Tiene 13.000 millones de años. Los científicos calculan la edad del Universo en torno a los 14.000 millones de años.
Tamaño: Dobla la masa de Júpiter, el mundo más grande de nuestro Sistema Solar.
Entorno: El nuevo mundo gira alrededor de un púlsar y de una estrella enana blanca que, a su vez, rotan entre sí.
Localización: En el cúmulo estelar M4, a 5.600 años luz de la Tierra, en la constelación de Escorpio.

Por JULIO ARRIETA/IDEAL
Es el más viejo de los planetas conocidos. Ha sido detectado con ayuda del telescopio espacial Hubble y es tan vetusto que ha sorprendido a los astrónomos, que no creían que pudieran existir mundos nacidos durante la infancia del Universo, mucho antes de que el Sol, la Tierra y el resto del Sistema Solar se formaran. El nuevo planeta está a 5.600 años luz y tiene 13.000 millones de años, lo que lo convierte en el abuelo de todos los descubiertos hasta ahora. 

Se encuentra en la constelación de Escorpio y forma parte de M4, un ejemplar de lo que los astrofísicos denominan cúmulo globular. Estos objetos son agrupaciones de estrellas formadas en los primeros tiempos del Universo, unos mil millones de años después de que tuviera lugar el Big Bang. 

Los expertos creían que estos cúmulos no podían albergar planetas en su interior porque cuando nacieron, durante la infancia del Universo, no existían en cantidad suficiente los elementos pesados necesarios para formarlos. Este presupuesto empezó a tambalearse en 1999 cuando el mismo Hubble encontró varios planetas situados alrededor de estrellas dentro de otro cúmulo, 47 Tucanae. 

El nuevo hallazgo en M4 confirma a los astrónomos que no tenían que haber descartado los cúmulos estelares a la hora de cazar planetas y que éstos deben de ser muchísimo más abundantes de lo que se suponía.

Bola de gas gigante
Como suele ser común en los mundos extrasolares, el descubierto ahora es una gigantesca bola de gas que dobla la masa de Júpiter, el planeta más grande en nuestro Sistema Solar. El planeta de M4 se encuentra en un entorno sorprendente. Traza órbitas alrededor de una estrella enana blanca y un púlsar que gira sobre sí mismo más de cien veces por segundo, mientras emite latidos regulares de ondas de radio, como si fuera un enorme faro cósmico. 

Los científicos definen este ambiente como un «vecindario incómodo» y deducen que el nuevo mundo debe estar sometido a tensiones gravitatorias terribles. Ese entorno tan complejo resulta ser un instrumento ideal de observación. Los científicos estudiaban el púlsar, llamado PSR B1620-26, desde que fue descubierto en 1988. Habían detectado la presencia de la enana blanca y descubrieron que ambos astros giraban uno en torno al otro y completaban dos giros cada año. Sin embargo, al observar estas órbitas, encontraron algunas irregularidades que indicaban la presencia de un tercer objeto invisible que actuaba como desestabilizador. 

El estudio mediante el Hubble de esos bamboleos en el baile de la pareja compuesta por el púlsar y la enana blanca daba como resultado que el causante era un objeto demasiado pequeño para ser otra estrella o púlsar. Algo que sólo dobla el tamaño de Júpiter ha de ser, por fuerza, un planeta. 

Los científicos afirman que en ningún momento esperaban encontrar un mundo en un lugar semejante. Ahora, los buscadores de planetas ven como se amplía su coto de caza a los cúmulos estelares, donde suponen que deben estar los mundos más viejos del Universo.


Temas relacionados 
Especial Cosmos

Copyright © Waste magazine