.



-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
RECICLAJE DE PAPEL----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
 
Reciclaje de papel
La industria papelera europea recicla el 53% del papel que se consume en Europa 



Recuperación y reciclaje en España
Informe de sostenibilidad 2005

Informe del papel en España 2004

Informe 2002 / El reciclaje de papel en España se sitúa diez puntos porcentuales por encima de la media europea, pero la recogida de papel usado es todavía muy insuficiente, con el consiguiente perjuicio para nuestro medio ambiente 
El pasado año la industria papelera europea recicló 43,1 millones de toneladas de papel usado, un millón de toneladas más que en 2001, según datos del Consejo Europeo para la Recuperación del Papel. La industria recicló el 52,7% del total de papel consumido y se acerca al objetivo del 56% establecido para el 2005 en la Declaración Europea sobre Recuperación y Reciclaje de Papel,  firmada el año 2000 por la Confederación Europea de la Industria del Papel (CEPI), la Asociación Europea de Papel Recuperado (ERPA) y la Federación Europea de Fabricantes de Cartón Ondulado (FEFCO). 
El consumo de papel en Europa en 2002 fue de 81,6 millones de toneladas. Actualmente Europa recicla más de la mitad del papel que consume, cuando en 1990 se reciclaba apenas el 39% del papel consumido. 
El Consejo Europeo para la Recuperación del Papel se creó con el objetivo de dotar de transparencia al seguimiento de la Declaración Europea sobre Recuperación y Reciclaje de Papel. Además de CEPI,  ERPA y FEFCO, forman parte del Consejo Europeo para la Recuperación y el Reciclaje del Papel otras organizaciones como European Federation of Waste Management and Environmental Services (FEAD), European Paper Merchants Association (EUGROPA) e  International Confederation for Printing and Allied Industries (INTERGRAF). La Dirección General de la Empresa y la Dirección General del Medio Ambiente de la Comisión Europea participan como observadores.
En Europa estamos entrando en una nueva era en el reciclado del papel y ahora la cuestión no es tanto si la industria puede reciclar todo el papel usado que se está recuperando, sino más bien, si la industria puede obtener todo el papel recuperado que le gustaría reciclar. 
En el marco de las actividades de fomento del reciclaje de papel en Europa, se ha realizado un estudio sobre productos papeleros no recuperables y/o no reciclables, del que resulta que el 19% de los productos papeleros existentes en el mercado no pueden ser recuperados o reciclados debido a razones técnicas o porque están siendo utilizados en aplicaciones permanentes (lo que significa que la tasa máxima de recuperación no podrá ser el 100%, sino el 81% del papel consumido). Actualmente se están construyendo nuevas capacidades para consumir cerca de 5 millones de toneladas anuales adicionales de papel recuperado. 
En este contexto, también gana importancia el papel de la legislación y de la política y se espera que la Declaración Europea sobre la Recuperación y el Reciclaje del Papel sea tenida en cuenta por la Comisión Europea cuando trace nuevas estrategias, dado que ha demostrado ser un muy eficaz instrumento para la promoción del reciclaje.

Recuperación y reciclaje en España
En España, la Asociación Nacional de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL) y la Asociación  de Almacenistas de Papel Recuperado (REPACAR), apoyan esta iniciativa de ámbito europeo en cuya concepción y desarrollo están participando activamente. 
Según Carlos Reinoso, Director General de ASPAPEL y miembro del Consejo Europeo para la Recuperación y el Reciclaje del Papel, "para nuestro país, el reto principal que plantea la Declaración Europea es  la potenciación de la recogida de papel y cartón usado. La industria papelera está demostrando su firme compromiso con el desarrollo del reciclado, pero el resto de los actores, incluyendo la administración y los ciudadanos, deben asumir su parte de responsabilidad." La industria papelera española recicló en 2002 casi 4,4 millones de toneladas de papel usado, el 62,9% del consumo total de papel de papel en España. La tasa de reciclaje española se sitúa así diez puntos porcentuales por encima de la media europea. 
Sin embargo, este ratio no debe hacernos olvidar nuestro déficit en la recuperación y recogida de papel usado. Los españoles recuperamos para su reciclaje el 52% del papel que consumimos, lo que supone un total  de 3,6 millones de toneladas (88 kilos por habitante y año), y nos sitúa cuatro puntos porcentuales por debajo de la media europea y muy lejos de países como Alemania (74%) o Finlandia (71%). 
Y esta cantidad de papel usado recuperado se encuentra aún por debajo de la capacidad recicladora de nuestra industria, que utiliza anualmente como materia prima 4,4 millones de toneladas de papel usado, por lo que se ve en la necesidad de importar 860.000 toneladas de papel recuperado de Francia y Alemania. 
La recogida de papel usado en industrias, editoriales e imprentas, y grandes superficies comerciales  funciona ya prácticamente al 100%. Sin embargo,   tanto la recogida  selectiva a través de los contenedores azules y de la recogida puerta a puerta en el pequeño comercio, como las recogidas en oficinas, edificios de organismos e instituciones, etc. están aún por debajo  de la media europea. 
Todo el papel que se recupera en España se recicla. La industria papelera española garantiza el reciclaje de todo el papel que se recoge para su reciclado.


LA INDUSTRIA PAPELERA EN ESPAÑA
Un camino hacia el desarrollo sostenible

Disminuye la tala de árboles, aumenta el reciclado y la mitad de la energía procede de biomasa de autogestión
El reciclaje mantiene un ritmo de crecimiento superior al de la recogida, que se incrementó el 5,4% 


· Los vertidos han disminuido su volumen en un 29% en la última década y se ha mejorado la calidad de los efluentes: reducción del 46% en DQO para la celulosa, del 52% y el 46% en TSS para el papel y la celulosa, y del 60% en AOX para la celulosa.
· La práctica totalidad de la producción de celulosa blanqueada es ECF (libre de cloro elemental) o TCF (totalmente libre de cloro)
· El 85% del combustible es energía limpia (gas natural:41%) o renovable (biomasa residual del proceso de fabricación 44%).
· El sector genera el 51% del total de la energía renovable a partir de biomasa producida industrialmente en España.
· La energía autogenerada por el sector equivale prácticamente a su consumo energético total.
· Pese al incremento de la energía autogenerada, en los últimos cuatro años se han reducido las emisiones por tonelada de NOx en un 19%, las de SO2 en un 13%y las de partículas sólidas en un 30%, mientras las emisiones de CO2 se mantienen estables.
· Las cortas anuales de madera para todos los usos suponen el 2,2% de las existencias y el 42,3% del incremento anual.
· Los cultivos de crecimiento rápido ocupan el 12% de la superficie forestal arbolada y producen el 68% del total de madera.
· El sector contribuye al incremento de la superficie forestal con plantaciones de árboles de crecimiento rápido cultivados para la fabricación de papel y que -si no se necesitase fibra virgen- no se plantarían.
· La industria papelera recicla al año cerca de 4 millones de toneladas de papel recuperado. En el proceso de reciclaje se generan unas 800.000 toneladas de residuos con un poder calorífico de 370.000 tep.
· Se recuperan para su reciclaje 84 kilos de papel y cartón por habitante: el 49% del papel y cartón que se consume en España
· El sector se ve obligado a importar el 14% del papel recuperado que recicla, mientras un tercio del papel que consumimos acaba en los vertederos.

(Información remitida por ASPAPEL - Informe presentado en marzo de 2002)
web www.aspapel.es

La disminución de los vertidos y las emisiones atmosféricas, la apuesta por las energías limpias como el gas natural o renovables como la biomasa residual del proceso, la promoción de la recuperación y el reciclaje, la gestión forestal sostenible y la certificación forestal y  medioambiental fueron algunos de los logros medioambientales del sector papelero puestos de relieve por Fernando Arrieta, Presidente de ASPAPEL (Asociación Nacional de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón durante la presentación del Informe Medioambiental del Sector Papelero.

"Estos logros del sector en materia medioambiental son claro exponente de lo mucho que en los últimos años hemos trabajado y avanzado en el camino del desarrollo sostenible -añadió-.Sin embargo, somos conscientes de que son muchos los retos pendientes y asumimos el  compromiso de afrontarlos con rigor, como demuestran diversas iniciativas en marcha, que plantean ambiciosos objetivos de futuro (el Plan Sectorial para la Regularización y Control de Vertidos, el Proyecto SGM Papel, el Acuerdo Marco para el Fomento de la Recuperación y Reciclaje de los Residuos de Papel y Cartón y la Declaración Europea para la Recuperación y el Reciclaje de Papel, la Declaración Ibérica para una Gestión Sostenible de los Bosques y el desarrollo actual de la certificación forestal)."

TECNOLOGÍAS LIMPIAS
Con el desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías cada vez más respetuosas con el medio ambiente, el sector pastero-papelero ha conseguido grandes ahorros de agua y energía y una importante reducción de las emisiones, los vertidos y los residuos generados en el proceso.

Ahorro de Agua
A lo largo de los últimos diez años, se ha logrado disminuir en un 28% el volumen de agua que se emplea en la fabricación de celulosa y papel, pese a que en ese periodo la producción experimentó un importante crecimiento. Y la reducción en consumos unitarios es aún más importante: para producir una tonelada de papel se emplea ahora un 47% menos de agua que hace una década y para la producción de una tonelada de celulosa se ha reducido el uso de agua en un 39% en ese periodo.

Reducción de vertidos
El volumen total de efluentes se ha reducido el 29% en los últimos diez años., pese al importante incremento de la producción. y el vertido por tonelada se ha reducido en un 46%.

Pero además se ha logrado una importante mejora en la calidad de los efluentes, con la consiguiente reducción de su impacto medioambiental.

En la última década, la demanda química de oxígeno de los efluentes del sector se ha reducido en términos absolutos en un 46% para la celulosa y en un 5% para el papel. Y el índice por tonelada se ha reducido el 53% para la celulosa y el 30% para el papel.

Más importante incluso ha sido la disminución de los sólidos en suspensión presentes en los efluentes.  En los últimos diez años se ha conseguido una reducción del 46% para la celulosa y del 52% para el papel en volumen total. Y los sólidos en suspensión por tonelada han disminuido un 53% para la celulosa y un 65% para el papel.

Celulosa libre de cloro
También los compuestos organoclorados (AOX) presentes en los efluentes producidos por la fabricación de celulosa, se han reducido drásticamente con la producción de celulosa libre de cloro elemental. En términos absolutos la reducción en la última década ha sido del 60%. Y en términos unitarios (índice por tonelada) han disminuido un 65%. Los antiguos métodos de blanqueo con cloro gas han sido sustituidos por los métodos de  producción de celulosa ECF (Elemental Chlorine Free -Libre de Cloro Elemental), preblanqueada con oxígeno y blanqueada sin cloro elemental, y de celulosa TCF (Totally Chlorine Free -  Totalmente Libre de Cloro), blanqueada con oxígeno y agua oxigenada. Actualmente en España la práctica totalidad de la producción de celulosa blanqueada es ECF o TCF.

Ahorro de energía
En los últimos 10 años, el sector ha conseguido una importante reducción en el consumo energía. En 1991 eran necesarios como media 9,9 GJ/t para producir una tonelada (consumo unitario térmico + eléctrico neto), cifra que hoy se ha reducido hasta 8,6 GJ/t..

Cogeneración
La industria de la celulosa y el papel cuenta una potencia total instalada de cogeneración de 719 MW, que se ha casi triplicado en los diez últimos años. En el mismo periodo la energía cogenerada por el sector se ha incrementado hasta cubrir prácticamente el consumo energético total.

La cogeneración es un sistema de generación de energía hasta un 60% más eficiente que las centrales térmicas convencionales. Produce simultáneamente energía eléctrica y energía térmica útil para la actividad industrial, con lo que se obtiene el máximo de energía con el mínimo de combustible y se consigue una importante reducción de las emisiones. La implantación de la cogeneración supone generalmente la reconversión a gas natural. Además, las plantas de cogeneración, situadas junto a las fábricas papeleras, eliminan las perdidas de energía en el transporte, que en el sistema convencional pueden llegar hasta el 8%.
Combustibles: energías limpias y renovables
El sector ha abandonado los combustibles más contaminantes como el carbón o el fuel oil, sustituyéndolos por energías limpias y renovables. El 85% del combustible utilizado es energía limpia como el gas natural (41%) o energía renovable como la biomasa residual del proceso (44%).

La biomasa residual del proceso productivo (cortezas, lignina.) empleada anualmente como combustible por el sector papelero asciende a cerca de 832.000 toneladas equivalentes de  petróleo. Supone el 44% del consumo total de combustible de la industria papelera, sector que genera el 51% del total de energía renovable a partir de biomasa producida industrialmente.

La sustitución del fuel oil y el carbón por gas natural supone una reducción del 27% y del 41% respectivamente en las emisiones de CO2 producidas para generar la misma cantidad de energía.

Emisiones a la atmósfera
El importante crecimiento de la cogeneración en el sector, supone un aumento de la producción de energía, que se refleja especialmente en las emisiones de CO2 y NOx del sector. Sin embargo, en el cómputo global la reducción de emisiones resultaría evidente, dado que tanto la energía ahora cogenerada que utiliza el sector como el excedente que vende a la red se produce con sistemas de generación muy eficientes que, con respecto a las centrales térmicas convencionales, permiten un ahorro del 35% en la energía necesaria para producir la misma electricidad, con la consiguiente disminución de las emisiones en 0,25 kg de CO2 por kWh.

De hecho, pese al incremento de la energía autogenerada por el sector y gracias a las inversiones en mejoras tecnológicas realizadas, en los últimos cuatro años se han reducido las emisiones por tonelada de NOx en un 19%, las de SO2 en un 13%y las de partículas sólidas en un 30%, mientras las emisiones de CO2 se mantienen en niveles similares.

Residuos
La totalidad de los residuos que se generan a lo largo del proceso de fabricación de celulosa y papel están clasificados en el Catálogo Europeo de Residuos (CER) como NO PELIGROSOS.

La política de gestión del sector con respecto a los residuos del proceso consiste en primer lugar en su minimización a través del control de calidad de la materia prima y de mejoras en el proceso de fabricación, y en segundo lugar en su reciclaje o valorización energética. Sólo cuando no hay otra vía, se recurre a su eliminación en vertedero controlado.

La industria papelera trabaja en la gestión de sus residuos, buscando nuevas vías de reducción o valorización, como ocurre con los residuos susceptibles de ser utilizados como compost o con los residuos del destintado que son reciclados, por ejemplo, en la fabricación de ladrillos.

En el reciclaje del papel usado, se producen una serie de residuos: fibras, tintas, residuos plásticos, grapas... Anualmente, las fábricas que utilizan papel recuperado como materia prima producen en España 817.300 toneladas secas de residuos, con un poder calorífico de 370.000 toneladas equivalentes de petróleo.

Pero los esfuerzos de la industria deben ir acompañados de la autorización de nuevas vías de valorización energética de los residuos del proceso y de condiciones especiales para facilitar en último caso su vertido controlado. De otro modo estaríamos estrangulando el desarrollo del sector y -en el caso de las fábricas que consumen papel recuperado- el reciclaje de papel.


Madrid,  16 de  abril de  2002
El reciclaje mantiene un ritmo de crecimiento superior al de la recogida, que se incrementó el 5,4% 
La industria papelera recicló  4,2 millones de toneladas de papel usado (+8,3%) en 2001

§ El déficit de esta materia prima asciende al 16,7% y obliga a importar papel recuperado de otros países
§ El papel recuperado utilizado como materia prima en 2001 por la industria papelera ocupa un espacio similar al de 42 campos de fútbol como el Santiago Bernabéu o el Nou Camp
§ Para reducir el déficit es necesario  impulsar  tanto la recogida  selectiva a través de los contenedores azules y de la recogida puerta a puerta en el pequeño comercio, como las recogidas en oficinas, edificios de organismos e instituciones, etc.

La industria papelera española recicló el pasado año 4.196.900 toneladas de papel recuperado, lo que supone un crecimiento del reciclaje del un 8,3%.  La tasa de utilización de papel recuperado como materia prima se sitúa así en el 81,8% (lo que significa que por cada 10 kg de papel nuevo fabricados en España se emplea como materia prima 8 kg de papel usado), según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Pastas, Papel y Cartón (ASPAPEL).

Para una producción total de 5.132.200 toneladas de papel nuevo en el pasado ejercicio, se utilizaron como materia prima  4.196.900 toneladas de papel recuperado. Dado que la recogida de papel usado en España ascendió a 3.496.200 toneladas (un 5,4% más que en 2000), se registró un déficit del 16,7%, que hubo de cubrirse con la importación de papel recuperado de otros países.

En términos absolutos la recogida se incrementó en 177.700 toneladas, mientras la industria recicló  322.000 toneladas más de papel recuperado,  por lo que -pese al importante crecimiento de la recogida- el déficit de papel recuperado se vio incrementado. 

Actualmente se recupera para su reciclaje el 54,6% del  papel y el cartón que se consume en España. La tasa de recogida, que en el año 2000 se situaba en el 48,6%, experimentó en 2001 un incremento de casi seis puntos porcentuales, si bien debido en buena medida al coyuntural descenso del consumo de papel nuevo. Este incremento de la tasa de recogida nos sitúa ligeramente por encima de la media europea* (52%), pero lejos aún de países como Alemania* (69,8%), Finlandia* (67,3%), Austria* (65,8%) o Suecia* (63,3%). 

No  obstante, en los últimos cinco años se ha incrementado la recogida en 1.375.000 toneladas, gracias en su mayor parte a la colaboración de los ciudadanos, que han participado muy activamente en la recogida selectiva de papel y cartón de nuestros municipios. En 2001, se consiguió una aportación media en el contenedor azul de 14 kilos por habitante.

La recogida en industrias, editoriales e imprentas, y grandes superficies comerciales  funciona ya prácticamente al 100%. Sin embargo,   tanto la recogida  selectiva a través de los contenedores azules y de la recogida puerta a puerta en el pequeño comercio, como las recogidas en oficinas, edificios de organismos e instituciones, etc. están aún muy  por debajo  de la media europea y son claramente insuficientes para atender las demandas de nuestra sociedad y la creciente capacidad recicladora de nuestra industria papelera.

Para optimizar la recuperación de papel y cartón usado es necesario mejorar  la dotación de contenedores, tanto en número como en localización; incrementar la calidad -y especialmente la frecuencia- de los servicios de recogida,  y promover su correcto uso por los ciudadanos a través de campañas de sensibilización. 

La organización y sistematización de la recogida en pequeños comercios, establecimientos docentes, oficinas... es otro de los caminos para profundizar en el desarrollo de la recuperación y reciclaje de  papel, junto con la introducción de una tarifa que penalice el vertido y en especial el vertido de papel  y la búsqueda de vías de valorización de los residuos generados por el reciclado. Y todo ello en un marco de colaboración entre las Administraciones implicadas y  la industria.

La industria papelera española está seriamente comprometida con el  reciclaje: de hecho,  garantiza el reciclaje de todo el papel y cartón que se recupera en España y ha sustanciado su compromiso en el Acuerdo Marco para el Fomento de la Recuperación y Reciclaje de Papel y la Declaración Europea sobre Recuperación y Reciclaje de Papel


COMPROMISO CON LAS TECNOLOGÍAS LIMPIAS
Plan Sectorial para la Regularización y Control de Vertidos
En enero de 2000 ASPAPEL y el Ministerio de Medio Ambiente firmaron el Plan Sectorial Estratégico de Ámbito Nacional para la Regularización y Control de Vertidos de la Industria de Fabricación de Pasta, Papel y Cartón.

Las empresas adheridas se comprometen a adecuar sus vertidos de aguas residuales a los límites de emisión máximos fijados y deben presentar y llevar a cabo un Plan de Regularización de Vertidos. La acreditación del cumplimiento de las obligaciones de las empresas se hace mediante auditorías, realizadas por Empresas Colaboradoras de la Administración en materia de control de vertidos.

En el primer año de vigencia, las empresas adheridas al convenio han supuesto el 76% de la producción total de celulosa y papel susceptible de aplicación de este acuerdo. Los vertidos de las empresas adheridas se encuentran globalmente por debajo de los niveles fijados en el acuerdo. Y aquellas empresas que individualmente no cumplen aún alguno de los parámetros establecidos han presentado sus planes de actuación, que suponen un esfuerzo inversor de 9,44 millones de euros.

Certificación de Gestión Medioambiental
El 30% de la producción nacional de papel y celulosa cuenta ya con sistemas de gestión medioambiental certificados según la ISO 14001. Para potenciar esta tendencia, el Instituto Papelero Español (IPE) ha puesto en marcha el Proyecto SGM Papel, mediante el cual un grupo de empresas acomete de forma coordinada y conjunta la obtención de la ISO 14001. Para el 2003, una vez finalizado el Proyecto SGM Papel y otros procesos de certificación actualmente en fase inicial, el porcentaje de producción certificada se situará en torno al 75%.

Para la industria de la celulosa y el papel, el Proyecto SGM Papel tiene una gran importancia estratégica, ya que distintas acciones facilitarán en gran medida el acceso de otras empresas del sector a la certificación ISO 14.001 y potenciará en el sector una cultura de gestión medioambiental.

GESTIÓN FORESTAL SOSTENIBLE
La madera que se utiliza en la producción de celulosa procede de plantaciones forestales de especies de crecimiento rápido, que comportan diversos beneficios tanto ambientales y específicamente forestales como sociales y económicos.

Los bosques españoles aumentan 39 m3  por minuto
Los terrenos forestales ocupan en España algo más de 26 millones de hectáreas, que suponen casi el 52% de la superficie total del país. Algo más de la mitad de esa superficie forestal total está arbolada (14,7 millones de hectáreas), mientras que el resto corresponde a arbustos, matorrales, herbazales o espacios abiertos de poca o nula vegetación.

La extracción anual de madera para todos los usos (aserrío, industria de la madera y mueble, construcción, fabricación de celulosa para papel y cartón, leña...) supone en España en torno a 15 millones de m3 . Dado que el crecimiento anual supera los 35,5 millones de m3 de madera, los bosques aumentan 39 m3  por minuto (20,5 millones de m3 anuales).

Las existencias en volumen de madera de los montes españoles están en torno a los 674 millones de m3, con corteza. Las cortas anuales suponen, por lo tanto, el 2,2% de las existencias y sólo el 42,3% del incremento anual de madera.

Sumideros de CO2
El eucalipto y el pino radiata, introducidos en España hace 150 años, procedentes de Australia y California, respectivamente, se han aclimatado muy bien en distintas zonas de la península, al igual que ha ocurrido con otros cultivos no autóctonos como el castaño, el cedro, el abeto douglas, el nogal, la patata, el maíz o el tomate.

Las especies de crecimiento rápido (eucalipto, pino radiata y chopo) tienen una productividad  muy alta. En España ocupan el 12% de la superficie forestal arbolada y proporcionan el 68% de las cortas anuales de madera para todos los usos.

Además, las plantaciones forestales de especies de crecimiento rápido son eficientes sumideros de CO2. Una hectárea de cultivo de estas especies fija al año 10 toneladas de CO2, mientras que los árboles de crecimiento lento (hayas, robles...) fijan la cuarta parte. Recientes investigaciones demuestran que no existe fijación cuando el bosque alcanza su madurez, por lo que las plantaciones con estas especies resultan una oportunidad ambiental.

Estas plantaciones permiten además un control eficaz de la erosión, debido a la fuerte acción de su sistema radical.

Madera papa papel
De los cerca de 15 millones de m3 de madera que se extraen anualmente en España, 4 millones de m3   se emplean en la fabricación de papel.
La madera empleada en la fabricación del papel procede de plantaciones de especies de crecimiento rápido: 2,8 millones de m3 de frondosas (eucaliptus globulus básicamente) y 1,2 millones de m3 de resinosas (pino radiata básicamente). Son árboles cultivados con tal fin, por lo que lejos de contribuir a la disminución de la superficie forestal, la industria papelera contribuye a su incremento a través de estos cultivos forestales.

La madera de estas especies se emplea también para tableros, muebles, carpintería, palets, parqué, desenrollo, puntales para minería, construcción... Además, las plantaciones de estas especies compatibilizan el aprovechamiento de su madera con otros usos: pastos, apicultura...

A los 4 millones de m3 de madera nacional utilizados en la fabricación del papel, hay que añadir un millón y medio de m3 de madera importada (el 20% del total), también de plantaciones de especies de crecimiento rápido.

Alternativa activa para superficies agro-ganaderas abandonadas
A causa del abandono de cultivos agrícolas, hay en España más de 7 millones de hectáreas baldías. Dedicando a plantaciones de especies de crecimiento rápido el 3% de esa superficie baldía, además de obtener los beneficios ambientales ya referidos, se garantizaría el suministro de madera para cubrir las necesidades de papel. Y se contribuiría además al desarrollo rural, especialmente en áreas deprimidas.

Otro de los beneficios socioeconómicos de las plantaciones de especies de crecimiento rápido es la generación de empleo no solo directa sino también indirecta (maquinaria, transportes, talleres...).

COMPROMISO CON LA GESTIÓN FORESTAL SOSTENIBLE
El sector papelero español está firmemente comprometido con la gestión forestal sostenible y convencido de la necesidad de su certificación. Ya en enero de 1997 ASPAPEL suscribió la Declaración Ibérica para una Gestión Sostenible de los Bosques, referencia y origen de las posteriores actuaciones sectoriales en esta materia.

Certificación Forestal Española
La industria papelera española fomenta en distintos ámbitos la certificación forestal, con su participación en el desarrollo de la Certificación Forestal Española, integrada en la Certificación Forestal Pan-Europea (PEFC), órgano que aúna las certificaciones nacionales mutuamente reconocidas y administradas por el Consejo del PEFC.

El sistema PEFC certifica la gestión sostenible de los bosques europeos, de acuerdo a los Criterios e Indicadores aprobados en la Resolución L2 de la Conferencia Ministerial de Protección de Bosques Europeos, celebrada en Lisboa en 1998. Y también la verificación de la cadena de custodia, de forma que los productos que usen maderas que procedan de bosques gestionados y se certifiquen dentro de este sistema podrán obtener el logo PEFC, que informará de que proceden  de bosques gestionados de forma sostenible, auditados por una tercera parte independiente.

La certificación española se basa en el cumplimiento de la legislación forestal aplicable y de las normas UNE, desarrolladas por el Comité Técnico de Normalización 162 GFS, en un proceso abierto, participativo y transparente, en el que están presentes todos los interesados en el sector forestal: propietarios forestales privados, públicos, de las Comunidades Autónomas y de  municipios; industrias forestales, industrias de la madera, comerciantes, colegios profesionales, asociaciones de profesionales, centros de investigación públicos y privados, consultorías,  universidades, empresas de aprovechamientos forestales, sindicatos y consumidores.

RECUPERACIÓN Y RECICLAJE
Las fibras vírgenes y las recicladas son ambas complementarias y esenciales en el ciclo de fabricación del papel. Con los sucesivos usos, las fibras se deterioran, y se hace necesario incorporar fibra virgen. Además, alrededor de un 15% del papel que utilizamos, no puede recuperarse para el reciclaje. Unas veces porque lo guardamos, como ocurre con los libros, documentos, fotografías... Otras veces, debido a su uso, como el papel higiénico y sanitario o el papel de fumar. A través de la recuperación y el reciclaje se produce todo un ciclo de aprovechamiento de recursos, y se evita el impacto del depósito en vertedero  y las consiguientes emisiones de gas metano y CO2.

En España se emplea como materia prima una media de 8 toneladas de papel recuperado por cada 10 toneladas de papel nuevo que se fabrica. Son los papeles para envases y embalajes los que utilizan un mayor aporte de fibra reciclada. Complementariamente, la mayor inyección de fibra virgen en el proceso, se produce a través de los papeles para impresión y escritura, que posteriormente son recuperados y reciclados, bien para fabricar de nuevo papeles para impresión y escritura, bien en la fabricación de otro tipo de papeles.

Crece la Recuperación
En España, se recuperan anualmente más de 3,3 millones de toneladas de papel y cartón usado, que vuelve a las fábricas papeleras como materia prima para fabricar papel nuevo. La recuperación de papel y cartón ha crecido un 96% en los últimos diez años.

Ese papel se recupera a través de diversas vías: la recogida industrial en empresas, editoriales e imprentas, y grandes superficies comerciales; la recogida selectiva a través de los contenedores azules y la recogida "puerta a puerta" de los pequeños comercios, y las recogidas especiales en oficinas, en edificios de organismos e instituciones públicas, en puntos limpios, etc.

La recogida industrial de papel y cartón está ya muy desarrollada en España, mientras la recogida selectiva y las recogidas especiales tienen aún un amplio margen de desarrollo, para lo que resulta fundamental la concienciación ciudadana y la colaboración con las Administraciones Públicas, Organismos y Asociaciones.

Alta implantación del Reciclaje
El sector papelero español utiliza anualmente como materia prima 3,9 millones de toneladas de papel recuperado para una producción total de 4,8 millones de toneladas de papel nuevo. La industria papelera española ha incrementado el reciclaje en un 75% en la última década.

Pese a su incremento, el papel recuperado en nuestro país sigue siendo insuficiente para cubrir la creciente capacidad recicladora de la industria papelera española. El sector se ve obligado a importar anualmente del orden del 14% del consumo de papel recuperado de otros países.
Los envases de papel, los que más se reciclan
Actualmente se recicla en España el 37% del total de los envases que se consumen. Y para los envases de papel y cartón la tasa se sitúa en el 53%, muy por encima de esa media.

Acuerdo Marco para la Recuperación y el Reciclaje de Papel
La situación existente a mediados de los noventa, aconsejó formalizar un Acuerdo Marco para el Fomento de la Recuperación y Reciclaje de los Residuos de Papel y Cartón en España, firmado en abril de 1994, por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Vivienda (SEMAV), la Asociación Nacional de Fabricantes de Pastas y Papel (ASPAPEL) y la Asociación Española de Recuperadores de Papel y Cartón (REPACAR).

Con un total cercano a los 50.000 contenedores entregados por el Ministerio de Medio Ambiente a las comunidades autónomas y entidades locales y una inversión total por este concepto superior a los 24,04 millones de euros, el impacto en la tasa de recuperación de este acuerdo ha sido claro. La recuperación ha crecido en el periodo 1993-2000 en más de un 90%. De modo que, aunque el consumo de papel recuperado como materia prima ha crecido el 67% entre 1993 y 2000, su déficit ha pasado del 25% al 14%. Durante el mismo período y en cumplimiento del compromiso adquirido en el Acuerdo Marco, la industria papelera española garantizó el reciclaje de todo el papel  recuperado en España.

Otro de los factores que han posibilitado este espectacular despegue de la recuperación de papel ha sido la puesta en marcha de Ecoembes, empresa sin ánimo de lucro que gestiona el sistema de recogida selectiva y reciclado de residuos de envases de ámbito doméstico y el Punto Verde, que financia el sistema. Durante 2000, Ecoembes alcanzó una población adherida de 30 millones de habitantes para recogida selectiva de papel/cartón y se firmaron 25 convenios con administraciones locales y autonómicas. Cerró el año con un total de 11.178 empresas adheridas.

Declaración Europea sobre Recuperación  y Reciclaje de Papel
Las industrias de fabricación y de recuperación en Europa,a través de sus Asociaciones Europeas, CEPI y ERPA, han formulado la Declaración Europea en  la que voluntariamente ofrecen asumir compromisos medioambientales, tales como reducir la generación de residuos en sus actividades, optimizar sistemas de recuperación y mejorar rendimientos de reciclaje, para llegar finalmente a asegurar que en el año 2005 se reciclará al menos el 56% del papel y cartón que se consuma. ASPAPEL participa de este compromiso como parte de la industria europea.


Temas relacionados 
Reciclaje en Waste magazine

Copyright © Waste magazine

vídeopromoción








VÍDEOS DE NATURALEZA


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es