VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Especies, reportajes de fauna, flora, rutas....

TEMAS * PAISAJES CON HISTORIA --------© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste-----
.
La cantera  de Carlos V
La roca madre de las columnas del palacio renacentista de la Alhambra aún se levanta sobre las calles de El Turro
Es posible contemplar los conglomerados de piedra procedentes de los arrastres geológicos del río Cacín que permitieron la talla de los 64 fustes del palacio del emperador

Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL - Waste Magazine

Sobre el puente del arroyo Salado, junto a Santa Fe, una fuerte carreta tirada por bueyes y mulas transportaba una gran piedra de forma cilíndrica y casi tres toneladas de peso. Era el atardecer del verano de 1557, los arrieros tenían como meta llegar a la colina de la Alhambra y entregar su preciada mercancía a los entalladores de Luis Machuca para sustentar las galerías circulares del Palacio de Carlos V, encargado a su padre unos años antes por el rey Carlos I de España y V del Imperio Romano Germánico. Los arrieros habían partido desde una pequeña alquería llamada El Turro, situada sobre la ribera del río Cacín, el lugar donde una humilde formación de roca veteada por conglomerados de aluvión se había convertido en la cantera del emperador. 
(..) Cinco siglos después, una gran roca a la que llaman el ‘Peñón del Niño del Turro’, aún se mantiene erguida, como testigo de la historia, en la entrada de la población bajo la que discurre el cauce del Cacín que desde hace ocho millones de años ha sido el receptor de los aluviones cargados de materiales geológicos de su entorno, que son la base de lo que en el siglo XVI se conocía como jaspe y almendrilla, y en la actualidad se denomina piedra pudinga, ya que está formada por pequeños trozos de minerales compactados, como pizarra, cuarzo, serpentina, cuarcitas y otros materiales sedimentarios.

Situarse ahora, 457 años después, bajo los restos de la cantera de El Turro,  es un viaje en el tiempo, ya que aún se observan claramente los guijarros que llamaron la atención del constructor del palacio imperial alhambreño. Se aprecian las grietas y marcas dejadas por quienes trabajaron en la cantera e incluso en una de sus zonas altas está clavado un viejo cincel de hierro, posiblemente utilizado hace casi cinco siglos y que nadie ha querido desencajar . Fue la falta de dinero lo que provocó que la cantera de El Turro tuviese el honor de ser la procedencia de las columnas que en realidad habían sido proyectadas en mármol blanco de Macael, pero era un material que  costaba cinco veces más y estaba a mucha más distancia que si se utilizaba el jaspe granadino. Desde El Turro, las carretas tendrían que recorrer veinte kilómetros a través de zonas llanas de la Vega de Granada, entre Moraleda de Zafayona y Santa Fe, mientras que desde Macael eran 100 kilómetros de difícil orografía. La decisión, además, aportaba un plus de originalidad que ha quedado patente a lo largo del tiempo.

Durante una década los canteros extrajeron bloques de lo que ellos mismos consideraban  una frágil roca no demasiado apta para convertirse en una columna de gran tamaño, con  fuste de 5,4 metros de largo y 63 centímetros de diámetro, pero de allí salieron al menos 69 columnas, de las que 64 sustentan la parte baja y alta del Palacio de Carlos V (32 en cada planta), mientras que otras tres se perdieron y fueron encontradas hace unos años junto al Partal; otra se utilizó para sustentar la placa y cruz que desde 1590 recuerda a dos mártires franciscanos en la puerta de la iglesia de Santa María de la Alhambra, y otra que quedó abandonada junto al puente del arroyo Salado cuando su carreta sufrió un accidente. Esta última columna fue recuperada y trasladada a Chauchina, donde hoy está situada junto a la iglesia, con un cartel que indica su procedencia.
El periplo de las columnas y las dificultades para su transporte dejó su signo en la Alhambra, donde la Puerta de los Carros, el acceso al Real de la Alhambra, se construyó para permitir el paso de las carretas con las columnas de piedra pudinga. 

Acceso
El ‘Peñón Niño del Turro’ está en la carretera que comunica Moraleda con Cacín. Es lo único que queda de la vieja cantera, pero los vecinos de esta antigua alquería están orgulloso de la gran piedra, a la que consideran inseparable de un paisaje roturado por el curso del río y los caminos que el hombre recorría ya en el  Neolítico para conectar los poblados de los tajos y cuevas de los ríos Alhama y Cacín con el poniente y los pasos hacia el interior peninsular. Un panel informativo señala que esa gran piedra que se sitúa a pie de carretera, junto a la entrada de la principal calle de la población, podría considerarse parte del conjunto monumental de la Ahambra.

Llegar hasta El Turro es conocer la ruta de los canales entre los Bermejales y Moraleda, los tajos y la ribera repleta de alamedas junto a las aguas del Cacín. Hay que acceder desde la localidad de Moraleda, en la A-92. Al salir del casco urbano , los tajos de rocas sedimentarias se alzan a la izquierda de la carretera. Se ven algunas marcas de lo que fueron canteras durante siglos, de donde se extraían materiales para construcción. A la derecha del recorrido, un paisaje de dehesa muestra aún restos de encinares mediterráneos, con matorral rodeado de cultivos de olivar y pequeñas formaciones de rocas calcáreas en las que pueden observarse vestigios de la ocupación humana anterior a la era cristiana, con tumbas labradas en piedra que forman parte de una necrópolis construida por los pobladores íberos de esta zona de la provincia de Granada. 
Tres kilómetros después, la vía se adentra entre los pinares de repoblación situados junto al canal del río Cacín, cuyas aguas caminan hacia Santa Fe y aportan un ambiente de frescor en un paisaje árido y seco. Medio kilómetro después, la carretera se adentra en El Turro, y al inicio de la travesía urbana, los restos de la cantera que fue cortada en dos para construcción del canal , pero que aún muestra su composición de tierras colmatadas hace millones de años. 
La mejor forma de comprender la visión de Luis Machuca es situarse junto a la humilde cantera de Carlos V formada por piedras sin valor ornamental alguno, pero que el destino convirtió en preciadas obras de arte.

En el peñon del niño del Turro crecen algunas plantas como
Antirrhinum hispanicum (Rompepiedras)
Ballota hirsuta
Ecballium elaterium (Pepinillo del diablo)
Ficus carica (Higuera)
Macrochloa tenacissima (Esparto)
Medicago sativa
Sedum sediforme





Golondrinas, abejarucos se pasean por los restos de la cantera

Temas relacionados
Alhambra
Generalife

Paisajes con historia
El Cable de Motril
Palacio de Dar al arusa
El Ojo oscuro / Humedal de Padul
Torre de Romilla, El vigía de la pequeña Roma
Infiernos de Loja
El castaño del abuelo, el guardián de Sulayr
Entre los tajos del Gollizno, río Velillos
El canal de las arenas... y montesas
Oro de dos milenios
Riofrío, aguas arriba
La cantera  de El Turro, roca madre de las columnas del palacio de Carlos V
Puente de Tablate, la puerta de los moriscos
Azud de Pinos Genil:  Agua para la metrópoli
Torre nazarí, La última atalaya de Dúrcal
Fuentes del Poqueira
Lapiaz del Puerto de la Mora La linde de la paleofrontera
Las termas del Çehel
Castillo de Mondújar - El retiro de Zoraya
Parador - Desde las huertas del convento
Puente del Hacho Senderos de hierro
Alixares El palacio del Sol y el agua
Rio Fardes, Los ‘mil y un’ manantiales
Deifontes Nacimiento El ‘olimpo’ del agua
Acequia del Tercio - Aguas para la Alhambra
Pantano de Béznar - Cuando el Valle era una isla
Vereda de la Estrella - La senda a las minas
Media luna - ingeniería milenaria 






PAISAJES CON HISTORIA
Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas..
bb
69
Es el número de columnas que se sabe que salieron de la cantera de El Turro; 64 están en el Palacio de Carlos V; otras tres están también en la Alhambra; otra en la Iglesia de Santa María y la última está en Chauchina.

Reportaje publicado en IDEAL el 15 de julio de 2014



Datos
 ¿Dónde está?:  Lo que queda de la formación geológica que se convirtió en la cantera de la que se extrajeron las columnas del Palacio de Carlos V está situada en la carretera entre Moraleda de Zafayona y Cacín, en el centro de la travesía de la localidad de El Turro.
 ¿Cómo llegar?:  La mejor forma es a través de la A-92 de la que hay que separarse en la salida de Moraleda, la 211, seguir hacia esta población y tomar la carretera hacia Cacín, no la de Santa Cruz del Comercio. A 3,5 kilómetros está la localidad de El Turro, y en ella la vieja cantera.
 Necrópolis:  Antes de llegar a El Turro, en una zona de dehesa, a la derecha de la vía, hay un complejo arqueológico con restos de una necrópolis de los íberos. Está a 900 metros desde las últimas casas de Moraleda, en una zona de olivos con casquetes de roca calcárea.
 Coordenadas:  La cantera está en la posición  37° 7’57.69’’N 3°56’33.55’’O 
 Columna en Chauchina:  Está como un monolito en la puerta de la iglesia de la localidad en la posición   37°12’6.04’’N   3°46’15.69’’O
 Puerta de los Carros:  En la Alhambra, además del columnado del palacio de Carlos V, merece la pena ver la puerta que se tuvo que abrir para dejar pasar las carretas con las  columnas y que ahora es el único acceso motorizado al interior del monumento.
 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es