Videos de NaturalezaGuías de NaturalezaGuía de AvesGuía de Plantas, FloraGuía de Setas, HongosGuía de LíquenesGuía de Mariposas, diurnas y nocturnasGuía de InsectosGuía de Moluscos y conchasGuía de Especies Marinas
 
>

VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 


GUÍA DE AVES --------© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste-----
vv
.
Kingdom Animalia / Phylum Chordata
Clase Aves / Orden  Anseriformes 
Familia Anatidae
Oxyura leucocephala 
Malvasía cabeciblanca / White-headed Duck 


 

Tamaño máximo 48 cm
Hábitat
Humedales, lagunas que posean abundante vegetación. Acude a humedales en grupos de dos a cuatro parejas
Su alimentación es muy variada aunque prefieren plantas acuáticas
Posee un pico muy robusto, que presenta una coloración de un azul celeste intenso en los machos cuando se encuentran en épocas de reproducción y de color pardo negruzco durante el resto del año. El macho tiene la cabeza blanca y la hembra, es de cabeza oscura
Especie amenazada Categoria En peligro 
Incluido en el Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía

La época de reproducción es desde mayo a julio. Durante ese tiempo pueden verse grupos de crías, pollos de malvasía seguir a su madre cuando son aún muy pequeños, y dispersos por la laguna cuando empiezan la fase juvenil. Los adultos de Malvasía no suelen dispensar demasiado atención a sus pollos cuando empiezan la fase juvenil, por lo que suelen verse en pequeños grupos sin la presencia de adultos, e incluso algunos de ellos mezclados con grupos de pollos de otras especies más atentas con las crías, como el Ánade friso, que cría en el mismo periodo de tiempo


 

Nacidas en la Albufera
La malvasía reconquista territorios y lucha contra la extinción en las lagunas de Andalucía
El pato de pico azul, ha hecho de las albuferas rodeadas de invernaderos uno de los puntos de reproducción más importantes de Europa y el lugar desde donde expandirse hacia otros humedales
Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle
Flota tranquila sobre la lámina de agua de la laguna Nueva, en las Albuferas de Adra. Con su cabeza blanca escondida entre las alas parece dormitar cerca de los cañaverales.  Tras unos minutos deja ver su grueso pico y con un rápido movimiento se sumerge en las aguas para aparecer unos segundos después casi en el mismo lugar donde inició la zambullida. Es una malvasía cabeciblanca, un pequeño pato, rechoncho, que en épocas de celo y en ocasiones hasta el inicio del otoño, tiñe su pico de un llamativo color azul intenso. Esta especie, Oxyura leucocephala,  está incluida en el catálogo internacional de fauna amenazada con la categoría de ‘en peligro de extinción’, una calificación más grave que la que poseen los lobos y osos ibéricos e incluso el águila imperial. 

Ha convertido el humedal de la localidad de Adra en uno de los territorios desde donde se expande a toda Europa. “En la actualidad, una parte importante del censo de malvasías de la península Ibérica, y por tanto del continente,  habita en las Albuferas de Adra”, afirma el biólogo, Mariano Paracuellos, investigador de Ecología Acuática y Acuicultura de la Universidad de Almería y anillador del grupo Rhodopechys de la Sociedad Española de Ornitología, que desde hace años realiza seguimientos periódicos para conocer la evolución de la fauna del humedal del oeste almeriense. Recuerda que la protección y declaración como reserva biológica de las Albuferas de Adra se debe a la presencia de esta especie y de un pequeño pececillo, el fartel, también amenazado de extinción. Este humedal concentra una población estable de alrededor de 130 individuos de malvasía que, de forma puntual, puede llegar a 300, una cifra especialmente significativa si tenemos en cuenta que en toda la península Ibérica se contabilizan alrededor de 2.000 ejemplares.

Aunque la presencia de malvasía cabeciblanca puede constatarse en una gran cantidad de humedales del sur peninsular, en la mayoría de ellos está de paso, como ocurre en la Charca de Suárez de Motril, Fuente de Piedra y otros espacios lagunares, pero en Adra este pato de la familia de las anátidas se mantiene durante todo el año y ha hecho de este lugar uno de sus principales puntos de reproducción, por lo que se puede decir que una parte importante de las malvasías que se observan en los humedales andaluces y del centro de España son nacidas en Adra. Otro de los territorios que tienen a la malvasía como su especie más significativa es la desembocadura del Guadalhorce, en Málaga.

No es demasiado exigente con la calidad del agua. “Gusta de lagunas con un cierto grado de contaminación, con presencia de nitratos y fosfatos, lo que desgraciadamente se da en esta zona del poniente almeriense”, dice Paracuellos. En Adra se da la circunstancia de que la presencia de nutrientes en el agua favorece la presencia de unos invertebrados que constituyen una parte fundamental de la dieta de las malvasías. “Son pequeñísimos gusanos, larvas de quironómidos, mosquitos que en esa fase de su evolución se les conoce como gusanos de sangre. Forman parte de la comunidad de organismos que constituyen el bentos, el fondo de la laguna, por eso vemos a las malvasías sumergirse una y otra vez, para conseguir la comida”. Para los especialistas, la existencia de estas larvas es la clave de que Adra sea un punto clave en la reproducción de esta especie.

A pesar de que no parece importarles el hecho de que el humedal esté completamente rodeado de invernaderos, la pervivencia de la malvasía se encuentra directamente ligada a la protección de este espacio y a que la contaminación no vaya a más.

Paracuellos recuerda que en el año 1978 se detectó que en España, hasta entonces el mayor refugio de malvasías de Europa, solo quedaban 22 individuos en la laguna de Zóñar (Córdoba). Se dio la voz de alarma y se prohibió la caza y acotaron zonas de protección. En el año 1988 se observó la presencia de una pareja en las Albuferas de Adra, lo que generó su declaración como reserva biológica. Ahora, casi cuatro décadas después, la población de Oxyura leucocephala se ha multiplicado por 100, a pesar de ello el pato de pico azul sigue en peligro de extinción.

Refugio en Motril
La malvasía vuelve a la Charca de Suárez
Sus humedales favoritos en el sur de la península Ibérica han sido siempre la Albufera de Adra y la desembocadura del Guadalhorce, en Málaga, pero desde hace unos años, se deja ver en las lagunas de Motril. Ha convertido las aguas de la Charca de Suárez en uno de sus puntos para pasar largas temporadas en sus viajes entre los diferentes humedales y camino de sus espacios de reproducción, fundamentalmente en Almería. «Es habitual observarla en los meses de marzo y abril y al principio del otoño», dicen los responsables de la Charca de Suárez, que confirman que en ocasiones se han mantenido grupos de varios ejemplares en el humedal granadino. Cada año, las malvasías, vuelven a un lugar que hace décadas formaba parte de sus territorios habituales y que, con la regresión de la especie, casi habían abandonado.

La Charca de Suárez, es zona de paso en los movimientos de grupos, parejas e individuos solitarios que se dirigen hacia el Guadalhorce, Fuente de Piedra y las lagunas del centro del país. «Encuentran un hábitat que les permite permanecer durante semanas y prepararse para recorrer distancias más largas», afirman los encargados de la reserva biológica motrileña.


Temas relacionados 
Guía de Aves, inicio
Copyright © Waste magazine
Anillado de aves Estación Ornitológica de Padul 
Observación de aves



Reportajes
Nacidas en la Albufera
Malvasía, refugio en Motril
Pollo de Malvasía, junio 2011
La muy escasa Malvasía cabeciblanca, Oxyura leucocephala, cría en algunos espacios del sur de la península Ibérica como la desembocadura del Guadalfeo, en Málaga. En junio pueden verse las evoluciones de los pollos de Malvasía, casi en solitario y separados de sus madres.


Pollos de Malvasía cabeciblanca, junto a una focha en la desembocadura del Guadalhorce