-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
TEMAS----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
 
Sobre el origen de la vida
Descubierta la primera molécula orgánica en un planeta extrasolar
El avance abre la puerta a la futura detección de compuestos químicos propios de la vida en mundos distantes

«La vida es casi imposible de extinguir; siempre consigue adaptarse» El profesor granadino Juan Antonio Aguilera explica la hipótesis más extendida sobre el origen de la vida, la sopa orgánica, que defiende una evolución química de los elementos que haría posible la existencia de seres vivos en la Tierra hace 4.000 millones de años.

Descubierta la primera molécula orgánica en un planeta extrasolar
El avance abre la puerta a la futura detección de compuestos químicos propios de la vida en mundos distantes

21 marzo 2008.- L. A. Gámez / Ideal
El telescopio espacial 'Hubble' ha detectado metano en un planeta gaseoso del tamaño de Júpiter situado en la constelación de Vulpecula (La zorra). Este gas desempeña un papel clave en la química prebiótica -la necesaria para que surja la vida como la conocemos- y, aunque existe en otros cuerpos del Sistema Solar, es la primera vez que se descubre en un mundo alrededor de otra estrella. El primer planeta extrasolar fue identificado en 1995. Desde entonces, los astrónomos han descubierto 277 gracias a las perturbaciones gravitatorias que en forma de bamboleos causan a sus soles y al 'parpadeo' de éstos cuando pasan por delante de ellos.
«Al principio, podíamos calcular la masa de estos mundos; ahora ya vemos sus atmósferas. Es un gran logro tecnológico», dijo ayer a este periódico Agustín Sánchez Lavega, experto en atmósferas planetarias. Hay que tener en cuenta que HD 189733b se encuentra a 63 años luz de la Tierra, que su luz tarda 63 años en llegar hasta nosotros a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo. La Luna está sólo a un segundo luz; el Sol, a unos 8 minutos luz; y Plutón, a 4 horas luz.
HD 189733b fue descubierto en 2005 y, a pesar de su lejanía, los científicos saben que es un 'Júpiter caliente', un mundo del tamaño de Júpiter que orbita más cerca de su estrella que Mercurio del Sol, que tarda sólo dos días en completar una órbita solar y que su temperatura atmosférica es de 900º C, suficiente para fundir la plata. En julio pasado, Giovanna Tinetti, de la Universidad de Londres y una de las autoras del artículo que publica esta semana 'Nature', firmaba en la misma revista un trabajo en el que daba cuenta del hallazgo de vapor de agua en ese mundo. En aquella ocasión, el descubrimiento se basaba en observaciones en infrarrojo del telescopio espacial 'Spitzer'.
El 'Hubble' ha confirmado la existencia de vapor de agua en la atmósfera de HD 189733b y, además, ha detectado metano. Lo ha hecho mediante espectroscopia, descomponiendo la luz en sus componentes para identificar la 'huella' de los compuestos químicos, algo parecido a lo que hacen todas las semanas los forenses de 'CSI Las Vegas'. Como los planetas no emiten luz, Tinetti y sus colaboradores esperaron a que el 'Júpiter caliente' pasara por delante de su sol para que los gases de la atmósfera de HD 189733b dejaran su 'huella' en la luz de la estrella que llega hasta nosotros. Y allí estaban el metano y el vapor de agua.
El metano es un compuesto de carbono e hidrógeno, uno de los principales componentes del gas natural. En la Tierra, lo generan los procesos geológicos, la actividad industrial y los seres vivos. No es en sí una prueba de vida, pero su detección en un mundo tan lejano abre la puerta a que puedan identificarse atmósferas idóneas para ella en planetas muy distantes. 
«Este hallazgo será superado por los futuros observatorios que identificarán la composición de la atmósfera de mundos del tamaño de la Tierra, donde podría haber vida», indica Sánchez Lavega.
El astrofísico vasco cree que, dadas las distancias, si hay vida fuera del Sistema Solar, «la forma más segura de tener éxito en su búsqueda va a ser la luz». 
La clorofila proporcionaría, en este sentido, la prueba del algodón, pero con el instrumental actual es bastante difícil de detectar.


«La vida es casi imposible de extinguir; siempre consigue adaptarse»
Por Clara García / Ideal
EL origen de la vida es una de las grandes incógnitas de la humanidad. Un interrogante que el hombre ha soslayado a lo largo de su historia refugiándose en una explicación divina, pero que los científicos desde principios del siglo XX luchan arduamente por descifrar. Juan Antonio Aguilera, del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, se adentra en esta vorágine de hipótesis y teorías y critica contundente la intromisión de la religión en la ciencia.
Para Aguilera, "carecemos de certezas, pero cada vez nos explicamos mejor lo que pudo ocurrir. La hipótesis científica más extendida es la de la sopa orgánica primitiva. En los años veinte dos científicos, Oparin y Haldane, describieron un escenario en el que las primeras moléculas orgánicas se formarían a partir de compuestos muy simples. En 1952, Stanley Miller simuló esas condiciones en el laboratorio; sometió a descargas eléctricas hidrógeno, amoniaco y metano en presencia de agua. Este experimento tan simple dio unos resultados excepcionales porque en muy poco tiempo aparecieron compuestos como los aminoácidos".
Después de esto se han hecho miles de experimentos, con resultados interesantes, "pero han fracasado en la formación de ácidos nucleicos. Eso ha llevado a buscar alternativas a la sopa. Una especialmente bien desarrollada es la del alemán Wächtershäuser, de la pizza primordial, que explica con detalle cómo la vida pudo nacer en las profundidades marinas sobre las superficies de la pirita que se forma a partir de compuestos que emanan a través de grietas desde el interior de la Tierra".

El nacimiento de los primeros seres vivos se sitúa entre 3.500 y 4.000 millones de años. "La fecha de nacimiento se puede estimar con el análisis de fósiles. Los que se consideran más antiguos son de hace 3.500 millones de años, y hay indicios químicos de actividad biológica hace 3.800 millones. Pero hay dudas sobre todos esos datos fósiles, y quizás haya que acercar la fecha a hace sólo unos 2.800 millones de años".
Cuáles fueron las condiciones que hicieron posible la vida, "agua líquida y, si se quiere, sopa orgánica, una atmósfera apropiada: era rica en dióxido de carbono, nitrógeno y agua, con bastante menos monóxido de carbono, metano, amoniaco y sin oxígeno. O las condiciones de los fondos marinos activos".
Los primeros compuestos orgánicos procedían, para la sopa, de las síntesis a partir de esos gases atmosféricos, impulsadas por diferentes formas de energía como los rayos o la radiación solar. Pero la sopa también se enriquecería desde el espacio: caen muchas toneladas de materia orgánica cada año a la Tierra, y la aportación de los cometas pudo ser fundamental. Hay que recordar que en el Universo hay materia orgánica por todas partes.
Aquí es donde empieza el problema. Hasta los seres vivos hay un gran camino que reconstruir, pero sobre el que ya se han obtenido algunas respuestas y nuevas y mejores preguntas. El camino también se reconstruye hacia atrás; todos los seres vivos terrestres tenemos un origen común, y los últimos antepasados comunes hasta tienen ahora un nombre: LUCAs (acrónimo de Last Universal Cellular Ancestors).
La extinción de la vida. Al principio, puede que la vida apareciera y se extinguiera varias veces. Pero una vez asentada en el planeta, la vida es casi imposible de extinguir, pues casi siempre hay organismos que se adaptan. El fin de la vida estará unido al fin del planeta. Pero no es un asunto que nos apremie: faltan unos 5.000 millones de años.
La vida humana. Es mucho más frágil, y encima nuestra especie parece que trabaja duro a favor de su autodestrucción: alteramos el clima, acumulamos armas nucleares El problema es que aunque no podamos acabar con la vida, estamos acabando ya con muchas especies.
La utilidad de conocer el origen de la vida Para saber de dónde venimos, entender mejor la propia vida y conocer nuestra posición en la Tierra y en el Universo. Además, descifrar esta incógnita nos ayudará a resolver la cuestión de si estamos solos, para poder estimar con propiedad las probabilidades de vida extraterrestre. Por otra parte, ocasionalmente las investigaciones adquieren un insospechado cariz práctico: la búsqueda de los posibles antepasados de los ácidos nucleicos ha conducido a los llamados ácidos nucleicos peptídicos, que han aportado mucho al estudio de la evolución molecular y están resultando de gran interés para las terapias génicas.


Temas relacionados 
Astronomía en Waste

Copyright © Waste magazine

vídeopromoción







La extinción de la vida. Al principio, puede que la vida apareciera y se extinguiera varias veces. Pero una vez asentada en el planeta, la vida es casi imposible de extinguir, pues casi siempre hay organismos que se adaptan. El fin de la vida estará unido al fin del planeta. Pero no es un asunto que nos apremie: faltan unos 5.000 millones de años.


VÍDEOS DE NATURALEZA


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es