VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
Calendario Natural - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 

CALENDARIO NATURAL # 10 * OCTUBRE---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez-

 
Calendario natural * 11 * Noviembre
(Meses: Enero * Febrero * Marzo * Abril * Mayo * Junio * Julio * Agosto * Septiembre * Octubre * Noviembre * Diciembre
OCTUBRE:  Tormentas y hojas de otoño
Es tiempo de inestabilidad, de temporales, y de cambio en la imagen y los biorritmos de espacios naturales y sus pobladores
El viento ruge y hace crecer las olas que rompen sobre los acantilados, es una de las consecuencias de la última bioestación, la que recoge el testigo de iniciar un nuevo ciclo
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle
(...) Centenares de puntos blancos y negros dibujan una línea paralela al mar. Son gaviotas de diferentes especies que, resguardadas del viento y el envite de las olas, ocupan el borde intermareal en la mayoría de las calas y playas solitarias del sur de Europa. Esperan a que amaine la tormenta, a que se reduzca la fuerza del temporal y puedan volver a volar sobre las aguas y localizar los peces con los que alimentarse. Saben que el cambio de estación acelera los fenómenos meteorológicos, que la calidez del agua marina no se lleva bien con el aire frío de las capas altas de la atmósfera y hace crecer las nubes, oscurece el cielo y estalla en relámpagos y truenos. Es lo habitual de un tiempo en el que, en el hemisferio norte, el sol se aleja de la superficie terrestre, los días se acortan de forma considerable y las temperaturas inician un descenso que afecta a las necesidades y comportamientos de la fauna y flora, que adaptan sus biorritmos a las circunstancias del momento. 

Octubre es el otoño, un tiempo de tormentas en el mar y la montaña, pero también un periodo de colores amarillos y rojos, en los que toca adaptarse y esperar a la llegada, aún demasiado lejana, de una nueva primavera. El otoño puede considerarse como la primera estación del ciclo de la vida en la naturaleza, es el tiempo en el que las especies animales y vegetales han cumplido con su misión de reproducirse, criar y hacer crecer a quienes nacieron en la primavera y el verano. 

Tras las tormentas, es posible ver todavía el paso de aves que aún se encuentran en plena migración, pero si el frío se retrasa en el norte, aquí tardaremos algún tiempo en observar especies como los pequeños mosquiteros que recorren miles de kilómetros para huir de los hielos del norte y centro de Europa y pasar el invierno en las riveras cálidas del sur. Unas semanas antes, durante el mes de septiembre, comenzaron a verse los ‘trenes’ de patos, cigüeñas, garzas imperiales, e incluso aviones y vencejos. Eran las aves que viajaban hacia tierras africanas y más allá del Sáhara. Ahora, comienzan a llegar quienes prefieren climas intermedios y encuentran en el sureste de la península Ibérica un buen lugar para invernar. Los temporales, al menos los de magnitud media, favorecen la pesca a especies como las golondrinas de mar, o incluso a los alcatraces, que hacen su entrada en las costas andaluzas ya iniciado octubre. Les gusta lanzarse en picado y zambullirse entre las olas de mares bravíos.

En los humedales se han recibido ya las visitas más esperadas. Los carrizales y juncales de la vega de Motril, en la Charca de Suárez, en la desembocadura del Guadalfeo,  ha recuperado sus posiciones del año anterior, la ‘reina mora’, ese pequeño pajarillo, como un gorrión, que se adorna con un collar arabesco y que hacía coincidir su llegada con la de la madre de Boabdil al castillo de Salobreña. Más arriba, en las lagunas de Padul, volvieron las bisbitas a recorrer las orillas de la turbera, junto a grupos de correlimos, las fochas juveniles nacidas este mismo año, y los de las garzas que crecieron en los grandes árboles secos de la laguna del Aguadero, ya han buscado sus propios territorios. Es el momento en que vuelven las grandes bandadas de garcillas bueyeras que se reúnen cada noche en dormideros junto a las lagunas de Motril y Padul, en las proximidades de los pantanos y en las riberas de ríos como el Genil, donde es posible oír, ahora más que en otras épocas del año, el paso de atalaya en atalaya, de rama en rama, del Martín pescador, el multicolor pajarillo de pico en forma de puñal, que se lanza sin descanso sobre las aguas para capturar los pequeños peces de los que alimenta, gambusias y cachos.
En las sierras la tarea que comenzó en septiembre, la recolección de alimento para crear las despensas para el invierno, está en su punto de mayor actividad. Las ardillas no tienen un segundo de descanso y localizan bellotas bajo las encinas, buscan nueces y almacenan piñas, como los topillos y otros micromamíferos que saben que llegará el frío y la escasez de comida. 

Setas
Pero octubre es el mes en el que los bosques se convierten en territorios encantados, donde todo se envuelve en un aire de fantasía y misterio. Si las primeras semanas han sido lluviosas, es ya el momento para las recolecciones de setas. Pinares, robledales y alamedas se tapizan de hongos de mil y una especies, unas exquisitas para el paladar, otras letales. La madera seca, la humedad en las umbrías, favorece el crecimiento de setas de esponja, de lactarius deliciosos, los níscalos, champiñones,  macrolepiotas, oreja de ratón, pie azul… y también las muy peligrosas Amanita phalloides. 

¿Y el color?
Entramos en tiempos de matices, donde cada ecosistema tiene su particular tonalidad. El mar, con la tormenta, se viste de gris y verde. Después,  con la calma, al atardecer, las olas adquieren un extraordinario azul intenso pintado con lapislázuli, la joya de los faraones. Las sierras, los bosques y los jardines, incluso los árboles de la ciudad, se colorean de amarillo y rojo. El otoño es la estación de las hojas rojas. Es el resultado de la falta de luz y la necesidad de reducir la actividad vital. Si no hay luz no es posible que la clorofila que poseen las especies de flora, cumplan su misión de asimilar la radiación solar y pintar de verde las hojas, que en realidad toman su verdadero color, primero amarillo y después rojo.  Son pigmentos que están ahí, pero ocultos por la intensa acción cromática de la clorofila y el sol.  Los árboles de hoja caduca acaban desprovistos del manto que han lucido desde la primavera. La caída de las hojas es una defensa del organismo vegetal que reduce actividad. En otoño, los suelos se enfrían, e incluso hielan, por lo que las plantas no lo tienen fácil para conseguir nutrientes. Mantener las hojas  necesita generar una energía que el árbol no tiene posibilidades de conseguir, por lo que es preferible perderlas para que vuelvan a crecer en la primavera.

Pero nada se desperdicia. Un manto de hojarasca cubre los bosques. Es materia orgánica que al descomponerse aporta comida y energía a una legión de invertebrados, ayuda a crecer a los hongos, da alimento a las aves y aporta un abrigo natural al suelo, donde multitud de semillas caídas durante la primavera y el verano esperan el momento de germinar. 
En el mar, bajo las aguas, octubre es el mes de los alevines, cuando las oquedades rocosas del litoral sirven de refugio a miles de pececillos, cardúmenes de bogas, boquerones, sardinas, besuguitos, lisas y sargos. En la montaña, las  primeras nevadas dotan de una suave capa blanca las altas cumbres de Sierra Nevada. 


Gobios en el mar: Es tiempo de alevines y juveniles de muchas de las especies más conocidas. Se encuentran entre las rocas, en aguas muy someras, como los Parablennius pilicornis

 

Monarca: Las mariposas Danaus plexippus, vuelan en plenitud en algunos puntos de las costas de Granada, donde ya consolidan sus poblaciones. Amplían territorios desde ls costas de Málaga y Algeciras 

Ardillas: Hacen acopio de frutos del bosque para disponer de ellos durante el invierno. se Se denominan científicamente, Sciurus vulgaris. Han experimentado un gran crecimiento en sus poblaciones debido a que las masas de pinar repoblado de los años sesenta del siglo XX han crecido de forma considerable.

Bisbitas. Es el momento en que vuelven las bisbitas, Anthus spinoletta, pequeñas aves que pasan el día buscando invertebrados entre los lodos de las acequias y charcas... incansables y ajenas a casi todo lo que ocurre a su alrededor.

Como Verdecillos. En ramas próximas a las riberas, se aprecia el movimiento de los verdecillos, en las ramas próximas, Serinus serinus, es un paseriforme habitual en esta época cerca de cursos de agua y cultivos, que se mueve en grupos con su inconfundible canto, sencillo y reiterativo.


Madroños: Es el momento en que los frutos de Arbutus unedo comienzan a enrojecer. Muestra a la vez racimos de campanitas y frutos.

Roba meriendas: Es tiempo de la Merendera. Pequeñas flores de pétalos rosados que pueblan los prados otoñales de montaña.



vídeopromoción








Reportaje publicado en IDEAL el 7 de octubre de 2014



En OCTUBRE en la naturaleza y jardines
En la naturaleza

Setas: Es el momento de la recolección de hongos. Las primeras setas aparecen si ha habido un final de septiembre lluvioso. Suelen ser las llamadas de esponja, níscalos y marolepiotas.
Frutos rojos: La mayoría de los arbustos de los bosques muestran sus frutos rojos, como los saucos y los setos llamados espino de fuego.
Cormoranes: Se nota el regreso de bandadas de cormoranes que emigraron al inicio del verano. Aunque  algunos se quedaron.
Golondrinas:  No todas las golondrinas se marchan. Algunas de ellas eligen la costa para pasar el invierno y se olvidan de sus largos viajes más allá del Sáhara. 
Garcillas: Las bueyeras, Bubulcus ibis, vuelven a formar bandadas junto a los ríos y charcas y crean masivos dormideros.
Sisones: Son aves esteparias que llegan desde territorios fríos. Se les ve en espacios áridos. 

En jardines y cultivos
Estorninos: En la ciudad los estorninos se cuentan por decenas de miles, llegan a su máximo poblacional tras el verano y se convierten en una plaga que ocupa las principales plazas con arboledas de la ciudad. Pasan el día en la Vega y vuelven para dormir en el casco urbano. Al final de octubre iniciarán su éxodo invernal. Algunos se quedarán.
Parra virgen: Las pequeñas uvas de la parra de Virginia, adornan los muros de cármenes y jardines de toda la ciudad.
Lagartijas: Conocida como lagartija ibérica, la Podarcis  hispanica, busca puntos donde tomar el sol a media mañana.
Mariposas: Todavía vuelan algunas de ellas en los jardines, como la blanca de la col, y la mariposa de los muros, además de la Colotis evagore, en la costa.



Merenderas, la última flor
Cuando no es tiempo de floración y los ecosistemas entran en épocas de frío y lluvia, una bellísima flor tapiza los espacios entre rocas y pedregales. Son azafranes de otoño, a los que llaman `merenderas’, una flor  tardía que aparece a principios de octubre. Suele ocupar terrenos baldíos, bordes de caminos y prados efímeros. Es posible ver poblaciones de decenas de merenderas formando comunidades que aportan una nota de color blanco y rosado, al paisaje seco y agostado. La Merendera montana, en Sierra Nevada, aparece antes porque allí, en las cumbres, el otoño está a punto de terminar. Otro azafrán, el serrano, Crocus serotinus, también crece en otoño en las sierras medias como la de Huétor.


CALENDARIO NATURAL


Un año en la naturaleza, el calendario natural mes a mes 
La biodiversidad tiene sus ciclos, cada estación alberga especies que nacen y mueren, llegan y se van.

Montañas, lagunas y bosques son un hervidero de vida que se hace patente en primavera, se reproduce en verano, crece en otoño y volverá tras el invierno ...

caLENDARIO nATURAL

 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es