.

-Residuos, basuras, web especial
Los problemas de la generación de residuos, en todas sus facetas y sobre los diferentes elementos básicos para la vida en la Tierra, están presentes en la vida cotidiana. Waste Magazine aglutina en estas páginas, informes, reportajes, datos, noticias..Contaminacion|ReciclajeEnergías |
ENERGÍAS * RESIDUOS * TEMAS----------
© Waste Magazine

-
-
-
-
-
-
-
Energía Nuclear. Las centrales en España, residuos, datos, informes...
La central de Garoña, activa hasta 2019 
El Cabril, cementerio nuclear. ¿Qué ocurre en una planta de residuos nucleares?

GARANTIZAR LA SEGURIDAD RADIOACTIVA A LARGO PLAZO 
PARARRAYOS RADIOACTIVOS EN ESPAÑA
CHERNOBIL. ULTIMA VISITA  ANTES DE SU EJECUCION, reportaje 
CHERNOBIL, EL CIERRE, SU HISTORIA, consecuencias, informe
SEGURIDAD NUCLEAR: LAS CENTRALES ESPAÑOLAS A SALVO DEL SINDROME DE CHERNOBIL
BARRERAS DE SEGURIDAD DE UNA CENTRAL NUCLEAR
RUSIA ACEPTA GUARDAR LOS RESIDUOS NUCLEARES DE OTROS PAISES
Fotos: Ignacio Pérez (El Correo)
La central de Garoña, activa hasta 2019

Por Fermín Apezteguia y Natxo Artundo * Vocento * Ideal, Jaén
Marzo 2012
Se acabaron las dudas. El ministro de Industria, José Manuel Soria, apuesta por  la continuidad de la central de Garoña durante, al menos, seis años más, hasta 2019; y lo hizo, curiosamente, tanto en declaraciones del ministro como por resolución del propio congreso nacional del PP que ahora se llevará al parlamento. La decisión, fundamentada en el informe definitivo que sobre el asunto ha redactado el Consejo de Seguridad Nuclear, permitirá que la planta nuclear de Burgos permanezca en activo más allá del 6 de julio de 2013, que fue la fecha fijada por el anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero para su cierre definitivo. La noticia fue recibida con el rechazo y las críticas del Partido Socialista, los grupos ecologistas y también numerosos colectivos sociales. «Es una vergüenza», sentenció rotunda Greenpeace.

«España no puede permitirse renunciar a ningún tipo de fuente energética». Con estas palabras, José Manuel Soria, ha hecho pública la intención del Gobierno de Mariano Rajoy de  mantener seis años más la actividad de Garoña, una estación nuclear gemela a la que reventó  en Fukushima a causa del último gran maremoto de Japón. El dictamen del Consejo de Seguridad Nuclear, enviado ayer mismo al Ministerio, concluye que no hay inconveniente para alargar la vida de la instalación burgalesa.
Según el informe, tanto desde el punto de vista de la seguridad nuclear como de la protección radiológica no existen «impedimentos» para revocar la Orden Ministerial del Gobierno socialista. El informe se basa en los resultados obtenidos una vez analizada la experiencia operativa de la planta y los arrojados por el Sistema Integrado de Supervisión de Centrales, un nuevo programa de evaluación que permite medir el correcto funcionamiento y proyectar el modo en que responderían las instalaciones ante un accidente.
Aun así, la última palabra sobre la continuidad de las instalaciones no la tiene el Gobierno, sino los gestores de la planta. El ministro de Industria confirmó que su departamento activará desde ya los informes internos y trámites necesarios para facilitar la prorroga de la vida útil de las instalaciones, pero los propietarios de la central no han dicho su última palabra. El responsable de Relaciones Internas de la compañía, Antonio Cornadó, confirmó de hecho que Nuclenor no ha decidido todavía si pedirá la prórroga.

«Seguro y eficiente»
Todo indica que lo harán, pero la empresa quiere hechos, más que palabras, antes de pronunciarse. Según Cornadó, «lo primero», antes de tomar cualquier decisión, es ver el contenido de la Orden Ministerial que anula la anterior y fijarse bien en las condiciones que impone. La firma cree que la decisión anunciada por el ministro supone «un paso en la dirección deseada», pero pretende «cruzar el puente cuando lleguemos al río, no antes».
Nuclenor tiene motivos para la cautela. El informe del Consejo de Seguridad Nuclear impone a la central, entre otras obligaciones, a demostrar antes del 3 de julio de 2012, que las actividades de vigilancia, inspección en servicio, mantenimiento y gestión de vida realizadas desde el año 2009 cumplen los parámetros para extender la licencia.
Desde el punto de vista social, tal vez lo más interesante sea la obligación de verificar documentalmente, con fecha límite el 6 de septiembre de 2012, que las lecciones de seguridad aprendidas del accidente nuclear de Fukushima han servido para algo y se han tomado las medidas necesarias como para superar las pruebas de resistencia exigibles desde el accidente nipón. «La intención del Gobierno es que el modelo energético español sea más seguro, equilibrado y eficiente», destacó el ministro Soria.

No todos en su partido piensan igual. El alcalde de Vitoria, el popular Javier Maroto, mantiene una postura firme y contraria a la prórroga. «Respeto la decisión del Consejo de Seguridad Nuclear, pero no la comparto, como una mayoría de vitorianos», ha explicado. Maroto, que en su día calificó de «error» extender la actividad de Garoña, no ha variado un ápice sus planteamientos. «Ya lo dije cuando era candidato y cuando gobernaba Zapatero, y sigo diciendo lo mismo. No voy a variar mi criterio porque haya cambiado de color el Gobierno: hay una mayoría de vitorianos que no entiende que se prolongue tanto la vida útil de una central como ésta; y yo defiendo a esa mayoría y comparto ese sentimiento», subrayó. 
En el municipio de Valle de Tobalina, donde se levanta la plana, el alcalde popular, Rafael González Mediavilla, favorable a las instalaciones, reflexiona desde la calma. Dice que el anuncio del ministro puede abrir una nueva etapa de actividad de la central, «una fuente de trabajo e impuestos para la zona». 
El alcalde de Miranda de Ebro, la población grande más próxima a Santa María de Garoña, no las tiene todas consigo. Asegura que «no se puede decir que haya prórroga, sino un informe del CSN en el que se dice que es posible. Con las condiciones que les van a poner, no sé si les va a resultar rentable», cree el socialista Fernando Campo, defensor del cierre en 2013.


"Si sigue abierta me dará trabajo,si cierra me quedaré sin empleo»
En el Valle de Tobalina, el municipio donde se encuentra Santa María de Garoña, reciben con serenidad el anuncio de la prórroga de la central 
Por Sergio Eguía
Marzo 2012
A los vecinos de la localidad burgalesa del Valle de Tobalina no les quita el sueño la central nuclear de Santa María de Garoña. Es una vecina más. Han convivido con ella desde su inauguración en 1970, por lo que no la temen. Sin embargo, tampoco le tienen el afecto que cabría esperar a su principal medio de vida y llama la atención lo poco que les importa su futuro. Ayer, en Quintana Martín Galíndez –es el pueblo en el que reside la capitalidad del municipio– y en Barcina del Barco –el barrio de Tobalina más cercano a la instalación– era conocida la confirmación por parte del Gobierno Rajoy de que el reactor podrá seguir operando otros cinco años, aunque no le daban demasiada importancia.
«A mí me da igual que cierre o no», aseguró a a este periódico  Esteban, un antiguo empleado de Nuclenor. Su casa está a menos de 500 metros de la verja del complejo energético. «Si sigue abierta me dará trabajo, si cierra no. Por lo demás, no hay diferencia». Se toma un segundo y añade: «Aunque como están las cosas no creo que encuentre otra cosa».

El problema francés
En el valle prefieren que «siga abierta», pero son de la opinión de que «eso solo favorece a los que trabajan en la central». Incluso no falta quien se queja de que «muchos de los empleados, en realidad, no son del pueblo». Juan Carlos, por ejemplo, critica que «no se considere festivo el patrón del municipio y sí lo sea tanto el de Miranda como el de Medina». Él trabajó cinco años en Santa María y defiende fervientemente la prórroga. Lo hace porque «España necesita electricidad y no tiene sentido desaprovechar la energía atómica para comprarles a los franceses el excedente de producción que consiguen en sus centrales nucleares. Es una vergüenza. El Sarkozy animó a Zapatero para que cerrara la planta, como si fuera un peligro, y mientras planean abrir nuevas nucleares en Francia», argumenta visiblemente enfadado con los vecinos del norte. «Ya sabemos cómo se comportan», completa señalando la tele, en referencia a la polémica de los guiñoles. 
Un análisis más pegado al día a día es el de Rubén. «A mí nunca me han llamado para ir a currar, así que como si cierran mañana», asegura mientras tira una caña en el Hostal Valle Tobalina, el único bar abierto ayer a mediodía en Quintana. «Nosotros notamos más movimiento cuando hay paradas. Viene gente de fuera a las reparaciones, muchos desde Andalucía y se alojan aquí. Eso nos da algo, pero en el día a día...  Solo hay que fijarse en que la gente joven se sigue marchando de aquí. La población cada vez es más mayor», lamenta.
La sensación en Tobalina es de que los vecinos han asimilado el declive del pueblo, que les parece irremediable. «Es lo mismo en todas las zonas rurales. Cuando empiezan a perder población no hay forma de reflotarlos y al final se vacían. El único remedio es invertir», añade Juan Carlos. En 1950, Quintana Martín Galíndez tenía casi 500 habitantes; hoy apenas pasan de 300.
«Pero aquí le decimos que no a todo», zanja el asunto Juan Carlos. «No queremos centrales, no queremos la autovía que se proyectó aMiranda para evitar el peligroso desfiladero de Sobrón, no queremos cementerios nucleares... Y ¿Cuál es la consecuencia? Que mandamos todos los residuos a Francia y les pagamos miles de millones, ¿a quién?, a los franceses, cómo no». 

Historia de la central de Garoña
Origen
Marzo de 1957:Las empresas Iberduero y Electra de Viesgo se unen para impulsar la primera central nuclear de España.
2 marzo 1971:Santa María de Garoña, la mayor planta generadora de electricidad en Europa, entra en funcionamiento.
Rechazo popular
Septiembre 1989: En las últimas décadas ha crecido la contestación popular a la energía atómica. Los ecologistas cifran en millón y medio las víctimas de Garoña en caso de accidente nuclear. 
Fin de una época
30 enero 2001:Garoña genera más de 4 millones de kilowatios por hora y bate su récord de producción. Es el consumo anual de un millón de españoles.
2009:A punto de cumplir 40 años de actividad, el Gobierno se plantea la posibilidad de cierre. Los trabajadores se movilizan.
Veredicto final
2 julio 2009:El presidente Zapatero (PSOE) amplía su permiso de actividad al 5 de julio de 2013.

18 febrero 2013:El ministro de Industria, José Manuel Soria (PP), le da una prórroga más:2019.
El Cabril : cementerio nuclear
El único cementerio nuclear español, acondicionado para materiales de baja y media actividad (con una vida máxima de 300 años) esta situado en el término municipal de Hornachuelos, a 80 kilómetros de Córdoba en línea recta, en pleno corazón de Sierra Morena, El Cabril almacenaba a comienzos de este año 16.279 metros cúbicos de basura (el 28% de su capacidad). Alrededor de las instalaciones, que ocupan 15 hectáreas de monte habitadas por ciervos, buitres y conejos, funcionan 36 puntos de control del aire, el agua y la vegetación. Enresa (Empresa Nacional de Residuos Radiactivos) asegura que no se emite nada al exterior y que no existe más radiactividad que la natural -el origen del complejo está en una mina de uranio ya agotada-. El Cabril se compone de oficinas, laboratorios, instalaciones para recibir y acondicionar los residuos, una incineradora, celdas de almacenamiento, una piscina de agua y un depósito ciego para potenciales filtraciones.

 
Esquema de almacenaje de residuos de El Cabril
1.- Capa filtrante
2.- Escollera
3.- Arena y grava
4.- Arcilla, impermeable
5.- Cobertura
.
Mapa de instalaciones nucleares
1.- Central de Garoña-Burgos
2.- Central de Trillo - Guadalajara
3.- Central de Zorita - Guadalajara
4 y 5 .- Centrales de Asco I y Asco II - Tarragona
6.- Central de Cofrentes - Valencia
1.- Fábrica de combustibles (Juzbago)
2.- Fábrica de concentrados de uranio - Salamanca
3.- almacen de residuos - El Cabril
Todos los días llega un camión procedente de alguno de los nueve reactores nucleares españoles (producen el 33% de la electricidad de este país). Y cada semana arriban dos camionetas cargadas con material contaminado de unos 600 hospitales y centros de investigación. En total, suman 2.000 toneladas anuales, que, en el futuro, serán cubiertas por dos metros de tierra tachonada de árboles. Es un tratamiento copiado de Francia. El Cabril, construido en 1992, simboliza una estrategia de hechos consumados practicada por los diferentes gobiernos centrales. Los ecologistas advierten que la estructura geológica y la historia sísmica de la sierra de Hornachuelos no son tan idóneas como afirman las autoridades. Y, en 1996, el Tribunal Superior de Madrid declaró que allí se habían almacenado desechos de las centrales nucleares sin tener la licencia necesaria, como denunció Aedenat. Bidón fichado Las actuales instalaciones de El Cabril reemplazaron hace siete años a unos pabellones donde se apilaban los bidones radiactivos. 
Con anterioridad, se amontonaban en la vieja mina de uranio. Ahora, Enresa los ficha minuciosamente y los guarda luego en unos cubos de hormigón. El contenido es, básicamente, de dos tipos. Por un lado, están los bidones de las centrales nucleares -el 90% del total-, acondicionados con un tercio de material radiactivo y dos tercios de cemento. Otros residuos -generados por hospitales y otras instalaciones- han de ser incinerados o compactados en El Cabril antes de introducirlos en los cubos. Cuando éstos quedan repletos, se rellenan de mortero a través de unos orificios de la parte superior. A continuación, varios camiones los transportan hasta unas grandes celdas de hormigón, con paredes de 0,5 metros de espesor. Esas celdas -28 en total- se alinean en dos plataformas surcadas por sendos pasillos interiores. Los camiones se detienen a la entrada de los mismos y depositan su carga mediante un sistema de grúas colgadas de unos techos móviles que se desplazan por encima de las celdas. Las ocho que ya están repletas han sido selladas con una cubierta de hormigón. Cuando las plataformas queden completas, el conjunto se recubrirá con una capa de materiales impermeables, de dos metros de grosor.
El resultado final -hacia la segunda década del siglo XXI- serán dos colinas, sobre las que se plantará vegetación. Bajo esta idílica apariencia natural, cada estructura conserva un orificio conectado a una tubería que desemboca en un recipiente de cristal. Se trata de detectar visualmente posibles filtraciones, que serían desviadas a un depósito subterráneo. Greenpeace advierte que esa medida de prevención demuestra, que el riesgo de filtración es algo más que una teoría. Y recuerda que la dosis de superficie emitida por un bidón como los enviados a El Cabril superaría varias veces el límite anual admisible para un ser humano. Sin embargo, Enresa subraya que las operaciones están automatizadas, lo que somete al personal al mínimo riesgo posible. Además, las estructuras de almacenamiento están concebidas para afrontar un terremoto de 7,5 grados y los residuos son recuperables si surgiera un método más seguro. Lo guardado en Sierra Morena tiene una vida de 300 años. Merece la pena detenerse en ello cuando se está desmantelando la central Vandellós I y se habla de descontaminar chatarra para desclasificarla, debido a lo caro que resulta guardarla. O cuando se alude a un nuevo cementerio temporal para el combustible gastado de las centrales y los residuos de alta actividad, que ya desbordan la capacidad de la de Trillo y lo harán en las demás a partir del 2013. Con una actividad de miles de años, no se sabe si es mejor enterrarlos a gran profundidad o transmutarlos en residuos de baja y media actividad. 
El Gobierno ha utilizado este dilema para aplazar la decisión definitiva hasta el 2010. Pero ya conocemos la basura global que generará nuestra industria nuclear: 6.750 toneladas de combustible gastado (en 1998 eran 2.249) y 193.600 metros cúbicos de residuos de media y baja actividad (25.435). Mantener a raya estos isótopos que le sobran al sector eléctrico costará 1,6 billones, con una repercusión del 0,8% en la factura de la luz. 
Residuos andaluces
En Andalucía hay 78 instalaciones de usos médicos, industriales y de investigación que producen 8.000 litros de residuos radiactivos al año.
El responsable de comunicación de Enresa ha declarado que en España, al igual que en el resto de los países industrializados se utiliza la energía nuclear para diferentes aplicaciones, la medicina, la industria, la investigación y la generación de electricidad, son algunos de los usos más importantes. "En España, el 33 por ciento de la electricidad que consumimos en nuestros hogares e industrias están generadas en centrales nucleares. Estas aplicaciones de la energía nuclear conllevan la producción de residuos radioativos"
En todo el territorio español existen un total de 600 instalaciones radioactivas y 9 centrales nucleares que generan electricidad.En Andalucía no existen centrales nucleares. 
La producción total española anual de residuos radioactivos es de unas 1.800 toneladas de tipo de baja y media actividad y 170 toneladas de combustible gastado de las centrales nucleares. "Este volumen supone tan sólo la mitad de la milésima parte de todos los resíduos industriales tóxicos y peligrosos que se producen anualmente en España"
Los transportes nucleares que se realizan en España consisten basicamente en:
- los envíos de residuos radiactivos de baja y media actividad, procedentes de las instalaciones nucleares y radiactivas, hasta el almacenamiento de El Cabril (Cordoba),
- la recepción desde paises que enriquecen óxido de uranio para la fábrica de Juzbado,
- y desde aquí a las centrales nucleares que lo demandan, tanto españolas como extranjeras.
Cada año se hacen alrededor de 150 transportes de sustancias nucleares, todos ellos de acuerdo a la legislación vigente.
Fuente:Bornet (Europa press) e Ideal, Enresa
GARANTIZAR LA SEGURIDAD RADIOACTIVA A LARGO PLAZO 

Córdoba, 15 mar (EFE).- El problema de los residuos radiactivos es garantizar la protección radiológica de la población a largo plazo, hasta el punto de que "si una persona excavara en un almacenamiento bajo tierra de estos residuos no recibiera una dosis superior a la que está expuesta por vivir en este planeta". Así lo explicó a Efe el presidente del Comité Internacional de Protección Radiológica, Roger H. Clarke, quien participa en la Conferencia Internacional Sobre Seguridad en la Gestión de Residuos Radiactivos, que reúne en Córdoba a especialistas de todo el mundo. Organizada por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) de las Naciones Unidas, este foro aborda los principales problemas técnicos que presenta el tratamiento y gestión de la basura radiactiva, tanto de las centrales que generan energía nuclear, como en la investigación y en la sanidad. Clarke indicó que "la idea básica es que el público no esté expuesto a radiaciones severas, nunca superiores a la décima parte de la que existe en la naturaleza". Para ello, este organismo ha elaborado "recomendaciones útiles, hasta ahora adoptadas por la mayoría de las instancias internacionales e internacionales" para el diseño de las instalaciones de gestión de residuos de centrales nucleares, aunque también está preocupada en reducir el margen de exposición en el área sanitaria. El comité utiliza el nivel radiactivo de la naturaleza como base para sus recomendaciones, agregó Clarke, aunque matizó que hay gobiernos que exigen todavía más medidas de seguridad que las recomendadas por estos expertos. Mostró su satisfacción porque las ideas de este comité están teniendo mucho éxito en esta conferencia, que se inauguró el lunes, y que se enmarca en la búsqueda de soluciones globales para conseguir unos mínimos requisitos de seguridad en todos los países. Para el máximo responsable de este organismo internacional, el gran problema es cómo proteger a la población a largo plazo y a las generaciones futuras, ya que, por ejemplo los residuos de alta actividad tienen que aislarse durante miles de años. El gran reto es, a su juicio, que la industria, los científicos y los gobiernos "entendamos" las preocupaciones de la población y "aprendamos a explicar" la situación. Insistió en la idea de que "la gente no debe ser educada, sino nosotros", pues "el temor nace del miedo a un accidente, porque el público no está preocupado por la radiación que recibe, por ejemplo, cuando viaja Madrid-Los Angeles, o cuando está en tratamiento médico".
RUSIA ACEPTA GUARDAR LOS RESIDUOS NUCLEARES DE OTROS PAISES
Por Juan Antonio Sanz
Moscú, 21 dic (EFE).- La Duma o cámara baja del Parlamento ruso aprobó hoy una reforma legal para almacenar residuos nucleares de otros países en Rusia, que se convertirá en el basurero atómico mundial, según denunciaron organizaciones ecologistas.
Los ecologistas acusaron a las autoridades rusas de "empeñar" la salud de varias generaciones de rusos a cambio de un dinero que tendrá también un oscuro destino.
Pero el ministro de Energía Atómica, Evgueni Adámov, ofreció su cuello "a la horca" en caso de que la ley tenga efectos negativos para la población del país.
Las enmiendas a la Ley Federal sobre Conservación del Medio Ambiente fueron aprobadas en primera lectura por 320 diputados a favor, 30 en contra y 8 abstenciones.
Estos cambios permitirán la llegada de combustible nuclear usado de al menos 14 países y durante 50 años, que será procesado en Rusia y sus deshechos permanecerán en este territorio.
Entre los países que enviarán residuos se encuentran Alemania, Suiza, Corea del Sur, Japón, Taiwán y España.
Sin las enmiendas, la ley obligaba a devolver a los países originarios la basura nuclear producida del procesado del combustible adquirido o almacenado en Rusia.
En Rusia sólo hay una planta nuclear capaz de procesar este combustible nuclear, el del complejo de Mayak, cerca de Cheliabinsk, en los Urales.
Esta región tiene el terrible honor de ser uno de los lugares más contaminados de todo el planeta, con la marca de tres graves accidentes nucleares "reconocidos" en 1947, 1957 y 1967.
El de 1957 fue el más grave y obligó a la evacuación de varias aldeas, pero cientos de personas se quedaron por falta de medios para instalarse en otro lugar.
En análisis realizados hace tres días en tres aldeas de la región de Cheliabinsk, la organización ecologista Greenpeace detectó niveles de radiación cinco veces superiores al máximo permitido.
En el lecho del río Techa, donde acaban parte de los vertidos contaminantes de la zona, ese nivel superó la norma 600 veces.
Pero, según prevé la ley enmendada, los dineros obtenidos de la importación del material altamente radiactivo servirán para la recuperación ecológica del país.
El ministro Evgueni Adámov dijo que con los cambios introducidos en la ley Rusia puede recibir cerca de 21.000 millones de dólares y el país puede avanzar en su camino hacia el mercado mundial de procesamiento de combustible nuclear.
Organizaciones ecologistas rusas y extranjeras calificaron esta postura como ridícula y plantearon sus dudas de que los países que dejen en Rusia su basura nuclear la retiren dentro de medio siglo.
"Minatom (como se conoce al ministerio) pretende convertir Rusia en un vertedero nuclear", acusó la organización ecologista noruega "Bellona", uno de los grupos más activos en la denuncia de las violaciones medioambientales en este país vecino.
Los ecologistas señalaron que el procesamiento de combustible atómico produce plutonio y uranio enriquecido, elementos que le sobran a Rusia de su desmantelamiento del arsenal nuclear.
Y manifestaron sus sospechas de que con este exceso de material nuclear Moscú pretende alimentar muchas más centrales nucleares de las 29 previstas hasta el año 2030 y no mejorar el medio ambiente como afirma el ministro.
"Minatom consigue el dinero y las generaciones futuras de rusos se quedan con la contaminación radiactiva", señaló Bellona.
Greenpeace ha enviado a la Duma varias cartas en las que se recogen los testimonios de algunos de los afectados por los efectos de la radiación y los escapes ocurridos cerca del complejo de Mayak.
"Yo, Faisulin Zainullovich, nací inválido. Ahora tengo 16 años. Como todos los chicos voy a la escuela, pero tengo mucha vergüenza de estar allí porque los niños, desde el más pequeño, al mayor, se burlan de mí", explica la carta de un muchacho afectado.
El chico señala que en su aldea cada semana entierran a alguien que ha fallecido a causa de los efectos de la contaminación nuclear y ruega que no se aprueben los cambios en la ley.
"No quiero tener hijos que sean como yo", escribe.
Los ecologistas rusos sufrieron el primer revés en esta batalla hoy perdida el pasado 29 de noviembre, cuando la Comisión Electoral Central desestimó la celebración de un referéndum para rechazar las enmiendas, que apoyaban con casi dos millones y medio de firmas.
Se requería un mínimo de dos millones de firmas para la convocatoria del plebiscito, pero la Comisión Electoral reconoció como legales sólo 1.873.216 signaturas.
La organización ecologista Greenpeace indicó a EFE que numerosos grupos conservacionistas están apelando en tribunales locales la invalidación de miles de las firmas.
El referéndum exigido por los ecologistas rusos pedía también que el Estado garantizara organismos independientes de protección ambiental.
Una de las primeras decisiones del presidente ruso, Vladímir Putin, tras jurar su cargo en mayo pasado fue la eliminación del Comité del Estado para el Medio Ambiente, que cumplía funciones ministeriales en materia de protección medioambiental.
Esta decisión "nos aleja un paso más del mundo civilizado", dijeron entonces los conservacionistas, colectivo que engrosó pronto la lista negra del Kremlin, que llegó a acusarles de ser la quinta columna del espionaje occidental en Rusia.
enlaces 
cementerios nucleares (Aedenat) http://www.pangea.org/~spie/aedenat/energia/nuclear-001.html
foro nuclear http://www.foronuclear.org/389.htm 

CSN http://www.csn.es/csn/instalaciones/instalaciones_b.html
ARGENTINA-DENUNCIAN QUE ARGENTINA PUEDE SER EL BASURERO NUCLEAR DEL MUNDO

Buenos Aires,  (EFE).- Una organización ecologista argentina denunció hoy que Argentina corre el riesgo de convertirse en "el basurero nuclear del mundo" debido a la entrada de desechos radiactivos "hábilmente disfrazados de combustible agotado".
Según la Fundación para la Defensa del Ambiente (FUNAM), un estudio de la multinacional Pangea señala a Australia y Argentina , como los países más aptos para albergar un depósito internacional de residuos de alta radiactividad.
Este grupo con sede en Redmont (EEUU), liderado por Golder Associates de Canada y con inversores británicos y suizos, "estuvo investigando en Argentina su potencialidad" para alojar el basurero nuclear, debido a la oposición que el proyecto ha encontrado en Australia, el primer país de la lista, señala un comunicado de la FUNAM.
El presidente de la fundación ecologista, Raúl Montenegro, denunció que la licitación ganada recientemente por el Instituto Nacional de Investigaciones Aplicadas (INVAP) para construir un reactor nuclear para Australia lleva aparejada "la entrada en Argentina de combustible nuclear agotado".
La Comisión Nacional de Energía Atómica "promueve además la importación de combustible nuclear agotado, altamente radiactivo, desde Brasil" en virtud de un proyecto denominado Ciclo Tándem.
Montenegro consideró que "si el contrato (del INVAP con Australia) prospera, el artículo 41 de la Constitución sería violado con la bendición del Estado o la Justicia y quedarían las puertas abiertas para que también introduzcan residuos radiactivos procedentes del Brasil".
"Pero, lo que es peor aún, posibilitaría la entrada de residuos radiactivos de todo el mundo, disfrazados por Pangea de combustible nuclear agotado", precisó .
FUNAM insistió en que "lo que quiere traerse de Australia no es materia prima sino residuo radiactivo", lo que está expresamente prohibido por la Constitución argentina.
A comienzos de este mes, la organización ecologista Greenpeace denunció también que Argentina se convertirá en "importador de residuos nucleares" australianos debido al acuerdo del INVAP.
INVAP ganó en junio pasado una licitación internacional para la venta de un reactor nuclear de investigación que el gobierno australiano prevé instalar en la localidad de Lucas Heigths, en las afueras de Sydney.
Greenpeace subrayó que "según consta en los requisitos del contrato" INVAP "debe garantizar que el combustible gastado (por el reactor) no debe permanecer en Australia de manera indefinida ni temporal, ni tampoco puede ser reconvertido en ese país".
Los residuos que producirá esa planta nuclear "contendrán radio isótopos de altísimo riesgo, como Estroncio 80, Cesio 137 y Plutonio 239", agregó Greenpeace.


Temas relacionados
Basura: un problema con el nadie se quiere manchar
Reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos
La Brigada Quitachicles Retirar los chicles arrojados en las calles suponen un enorme gasto 
El Proceso de reciclado de aridos, materiales de construccion e inertes (informe) 
Emisarios submarinos Esconder la mugre bajo el tapete
Los vertidos urbanos e industriales mediante emisarios submarinos provocan una situación grave e irreversible en Rio de la Plata y Frente Atlantico
Basuras por toneladas
Una ciudad tipo europea, con 250.000 habitantes genera 126.000 toneladas de residuos anuales.


Copyright © Waste magazine





Contaminación radiactiva

Informe y análisis, por Benedicto Cuervo Álvarez.
La contaminación radiactiva puede definirse como un aumento de la radiación natural por la utilización por el hombre de sustancias radiactivas naturales o producidas artificialmente.
Con el descubrimiento de la energía nuclear y en especial desde la invención de la bomba atómica, se han esparcido por la Tierra numerosos productos residuales de las pruebas nucleares. En los últimos años la descarga en la atmósfera de materias radiactivas ha aumentado considerablemente, constituyendo un peligro para la salud pública. 
(leer más, informe completo)

El mapa de las centrales en 2012 - Infografía: El Correo