VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
Calendario Natural - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 

CALENDARIO NATURAL # 11 * NOVIEMBRE---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez-

 
Calendario natural * 11 * Noviembre
(Meses: Enero * Febrero * Marzo * Abril * Mayo * Junio * Julio * Agosto * Septiembre * Octubre * Noviembre * Diciembre
NOVIEMBRE:  Nieblas, y duendes... en el bosque interior
Es tiempo de brumas en las cumbres y el mar, mientras el misterio se adueña de los bosques umbríos donde crecen los musgos, hongos y seres invisibles
El aire denso del otoño, aún caliente en el sur, crea nubes de superficie que dibujan la profundidad de los valles, en días cortos en los que fauna y flora aún aprovechan los ya tímidos rayos de sol
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle
(...) Solo pesa diez gramos y mide 12 centímetros. Desde las ramas de los carrizos se deja caer al agua de la acequia maestra del humedal de Padul para capturar insectos. Es un mosquitero, Phylloscopus collybita, un pajarillo similar a un gorrión de tonalidades verdes y amarillas. Hace alrededor de dos semanas estaba a más de 3.000 kilómetros al norte, en los humedales del centro de Europa. Ha volado hasta tierras granadinas para pasar el invierno en un territorio más cálido, donde las lagunas y cursos de agua no se convierten en inhóspitos ecosistemas de hielo. La presencia de pequeños bandos de mosquiteros señala claramente que estamos en el mes de noviembre, un tiempo en el que el paisaje se cubre de aparentes nubes bajas, donde la densidad de la atmósfera, las diferencias en las temperaturas entre la tierra y el cielo, crean brumas que se suceden en las montañas y a orillas del mar. Son nubes bajas, generadas por masas de aire cargado de humedad procedente de la evaporación del suelo y la emanada por la vegetación.

Phylloscopus collybita
Un tiempo en el que el paisaje se llena de falsas nieblas ayudadas por situaciones de inversión térmica, que aunque generan imágenes de gran belleza, en realidad son atmósferas cargadas, en las que el humo de las quemas agrícolas y el procedente del consumo de gases y combustibles fósiles de hogares, instalaciones industriales y vehículos, no logra escapar a las captas altas. Ocurre porque durante la noche, sobre todo en valles como el de Granada próximo a montañas de altas cumbres,  la superficie de la tierra se enfría, mientras que las masas de aire en las capas superiores están más calientes lo que impide que la humedad y el humo puedan escapar a espacios más altos. En la costa la imagen es similar, con el avance del otoño llegan las brumas y nieblas, sobre todo porque las masas de aire del sur, cargadas de humedad, se condensan al tocar la superficie fría del mar.

Noviembre es el mes en que la fauna tiene que asentarse de forma definitiva en sus territorios de invernada para hacer frente a meses de escasez de recursos. En los campos comienza a oírse el canto de bandadas de aves que se alimentan de semillas e invertebrados. Ya se ven grupos de pizones que buscan alimento entre las hojas seca, bajo olivos y frutales, alamedas y entre el matorral del sotobosque, donde la llamada de los petirrojos compite con pequeños grupos de colirrojos tizones que pasaron el verano en las cumbres de Sierra Nevada y ahora preparan su invernada en bosques y campos, tanto de la ciudad como de las sierras próximas de altura media, e incluso bajan a humedales costeros.

El sonido de los campos ha cambiado: en las riberas se oye el potente reclamo de ruiseñores bastardos, que aunque están durante todo el año, ahora se hacen notar de forma especial, ocultos entre la vegetación del borde lagunar, que se puebla de bisbitas, pechiazules, y una legión de aves que se mueven en bandadas, como verderones y verdecillos, de voces insistentes, agudas y cadenciosas, que se unen a los jilgueros que buscan las semillas de los cardos secos tras el paso del verano. Es también tiempo de lúganos, de la llegada de bandadas de estas pequeñas aves que se alimentan de frutos y que al contrario que otras aves de su misma familia no siempre invernan en el mismo lugar y hay años en que no aparecen en tierras del sur. 

En el bosque, priman las aves forestales, que incrementan su presencia en los pinares. Son carboneros, herrerillos, agateadores y reyezuelos, listados de verde y amarillo, que conviven con los tradicionales habitantes del bosque, arrendajos, pico picapinos, ardillas, zorros, tejones y ginetas. Todos ellos esperarán la primavera  ente las arboledas y bajo el abrigo que les ofrecen los árboles que no perderán sus hojas en el invierno.

Umbrías
La luz ha caído, los días son cortos, las nieblas impiden que el sol llegue a las zonas más ocultas de los bosques, donde la humedad favorece la plenitud de un misterioso universo formado por hongos, líquenes, musgos y organismos que aprovechan la descomposición de la materia orgánica, crean alimento para otras especies y ayudan a limpiar los bosques. Noviembre no solo es un mes para buscar setas, es también el momento de conocer otros hongos que surgen entre las rocas, sobre las piñas caídas, o setitas minúsculas que nacen bajo las maderas maceradas por el agua, o diminutas formaciones de bolitas acuosas de color amarillo suspendidas de una casi invisible estrella de la que, al madurar, son disparadas hasta a un metro de distancia, por lo que los ingleses les llaman ‘Shooting star’. Forman parte de lo que las leyendas han considerado rastro de brujas y elfos, que se ocultan entre las colonias de setas en forma de ostras que tapizan los troncos viejos y húmedos. Un paisaje oculto donde hay pequeñísimos hongos,  ‘botones’ con forma de bizcocho de tres milímetros de diámetro, a los que podría considerarse como los pasteles de los duendes.
Algunos de estos organismos, como los myxomicetos, seres vivos que no pertenecen al reino animal ni al vegetal, que se encuentran en fases evolutivas muy primitivas. En ocasiones vemos en el interior de los huecos de troncos viejos y talados, grupos de huevecitos blancos, rojos, amarillos, ocres, verdes, que forman casi invisibles bosquecillos de color que cubren la madera. Tienen como misión eliminar, poco a poco, la ‘basura’ natural. 

En noviembre hay que llevar lupas al campo para observar la vida que se desarrolla en el bosque interior, donde moluscos, cochinillas y todo tipo de larvas hacen de la humedad y el frío su ecosistema perfecto. 


En noviembre es tiempo de setas, el otoño está en su plenitud, las setas son las protagonistas de las jornadas en el campo. Tras las primeras lluvias aparecen decenas de especies, níscalos, macrolepiotas y boletus, champiñones. Manjares del bosque que son recolectados por decenas de personas en todos los bosques de la península. 

 

Mosquiteros.  A solo dos meses para finalizar el año, los humedales reciben a las primeras aves invernantes, entre ellos los pequeños paseriformes, como el mosquitero común (Phylloscopus collybita) que se hacen omnipresentes en puntos como las lagunas de Padul y la Charca de Suárez, en Motril. Se pueden ver en multitud de acequias y arroyos, y en la mayoría de los sistemas lagunares de Andalucía.

Jilgueros: Los mosquiteros comparten territorio con los jilgueros, que aprovechan los cardos secos para alimentarse de sus semillas, y como a la mayoría de las aves les encanta situarse sobre las ramas de los arbustos y contemplar lo que se mueve a su alrededor..

Lúganos: Se espera la llegada de una pequeña ave, Carduelis spinus, similar a los pardillos,  que no se deja ver en tierras del sur todos los años, suele hacerlo por periodos cíclicos de dos o tres temporadas. .

Como Agachadizas: Se dejan ver e de las riberas y lagunas, agazapadas, escondidas, perfectamente camufladas. Gallinago gallinago comparte riberas con fochas, ánades y especies limícolas
Talas y fajas: Noviembre es el mes en el que se realizan trabajos de prevneción contra los incendios foretastales, talas y fajas de bosques en mal estado y limpieza de caminos, además de campañas para replantar especies autóctonas.
 
 
 
 







Reportaje publicado en IDEAL el 10 de noviembre de 2014


En NOVIEMBRE en la naturaleza y jardines
En la naturaleza

Machos monteses: En la media montaña se oyen los choques de cuernas de los machos de cabra montés, que han empezado las peleas para conseguir a las hembras con las que aparearse.
Gaviotas: Bandadas de gaviotas reidoras dejan el litoral para pasar el invierno en estanques y pantanos del interior .
Ánsares: Desde el norte de Europa llegan al sur peninsular, aunque su destino es la zona oeste de la península, pueden verse, de paso, en humedales y riberas del sureste. 
Cormoranes:  Grupos de cormorán grande se concentran en las lagunas costeras para pasar la noche. En esta época pescan en puertos y en el mar.

En cultivos y jardines
Mirlos: Los jardines se llenan de insistentes mirlos adultos que buscan invertebrados entre las hojas caídas y junto a las acequias y estanques.
Arrayán: Es el momento en que maduran los frutos del mirto.
Patatas: Se recolectan las patatas en zonas de montaña.
Rastrojos: La quema de rastrojos produce grandes concentraciones de humo alrededor de los campos de grandes cultivos.
Membrillos: Maduran los membrillos asilvestrados que crecen en zonas húmedas, junto a campos cultivados.



El mes de la oscuridad con 46 minutos menos de luz
El mes de las brujas y el misterio, que se inició con la festividad de los Santos y los Difuntos, comienza con la luna en su plenitud. Llega a a su fase más luminosa el día seis y decrecerá poco a poco hasta el día 22, fecha en la que desaparecerá por completo hasta el 29, momento en que comenzará a crecer de nuevo.
Los días se reducen aún más en noviembre. Desde el uno al 30 de este mes, perderemos 46 minutos de sol. Al iniciarse el mes, amanecía a las 7,39 horas y la puesta de sol ocurría a las 18,17 minutos. Cuando termine el mes, el sol saldrá 27 minutos más tarde y se irá 19 minutos antes. La noche llegará a las 17,58 horas.


CALENDARIO NATURAL


Un año en la naturaleza, el calendario natural mes a mes 
La biodiversidad tiene sus ciclos, cada estación alberga especies que nacen y mueren, llegan y se van.

Montañas, lagunas y bosques son un hervidero de vida que se hace patente en primavera, se reproduce en verano, crece en otoño y volverá tras el invierno ...

caLENDARIO nATURAL

 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es