VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
Calendario Natural - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 

CALENDARIO NATURAL #5 * MAYO---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez-

 
Calendario natural * 5 
(Meses: Enero * Febrero * Marzo * Abril * Mayo * Junio * Julio * Agosto * Septiembre * Octubre * Noviembre * Diciembre
MAYO:  Explosión vital
Es el tiempo para la recuperación de las especies, cuando la naturaleza  abre el mercado de la supervivencia
Hay que aprovechar la bonanza del clima, el crecimiento de la biomasa, la eclosión de los insectos y la vuelta de quienes huyeron del frío
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / Waste  / IDEAL
La nieve ha comenzado su retirada progresiva, lenta e imparable, de las cumbres de la sierra. El paisaje cambia cada día, cada hora. Es el signo inequívoco de la explosión vital que se produce desde el interior de los ecosistemas y se expande hasta ocupar la totalidad del espacio y el tiempo en el que animales y vegetales comparten el objetivo de la supervivencia y el mantenimiento de la especie. El mes de mayo es sinónimo de estabilidad y bonanza, es el momento en el que la primavera ha consolidado sus posiciones y el nuevo ciclo de la vida está en marcha. La naturaleza aporta lo necesario para el crecimiento de los que nacieron al final del invierno y el inicio de la primavera, y para quienes aún esperan su eclosión. (...)
(...)El color de los campos ha cambiado de forma considerable, el marrón de la sequedad de los bosques ha tornado al verde de tal manera que lo que eran espacios de apariencia yerma y monocromos han experimentado la gran transformación cromática. La biomasa se hace dueña del paisaje, los árboles y arbustos se recubren con grandes y pequeñas almohadas esponjosas de hojas de mil y una formas. El suelo se ha vestido de un tapiz formado por multitud de especies vegetales que generan densos prados, rellenan las cunetas e incluso ocultan las veredas. Las riberas se vuelven impenetrables con el impresionante crecimiento de sauces, rosales, mimbreras y zarzales. En los humedales, los lirios amarillos se adueñan de las orillas, junto a los carrizos, que aunque aún están secos pero ya muestran sus primeros brotes verdes que crecerán poco a poco, hasta entrado el verano. 

Junto a los ríos, cerca de las choperas, la tierra, los arbustos, todo el paisaje se cubre con la nieve de mayo, un denso manto blanco formado por millones de pequeñas semillas plumosas procedentes de los álamos y que vuelan en un intento de anexionarse territorios donde pueda crecer la alameda. 
Y en las sierras los pinares se ven cubiertos de una fina lluvia de polvo amarillo, es el polen de los pinos, que parece humo que emana de sus copas con la más suave brisa.

Voces de llamada
El sonido de la naturaleza ha cambiado. Se ha hecho más agudo, y en algunos momentos, acuciante, incluso lastimero. Desde los árboles, acantilados, viejos cortijos, arbustos y también de las cornisas de la ciudad, se oyen voces de llamada, son decenas de crías de diversas especies de aves que esperan la llegada de sus progenitores con la comida que necesitan para sobrevivir. Es la banda sonora de bosques y campos, de ríos y dehesas, que asciende incluso a la alta montaña al mismo tiempo que la linea del deshielo hace desaparecer la nieve. En territorios llanos, en el monte bajo, las cogujadas han puesto sus huevos en el suelo y lanzan su voz aguda y potente para avisar de que están allí, y alertan para que no te acerques. Entre los cereales, los aguiluchos cenizo han comenzado a cuidar a sus polluelos recién nacidos, tienen que hacer que vuelen antes de que lleguen las máquinas cosechadoras. 

En espacios más recónditos, menos evidentes, pueden apreciarse otras voces. Suaves maullidos que parten de las gateras de los gatos monteses, donde los pequeños gatitos ya tienen casi dos meses de vida. Esperan que sus padres les lleven roedores, pequeños conejos, polluelos y otras presas para poder alimentarse. De las zorreras, situadas entre rocas y tierras blancas, ocultas por la vegetación, parte el ronronéo, el rugir casi inaudible de los cachorros de zorro, que también esperan la llegada de sus progenitores con algún gazapo o incluso conejos adultos.

Estamos en el mes del cuidado de las camadas porque las especies se han adaptado a un periodo en el que la comida es abundante, las temperaturas permiten una mayor exposición al exterior, y porque todos los elementos de la cadena trófica (unos se comen a otros) están disponibles. El crecimiento de la biomasa, que ha multiplicado por mil la densidad vegetal de los campos y bosques, es también el sustento de millones de insectos de centenares de especies que se desarrollan y  multiplican a lo largo de la primavera y el verano, y que en mayo, con la explosión vegetal y floral, tienen su mayor época de eclosión. 
Los insectos se convertirían en terroríficas plagas si no fuesen el alimento de muchas especies animales. Las aves insectívoras aprovechan esa explosión vital para conseguir esa cantidad de alimento extra que necesitan para dar de comer a sus polluelos. Los cielos de las ciudades se han llenado ya de aviones, vencejos y algunas golondrinas que vuelan sin parar para cazar millones y millones de insectos. Y en los árboles y arbustos, currucas, jilgueros, pardillos, verderones, pinzones y un sinfín de pequeños pájaros, buscan granos, fibras vegetales, gusanillos y todo tipo de invertebrados para alimentar a sus hijos. Los insectos, además, realizan su propia colecta vital, y las orugas, a veces convertidas en plaga, consumen hojas, tallos y brotes verdes. Insectos que podríamos considerar carnívoros, también aprovechan la ocasión y es fácil contemplar como una mantis se come una mariposa, o una araña consume pequeños y grandes dípteros que han caído en su red, e incluso la atractiva y entrañable mariquita se convierte en un terrible depredador que es capaz de consumir miles y miles de pulgones.

Vuelta a casa
Mayo es también el mes de la vuelta al hogar. La mayoría de las especies migradoras que se marcharon a territorios más cálidos para pasar el invierno han iniciado el regreso desde África, algunos desde más allá del Sáhara, y buscan un lugar donde asentarse para pasar la primavera y el verano. Los abejarucos, que cada año llenan de colorido las inmediaciones de los cultivos de secano, los terrenos arcillosos y las zonas semiáridas, han iniciado el regreso y algunos de ellos ya ocupan, a primeros de mayo, los mismos nidos que utilizaron en la temporada anterior. Forman verdaderas bandadas que se juntan al alba y en el crepúsculo. Centenares de individuos multicolores que durante el día vuelan en parejas o en solitario en busca de insectos de tamaño medio para alimentarse, sobre todo abejas, abejorros, aunque no rechazan saltamontes y escarabajos. Junto a ellos llegan también carracas, aves insectívoras que persigue la incultura de algunos agricultores que creen que se comen el grano cuando en realidad solo consumen insectos y ayudan a la salud de las cosechas. 

En las zonas más cercanas a núcleos de población en cortijos abandonados, y también en muros de obra y puentes de carreteas, algunas especies están inmersas en el cuidado de sus retoños. Las comadrejas se esconden entre las piedras de los cortijos y apriscos abandonados, cerca de cursos de agua, o simples fuentes. Las palomas bravías, en lugares donde mantienen una cierta distancia con el ser humano, no rechazan la simbiosis y aprovechan los huecos de dilatación y desagüe de las carreteras para construir sus casas y ocuparlas el tiempo suficiente para criar a sus hijos. Es tiempo para crecer. 



La primavera está en su pleno apogeo. Vuelven los abejarucos, llegan a ocupar los nidos que abandonaron con la llegada del otoño. Llamados : Merops apiaster, vienen a reproducirse y forman bandadas de numerosos ejemplares que recuperan taludes arenosos junto a riberas y ríos secos, donde horadan la tierra para construir nidos de gran profundidad. 
 

Insectos. Es el mes de los insectos, cuando las flores se abren y les esperan para completar la polinización. Centenares de especies de divérsones órdenes que pueblan prados, monte bajo, y todo tipo de ecosistemas, desde hormigas a coleópteros y mariposas

Italiana: Siguen las orquídeas con nuevas especies más primaverales, como la Orchis italica, que forma pequeños bosquecillos en praderas y claros entre pinares con suelo rico en materia orgánica, sobre todo musgos

Juveniles. Los polluelos de algunas especies, como fochas y gallinetas están en plena transformación para convertirse en juveniles. Todo cambia en los humedales 

Saurio: Aparecen los primeros Timon lepidus, el gran lagarto ibérico, el lagarto ocelado. Es el momento de la eclosión de los reptiles y la vuelta de los que estuvieron hibernando..
La Helvella fusca, una de als setas del mes de mayo, es buscada entre las alamedas como una de las setas comestibles de la primavera, se caracteriza por su sombrero en forma de silla de montar.. 
 






 


Reportaje publicado en IDEAL el 2 de mayo de 2014



En MAYO en la naturaleza
Culto a los árboles:
En mayo es cuando se hacen homenajes a los árboles centenarios, en cumplimiento de una tradición procedente de los druidas celtas.
Nidos: Es tiempo de reproducción, por lo que en las visitas al campo hay que tener cuidado para no molestar a aves y especies reproductoras. Si se asustan, algunas abandonarían los nidos y sus camadas.
Huevos: Es fácil ver huevos ya eclosionados en el suelo. Si son calcáreos son de ave, si son gelatinosos, son de reptiles.
Nieve de mayo:  Las inmediaciones de las alamedas están cubiertas de un manto blanco formado por millones de semillas de chopo. 

En los jardines
Habas: La bellísima flor blanca de las habas han dado paso a las verdes vainas con los frutos.
Polinización: Es el momento de ayudar a las plantas a reproducirse con la ubicación de colmenas de abejas.
Heladas: Hay que tener cuidado con los brotes verdes, en algunas zonas de media y baja montaña, aún puede helar.
Orugas: Pueden ser una plaga, pero en algunos casos son la fase larvaria de mariposas habituales en los jardines.



Disfrutar de las dehesas
Quedan muy pocas dehesas en su estado original. Son extensiones de tierra en las que crecen los cereales y se mantienen islas de encinar, que en esta época muestran un manto verde y amarillo en el que crece trigo y avena. El poniente de la provincia de Granada aún mantiene sus dehesas.

Noches de lluvias de estrellas
El mes de mayo aporta varias noches para poder contemplar lluvias de estrellas. Las Eta-Aquáridas, meteoros que caen  y que tienen su máxima visibilidadla noche del seis de mayo. También habrá lluvia de meteoros el 24 de mayo cuando la Tierra pase entre la estela del cometa denominado: 209P.
Durante este mes los días se alargan hasta 48 minutos más. El día uno de mayor el sol salía a las 7,20 horas, y se ponía a las 21,04. A final de mes amanecerá a las 6,56 horas y la puesta de sol será a las 21, 28. Serán 24 minutos más de sol por la mañana y otros tantos por la tarde. Llegamos a la época con mayor cantidad de luz solar.  Mayo se inició sin luna, que tendrá su plenitud el día 14 e irá decreciendo hasta llegar a cuarto menguante el día 21 y terminar el mes como empezó, sin luna.
CALENDARIO NATURAL



Un año en la naturaleza, el calendario natural mes a mes 
La biodiversidad tiene sus ciclos, cada estación alberga especies que nacen y mueren, llegan y se van.

Montañas, lagunas y bosques son un hervidero de vida que se hace patente en primavera, se reproduce en verano, crece en otoño y volverá tras el invierno ...

caLENDARIO nATURAL

 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es