v

TEMAS----------------------------© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste----

-
-
-
-
-
-
-

Jaramagos en barbecho
Plantas invasoras pintan de amarillo los campos y delatan los cultivos abandonados
Las lluvias las hacen omnipresentes en el entorno de la ciudad y crecen en territorios 
agrícolas olvidados
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL y Waste Magazine
Son un indicador infalible del abandono que sufre el sector agrícola en el sur de la penínusla Ibérica. Los jaramagos visten de color amarillo enormes extensiones de campos en los alrededores de la ciudad. Su crecimiento, intensificado por las fuertes y persistentes lluvias del final del invierno y el inicio de la primavera, significa que estamos ante terrenos que han sido dejados en barbecho, olvidados por  los agricultores ante la situación de crisis que vive de forma muy especial este sector básico en la economía.

El color amarillo que se extiende por miles de hectáreas va más allá de la impresionante plasticidad que adquieren los paísajes del entorno de pueblos y ciudades. Su significado muestra que el sector agrícola no ha llegado a completar el giro que parecía haber iniciado desde hace un par de años, con un incremento importante de parcelas cultivadas y gentes que habían decidido volver a sus raíces y trabajar la tierra que poseen, ya que la esperanza de que fuesen adquiridas durante el ‘boom’ del ladrillo ha muerto y no hay ‘pelotazo’ en el horizonte.


Sinapis alba
La ilusión de la vuelta a los cultivos también ha desaparecido con el incremento y la persistencia de la crisis, y la reducción del consumo. Para muchos agricultores, trabajar la tierra les cuesta más dinero del que podrían obtener. El resultado está claro: los campos se dejan a la naturaleza y en poder de la vegetación arvense (que crece en cultivos abandonados), ruderal (en caminos y cunetas) e invasora, que provoca que con poco que se les deje coloniza enormes extensiones de terreno.
La mayoría de las grandes extensiones de terreno de los bordes de la ciudad se han cultivado estos últimos años en función de la demanda de materia vegetal para fabricar biocarburantes. Las plantaciones de maíz, por ejemplo, tenían el biodiésel como objetivo final. 

Moricandia arvensis
No es una única especie. Son varias las plantas a las que se les da ese nombre. La más significativa es Sinapis alba, una crucífera de la familia de las brasicáceas, que también se conoce con el nombre de mostaza blanca (a pesar de su color amarillo) porque es la especie con la que se elabora la mostaza y es cultivada para ese fin. Otras especies son las conocidas como rabanilla amarilla (Diplotaxis virgata), y la llamada rabaniza (Sisymbrium orientale). El jaramago blanco es la especie Hirschfeldia incana. Todas ellas son bioindicadoras de suelos muy nitrificados por efecto de la contaminación por materia orgánica de ganado y residuos urbanos, en los que incluso abundan los fertilizantes artificiales. 

No solo los campos baldíos son territorio de jaramagos. Las cunetas y los caminos, e incluso los taludes de las carreteras, son espacios donde crecen estas plantas, que aprovechan lo poco que las tierras más degradadas les pueden dar, como ocurre con los collejones (Moricandia arvensis), muy parecidas a los jaramagos, con sus flores en cruz y frutos en forma de habichuelas, que tiñen de color azul y morado muchos de los grandes taludes de carreteras, incluso de las autovías. Llegan a crecer entre las mallas metálicas que se instalan para evitar la proliferación de plantas que puedan invadir las vías de tráfico. 

Otras especies con denominación 'jaramago'

Hirschfeldia incana (Jaramago blanco, Rabaniza amarilla)
Diplotaxis virgata
Sisymbrium irio (Matacandil)
Sisymbrium orientale (rabaniza)
Temas relacionados 

Guía de plantas en Waste magazine
Malas hierbas
Ecología en Waste magazine

Copyright © Waste magazine







Tras el nombre vulgar de jaramargo, jaramago y jamargo se ocultan distintas especies
Diplotaxis virgata
Sinapis alba
Hirschfeldia incana 
Sisymbrium orientale (rabaniza) 
- El jaramago tiene una vida breve: en un mes se convierte en maleza seca 
- Es un 'chivato' que informa de la calidad ambiental de un entorno 
- Los agricultores la arrancan porque compite por el agua con sus hortalizas

Reportaje publicado en IDEAL el 2 de mayo de 2013



VÍDEOS DE NATURALEZA


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es