-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
TEMAS----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
 
La estrella explosiva
Las investigaciones del 'astro rey' se dirigen hacia la predicción de las tormentas solares, que afectan a los satélites, vuelos estratosféricos y sistemas de telecomunicaciones
Por Juan Luis Tapia /Ideal-Waste

Sept. 2004.- EL Sol calienta y proporciona luz, pero hay otros efectos que no se ven. Las explosiones producidas por los campos magnéticos entre el astro rey y la Tierra también afectan al 'Planeta Azul'. Estas interacciones convierten al astro rey «en el objeto astrofísico más importante, incluso económicamente hablando, para la humanidad», comenta el astrofísico solar Valentín Martínez Piget, quien participa en el congreso internacional de Granada.
La relación magnética entre el Sol y la Tierra es de amor-odio, de manera que no paran de repelerse y de atraerse a la vez, «lo que acaba produciendo constantes explosiones en el Sol», indica el especialista. «La gente confunde estas explosiones con las nucleares, pero las de este tipo sólo ocurren en el interior del Sol». El problema está en el momento que esas explosiones magnéticas alcanzan la Tierra.
Estas bombas invisibles de electrones «producen la pérdida de satélites y afectan a los aviones que sobrevuelan zonas polares, porque son los casquetes polares las zonas menos protegidas ante estos 'ataques' magnéticos del Sol», explica el astrofísico del Instituto de Canarias. Estas incidencias de Sol en la Tierra van a provocar que al igual que con anterioridad a un vuelo regular se precisa del parte meteorológico, «cuando ser inicien los vuelos estratosféricos necesitemos conocer cuál es la meteorología espacial».
Las tormentas solares son una especie de explosiones de electrones de manera caótica. «Todo tipo de partículas, con flujos muy grandes y dependiendo de la intensidad de la explosión, lo que produce cortocircuitos en los satélites», señala Valentín Martínez. Una vez es alcanzado un satélite por una tormenta solar «pierde la orientación, sus paneles solares dejan de mirar al Sol y se queda sin energía». Según el especialista, «todos los años se pierden satélites por estos procesos, aunque hay compañías que no quieren reconocer que han perdido un satélite». Estas tormentas solares han llevado a algunas compañías espaciales a «realizar algunas predicciones en este sentido, aunque muy malas, pero aún así hay que intentarlo». Se han dado casos en el que las predicciones han acertado, «y lo que se ha hecho es apagar el satélite para evitar esos cortocircuitos».
En este sentido, el reto de la astrofísica solar se ciñe al estudio de las tormentas magnéticas, «para poder llegar a predecirlas». «Hasta ahora -comenta Martínez Piget- del Sol interesaban los estudios científicos, pero en la actualidad los astrofísicos solares empezamos a tener una componente de ser los 'hombres del tiempo'».
El problema es que en la actualidad los astrofísicos no tienen capacidad para predecir estos fenómenos, de ahí que este sea el reto de la astrofísica solar. Las investigaciones se están llevando a cabo a través de satélites, desde el espacio.
Estas investigaciones serán más necesarias a medida que avance la tecnología, «ya que cuando aparezcan los aviones estratosféricos, se necesitará conocer esa meteorología solar».
Uno de los fracasos en las investigaciones solares ha sido el accidente sufrido por el Géminis cuando regresaba a la Tierra con partículas de viento solar. «Pero hay muchos satélites midiendo 'in situ' esas partículas procedentes del viento solar, aunque no es lo mismo analizarlas en tierra y habríamos conocido mejor la composición química del viento solar», comenta Valentín Martínez Piget. «Lo que demuestra este accidente -añade- es que traer muestras del espacio exterior a la Tierra es muy difícil».

Cambio climático
El Sol no es el culpable del cambio climático, del efecto invernadero y del calentamiento de la atmósfera; lo es el ser humano, el hombre. «El Sol juega un papel en el clima de la Tierra y el Sol cambia, pero el deterioro de la capa de ozono es producido por las emisiones de CO2 de los humanos», confiesa el experto en astronomía solar. No obstante, «una de las últimas tormentas solares que ha alcanzado a la Tierra ha modulado ese agujero de ozono». Efectivamente, el Sol afecta, pero son los seres humanos los que más deterioran.
El Sol lo que tiene es un ciclo de doce años, con sus máximos y mínimos de actividad. «Estos ciclos son normales y hace unos años vivimos un momento de máximo, con explosiones solares en las que se perdieron muchos satélites, pero ahora nos encontramos en el mínimo», afirma Martínez Piget. Pero estos ciclos no interfieren en el clima, aunque hace trescientos años el ciclo se paró, «y Europa se congeló, pero en los últimos cien años no ha ocurrido nada». «Afecta más ese medio grado que ha aumentado la temperatura, debido a las emisiones del hombre», concluyó el astrofísico solar.



 
Los misterios solares y el proyecto de observación SUNRISE
El Congreso JENAM 2004 (sept.) ha presentado los últimos estudios sobre los curiosos mecanismos que rigen el magnetismo solar. El Sol es una importante fuente de investigación para los especialistas en estrellas, al ser la más cercana a la Tierra y la única que puede ser estudiada en detalle.
El profesor de la Universidad de Saint Andrews (Inglaterra) Eric Priest explicó que el Sol no rota a la misma velocidad en toda su superficie, sino que gira más rápidamente en su región ecuatorial. Este fenómeno provoca que las líneas de campo magnético, que en el caso de la Tierra son rectas, se curven, se retuerzan y se agrupen en unos haces que originan las conocidas manchas solares de su superficie.
En el mismo congreso han sido presentadas unas recientes investigaciones que desvelan la existencia de estructuras en el interior de estas manchas. Se trata de unos filamentos y puntos brillantes para los que aún no se ha encontrado una explicación plausible. El Sol guarda otros misterios, como el motivo de la gran diferencia térmica entre la superficie del astro, 6.000 grados, y la corona solar -la capa de gas que la rodea-, cuya temperatura asciende a más de un millón de grados.
Priest ha reconocido que se desconoce el origen del campo magnético solar. Este terreno se considera hoy clave para entender la mayoría de los fenómenos que se producen en el Sol y que en ocasiones afectan a nuestro planeta. Así, las llamadas fulguraciones solares y las eyecciones de masa coronal causan las auroras boreales y producen fallos en las telecomunicaciones. Ya se han puesto en marcha algunas misiones para desvelar las incógnitas del magnetismo solar. Es el caso de SUNRISE, un telescopio que viajará en un globo hasta la estratosfera y que sobrevolará la Antártida a partir del final de 2006.
España contribuye en SUNRISE con el magnetógrafo IMaX, en cuyo proyecto participa el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA). IMaX estudiará el campo magnético solar con una resolución sin precedentes y durante periodos de varios días, lo que permitirá avanzar de forma notable en el conocimiento del magnetismo solar, su evolución y sus efectos sobre el medio interplanetario. Otro instrumento puesto de relieve es EMIR. Este espectrógrafo elaborará un 'censo' de las estrellas que se han ido formando desde el inicio del tiempo y podrá escribir la historia de la formación estelar en el universo.
Temas relacionados 

Especial Una mirada al Cosmos

Copyright © Waste magazine









VÍDEOS DE NATURALEZA


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es