IMPRESIONES en Navidad
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

El último árbol de Navidad
Abrazados por el agua de la turbera, los viejos álamos se reflejan como adornos de Pascua en el centro de la ancestral laguna de Padul
Están condenados a muerte. Tienen sus troncos inundados y las raíces no serán capaces de alimentar su gran porte a pesar de la fertilidad de un suelo formado por materia orgánica sedimentada desde hace más de un millón de años. Son los viejos álamos que crecen en el centro de la turbera de Padul, de la gran laguna del Aguadero, recuperada tras la protección de un espacio natural básico para la pervivencia de múltiples especies de aves que llegan en invierno desde el norte de Europa y en verano desde más allá del Sahara. Son casi centenarios, lo que es mucho para árboles de una especie de crecimiento rápido y escasa longevidad. Ya están casi secos y no podrán resistir durante mucho más tiempo la permanencia de sus pies bajo el agua, y cederán ante un implacable destino, pero mientras tanto se alzan orgullosos sobre la lámina de plata de la turbera del Cuaternario. 

Sus ramas, desprovistas de hojas, aún son refugio de grandes aves acuáticas, cormoranes y garzas reales, que han hecho de los álamos de la turbera, útiles oteaderos desde los que observar el movimiento de sus potenciales presas entre las aguas del humedal y en la primavera, un lugar donde construir sus grandes nidos y que facilite la protección de los polluelos que entre los álamos  rodeados de la barrera infranqueable del agua de la laguna, crecerán hasta poder emprender el vuelo, buscar nuevos horizontes y volver después a los viejos árboles en los que nacieron.

Bajo el agua, larvas de invertebrados, hongos y peces aprovechan los troncos como hábitat, lo que atrae a las aves buceadoras, zampullines, somormujos, fochas y hasta al pequeño ‘rey pescador’  que compite con las garzas en la búsqueda de alevines de carpas. Patos azulones, cucharas, porrones, coloraos y otras especies de anátidas nadan entre los troncos, buscan invertebrados, plantas y algas en la superficie y descansan en sus incursiones por la laguna antes de volver al abrigo de los carrizales.

En el inicio de un nuevo año, los álamos se dibujan sobre la superficie convertida en un espejo, para devolver al cielo las vivencias de décadas en las que adornaron la Navidad de las lagunas. 


¿Cómo llegar?:En el humedal de Padul, en el centro de la turbera del Aguadero. Por la antigua carretera de la Costa, una vez pasada la segunda entrada a Padul, está el acceso al Centro de Visitantes del humedal, desde donde se llega a la laguna.

PUBLICIDAD


-----+ Impresiones------Inicio
Una mirada particular sobre la naturaleza, sus espacios, 
ecosistemas, historia, imágenes y sensaciones.
Lugares reales que intuyen universos paralelos, listos para ser descubiertos
Mapa y coordenadas: 37° 1'2.13"N   3°36'13.67"O



Guías de Naturaleza


Paisajes con historia

Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas...
¿Quieres tener un ejemplar de Impresiones?
Puedes adquirirlo en formato físico en Bubok, Amazon y Createspace


--

Y en formato electrónico: Ebook, interactivo... Foto-libro. Puedes adquirirlo en formato Ibook para MAC y en PDF para PC y Android
Descarga una muesta, en
 Ibook Store / Google Play






Publicado en IDEAL el 24-12-2014