IMPRESIONES 
Paisajes de invierno
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

Una mirada particular sobre la naturaleza, sus espacios, 
ecosistemas, historia, imágenes y sensaciones. 
Lugares reales que intuyen universos paralelos, listos para ser descubiertos


Quejigos de invierno
Amarillean sus hojas en pequeños y escondidos bosquetes para mostrar la verdadera imagen de las arboledas autóctonas mediterráneas

Se resiste a dejar caer todas sus hojas para no perder el abrigo que les proteja del invierno y a pesar de que hace semanas que tornaron del verde al ocre, aguantarán hasta que la nueva primavera las empuje y sustituya. Son quejigos, símbolos de los bosques mediterráneos, árboles que se aferran a las vaguadas y umbrías del interior andaluz como testigos vivientes de los bosques mediterráneos ancestrales. Son humildes  compañeros de robles, arces y encinas, que dan nombre a quejigares y acerales, formaciones vegetales relictas, obligadas por el tiempo y el avance del hombre a reducir sus poblaciones y aprovechar los recursos que aún aporta el benigno clima de la media montaña bética.

Entre los barrancos del este y sur de Pradonegro, en plena sierra de Huétor, junto a las riberas de la cabecera del río Fardes, junto al Molinillo, aún se mantienen algunos de los bosques mixtos de especies de hoja plana, planifolios, que el avance de las repoblaciones forestales de pinar y otras coníferas, no lograron exterminar. Quejigares considerados entre los más puros y que  mejor pueden recrear los ecosistemas perdidos tras el avance de la agricultura intensiva y la conversión de laderas de sierras en terrazas listas para cultivar.
Pasear bajo ellos es caminar entre especies clave de matorral autóctono, observar las bellotas doradas y rechonchas que alimentan a ardillas, jabalíes e incluso aves como los arrendajos, e intentar encontrar hongos bajo el tapiz de hojas aserradas. Observar los cambios  de estos bosquetes es conocer la evolución del clima. Son bioindicadores climáticos, especies que reducen o incrementan sus poblaciones en base a la incidencia de las condiciones meteorológicas. 

Y en el centro de la Alfaguara, junto a los arroyos de Fuente Fría y la Cañada de la Cuna que baja hacia el nacimiento del Darro, los quejigos, bordean ocultos prados y protegen los pequeños cauces de arroyos que, en el subsuelo, alimentan sus raíces y les permiten mantener la vieja estampa del bosque ibérico.


PUBLICIDAD


----------+ Impresiones------


¿Dónde está?
Cañada de la Cuna: Uno de los parajes más indicados para observar quejigos y el ecosistema donde crecen es el camino que antes de llegar al Sanatorio de la Alfaguara, después de dejar a un lado el carril hacia Puerto Lobo, baja hacia el sureste y se interna entre pinos y jaras. 
A pocos metros comienza el quejigar.
Mapa y coordenadas: 37.26404, -3.52264



Guías de Naturaleza


Paisajes con historia

Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas...

¿Quieres tener un ejemplar de Impresiones?
Puedes adquirirlo en formato físico en Bubok, Amazon y Createspace


--

Y en formato electrónico: Ebook, interactivo... Foto-libro. Puedes adquirirlo en formato Ibook para MAC y en PDF para PC y Android
Descarga una muesta, en
 Ibook Store / Google Play




Publicado en IDEAL el 26-12-2015


Ediciones Waste Magazine
Libros electrónicos y en papel.