IMPRESIONES en Navidad
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

El acantilado del dragón
En el extremo oriental de Granada la tierra cae de bruces sobre el mar de Alborán, donde en los atardeceres de Pascua  las ‘rocas del muerto’ muestran sus lenguas de fuego
En diciembre el crepúsculo desvela misterios, deja ver imágenes que forman parte de un universo oculto y fascinante. El sol provoca efectos de luz que atrapan los sentidos y liberan la fantasía. En las estribaciones litorales de la Contraviesa, donde las rocas de esquistos y filitas se sumergen en las aguas del Mediterráneo, los acantilados muestran las criaturas mitológicas que los habitan. La luz del atardecer marca las siluetas de los dragones, grandes cabezas de reptiles alados que en tiempos de fenicios, íberos y romanos, se antojaron imágenes de dioses que ahuyentaban a los piratas ávidos de sangre, y despedían los navíos que desde el delta del Gran Çehel (hoy Albuñol y La Rábita) transportaban vino y manjares procedentes de las tierras de la Alpujarra. 

Son las rocas que denominan del Muerto, en el área de Punta Negra, nombres que transmiten sensaciones de temor, de peligros desconocidos y que en las cercanías de la Pascua se convierten en el acantilado donde los dragones lanzan sus llamaradas rojas y amarillas hacia el horizonte del Mar de Alborán. Solo es posible contemplarlas en tardes de invierno, cuando el sol se oculta tangencial y genera un particular contraluz si se le observa desde tierra, situados bajo las rocas del cortado, en una posición al noreste del mar. 

La imagen de los dragones parecen proteger un impenetrable hábitat de aves marinas e interesantes comunidades de plantas que solo crecen en rocas verticales y espacios escarpados y expuestos a la fuerza del viento y el mar. Entre las rocas, bajo las que baten las olas, se refugian gaviotas patiamarillas, sombrías, reidoras; grupos de cormoranes; grandes alcatraces llegados del norte de Europa y pequeños andarríos y collalbas. Entre las grietas crecen almohadillas de Lafuentea rotundifolia, especies arbustivas amenazadas, como Maytenus senegalensis; flores que asemejan margaritas: Asteriscus martitimus, y adormideras marínas.
Un espacio para conocer y admirar con la mente abierta, donde dejar que prenda el fuego de los dragones del mar.


¿Cómo y cuándo se ve?: En la localidad de La Rábita, en el extremo oeste de la playa, entre la zona de embarcadero de pescadores, unos metros antes de llegar bajo las rocas en las que culmina la cala, en la puesta de sol.

PUBLICIDAD


-----+ Impresiones------
Una mirada particular sobre la naturaleza, sus espacios, 
ecosistemas, historia, imágenes y sensaciones. 
Lugares reales que intuyen universos paralelos, listos para ser descubiertos
Mapa y coordenadas: 36°44'56.83"N-  3°10'31.09"O



Guías de Naturaleza


Paisajes con historia

Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas...
¿Quieres tener un ejemplar de Impresiones?
Puedes adquirirlo en formato físico en Bubok, Amazon y Createspace


--

Y en formato electrónico: Ebook, interactivo... Foto-libro. Puedes adquirirlo en formato Ibook para MAC y en PDF para PC y Android
Descarga una muesta, en
 Ibook Store / Google Play






Publicado en IDEAL el 24-12-2014