IMPRESIONES en Navidad
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

El ciprés de 'La noche oscura'
San Juan de la Cruz escribió los más bellos versos del misticismo del siglo XVI bajo un viejo árbol que aún eleva sus ramas al cielo
Son palabras de amor, de pasión hacia el ‘Amado’, de la profundidad de un sentimiento que fue más allá de las concepciones terrenales para habitar en el corazón de Dios. Es la esencia de la poesía de uno de los grandes creadores de la literatura universal, del poeta de la mística, del cofundador de los Carmelitas, Juan de Yepes Álvarez, que entre 1582 y 1590 convirtió en su particular esfera de inspiración el huerto monacal de Los Mártires, en la colina de la Alhambra, el lugar donde vivieron y murieron los cautivos cristianos en los últimos años del Reino de Granada, y donde  el poeta se dejaba llevar en su profunda comunión con el Ser Supremo. Juan de la Cruz escribía su obra bajo la protección de un gran ciprés, un árbol que aún pervive en la linde entre las huertas monásticas y las terrazas ajardinadas del Generalife.

Los versos de uno de los poemas fundamentales de la obra de San Juan de la Cruz, ‘La noche oscura’, hablan de escapadas en busca del amor más puro, de paz y entrega. Una serenidad expresada bajo las poderosas ramas de aquel árbol, mecidas por el viento: «El ventalle de cedros aire daba».

El árbol de San Juan de la Cruz no era un cedro, sino una rara variedad de ciprés, un Cupressus lusitanica, que procedía de Méjico desde donde fue traído por misioneros carmelitas y transplantado en Los Mártires por el propio Juan de la Cruz, un árbol elegido como símbolo para alcanzar el cielo. 

En el extremo este del jardín del monasterio, hacia donde nace el sol, el ciprés del místico aún eleva sus ramas hacia el firmamento. No importa que hace dos décadas un rayo  truncase su altivo porte, porque de su muñón cercenado brotan nuevas ramas que recuerdan el sentir de un humilde fraile que bajo él expresaba su deseo de «habitar en Dios», y su desesperanza: «Todo es para más penar / por no verte como quiero, / y muero porque no muero».


¿Cómo llegar? En el interior del Carmen de los Mártires, en la capital granadina, se encuentra el viejo ciprés. Hay que caminar más allá del lago y el huerto monacal. Tras pasar bajo el arco de la acequia del monasterio, un camino gira a la derecha y, en un círculo de tierra, junto a madroños y el cauce de la acequia, vive el ciprés de San Juan de la Cruz.

PUBLICIDAD


-----+ Impresiones------
Una mirada particular sobre la naturaleza, sus espacios, 
ecosistemas, historia, imágenes y sensaciones. 
Lugares reales que intuyen universos paralelos, listos para ser descubiertos
Mapa y coordenadas: 37°10'19.36"N   3°35'6.27"O



Guías de Naturaleza


Paisajes con historia

Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas...
¿Quieres tener un ejemplar de Impresiones?
Puedes adquirirlo en formato físico en Bubok, Amazon y Createspace


--

Y en formato electrónico: Ebook, interactivo... Foto-libro. Puedes adquirirlo en formato Ibook para MAC y en PDF para PC y Android
Descarga una muesta, en
 Ibook Store / Google Play






Publicado en IDEAL el 24-12-2014