IMPRESIONES en Navidad
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

El bosque de las lágrimas
Protegidos por la umbría, álamos y sauces entrecruzan sus ramas a la orilla del Darro, bajo el Cerro del Sol
Cada mañana la escarcha se convierte en agua que da de beber a las plantas de un bosque que desde la umbría intenta ascender en busca de los rayos de sol del invierno, en gotas que en forma de lágrimas caen desde las ramas de los álamos, sauces y fresnos cubiertos de hiedras que ofrecen sus racimos de frutos morados. 
En la ladera del Cerro del Sol, a orillas del Darro, frente al paisaje de Valparaíso convertido en el ‘Monte Sacro’ y coronado siempre por  la antigua muralla nazarí y la misteriosa abadía de los libros plúmbeos, sobrevive un denso bosque de ribera que desafía al tiempo y parece haber suscrito un pacto de mutuo entendimiento, o quizás de olvido, con una ciudad demasiado próxima.

Por el camino de los aguadores, en el sendero del Avellano, más allá de la fuente donde Ganivet y sus visionarios analizaban la evolución de un mundo que no lograba llenar sus deseos de libertad y amor, surge una pequeña senda que se interna en un territorio de sueños que el invierno tapiza de hojas bordeadas de una fina corona de hielo. 

Es la puerta de un espacio donde la naturaleza muestra sus particulares adornos de Navidad, en la que los frutos rojos de la nueza negra cuelgan de las hojas verdes, en forma de flecha, que trepan sobre los viejos troncos en los que se aferra el agua y da vida a mil y unas formas de hongos, minúsculos bosquecillos de Schizophyllum, adornados por finas hebras de Caloceras, que como pequeñísimas llamas amarillas, surgen de las grietas de las maderas muertas. Y en la ladera, donde la escarcha blanquea los prados, las semillas de clemátidas, de los jazmines de monte, forman  estrellas de algodón que adornan los claros de un sendero bordeado de retamas.

Más allá del Avellano, donde los árboles se abrazan y forman arcos bajo los que ya caminaron los acequieros del sultán, y aquellos que deseaban saciar su sed con el agua que surgía de las fuentes Agrilla y de la Salud, los pasos se impregnan de gotas de rocío en forma de lágrimas.


¿Cómo llegar?:Por el Camino del Avellano, una vez que se llega a la fuente, se inicia una pequeña vereda, que continúa paralela al Darro. A pocos metros se adentra en un bellísimo bosque de ribera.

PUBLICIDAD


-----+ Impresiones------
Una mirada particular sobre la naturaleza, sus espacios, 
ecosistemas, historia, imágenes y sensaciones.
Lugares reales que intuyen universos paralelos, listos para ser descubiertos
Mapa y coordenadas: 37°10'49.08"N   3°34'49.77"O



Guías de Naturaleza


Paisajes con historia

Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas...
¿Quieres tener un ejemplar de Impresiones?
Puedes adquirirlo en formato físico en Bubok, Amazon y Createspace


--

Y en formato electrónico: Ebook, interactivo... Foto-libro. Puedes adquirirlo en formato Ibook para MAC y en PDF para PC y Android
Descarga una muesta, en
 Ibook Store / Google Play






Publicado en IDEAL el 24-12-2014