IMPRESIONES en Navidad
Juan Enrique Gómez

Merche S. Calle

Acequias de invierno
El río Dílar alimenta los cauces que discurren hacia Las Gabias y bajo los álamos, el decantador de arenas purifica las aguas  que riegan la Vega
Baja paralela al cauce del río, por la ribera izquierda del Dílar. Desde hace más de cinco siglos se le llama la Acequia Alta, el canal responsable de llevar agua de riego a los campos aterrazados de Dílar, los pagos de Gójar y los cultivos de Gabia. Extrae su caudal del río que nace en los lagunillos de la Virgen, allá en las cumbres de Sierra Nevada, a 3.000 metros de altitud, y que tras el deshielo del verano crece altivo y caudaloso, incluso en los inviernos secos. 

Muy cerca de la vieja central eléctrica, el río se deja llevar una parte de su fruto para dar vida a los campos situados aguas abajo, y que al discurrir por las viejas estructuras hidráulicas generan ecosistemas fértiles, en los que al final del año, los fríos del otoño y las escarchas del invierno crean parajes de ensueño, en los que los grandes álamos se convierten en protagonistas de leyendas, personajes de cuento que se mecen sobre las aguas y cuentan historias de viajeros románticos, de botánicos que descansaron bajo sus ramas en las ascensiones hacia las cumbres para catalogar, en 1839, la flora de las montañas nevadenses. Disfrutaron del agua de las acequias moras que hoy continúan presidiendo un paisaje que se transforma con las estaciones, que en Navidad ofrece la imagen de sus arboledas amarillas y rojas, que semidesnudas desafían el viento y el frío de diciembre para crear espacios singulares, en los que el agua ejerce un indudable atractivo y da de beber a animales y plantas. 

El agua se remansa pocos metros después de iniciar el camino de la acequia, minimiza su inercia en el que se conoce como el decantador de arenas de la Acequia Alta de Dílar, una estructura donde abandona impurezas y deja reposar la tierra que arrastra desde las cumbres y tras haber recorrido los arenales dolomíticos bajo los Alayos.

En invierno el uso del agua es libre. Así lo dispusieron los árabes para épocas de lluvias y deshielo, en el reparto que llamaron ‘riego por justicia’ y que aún es la norma  que sostiene ecosistemas milenarios.


¿Cómo llegar?:En el camino que recorre aguas arriba la ribera del río Dílar, al terminar las áreas recreativas, hay que cruzar el último puente para pasar al otro lado del río donde se encuentra la acequia. Ascender junto a su cauce y, en menos de 100 metros se encuentra el ensanche que actúa de decantador.

PUBLICIDAD


-----+ Impresiones------
Una mirada particular sobre la naturaleza, sus espacios, 
ecosistemas, historia, imágenes y sensaciones. 
Lugares reales que intuyen universos paralelos, listos para ser descubiertos
Mapa y coordenadas: 37° 3'59.74"N   3°32'56.91"O



Guías de Naturaleza


Paisajes con historia

Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas...
¿Quieres tener un ejemplar de Impresiones?
Puedes adquirirlo en formato físico en Bubok, Amazon y Createspace


--

Y en formato electrónico: Ebook, interactivo... Foto-libro. Puedes adquirirlo en formato Ibook para MAC y en PDF para PC y Android
Descarga una muesta, en
 Ibook Store / Google Play






Publicado en IDEAL el 24-12-2014