-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
TEMAS----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
 
Descubierto el homínido más antiguo
Se trata de una nueva especie con una antiguedad de siete millones de años (Julio 2002)

 
Se cree que corresponde a un varón y al que se ha dado el apodo de "Toumai"
El hallazo ha sido realizado por un equipo franco-chadiano
Casi dos millones de años más viejo que los homínidos conocidos hasta ahora
Dudas científicas: palentólogos aseguran que no es un homínido (Octubre 2002) 


Recent picture made available on 10 July 2002 of a reported 7 million-old-skull belonging to a Toumai or a Sahelanthropus tribesman which was found by a Franco-Chadian archeologist mission in the Djourab desert in Chad recently. EPA PHOTO AFP/HO/ab/sw - Agencias - IDEAL
Londres, 10 jul  2002 (EFE / IDEAL).- Una misión internacional franco-chadiana ha hallado el cráneo de una nueva especie de homínido que, con una antigüedad de siete millones de años, se convierte en el antepasado más lejano del ser humano conocido hasta ahora. Según ha publicado la revista "Nature", el espécimen -encontrado en la región de Toros-Menalla en el desierto de Yurab, en el norte de Chad- es un cráneo casi completo, acompañado de dos fragmentos de mandíbula inferior y tres dientes, del que se cree que corresponde a un varón y al que se ha dado el apodo de "Toumai" ("Esperanza de Vida" en goran, el idioma local). 
"Toumai" fue descubierto por representantes de la Misión Paleoantropológica Franco-Chadiana (MPFT), un grupo de colaboración científica entre universidades de Francia y el Chad que incluye a cuarenta expertos de diez países y está encabezado por Michel Brunet, de la Universidad de Poitiers (Francia). 
La importancia de "Toumai" radica en su edad: los fósiles de animales que se han encontrado en las cercanías apuntan a que vivió en el Mioceno tardío, hace casi siete millones de años. 
Ello le hace casi dos millones de años más viejo que los homínidos más antiguos de los que se tenía noticia hasta ahora y que datan de hace cinco millones de años. 
El descubrimiento promete revolucionar las nociones sobre los orígenes del ser humano, puesto que apenas se tienen datos de esa etapa de la evolución, y sugiere que la separación entre hombre y mono puede haberse producido antes de lo que calculaban los expertos. 
Hace diez millones de años el mundo estaba poblado por simios y hace cinco millones aparecieron los primeros homínidos conocidos hasta ahora, pero los fósiles que pueden dar testimonio de lo que sucedió entre medias caben en una caja de zapatos. 
"Toumai, el homínido más antiguo conocido, puede ser considerado el antecesor de todos los homínidos posteriores, es decir, el ancestro del linaje humano", explica Brunet en "Nature". 
Algunos de los científicos que han podido ver el fósil, como Daniel Lieberman, de la Universidad de Harvard, consideran que tendrá "el impacto de una pequeña bomba nuclear". 
Por su parte, el responsable de Paleontología de "Nature", Henry Gee, opina que el hallazgo de "Toumai" es "el más importante que se pueda recordar y rivaliza con el del primer 'hombre-mono', el Australopiteco Africano hace 77 años, el descubrimiento que vino a fundar la paleontología moderna". 
El fósil muestra una combinación de rasgos primitivos y más avanzados, y mientras la bóveda craneana es muy similar a la de los simios, los huesos de la cara son breves y los dientes, especialmente los caninos, son pequeños, parecidos a los de los seres humanos. 
Además, el cráneo presenta una protuberancia a la altura de las cejas que no se encuentra fuera del género humano. 
Según Brunet, la nueva especie de homínido, si se tienen en cuenta las dimensiones del cráneo, "probablemente tuviera un tamaño similar al del chimpancé común", aunque "Toumai" "no se parece a un chimpancé, ni a un gorila ni a los fósiles de homínidos más recientes". 
"Su gran antigüedad y sus caracteres anatómicos sugieren una estrecha relación con el último antecesor común entre los humanos y los chimpancés. Esto implica una separación entre monos y seres humanos probablemente más temprana que lo que indicaban la mayor parte de los estudios moleculares", agrega. 
La MPFT ha descubierto más de trescientos emplazamientos con fósiles de vertebrados del Mioceno en el Chad y espera poder efectuar nuevos hallazgos significativos. Asimismo, llevará a cabo estudios más detallados -de anatomía, reconstrucción en tres dimisiones, desgaste dental, paleohistología,...- para definir con mayor precisión las características del nuevo homínido, su medio ambiente y sus hábitos ecológicos. 
-Un grupo de paleontólogos niegan la 'humanidad' de Toumaï, el presunto 'eslabón perdido' descubierto en julio en el Chad.

Madrid, 10 oct. (COLPISA, Julio Castro). 
A principios de julio de 2002, el mundo de la paleontología se vio sacudido por un descubrimiento asombroso. Un equipo de la Universidad francesa de Poitiers, encabezado por Michel Brunet, presentaba a la prensa el cráneo de un simio con características antropoides que acababan de encontrar en unas excavaciones en el Chad. Con una antigüedad de entre 6 y 7 millones de años, la criatura, bautizada como Toumaï, parecía ser el miembro más viejo de la familia humana. La marca anterior, en poder del australopiteco, quedaba superada nada menos que en tres millones de años. O dicho de otra forma, suponía el mayor hallazgo en este campo en los últimos 70 años. 
Toumaï se convirtió en una celebridad. Fue portada de prestigiosas revistas en todo el mundo y se le asignó la siempre conflictiva definición de 'eslabón perdido' o el no menos delicado título de 'abuelo de la humanidad'. Pocos medios recogieron, sin embargo, las dudas de un grupo de paleontólogos que, sólo dos días después de su presentación en sociedad del especimen, afirmaron que el cráneo, según todos los indicios, había pertenecido a un gorila o un chimpancé. 
Esta semana, este grupo de científicos ha decidido llevar su escepticismo hasta las últimas consecuencias, al publicar en la revista 'Nature', el mismo foro en el que apareció el descubrimiento, un polémico artículo: '¿Sahelanthropus o Sahelpithecus?'. El título, que hace referencia a la clasificación científica del ejemplar (Sahelanthropus tchadensis), se podría traducir libremente como '¿Hombre de Sahel o mono de Sahel?' En este informe, los profesores Milfor Wolpoff (Universidad de Michigan), Brigitte Senut (Museo de Historia Natural de París), Martin Pickford (Collège de France de París) y John Hawks (Universidad de Wisconsin) afirman que nadie puede decir a qué especie pertenece Toumaï, pero que en todo caso, no es humano. 

Conclusiones frívolas 
La réplica de Michel Brunet se encuentra en el mismo número de la prestigiosa revista científica: la conclusión de Wolpoff y sus colegas "no se apoya en ningún tipo de datos publicados o inéditos". Por ello, sus "frívolas" aseveraciones no son más que "un curioso intento de socavar y desacreditar" el descubrimiento. 
A los ojos de un profano puede sorprender que una discusión tan violenta se produzca en el marco académico, aparentemente tan apacible. Sin embargo, en este caso, además de tratarse un campo científico muy competitivo, hay un precedente crucial: en enero de 2001 el mismo equipo que ahora duda de la filiación de Toumaï encontró en Kenia una mandíbula, dientes, una falange, un brazo y el hueso de una pierna. Aseguraron que pertenecían a un homínido de 6 millones de años que bautizaron como Orrorin tugenensis, o más popularmente, como 'El hombre del milenio'. Las críticas a sus conclusiones todavía no han cesado desde entonces. 
En el artículo de 'Nature', el grupo de Wolpoff aporta un solo argumento sólido para descalificar los razonamientos de Brunet: el lugar donde iban encajados los músculos del cuello indican que la espina dorsal no correspondía a un animal que caminara erguido. "No adoptaba para caminar la posición de un humano -dice el profesor de la Universidad de Michigan- , luego no era humano". El resto de las supuestas características humanoides de Toumaï (hocico corto, caninos pequeños, arco supraciliar poco pronunciado), afirman, no son pruebas concluyentes, porque podrían corresponder también a un ejemplar hembra de gorila o chimpancé. 

Al margen de la polémica 
Por el momento, el resto de los grandes paleontólogos mundiales prefiere mantenerse al margen de esta agria polémica. Algunos prefieren esperar a que se termine la reconstrucción en 3D del cráneo, que se encontró aplastado. De hecho, Brunet cree que los críticos han confundido la posición de encaje de los músculos debido a su condición actual. Otros señalan que, si bien no se puede descartar la hipótesis del gorila, tampoco puede decirse que Toumaï no fuera un homínido. El árbol genealógico de la humanidad anda todavía demasiado escaso de follaje para ser más preciso. 
Por último, hay científicos que optan por una solución intermedia, es decir, una rama derivada de un antepasado común que se hubiera extinguido sin dejar rastro. E insisten en que, sea lo que sea, sigue siendo un descubrimiento sensacional, ya que no existen demasiados fósiles de primates en este periodo. 
Toumaï, que significa 'esperanza de vida' en lengua goran, contempla silencioso la batalla que ha desatado. Quizá en un futuro, con ayuda de la tecnología, pueda decirnos algo más sobre sí mismo. 


Temas relacionados 
La evolucion del hombre en Europa
Especial 27 paginas 
El camino del hombre
ANTEPASADOS PERDIDOS

Guía para seguir los diálogos de los dioramas y robots de la exposición Antepasados Perdidos. 
Evolución humana, paleoatropologia


Copyright © Waste magazine