Videos de NaturalezaGuías de NaturalezaGuía de AvesGuía de Plantas, FloraGuía de Setas, HongosGuía de LíquenesGuía de Mariposas, diurnas y nocturnasGuía de InsectosGuía de Moluscos y conchasGuía de Especies Marinas

VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 


GUÍA DE ORQUIDEAS-------------------------© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez--

-
-
-
-
-
-
-

Orquídeas, sorpresas en el bosque mediterráneo
En la Península Ibérica hay unas 130 especies distribuidas en zonas boscosas y humedales, bordes de ríos, arroyos, corrientes de agua...

Desde las primeras civilizaciones, el exotismo, la esquisitez y el culmen de la ornamentación floral ha tenido un nombre, orquídeas. Son plantas herbaceas perennes, Angiospermas Monocotiledóneas, pertenecientes a la Familia Orquidáceas. Están tan extendidas en todo el mundo que cuenta con 700 Géneros y 25.000 especies repartidas por todo el planeta, siendo la mas numerosa de todas las Fanerogamas.

Su carácter de exositmo viene dado por la creencia generalizada de que sólo se encuentran distribuidas en selvas tropicales, especialmente en el continente americano, pero esta creencia es falsa. Las grandes orquídeas sí tienen sus príncipales hábitats en espacios tropicales, pero otras muchas, hasta llegar a 500 especies catalogadas, viven en Europa, en climas fríos y también templados. 
En muchos casos las orquídeas no son faciles de clasificar, ya que presentan una gran diversidad entre poblaciones y a veces dan lugar a errores de identificación. Son plantas con una gran  facilidad para hibridarse, con más de 100.000 híbridos conocidos. 
Entre las orquídeas se encuentran plantas terrestres, epifitas (que viven sobre otras plantas sin parasitarlas, solo como apoyo) y parasitas. 

Las especies terrestres cuentan con un bulbo que tiene la función de órgano de reserva. Tienen una gran capacidad de adaptacion y pueden encontrarse desde regiones frías como Alaska, hasta en desiertos como el de Kalahari, donde no se encuentran es en zonas polares y desiertos arenosos. 
Su capacidad de adaptación les ha permtido colonozar espacios situados en todas las altitudes, desde el nivel del mar hasta la cota de 3.000 metros. 

El nombre científico de esta familia procede del griego Orchis, que quiere decir testículo, y hace referencia a la forma de sus tubérculos radicales 
Las flores suelen aparecer en racimos, espigas terminales, solitarias o en las axilas de las hojas. Son hermafroditas. Hojas alternas y tallos muy variables. 



Cephalanthera rubra / Orchis conica


ORQUIDACEAS /ORCHIDACEAE / ESPECIES Click para ir a fichas * fotos * datos
Listado de especies con fotos, fichas y datos en Waste Magazine
 
Anacamptis pyramidalis (Orquídea piramidal) Cephalanthera longifolia  Cephalanthera rubra
Dactylorhiza insularis (Orquídea
Dactylorhiza elata Dactylorhiza insularis (Orquídea pálida) Himantoglossum hircinum
Barlia robertiana/ Himantoglossum robertianum (Orquídea gigante) Limodorum abortivum Listera ovata (Yerba de dos hojas)
Neotinea maculata Ophrys fusca (abejera oscura) Ophrys lutea 
Ophrys dyris Ophrys apifera (Orquídea abeja) Ophrys scolopax
Ophrys speculum Ophrys tenthredinifera Orchis collina
Orchis conica Orchis coriophora (Abellera olorosa) Orchis italica
Orchis langei  Orchis mascula Orchis papilionacea
Orchis provincialis Orchis  spitzelii
Vamos a buscar orquídeas
Cinco rutas (en Granada) para observar las más bellas y afrodisíacas florecillas de los sotobosques, prados y laderas umbrías
Internarse al inicio de la primavera en parajes de Alhama y Bermejales, Huétor, Sierra Elvira, el Hervidero y el cerro del Sol,  es conocer y disfrutar de las orquídeas ibéricas
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle
Aparecen entre la hojarasca seca de los pinos, junto a los pies de las retamas y chaparros. Son pequeñas, coloristas, parecen abejas en busca de néctar, alas de mariposas  violeta, minúsculos espejos que reflejan la luz del sol, aunque en realidad son flores de orquídeas del bosque mediterráneo,  especies que se cuentan entre las más sugestivas y bellas de la flora ibérica. Son plantas que no pasan desapercibidas cuando en grupos de varias decenas forman bosquecillos en prados efímeros, en las umbrías, junto a la protección de bosques y matorrales, y las que crecen en solitario atraen por la singularidad de sus pétalos.

Son fáciles de observar en numerosos puntos de la geografía granadina, en sierras de altitud baja y media, tanto de los alrededores de la ciudad, como en comarcas más cercanas a la costa y en el interior. Crecen desde el inicio de la primavera y en algunos casos se mantienen hasta la llegada del verano, pero es en el mes de abril cuando se produce el apogeo de unas plantas citadas por los filósofos y escritores de la antigua Grecia, donde eran consideradas afrodisíacas por la forma testicular de sus raíces (orquídea viene de Orchis que en griego significaba testículo) y las femeninas y voluptuosas formas  de sus  flores.   En la provincia de Granada se han descrito 60 especies, una cifra que se puede considerar muy alta si se tiene en cuenta que el total de taxones de la familia de las orquídeas (Orchidaceae) es de 130 en todo el territorio de la península Ibérica, según los datos de la Sociedad Andaluza de Botánica, que afirma que la mayoría de las orquídeas granadinas están incluidas en la Lista Roja de la Flora Vascular de Andalucía, una de ellas considerada endémica de Granada y Málaga, la abejera atlántica, que crece en las sierras de Alhama, Tejeda y Almijara.

Los bosques de coníferas con suelos porosos son los favoritos de la mayoría de las especies que crecen en territorios granadinos. Esta preferencia hace que sea factible encontrar muchas de estas plantas en los montes que rodean la ciudad de Granada. La Dehesa del Generalife, y en particular el llano de la Perdiz y los bosquetes que se extienden entre la zona recreativa y el punto más alto del cerro del Sol, hacia el levante, son parajes recomendables para poder disfrutar en este mes de pequeñas concentraciones de plantas del género Orchis, como las italianas de colores rosados y con flores que forman un conjunto piramidal en el extremo del tallo, que como en todas las orquídeas, solo tiene flores en su zona superior y nace de un rosetón de hojas basales generalmente muy anchas, por lo que son muy visibles y llamativas sobre todo en suelos monocromos, formados por las acículas secas de los pinos, o también porque sobresalen entre las enmarañadas ramas de las aulagas.

En el Llano de la Perdiz, en las laderas que caen hacia el valle del Darro, crecen orquídeas amarillas, Orchis lutea, y una especialmente escasa y difícil de encontrar, Orchis papiloneacea, que extiende sus pétalos como si fuesen alas de mariposa. El recorrido que desde esta zona baja hacia la Acequia Real es ideal para conocer, en la primavera, especies que viven en laderas con musgos, como la Anacamptis pyramidalis, que crece en grupos y muestra sus tallos rectos terminados en un racimo de florecillas en forma de pirámide.

Estas plantas también se pueden observar en cualquier paseo entre los pinares de la Zubia, sobre todo en la zona de Cumbres Verdes y en los bosquetes situados en la parte alta del viejo camino de las canteras que desde Cájar asciende hacia el Hervidero. Es posible encontrar entre los pinos situados junto a las áreas recreativas, grupitos de una de las especies más comunes en la provincia de Granada, Ophrys fusca, que crece en casi todas las sierras de altitud media. Se caracteriza por su tallo entre verde y amarillo y sus pequeñas flores que muestran un largo labio, como casi todas las orquídeas, pero en este caso de color negro y morado y textura aterciopelada.

La Alfaguara
La sierra de Huétor es un territorio donde se pueden encontrar casi todas las especies citadas en Granada. En un recorrido por cualquiera de los senderos que unen la Alfaguara con Puerto Lobo, el camino de la Cueva del Agua, las pistas que acceden al sanatorio, los alrededores del Arboretum, en el campamento, las rutas hacia la Fuente de la Teja, son lugares donde se pueden ver bosquecillos de una planta que obtiene en esta sierra su máximo esplendor, es la llamada satiricón manchado, una orquídea de tallo alto, con más de 20 centímetros, que se corona con una sucesión de pulposas flores moradas pintadas de rojo y blanco. Junto al centro de recepción del Parque de Huétor, en Puerto Lobo, en las laderas que bajan hacia las instalaciones del Infoca, cada año aparecen nutridos grupos de esta orquídea, que en algún punto crece en solitario y de forma más exuberante con alturas que llegan a 30 y 40 centímetros.
En el acceso a la Cueva del Agua es posible observar ejemplares aislados de una especie que no realiza fotosíntesis y sus colores no son verdes. Se alimenta de maderas muertas, por lo que crece en puntos donde hay restos de ramas cortadas y árboles secos. Se llama Limodorum abortivum y también se le conoce como planta hambrienta, por nutrirse de materia vegetal en descomposición y de hongos.
En los bosques mixtos de encinas, pinar y robles, entre la oscuridad de zonas umbrías, aparece una planta atípica y escasísima. Es la Cephalanthera rubra, una orquídea estilizada de color rosado y pétalos en forma de alas.

Uno de los parajes de la provincia de Granada donde se pueden ver más cantidad de especies en un solo paseo, engloba los pinares que rodean al pantano de los Bermejales, donde en un recorrido realizado a lo largo de una mañana con especialistas de la Sociedad Andaluza de Botánica, se contabilizaron 15 especies en una pequeña zona de aproximadamente una hectárea. Este pinar, situado a la salida de la presa del pantano en dirección hacia Alhama, es uno de los lugares donde se puede observar la Barlia robertiana, llamada orquídea gigante, la más grande de las granadinas. Desde sus hojas basales que se encuentran pegadas al suelo, parte un tallo de color morado y rojizo que puede medir hasta 70 centímetros, con un grupo de flores enracimadas en la parte superior. Crece en solitario, por lo que se convierte en una verdadera sorpresa al contemplarla entre la umbría de un pinar muy degradado y sin arbustos.

En Sierra Elvira, en el camino que desde Atarfe o el Pantano de Cubillas asciende hacia el Torreón de Albolote, las laderas se tapizan con miles de florecillas multicolores, se crean prados efímeros alimentados por el rocío y la lluvia de abril, y en ellos crecen una gran cantidad de orquídeas, sobre todo la abejera oscura, la vistosa flor de avispa, la de alas de mariposa, y grupos de orquídea amarilla, que comparten espacio con la bellísima espejo de Venus, la flor de la diosa griega que refleja la luz del amanecer.

Cinco lugares

Los Bermejales:_ Los pinares situados junto a la presa del pantano en dirección a Alhama.

Alfaguara - Sierra de Huétor:_ Los caminos y pistas entre Puerto Lobo y la Alfaguara, el sendero hacia la Cruz de Víznar y el de la Cueva del Agua muestran la mayoría de las especies de orquídeas de estas sierras. Es interesante observar los prados que se crean junto a la Fuente de la Teja 

Cumbres Verdes:_ Los pinares desde la Zubia hacia el Hervidero y los que parten desde Cájar.

Sierra Elvira - Torreón de Albolote:_ Laderas y prados junto a las antenas de telecomunicaciones.

Llano de la Perdiz:_ Pinares y monte bajo junto a las áreas recreativas.




Orchis italica
 
Orquídeas... de aquí
Pinares, riberas, prados de montaña, y bordes de caminos, son los ecosistemas donde encontrar especies de gran belleza, parientes cercanos de las que exportamos de países exóticos
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL - Waste Magazine
No proceden de las selvas sudamericanas o territorios remotos, son parte de la flora de clima mediterráneo, de los ecosistemas que se encuentran más cerca de nuestros pueblos y ciudades. Orquídeas autóctonas de las sierras y campos del sur de Europa. En la península Ibérica hay alrededor de 130 especies que  podrían competir en belleza con los ejemplares cultivados y foráneos más exquisitos. Son de pequeño tamaño, entre 10 y 40 centímetros de altura y, en ocasiones, llegan a formar verdaderos bosquecillos de flores entre pinares, robles, matorrales, encinas y quejigos. Botánicamente pertenecen a la familia de las Orquidáceas, muy extendidas en todo el mundo, con más de 25.000 especies y una gran capacidad de hibridación.

Un paseo por el interior de bosquetes de coníferas (sobre todo pinares), prados de montaña y riberas de ríos, nos puede servir para constatar que las orquídeas son también una realidad en los espacios naturales de la provincia de Granada y de gran parte de Andalucía. Destacan porque son plantas que, en la mayorías de los casos, crecen de forma individualizada, con grandes hojas basales y un tallo largo y fino que termina en un racimo de flores, todas ellas con grandes labios carnosos y de muy diferentes formas, con impregnaciones de color, moteadas, rayadas, con dibujos que asemejan libreas (Ophrys fusca), abejas (Ophrys tenthredinifera), e incluso muñequitas de papel (Orchis conica).


Ophrys tenthredinifera)

Los prados de media montaña son lugares muy indicados para encontrarnos con orquídeas entre los matorrales. Allí está una de las más habituales, la llamada Orquídea amarilla (Ophrys lutea ), una pequeña planta de unos 20 centímetros de media, con florecillas amarillas arracimadas, de grandes lóbulos y colores rojizos y amarronados en el centro de la flor. Se encuentra en todas las sierras granadinas. Puede crecer en zonas de alta montaña.

También en esos prados hay otra especie más difícil de encontrar por su escasez, la Orquídea mariposa (Orchis papilionacea) que presenta un ramillete de flores unidas entre ellas, con un tallo que pasa del verde al rojo y morado, con labios de color blanquecino y rallitas rojas, realmente exuberante.

A las orquídeas de clima mediterráneo les gustan especialmente los ecosistemas formados por bosques de coníferas, de pinares con suelos blandos y con una gran cantidad de materia orgánica. No importa que el pinar padezca una grave situación de degradación como es habitual en la mayoría de los que se encuentran en el sur de la península Ibérica. Una de las más habituales de estos ecosistemas son las que llaman Satiricón manchado (Orchis mascula), que forman praditos de varias decenas de ejemplares, con flores arracimadas de colores morados y blancos, con flores manchadas de motas rojas.

En el interior de las zonas boscosas, a pesar de que el suelo parezca seco y con poca actividad vegetal, podemos encontrarnos con alguna que otra maravilla, orquídeas que terminan en racimos de flores en forma de penacho. Su nombre vulgar es Orquídea italiana, y el científico, Orchis italica.
En algunos claros de los bosques se encuentran especies que son de mayor tamaño, como la Orchis Provincialis, que suele verse en solitario y se caracteriza por sus ramilletes de flores blancas que presentan pequeñas manchas rojas y moradas en el interior de las flores, lo que les otorga un atractivo especial.

En ocasiones, cuando el sustrato es blando y rico en nutrientes, se pueden ver especies diferentes que conviven en el mismo terreno. Es el caso de la Itálica, que crece junto a otra más pequeña, estilizada y delicada, a la que se denomina Espejo de Venus (Ophrys speculum), ya que  una parte de su flor es de color plateado y parece un espejo. Es una orquídea de gran belleza, con colores entre rojos amarillos y morados. 


Ophrys speculum)

Las orquídeas de mayor tamaño que crecen en los bosques y prados de la provincia de Granada, son las denominadas, Oquídea macho y gigante (Barlia robertiana/ Himantoglossum robertianum), de flores moradas y blancas apiñadas sobre un tallo grueso y grandes hojas basales. Del doble de tamaño, llega a un metro de altura, crece la Orquídea hedionda (Himantoglossum hircinum) con flores terminadas en cilios muy largos que parten de pequeñas cuencas verdosas ribeteadas con líneas de color rojo. 

Una de las especies más preciadas por botánicos y coleccionistas es la que se conoce como Orquídea de avispa y también abejera (Ophrys tenthredinifera). Ese nombre se debe a la curiosa forma de sus flores, que pueden asemejarse al cuerpo y alas de una avispa y una abeja. Su dibujo muestra diferentes colores entre morados, rojos, marrones y amarillos
Las orquídeas no solo son especies vegetales exóticas o tropicales, también son parte fundamental de la flora de los bosques y ecosistemas mediterráneos. 

No a la recolección de especies en peligro
Algunas especies de orquídeas están protegidas por la legislación europea, española y andaluza. Se trata de las que sufren diversos tipos de amenazas, incluso están en peligro de extinción. Las causas de esa situación se debe a la desaparición de los hábitats en los que se desarrolla, prados y pinares cercanos a los núcleos de población, y a la recolección que algunas personas realizan de ejemplares vistosos, para ser utilizados como flores ornamentales, y para nutrir colecciones botánicas. La totalidad de las especies que crecen en los parques naturales están protegidas y su recolección puede ser objeto de sanciones administrativas y penales. 



Temas relacionados 

Jardines sobre los grandes árboles
Jardines sobre los árboles, plantas epifitas 
Guía de plantas

Copyright © Waste magazine





Lista de especies, fichas, fotos, datos + info

Vamos a buscar orquídeas
Cinco rutas (en Granada) para observar las más bellas y afrodisíacas florecillas de los sotobosques, prados y laderas umbrías 

Orquídeas... de aquí 
Reportaje: Orquídeas en el sur de la península Ibérica)
Texto, datos y fotos 


El bosque mediterráneo encierra verdaderas sorpresas. No es demasiado fácil encontrar orquídeas, pero una osbservación cuidadosa las descubre a la vista en diferentes épocas del año, sobre todo en primavera. La mayoría de las especies son de talla pequeña, no superan los 50 centímetros y poseen colores vistosos, especialmente azules, amarillos y rosados. 

.


ORQUIDEAS EN EL BOSQUE MEDITERRÁNEO


En la Peninsula Iberica hay unas 130 especies distribuidas en zonas boscosas y humedales, bordes de rios, arroyos, corrientes de agua, donde son mas frecuentes 
El bosque mediterráneo encierra verdaderas sorpresas. No es demasiado fácil encontrar orquídeas, pero una osbservación cuidadosa las descubre a la vista en diferentes épocas del año, sobre todo en primavera. La mayoría de las especies son de talla pequeña, no superan los 50 centímetros y poseen colores vistosos, especialmente azules, amarillos y rosados. 

Aunque su distribución es amplia, sobre ellas acechan varios peligros. Lo que le ocurra a los bosques afectará directamente a las poblaciones de orquídeas y, además, su cualidad ornamental, bonitos colores y formas, provoca su recolección sin tener en cuenta la densidad de las poblaciones. Las que crecen junto a caminos en zonas consideradas como turísticas tienen muy difícil su pervivencia debido a que la mayor parte de ellas son cortadas para servir de adorno. 



Videos de Naturaleza