.
Ruta de la Granada Romántica
Un recorrido entre jardines sugerentes, estanques y miradores para pasear en el Día de los Enamorados. 
Conocer los rincones y paisajes que convirtieron Granada en inspiración de los viajeros románticos del XIX 
Texto y fotos por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL - Waste Magazine
(..)La imagen de los dioses, de Afrodita y Adonis, se refleja en el agua de los estanques, figuras de terracota que permanecen a través del tiempo para contemplar las evoluciones de las aves exóticas y el paso de los amantes que buscan un espacio en el que la mano del hombre moldea la naturaleza para explorar los sentimientos. Es el jardín principal del Carmen de los Mártires, donde el canto de los pavos reales contrasta con el sonido de los surtidores y el movimiento de las ramas de naranjos y magnolios. Es la esencia de los jardines que fueron llamados románticos, donde los creadores de los primeros años del siglo XIX quisieron dar rienda suelta a la pasión y romper con la Ilustración y las encorsetadas formas del Neoclasicismo. Es el punto central de la imagen romántica de la ciudad de Granada, cargada de rincones y paisajes para el amor y la comunión con la naturaleza. Conocer algunos de los lugares que se consideran templos del Romanticismo, o que al menos intentan homenajear el espíritu de los románticos es un sugerente ejercicio para el ecuador del invierno, para festejar el Día de los Enamorados, el momento en que, en el horizonte, se vislumbra ya la primavera. 

Jardines, espacios históricos, calles, miradores, y recónditos refugios para el amor que hicieron de Granada la ciudad elegida por escritores, pintores, e incluso científicos que desde la cuna de un movimiento nacido en el seno del Imperio Germánico, viajaron al sur para enamorarse de sus tierras y sus gentes. La Granada romántica empieza en el Salón, a orillas del Genil, donde las aguas de Sierra Nevada bajaban a través de una densa ribera, el lugar donde los Jardincillos, muestran las formas artísticas europeas imperantes en 1.820. Junto al Puente Verde el paseo discurre entre los setos de boj que envuelven columnas honoríficas y estanques, como el de la Ninfa, un círculo al que dan paso dos granadas en piedra, y hacia el oeste, aguas abajo, entre cipreses recortados, la fuente de la Bomba, la escultura de metal con forma de bomba marítima que aporta el nombre popular a todo un entorno centrado por el paseo de caballos y que engloba monumentos en recuerdo del duque San Pedro de Galatino, impulsor de Sierra Nevada. Y en el Salón, el quiosco de música, una de las construcciones habituales de ambiente romántico, que coronó la remodelación que, en la última década del XIX, marcó la imagen actual de este espacio de la ciudad, donde hoy los enamorados continúan sus paseos al atardecer y ocupan los bancos bajo palmeras, cedros, plantas ornamentales y matorral autóctono, recuerdo de los setos originales de los primeros jardincillos destruidos durante la dominación francesa.

La actual Fuente de las Granadas, que intenta rememorar el culto a las ninfas, los dioses y el amor, dirige los pasos hacia el interior de la ciudad, donde la ruta continúa hacia el Jardín Botánico de la Universidad. Pero antes, una mirada al interior del Cuarto Real de Santo Domingo, a la Qubba que fue englobada por un palacete del XIX desaparecido en favor de un espacio expositivo de corte funcional aunque mantiene alguno de los signos de identidad decimonónica del lugar: fuentes, columnas y un jardín que fue romántico sobre los restos de los jardines islámicos que rodeaban la maravillosa estancia de Aixa en la almunia nazarí, dedicada al amor, donde las veladas arcadas de yeserías atesoran historias de pasión.

En la plaza de la Universidad está el Botánico, un jardín con casi dos siglos de historia, que aunque se concibió como una plantación medicinal, fue cambiando sus conceptos hasta tomar una imagen más cercana al Romanticismo, donde es posible deleitarse con espacios para el amor como el cenador natural que crean las ramas de un centenario Ginkgo Biloba, las sombras de los grandes cedros y pinos canarios, los parterres de aromáticas y los arrayanes moriscos. El botánico José Tito, director del jardín universitartio, asegura que aunque no hay demasiados espacios realmente procedentes de este periodo, sus jardines han evolucionado con el tiempo hacia esa idea, tanto en la ciudad como en las zonas altas del Generalife. La Granada verde concentra las esencias de la jardinería de esa época. “Prima el gusto por las plantas extrañas, nuevas, exóticas. Es cuando en los jardines granadinos se introducen con profusión, especies como las palmeras canarias, aspidistras, bambúes, palmitos chinos, macasar, cordilines y se abandonan algunas tradicionales, por ejemplo se deja de usar el arrayán en los setos y se sustituye por el boj. El ciprés se usa recortado en cilindros y arcos. Fue más tarde, con la moda regionalista, cuando se comienza a extender en la ciudad como árbol libre y alto”, dice José Tito, que apunta que un ejemplo está en el paseo de los cipreses del Generalife, que era originalmente un camino bordeado de cilindros recortados de esta especie, como muestra su trabajo sobre ‘Las tipologías de los jardines de la Alhambra en el siglo XIX, a la luz de la fotografía’ realizado junto al también botánico, Manuel Casares, en el que muestran detalles como el Patio de los Leones cargado de matorral y elementos florales.



Una pareja de papamoscas gris, un ave que inicia sus cortejos en los jardines de la ciudad.
Parejas en el Paseo de los Tristes

El paseo continúa hacia los Tristes, para caminar junto al pretil del Darro y sus puentes, por la calle que los granadinos consideraron, en una encuesta realizada por el Ayuntamiento, como la más romántica de la ciudad, y el Paseo de los Tristes, el destino de amor más reiterado a través de los tiempos, con la imagen de la Alhambra, los bosques y la riberas. A un lado, el Chapiz, para ascender a San Nicolás y disfrutar del mirador de la más bella puesta de sol del mundo, y al otro lado del río, la ruta del Avellano, el sendero de Ganivet, y ascender hacia la Alhambra por la cuesta de los Chinos, bajo las torres de las Damas, las Infantas y la Cautiva, recuerdos de pasión. El agua baja impetuosa por el cauce de la Acequia Real y ayuda a crecer a alisos y árboles del amor.
Arriba, en los palacios, las estancias del escritor Washington Irving y sus cuentos alhambreños, las mil y una noches del Reino Nazarí. Y muy cerca, el Generalife con su mirador romántico al que se asciende tras la singular escalera del agua. Más allá de la colina, en los Alixares, un mirador moderno, con cenadores románticos, es el lugar elegido por los jóvenes para cada tarde dejarse llevar por sus juegos de amor. Se llega desde los caminos entre los olivares que caen hacia el Barranco del Abogado, sobre el que se erigía el convento de los Mártires convertido en carmen romántico, con el mejor ejemplo de jardines franceses e ingleses de la ciudad, con un palacete en el que se conjugan los gustos del Romanticismo y que fue salvado de la destrucción a mediados del siglo XX. Un lago que intenta una comunión con la naturaleza da agua a estanques y fuentes presididas por esculturas mitológicas y grutas de estalactitas, musgos y culandrillos, junto a maceteros de cerámica decorada para albergar rosas y petunias.

La ruta culmina de vuelta a la ciudad por el paseo central de la Alhambra, por el interior del bosque, por un trazado que invita a la contemplación y a dejar fluir los sentimientos puestos a prueba en la cumbre de la colina de los Mártires, donde tres siglos antes de la explosión del Romanticismo europeo, San Juan de la Cruz, bajo las ramas de un ciprés centenario que aún vive, escribió su poemario de misticismo, amor y pasión: ‘La noche oscura del Alma’ y ‘Llama de amor viva’.

Las etapas
1. Jardín Botánico de la Universidad, en la plaza de Derecho.
2. Los Jardincillos del Genil, en el Salón, un espacio original del Romanticismo en Granada, con
estanques y plantaciones.
3. El interior de la Qubba, un recuerdo al amor en la más pura Granada nazarí.
4. Cenador romántico en el Palacete de Quinta Alegre
5. El Paseo de los Tristes, con la Alhambra, es el espacio favorito para los enamorados.
6. La cuesta de los Chinos asciende hacia la zona alta de la Alhambra entre vegetación de ribera
y la Acequia Real.
7. Vuelta por el paseo central del bosque, por Gomérez.
8. El mirador de Alixares, un refugio para enamorados.

Los jardines Románticos de Granada
(Datos, fotos, fichas de especies...)
Carmen de los Mártires
Jardín Botánico Universitario
Paseo del Salón
Palacete Quinta Alegre

Temas relacionados 
Espacios naturales en Waste
Parque Nacional de Sierra Nevada
Series de Vegetacion en Sierra Nevada

Pinares y sabinares beticos
Piornales y enebrales nevadenses
Pastizales nevadenses
Borreguiles
Canchales
Roquedos, rocas verticales
Robledales nevadenses
Quejigales y acerales beticos
Encinares nevadenses
Encinares termicos
Encinares beticos
LISTA DE ENDEMISMOS
Parque nacional
Joyas naturales.
Joyas de la Tierra Minas y minerales
Proteger las mariposas
Fotos 
Hielo fosil
Trevenque
El castaño del abuelo, el guardián de Sulayr
Sierra Nevada 1814 - 2014
Parque Nacional de Sierra Nevada

Parque Natural Sierra de Castril 
Parque Natural Sierra de Huétor 
Parque Natural Sierra de Baza 
Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama
Parque Natural de Sierra Nevada 
Paraje Natural Acantilados Maro-Cerro Gordo

Parque Periurbano Dehesa del Generalife
Parque Periurbano Dehesa de Santa Fe
Reserva Natural Concertada Charca de Suárez Motril, Granada
Monumento Natural Peña de Castril
Monumento Natural Falla de Nigüelas
Monumento Natural Cárcavas de Marchal
Monumento Natural Peñones de San Cristóbal
Monumento Natural Cueva de las Ventanas
Humedales de Padul
Salinas de La Malahá
Los Cañones de Río Verde
El embalse de Cubillas
Sierra Elvira
Sierra Arana /Sierra Harana 
Las Angosturas de Albuñol (Granada)

Balneario  Alhama de Granada / Rio Alhama
Pantaneta de Alhama /Itinerario de los Tajos y la Presa de Alhama
Pantaneta de Cacín, Granada
Balsa del Regidor /Moraleda de Zafayona

Jardín Botánico La Cortijuela /Granada
Jardín Botánico Hoya de Pedraza / Granada
Charco del Negro (Loja, Granada)
Laguna Grande de Granada, Laguna Larga y Laguna de los Arenales en Albolote, Granada
Arboretum en la Alfaguara, Parque Natural, Itinerario Botánico
Los Cahorros, el desfiladero del río Monachil, Sierra Nevada
Río Aguas Blancas, Granada
Rio Dilar, Granada
Cabecera Rio Genil /Vereda de la Estrella / Flora y Fauna
Parque Garcia Lorca, Granada
Haza del Lino

Parque Nacional de Sierra Nevada
Parque Natural Sierra María-Los Vélez
Parque Natural Cabo de Gata-Níjar
Salinas de Cabo de Gata
Rambla Morales
Parque Natural de Sierra Nevada 
Paraje Natural de Alborán
Paraje Natural Sierra Alhamilla
Paraje Natural Punta Entinas - Sabinar
Paraje Natural Desierto de Tabernas
Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas 
Reserva Natural Albufera de Adra
El tercer parque, Los subdesiertos de Almería
Jardín botánico El Albardinar
Jardín Botánico Umbría de la Virgen /Almería

Espacios naturales en Waste
 

vídeopromoción







El TOP 10 de los 'momentos románticos'
Según una encuesta elaborada por el Ayuntamiento.

San Nicolás: Puesta de sol desde el mirador.
Albaicín: Pasear por callejuelas. Sacrononte: Buscar en la Abadía la piedra del amor.
Alhambra: Pasear y ‘perders’ por el bosque.
La Vela: Tocar la campana de la torre el 2 de enero para casarse.
Los Tristes: caminar por el paseo con compañía.
Mártires: Dejarse llevar por el amor en el cármen romántico.
Loa Chinos: Ascender a la Alhambra por la Cuesta de los Chinos, junto a la Acequia Real
Patios: Buscar los reconditos espacios interiores de la ciudad.
Salón: Caminar por los jardines del Paseo y la Bomba.




Reportaje publicado en IDEAL el 14 de febrero de 2016
Día de los Enamorados


 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es