-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
TEMAS----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
 
Naturaleza, cultura, educación ambiental y ecoturismo
Por M.en C. Miguel Fernando Pacheco Muñoz.
Instituto de Investigaciones Filosóficas. UNAM. México.


Foto: J. E. Gómez / Sierra Nevada-Granada (Spain)
.
El ecoturismo puede ser considerado como una práctica o especialidad de la educación ambiental. Desagraciadamente los animadores, operadores turísticos, técnicos de áreas naturales protegidas, guías o intérpretes, no han logrado incorporar y generar una práctica turística en el marco de la educación ambiental, sino que muchas veces se ha pensado el ecoturismo como un proceso totalmente  independiente. Pero si pensamos la educación como el conjunto de procesos y actividades mediante los cuales un grupo asegura que sus miembros adquieran la  experiencia social, culturalmente organizada e históricamente acumulada, es decir, si pensamos lo educativo en el sentido más amplio, el turismo  puede ser conceptualizado como una práctica socio - cultural de orden educativo. 

Las personas cuando visitan un parque natural, un museo, un jardín botánico, un zoológico o un área de interés natural o cultural de forma libre y espontánea lo hacen con el fin de pasar unas horas de esparcimiento y diversión, están realizando actividades de tiempo libre de predominante carácter lúdico,  pero es en cierto sentido la obligación y sobre todo la oportunidad de la institución proporcionar una experiencia educativa. La dimensión educativa es un valor agregado a nuestro producto turístico, las experiencias que se efectúan en el marco del turismo alternativo tienen pueden tener un fuerte contenido ambiental.


Foto: J. E. Gómez / Sierra Nevada-Granada (Spain)

Cada vez es más común que el disfrute este acompañado de información, como una demanda adicional al servicio, esto sin embargo no es suficiente, si bien un ecoturista ya esta sensibilizado y por eso se relaciona con este tipo de actividad, esto no significa que tenga los conocimientos y sensibilidad suficiente para articular la apreciación del paisaje con la conservación, y por sí mismo pueda ir más allá para reflexionar sobre la problemática socio - ambiental.  La información sobre las especies, sus hábitos, sus características, sus comportamientos e interrelaciones, en el buceo o en otro ejemplo en la observación de aves y en cualquier otra experiencia de ecoturismo sirven para mejorar el servicio y aumentar el interés en la actividad por el turista, para aumentar la conciencia de los turistas ayudándonos a respetar el lugar y a minimizar los impactos culturales y sociales. A pesar de que en muchos de las experiencias ecoturisticas marcan como prioridades los aspectos culturales, la participación de las comunidades y la educación como parte de los componentes del  ecoturismo, se sigue conceptualizando y restringiendo el propósito central del  ecoturismo a la conservación de la flora y la fauna y no de la interacción entre el hombre y la naturaleza, esto está muy ligado al uso del prefijo eco que sólo es una forma más de denominar al turismo verde. Una concepción de ecoturismo que queda reducida a la apreciación del paisaje como teatro de las actividades humanas y que no ha retomado los aspectos teóricos y epistemológicos de la educación ambiental y que además limitan el proceso educativo a las estrategias de interpretación como proceso de mediación científica. 

Una excelente crítica y un nuevo planteamiento sobre la interpretación, más acorde a la perspectiva ambiental contemporánea se puede encontrar en: "Los Sentidos de lo "Ambiental"; La Contribución de la Hermenéutica a la Pedagogía de la Complejidad de Isabel Cristina Moura Carvalho (La Complejidad Ambiental, Leff, 2000), donde se menciona que la interpretación, desde el saber ambiental, sería una interpretación enfocada a la interpretación - comprensión de los sentidos que sobre la naturaleza se han producido social, cultural e  históricamente (Moura, 2000).

Algunas concepciones de ecoturismo lo reducen a un turismo centrado en la "conservación" a secas, olvidando que la problemática ambiental no se limita a la protección de la naturaleza per se, sino debe unirse a objetivos sociales. 

Así es necesaria la inclusión de temas no sólo como la extinción o de aspectos de la biología, la ecología y la historia natural, sino de las causas y consecuencias sociales de la pérdida de biodiversidad, de la importancia de visiones no occidentales sobre lo natural como el saber y el conocimiento indígena, de la importancia de los servicios ambientales, de las relaciones de la extinción con las causas y consecuencias de otros  problemas ambientales, en sus diferentes niveles y planos; políticos, económicos, sociales y culturales, de la relación que existe entre el consumo y la destrucción de la naturaleza, de los ecosistemas como potencial de desarrollo, etcétera. 

El ecoturismo, el turismo de aventura, el turismo rural, el turismo científico y otras formas de turismo alternativo y sus prácticas didácticas - apreciativas o recreativas - deportivas; tales como la observación activa para la apreciación lúdica del paisaje, la flora  y fauna, fósiles y procesos geológicos, en el senderismo interpretativo, la participación en proyectos de investigación biológica, conservación, restauración, la recreación pasiva o activa, las diversas modalidades deportivas y de aventura que se realizan en espacios naturales se pueden perfectamente retomar experiencias de educación ambiental desarrolladas en otros ámbitos. El turismo verde, como segmento turístico que promueve actividades relacionadas con la naturaleza, no es el turismo que debería ser considerado como ecoturismo. No debería ser la naturaleza como escenario, su único referente. El ecoturismo puede ser entendido como un practica social que se caracteriza además por su interés por la naturaleza y su conservación, con una nueva valoración ética y política de la naturaleza, con objeto de mejorar las condiciones de vida de las poblaciones dueñas del recurso, que genere una reapropiación y resignificación del entorno y la cultura local, que se involucre en la gestión del servicio y la apropiación de los beneficios. 

Las actividades de ecoturismo no están exentas de los problemas de la sociedad posmoderna, como el individualismo y hedonismo. Pueden tener espacio en discursos que supuestamente proponen otras relaciones con la naturaleza y la cultura, cuando lo único que hacen es pervertir los fines que dicen perseguir. 

Nada garantiza que las actividades en plena naturaleza no estén orientadas en el sentido de la enajenación del tiempo libre, ordenadas por el consumo y tampoco que no puedan convertir en objeto y mercancía a la naturaleza y a la cultura o participar en algún tipo de relación cultural desigual. Se puede sin querer y porque no se ha pensado en ello, participar en la construcción de una nueva versión del mito del paraíso perdido, mito tan alienante y falso como el que se da en el tradicional turismo de playa.

El ecoturismo también da oportunidad para el simulacro, para presentar un paraíso sin personas, sin cultura, sin historia, sin problemas, puede dar espacio para la asepsia, puede proponer una experiencia altamente gratificante pero no proponer una vivencia íntima y personal al viajero, una experiencia transformadora. También se pueden proponer experiencias parecidas y abstraídas de lo real, un contacto superficial  tanto de la naturaleza como de la cultura, muy al estilo de las industrias culturales. Es decir una representación unidimensional que no permite la aprehensión de lo real, la Disneyficación de lo natural, espacios de usar y tirar, de gozar sin involucrarse.

El ecoturismo y otras formas de turismo alternativo deben estar orientados hacia el desarrollo regional, en la resignificación de la naturaleza, integrando la tradición y la historia, el contacto con las culturas en su diversidad, en el verdadero encuentro con el otro, dignificando lo que ahí vive y a los que ahí viven, en el desarrollo personal que se da en la verdadera comunicación y no en el simulacro y la simulación. Es ahí donde los aspectos educativos son importantes, para permitir, además del disfrute lúdico de la naturaleza, su reapropiación y resignificación. 

Bibliografía
Cuenca C. Manuel. Ocio y Animación Sociocultural, Presente y Futuro. En Animación Sociocultural, Trilla Bernet Jaume. Ariel, España, 1997.
Moura Carvalho Cristina Isabel. Los Sentidos de lo "Ambiental": La Contribución de la Hermenéutica a la Pedagogía de la Complejidad. En La Complejidad Ambiental, Enrique Leff, coordinador, Siglo veintiuno editores, Centro de investigaciones interdisciplinarias en ciencias y humanidades, UNAM, PNUMA, México, 2000. 
López Pardo Gustavo, Palomino Villavicencio Bertha. Turismo y Medio Ambiente. Revista Momento Económico. Desarrollo sustentable: ecosistemas, agricultura y energía, Instituto de Investigaciones Económicas. UNAM, Septiembre - Octubre, UNAM,  México, 1997.
Pérez  de las Heras Mónica. La Guía del Ecoturismo. Mundi Prensa, México, Madrid, España, 1999.


Temas relacionados 
Cambio climático y ecología en Waste magazine

Copyright © Waste magazine









VÍDEOS DE NATURALEZA


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es