Videos de NaturalezaGuías de NaturalezaGuía de AvesGuía de Plantas, FloraGuía de Setas, HongosGuía de LíquenesGuía de Mariposas, diurnas y nocturnasGuía de InsectosGuía de Moluscos y conchasGuía de Especies Marinas

VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Reportajes de fauna, flora, rutas.... 


MONUMENTO NATURAL CUEVA DE LAS VENTANAS- -© Merche S. Calle y Juan Enrique Gómez - Textos-fotos-videos / Waste------------
--
. .
Cueva de las Ventanas - Píñar, Granada
Catedrales del subsuelo
Descubierta por el hombre hace casi ocho milenios, la cueva de las Ventanas es un sendero hacia el centro de la Tierra
El agua y el tiempo han creado arcos, capiteles y columnas que forman espacios naturales únicos que el hombre aprovecha desde el Neolítico
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle, IDEAL y Waste
En el subsuelo hay paisajes. Es oscuro, pero no inerte. No es la antesala de la muerte ni el camino hacia la nada. En él se generan algunos de los elementos básicos que dan lugar a la vida, el lugar en el que se alojan los grandes acuíferos que generan manantiales. Es donde están los minerales que necesitan las plantas para crecer y generar el oxígeno que permite la vida en el planeta, es un universo desconocido. 

La Cueva de las Ventanas, en la localidad de Píñar, catalogada como Monumento Natural, es una de las muestras más impresionantes de que es posible acercarse a las entrañas de la Tierra a través de senderos de millones de años construidos por el lento efecto del agua y la piedra. Es  una comunicación entre dos universos: el exterior, bañado por el sol, y el interior, aún misterioso a pesar del avance del conocimiento científico. Desde los primeros homínidos hasta ahora, cuevas y grutas han formado parte de la existencia del hombre, primero como cobijo, después como santuario donde enterrar y honrar a sus muertos, y más tarde como aprisco para el ganado. Esa ha sido la evolución de un espacio natural que puede calificarse como una impresionante catedral subterránea en la que la roca calcárea se ha dejado modelar para esculpir columnas, arcos y capiteles.

Es necesario realizar un profundo ejercicio de abstracción espaciotemporal para asimilar que columnas de piedra de decenas de metros de altura y enormes diámetros han sido creadas por la caída de gotas de agua, que una tras otra, sin parar, han depositado sus ínfimas cantidades de sales carbonatadas hasta crear las impresionantes formaciones que pueden observarse en el sendero que discurre por el subsuelo de los montes rocosos situados junto a la localidad de Píñar.


 
Valor andaluz
Recorrer la Cueva de las Ventanas es visitar una de las cavidades adaptadas al turismo más importantes de la península Ibérica, y una de las tres andaluzas de mayor calidad en cuanto a adaptación, conservación de sus estructuras y cualidades antropológicas. La más conocida es la de Nerja. Le siguen las de Aracena, y Píñar. 
Llegar es fácil, solo hay que contactar con un servicio de conexión entre el pueblo y la gruta que tiene en marcha el Ayuntamiento de Píñar, con un trenecito turístico que realiza viajes diarios con guías que explican las particularidades de la gruta, que ha sido adaptada para permitir el paso por estrechos pasillos entre rocas y travertinos (formaciones cálcareas de aguas, algunas aún rezumantes), e incluso con un anfiteatro en lo más profundo de la cavidad en el que se realizan, de forma habitual, actuaciones musicales y teatrales. 

La gruta se abre al exterior a través de tres enormes ventanas situadas en la pared de un gran tajo, al que se accede mediante una carretera y camino de asfalto. Al entrar, una gran sala se dirige hacia zonas más angostas. Los responsables de la cueva han creado todo un museo antropológico en su interior, con representación de diferentes épocas del neolítico, las edades del hierro, del cobre... Se pueden observar utensilios encontrados en la cueva junto a otros recreados sobre investigaciones y restos arqueológicos, con representaciones de hogares neolíticos, de hombres que utilizaban el hueso y la piedra de sílex como herramientas y armas, e incluso la reproducción de enterramientos que, en su día, fueron encontrados en la Cueva de las Ventanas. Restos óseos, esqueletos que simulan ritos funerarios realizados hace más de 3.000 años. 
Aberturas naturales
El camino está pavimentado y bordea oquedades y aberturas naturales que en épocas más cercanas fueron utilizadas como apriscos para el ganado y que, en tiempos de íberos y romanos, eran refugios para los pobladores de las aldeas de los alrededores. 
 

 
Tras recorrer un estrecho pasillo entre rocas por el que hay que agacharse para no chocar con el techo, se accede a una gran balconada desde la que se divisa la Sala de los Desprendimientos, con un camino que serpentea para esquivar grandes bloques caídos del techo y columnas estalagmíticas que dan paso a la gran sala de las Piletas, que tiene una superficie de alrededor de 30 metros de diámetro, adornada de forma natural por estalactitas, estalacmitas y bellas coladas. 
En uno de los márgenes de la sala de las Piletas, se ubica un mirador espectacular sobre una sima de 20 metros de profundidad llamada Abismo del Tesoro, donde se puede apreciar la sensación de vacío, ya que el observador se encuentra en un espacio que parece estar colgado al borde de las profundidades, ya que no se ve el fondo. Algo más adelante, tras bajar unas escaleras metálicas situadas sobre la roca calcárea, el sendero bajo la tierra se interna hasta otra plataforma que termina en lo más profundo de la gruta, el lugar, en el que se construyó el anfiteatro para actividades culturales. 
El recorrido es circular. la vuelta se hace a través de  pasajes sinuosos  entre grandes columnas de piedra, con caprichosas formaciones geológicas llenas de color, que muestran el efecto del agua, que aún cae minuto a minuto, y que son las pequeñas gotas que siguen transformando la imagen de la cueva.

La luz de las tres ventanas que sirven de entrada y salida de la caverna, sorprende tras ascender junto a los grandes pilares estalagmíticos de la  catedral subterránea. La luminosidad, poco a poco, se hace dueña del paisaje hasta que el sendero vuelve a la primera sala de los enterramientos, de los habitáculos utilizados por pobladores de hace milenios. 
La Cueva de las Ventanas  fue abierta al público como espacio turístico en 1999. El empeño del Ayuntamiento de Píñar logró poner en valor un recurso único en la provincia de Granada y con un enorme potencial turístico. De hecho más de un millón de personas han pasado por sus cavidades y la cifra crece cada año. 


La Cueva de las Ventanas
Bien de Interés Cultural (BIC) y Monumento Natural de Andalucía.

Accesibilidad y visitas
Una gran parte de su recorrido esta acondicionado para accesibilidad en sillas de rueda.

Duración de la visita en la cueva, 55 minutos aproximadamente.
Duración de la visita incluido el traslado en tren turístico, 1.15 h. aproximadamente.
Transporte ida – vuelta, Ayuntamiento / cueva / Ayuntamiento. Incluido.
Visita guiada. Incluido.
Más información en: www.piñar.es

Abierta todos los días del año.Tel: 958394725
E-mail: cuevadelasventanas@hotmail.es
.

.
Como Llegar
Se encuentra en el municipio de Piñar (Granada) a poco más de un kilómetro del casco urbano por la carretera desde Píñar a Bogarre. A Píñar se accede desde la A-44 Autovía de Sierra Nevada, salida hacia Iznalloz. Poco después a la izquierda, un cruce lleva hasta Píñar, con un recorrido de aproximadamente seis kilómetros.
En el caso de acceder desde el Este de la península, desde la A-92 salida hacia Iznalloz.
 


.
Recorrido turístico 
La Cueva consta de una primera sala de unos 60 metros de longitud que se abre al exterior con tres grandes bocas, de donde proviene el nombre de Cueva de las Ventanas. Desde allí se puede apreciar el relieve de la roca esculpida por la acción del agua a lo largo de miles de años. Al fondo se entra en el «pasillo», estrecho corredor lleno de cúpulas y recovecos donde en la prehistoria realizaban los enterramientos. Esta zona cae sobre la llamada «Sala de los Desprendimientos», con un camino que serpentea para esquivar grandes bloques caídos del techo y columnas estalagmíticas, para pasar a la gran Sala de las Piletas, de unos 30 metros de diámetro, adornada de estalactitas, estalacmitas y bellas coladas. En uno de los márgenes de la Sala de las Piletas, se ubica un mirador espectacular sobre una sima de 20 metros de profundidad llamada E1 Abismo del Tesoro, donde se puede apreciar la sensación de vacío al estar colgado sobre su mismo borde. Se continua rodeando la Sala de las Piletas para pasar por una pasarela que supera de forma aérea un primer barranco. Desde allí se asciende a una cornisa denominada E1 Puente, en la que se aprecian arcos de roca en una enrevesada galería, la Sala Gruyere, llena de precipicios, columnas y colgaduras estalagmíticas. En esta cornisa el paisaje subterráneo es espectacular pues al fondo se aprecia a contraluz las ventanas de la entrada a la cueva. En esta cornisa se ha instalado un centro de interpretación del Monumento. Desde la cornisa se desciende por una escalera de estructura metálica que salva un segundo barranco y entra por la pared opuesta a través de una de las ventanas para acceder al piso inferior y remontar de nuevo por un camino en zizagueante denominado Cuesta de la Lluvia, nombre dado por miles de gotas de agua que caen del techo en épocas invernales, al final de la rampa se abre la Sala de los Hogares por ser el lugar que se utilizó por los hombres prehistóricos como viviendas.
.
.
Turismo rural 
Para los vecinos de la localidad de Píñar, que han conocido la cueva desde siempre, la apertura al público de la gruta fue un rayo de esperanza en sus economías. Atrajo a un turismo cultural y rural que supone riqueza para el municipio. El Ayuntamiento de Píñar destinó fondos del PER y del Inem a los trabajos de preparación de la cueva, que creen que podrá competir en calidad con el resto de las grutas españolas. En su interior se creó un aula de arqueología y de espeleología, además de ubicarse espacios en los que se explica los visitantes la forma de vida de los hombres prehistóricos en su interior y la evolución de la presencia del hombre en la cueva, que se entronca con otros espacios del patrimonio cultural de toda la zona de la Carihuela y Sierra Arana.
Desde el Neolítico La Cueva de las Ventanas alberga vestigios arqueológicos, desde el neolítico (4.500 años antes de Cristo) hasta nuestros días, pasando por las épocas de las culturas del cobre, bronce, ibérico, romana y árabe. Desgraciadamente ha sido sometida al saqueo a lo largo de toda su historia y esquilmada en las últimas décadas. En base al número de restos humanos como a los utensilios recuperados, se ha trabajado con la hipótesis de que la Cueva de las Ventanas fue utilizada fundamentalmente como lugar de enterramiento por las distintas culturas que la ocuparon, aunque también sirviera como lugar de hábitat en periodos y momentos concretos. 
El estudio de los materiales recuperados en la cavidad, tanto por su cantidad como por su calidad, ayuda de forma decisiva a mejorar el conocimiento de la evolución del poblamiento, forma de vida, creencias y actividades económicas de los grupos humanos que poblaron esta comarca a lo largo de la Historia. Los estudios fueron dirigidos por el arqueólogo José Antonio Riquelme.

Temas relacionados
Monumentos Naturales de Andalucía
Espacios naturales
Evolución humana, Paleoatropología
Los primeros europeos
Parque Nacional de Sierra Nevada

Parque Natural Sierra de Castril 
Parque Natural Sierra de Huétor 
Parque Natural Sierra de Baza 
Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama 
Parque Natural de Sierra Nevada 
Paraje Natural Acantilados Maro-Cerro Gordo

Parque Periurbano Dehesa del Generalife
Parque Periurbano Dehesa de Santa Fe
Reserva Natural Concertada Charca de Suárez Motril, Granada
Monumento Natural Peña de Castril
Monumento Natural Falla de Nigüelas
Monumento Natural Cárcavas de Marchal
Monumento Natural Peñones de San Cristóbal
Monumento Natural Cueva de las Ventanas
Salinas de La Malahá
Los Cañones de Río Verde
El embalse de Cubillas
Sierra Elvira
Sierra Arana /Sierra Harana 
Las Angosturas de Albuñol (Granada)

Balneario  Alhama de Granada / Rio Alhama
Pantaneta de Alhama /Itinerario de los Tajos y la Presa de Alhama
Pantaneta de Cacín, Granada

Jardín Botánico La Cortijuela /Granada
Jardín Botánico Hoya de Pedraza / Granada
Charco del Negro (Loja, Granada)
Balsa del Regidor, Moraleda de Zafayona
Arboretum en la Alfaguara, Parque Natural, Itinerario Botánico
Los Cahorros, el desfiladero del río Monachil, Sierra Nevada
Parque Garcia Lorca, Granada
Río Aguas Blancas, Granada
Rio Dilar, Granada
Cabecera Rio Genil /Vereda de la Estrella / Flora y Fauna
Laguna Grande de Granada, Laguna Larga y Laguna de los Arenales en Albolote, Granada



Reportaje publicado en IDEAL el 1 de diciembre de 2013





..


EL NEOLITICO EN GRANADA
Por Gabriel Pozo - IDEAL 
¨Píñar. Cueva de la Carigüela: ha aportado una secuencia estratigráfica completa para saber cómo transcurrió el Neolítico en la provincia de Granada. 
Cueva de las Ventanas: restos de cerámica cardial, hallados unos 200 enterramientos procedentes de todos los periodos del neolítico. 
¨Pantano de Cubillas. Restos de actividad paleolítica correspondiente al periodo final. 
¨Cozvíjar. Cueva de los Ojos. Hábitat estacional o cazadero de temporada. Restos de hueso de cabra, ciervo y jabalí. Puntas de flecha, restos de adorno en concha, fragmentos de pintura ocre. 
¨Alfacar. Las Mojalicas. Cueva derrumbada en la actualidad, pinturas esquemáticas. 
¨Comarca de Alhama. Cuevas y abrigos naturales ocupados en los tajos de los ríos (sobre todo en el Cacín). Principales yacimientos: Sima Rica, Sima del Conejo, Cueva de la Mujer, Cueva del Agua, Cueva de los Molinos, Sima del Carburero. En los Bermejales existe una necrópolis megalítica con interesantes galerías cubiertas. 
¨Montefrío. Cueva de las Cabras. Collado de los Castillejos, fundado hacia el 3200 a. C., enterramientos dolménicos.
¨Moclín. Cueva de Malalmuerzo, cerámica cardial. Pinturas esquemáticas en la cueva del cortijo de la Hiedra Alta, en la cueva del Hornillo de la Solana, en la Araña, en las Vereas y en la Cañada de Corcuela. 
¨Loja. Cueva del Coquino. El Manzanil, cuevas artificiales para enterramientos colectivos. 
¨Iznalloz. Cueva del Agua. Portillo del Toril, pinturas esquemáticas. 
¨Salobreña. Cueva del Capitán, a sólo cien metros de altitud sobre el nivel del mar. 
¨Gualchos. Cueva de las Campanas.
¨Darro. Cueva Horá. 
¨Pinos Puente. La Molaina, en el borde montañoso de Sierra Elvira, pinturas esquemáticas.
¨Albuñol. Cueva de los Murciélagos: hacia el 3500 a. C. debió estar ya ocupada. Se han hallado en muy buen estado de conservación -debido al clima de su interior- diversos utensilios de esparto trenzado (sandalias, cestos, esteras), objetos en madera, trece cadáveres completos, uno de ellos tocado con una magnífica diadema de oro. Enterramiento colectivo en forma de círculo.
¨Chauchina. Las Catorce Fanegas, asentamiento al aire libre, uno de los pocos conocidos de este tipo, aunque hoy destrozado.
¨Diezma. Abrigo de Síllar Baja y cueva de la Vereda de la Cruz, pinturas esquemáticas.
¨Fonelas. Necrópolis megalítica; aquí se halló la otra estela neolítica con que cuenta Granada; tiene una representación antropomórfica y rayas en zigzag en sus bordes. ¨Alicún y Gorafe. Grabados en rocas al aire libre con motivos cruciformes y circulares. 
¨Illora y Montejícar. Cuentan con dólmenes aislados. 
¨Gor. Poblado de las Angosturas, entroncado con la cultura de los Millares.
¨Laborcillas. Poblado del cerro de los Castellones, ocupado desde el neolítico sin solución de continuidad hasta la cultura de los Millares. Las cabañas contaron con una estructura amurallada para defenderse de otros grupos tribales e incluso de animales salvajes.

¨Orce. Cerro de la Virgen; se trata de un poblado campesino, situado junto al río. Estaba formado por cabañas circulares con paredes de adobe y muralla. Se data a mitad del III milenio a. C. Indicios de una acequia para regadío.