-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
ENERGÍAS * RESIDUOS * CHERNOBIL * SEGURIDAD NUCLEAR-------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
.
 
Chernobil y la seguridad nuclear
Chernobil, la última visita antes de la ejecución
El cierre, su historia y consecuencias
Las centrales españolas a salvo del síndrome de Chernobil

Energías renovables: Biomasa | Eólica | Solar | Hidroeléctrica
Ucrania cierra el 15 de diciembre de 2000 la central nuclear de Chernóbil, catorce años después del desastre que causó la muerte a cerca de 30.000 personas desde 1986 y afectó a más de diez millones de personas. Los efectos se manifestarán en las generaciones venideras en los próximos 1.000 años. Catorce años después, la energía nuclear ha entrado en un declive irreversible
Chernobil, la última visita antes de la ejecución
Por Máximo Silva Vega
Chernóbil (Ucrania), 14 dic-2005 (EFE).- La fatídica central nuclear de Chernóbil recibió hoy con aspecto grisáceo y muestras de simpatía a su alrededor la última visita antes de su cierre a las dos de la tarde hora local (12.00 GMT) de mañana viernes.
"Es una ejecución sumaria, cuando tiene vida para doce años más", dijo a EFE Oleksandr, uno de los 8.000 operarios que perderán su empleo cuando el presidente ucraniano, Leonid Kuchma, dé la orden de clausura, a los catorce años del mayor accidente nuclear de la historia.
Kuchma, personalidades extranjeras y más de 300 periodistas de todo el mundo rindieron tributo hoy a la historia en una caravana de limusinas y autobuses que recorrió Chernóbil y la ciudad fantasma de Pripiat donde vivían los trabajadores.
Oleksandr y varios centenares de técnicos de Chernóbil gritaron de impotencia, desplegaron pancartas e increparon a Kuchma en una reunión que puso punto final a la visita en Slavutich, ciudad que se construyó a toda prisa en 1986 para sustituir a Pripiat.
Dos de las pancartas en las que los manifestantes expresaron su desesperación ante lo inevitable de lo que para el mundo es un alivio resumían las sensaciones en este país: "15 de diciembre, tragedia para nosotros", y "Hola al 'show' de mañana".
La caótica escena en la plaza mayor de Slavutich se completó en la propia capital, con otra manifestación de inválidos y enfermos a causa de la radiación y con una resolución parlamentaria.
Los diputados de la Rada, o Parlamento unicameral, pidieron en Kiev al Gobierno un aplazamiento del cierre hasta el próximo abril y que en todo caso se reciban "garantías por escrito" de Occidente de que cumplirá su compromiso de financiar el cierre.
El G-7 de países más industrializados y la Unión Europea (UE) han dado o están en vías de entregar a Ucrania más de 700 millones de dólares para un nuevo "sarcófago" en torno al reactor que estalló y condenó a millones de personas a vivir para siempre en la angustia.
Varios centenares de millones más se destinarán para modernizar otras dos plantas nucleares que produzcan la energía que se perderá con el cierre definitivo de Chernóbil.
Pero los acontecimientos durante la visita de hoy revelaron que en una Ucrania en grave crisis económica desde la desintegración de la URSS, parte de la población cree que se ha cedido indebidamente a la presión extranjera.
"No tenemos ninguna perspectiva, y aquí no hay nadie que quiera el cierre en este país de miseria", comentó a EFE con amargura Yuri Levchenko, soldador, a pocos metros del "sarcófago" actual, que ha dado la alarma con grietas en su estructura de hormigón y acero.
Levchenko y otros operarios se desahogaron con la prensa mientras Kuchma y los primeros ministros de los países más afectados por la catástrofe (Ucrania, Rusia y Bielorrusia) ponían coronas de flores ante "Prometeo", monumento "a los héroes de Chernóbil".
"Estas prostitutas políticas que cierran Chernóbil lo que quieren es robar lo que queda", acusó Guennadi en un eco de los escándalos de corrupción que afloran casi a diario en Ucrania, y en particular sobre el destino de las donaciones extranjeras para la central.
Guennadi teme dar su apellido por posibles represalias, pero el alcalde de Slavutich, Vladímir Udovichenko, acaba de denunciar a gritos la "desaparición" de 49 millones de dólares destinados a reparaciones del "sarcófago".
Con lluvia intermitente y sol a ratos, los visitantes vieron por última vez la mole de 90 metros que cubre y contiene a duras penas la radiación de casi 200 toneladas de combustible nuclear.
"Es un momento triste", dijo Kuchma a modo de despedida, aunque su Gobierno saludó el cierre como un hecho significativo y simbólico para "entrar en el nuevo milenio con Chernóbil cerrado".
Escasamente a dos kilómetros, las barquillas vacías de la vieja y polvorienta noria que acogieron las risas de niños y mayores en días de fiesta también están tristes. Se mecen con desgana, solas.
La caravana atraviesa los alambres de espinos y los carteles de "prohibido el paso" y pasea lentamente por las calles desiertas de una ciudad pujante de 49.000 habitantes cuya vida se detuvo aquel 26 de abril de 1986, exactamente a las 01.23.43.
Todo está quieto, como congelado en la era soviética: aburridas tiendas de "produkti" (alimentación) y descascarillados rótulos de "gloria al socialismo".
El hotel "Polessie", nombre de la región cuyo suelo tiene hasta diez centímetros de profundidad de materia radiactiva, aparece más tétrico incluso que entonces.
En las otras 19 aldeas dentro de la "zona de exclusión" que fueron abandonadas apresuradamente, la vegetación y los árboles son la única señal de vida y se comen las casas.
Pero queda visible una pintada en una pared con unos versos del antiguo himno soviético: "!El partido de Lenin, del pueblo la fuerza, hasta el comunismo nos ha de llevar!". 
GREENPEACE CELEBRA EL CIERRE DE LA CENTRAL DE CHERNOBIL

Berlín, 14 dic (EFE).- Greenpeace de Alemania celebró hoy, jueves, el cierre de la central nuclear de Chernóbil que se llevará a cabo mañana, aunque considera que no deja de ser sorprendente que todavía muchos estados apuesten por este tipo de energía.
"Catorce años después de la mayor catástrofe de la historia de la energía atómica para uso civil, finalmente, se va a desarmar esta bomba de relojería", dijo el experto en energía de Greenpeace Veit Bürger.
Para Greenpeace "el cierre del reactor debería clarificar al mundo que la energía atómica nunca es completamente segura, que es un atentado contra el medio ambiente y, además, es sustituible".
Por otra parte, el grupo ecologista criticó que los países occidentales den a Ucrania créditos para crear dos nuevos reactores, en vez de invertir en técnicas de energía seguras y respetuosas con el medio ambiente.
Los sustitutos de los reactores de Chernóbil, que responden a modelos de construcción soviéticos, son inseguros, según Greenpeace.
Para que la ayuda internacional para facilitar el cierre de Chérnobil se haga efectiva, la empresa pública propietaria de las centrales nucleares, Energoatom, ha de garantizar los niveles de seguridad de las instalaciones, añadió.
La organización ecologista dijo que en Europa del Este existen unos 13 reactores en funcionamiento del mismo tipo de los de Chernóbil, que según los expertos nucleares no cumplen los estándares de seguridad occidentales.
El cierre, su historia
Por José Santamarta Director de World Watch 
worldwatch@nodo50.org http://www.nodo50.org/worldwatch
La noche del 25 al 26 de abril de 1986, a la 1 y 23 de la madrugada del sábado, en el reactor número 4 de Chernóbil, tuvo lugar el mayor accidente de la historia nuclear. Los efectos de la radiactividad han superado todas las previsiones, y la verdadera magnitud de los daños se va conociendo catorce años después. Ya han muerto más de 30.000 personas, y al menos 10 millones han sido contaminadas por la radiactividad. La catástrofe de Chernóbil afectó gravemente a Bielorrusia, Ucrania y Rusia, causando pérdidas incalculables, y daños terribles a las personas, a la flora y a la fauna. Más de 160.000 km2 están contaminados. El accidente de Chernóbil fue una de las mayores catástrofes ambientales, y sus costes en el 2000 superan los 250.000 millones de dólares, según un estudio oficial del gobierno ruso, revelado por el Wall Street Journal. Los cuatro reactores existentes en Chernóbil son del modelo RBMK-1.000, un peligroso modelo de agua en ebullición, moderado por grafito. Todavía hay en funcionamiento varios reactores nucleares del tipo RBMK, y su cierre ha sido pospuesto por razones económicas, a pesar de sus riesgos, puestos de manifiesto en la catástrofe de Chernóbil. En Chernóbil funcionaban 4 reactores, y se estaban construyendo dos más. 
.
El 15 de diciembre se cierra el último de los reactores en funcionamiento. Curiosamente el accidente se produjo al realizar un experimento relacionado con la seguridad, en el que se pretendía demostrar que la electricidad producida por el alternador a partir de la inercia de la turbina sin vapor podría usarse para alimentar ciertos componentes del sistema de refrigeración de emergencia, durante periodos cortos, hasta que pudiera disponerse de los generadores de emergencia. Inicialmente se preveía experimentar con una reducción de la potencia, desde 3.000 megavatios térmicos a 1.000 MWt, pero sin embargo el reactor no pudo estabilizarse con suficiente rapidez, y la potencia se redujo a sólo 30 MWt. Al acumularse una energía en el combustible del orden de 300 cal/g, se produjo una disgregación del combustible seguida por una explosión. Dos o tres segundos después ocurrió una segunda explosión, causada probablemente por la liberación de hidrógeno cuando el vapor oxidó al zirconio de las varillas del combustible. La violencia de la energía desprendida provocó la elevación de la losa soporte del reactor, de dos toneladas, haciendo inoperativo el sistema de contención. La entrada de aire facilitó la combustión del grafito. Fueron necesarios nueve días de heroico esfuerzo para poder controlar el incendio posterior a la explosión del reactor. Para controlar el fuego y contener la radiactividad, los helicópteros lanzaron sobre el núcleo del reactor más de 5.000 toneladas de plomo, boro y otros materiales. Posteriormente se construyó un gigantesco sarcófago, hecho con 410.000 metros cúbicos de hormigón y 7.000 toneladas de acero; el sarcófago fue terminado en noviembre de 1986 y hoy debería ser sustituido por otra estructura. El reactor dañado permanecerá radiactivo como mínimo los próximos 100.000 años. El accidente fue detectado el lunes 28 de abril de 1986, a las 9 de la mañana, en la central nuclear sueca de Forsmark, unos 100 kilómetros al norte de Estocolmo, donde los contadores Geiger registraban niveles de radiactividad 14 veces superiores a lo normal. Primero se pensó en un escape en la propia central (las primeras noticias de las agencias de prensa hablaban de un accidente en una central sueca), pero un exhaustivo control mostró que la central funcionaba perfectamente y que la radiactividad venía de lejos. 
Cuando los suecos reclamaron una explicación, las autoridades soviéticas respondieron con evasivas. Doce horas después de la primera alerta de Forsmark, un comunicado del consejo de ministros de la URSS leído en la televisión reconoció que se había producido un accidente en Chernóbil. La población de la zona no fue informada en los primeros días de la gravedad de la situación, lo que agravó los efectos. En el accidente de Three Mile Island, en Pensilvania (Estados Unidos), en 1979, se liberaron 17 curios. En Chernóbil, según las autoridades soviéticas, fueron 50 megacurios (50 millones de curios) de los más peligrosos radionucleidos, a los que hay que añadir otros 50 megacurios en gases radiactivos inertes. Las cifras reales fueron mayores que las declaradas por el gobierno soviético. Para la OCDE las emisiones ascendieron a 140 megacurios. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el accidente de Chernóbil se emitió 200 veces más radiactividad que la liberada por la suma de las bombas nucleares lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945, aunque el gobierno de Ucrania afirma que fue 500 veces más.
Situación de la energía nuclear en el mundo
  • Estados Unidos: no ha habido encargos de nuevos reactores desde octubre de 1973 que no hayan sido cancelados. En los últimos 35 años las compañías eléctricas han cancelado 120 reactores, con una potencia de 132 GW. Las 104 centrales nucleares existentes en 2000, con una potencia (97,1 GW) inferior a la cancelada, producen algo menos del 20% de la electricidad. Se han cerrado 30 centrales nucleares, y no hay ninguna en construcción. 
  • Francia: cuenta con 59 centrales nucleares, otras 10 cerradas y ninguna en construcción. La deuda de la empresa pública Electricité de France asciende a cerca de 200.000 millones de francos. La sobrecapacidad instalada, los problemas de seguridad y de residuos, y los costes de la deuda, hipotecan el futuro de un sector público mantenido gracias a las subvenciones públicas directas e indirectas.
  • Japón: cuenta con 53 reactores y una capacidad de 43,7 GW. Los accidentes nucleares. En septiembre de 1999 se produjo uno de los mayores accidentes nucleares en una fábrica de combustible nuclear. En diciembre de 1995 el reactor rápido de Monju sufrió un grave accidente. La creciente oposición, los costes crecientes, varios accidentes graves y la falta de lugares, en un país que sufre frecuentes terremotos, hipoteca el futuro nuclear. 
  • Antigua URSS: el accidente de Chernóbil y la crisis económica casi han acabado con la industria nuclear en Rusia, país que firmó un contrato con la Siemens para el desarrollo de un nuevo tipo de reactor, el VVER 640. Unas 50 centrales nucleares en construcción o en avanzado proyecto fueron paralizadas después de Chernóbil. Hoy sólo hay 4 en construcción. Los reactores en funcionamiento en Rusia, Ucrania, Lituania y Armenia plantean graves problemas de seguridad, al igual que los de la misma tecnología existentes en Bulgaria y la antigua Checoslovaquia. 
  • Alemania: los 6 reactores existentes en la Alemania oriental, después de la unificación, fueron cerrados, y los 5 en construcción abandonados. Desde hace 25 años no se encarga ninguna nueva central. El movimiento antinuclear siempre ha sido potente. El gobierno de socialdemócratas y verdes prevé cerrar las 20 centrales nucleares existentes en los próximos años. 
  • Canadá: la construcción de nuevos reactores está paralizada, tras cancelarse varios proyectos en la provincia de Ontario. 
  • Reino Unido: una prueba de lo ruinosos que son los programas nucleares fue la imposibilidad de privatizar las centrales nucleares inglesas. No hay planes para construir ninguna nueva central nuclear en el futuro. 
  • Suecia: tras el referéndum de 1980 los planes son cerrar las 12 nucleares suecas antes del año 2010. Ya se ha cerrado una. 
  • Corea del Sur: en 1999 había 16 centrales nucleares y actualmente construye 4 nuevos reactores. En 1988 tuvo lugar la primera manifestación antinuclear en la historia del país. En enero de 1996 el municipio de Yonggwang retiró la autorización para construir dos centrales nucleares. 
  • España: la moratoria definitiva desde enero de 1995 de 5 centrales nucleares que nunca funcionarán (Trillo II, Valdecaballeros I y II y los dos grupos de Lemóniz) había costado ya en 1995 a los consumidores 624.000 millones de pesetas sólo en intereses, y aún quedaba por pagar 730.000 millones, más los intereses. El negocio siempre fue la construcción, aunque nunca funcionasen las centrales nucleares. Ya se encargará el estado de hacer pagar a los consumidores. 
  • Bélgica: los 7 reactores producen el 55% de la electricidad del país. No hay planes para aumentar el parque nuclear. Taiwan: las 6 nucleares producen el 32% de la electricidad. Los planes para construir dos reactores en Yenliao se han retrasado. En septiembre de 1994 un policía murió en una manifestación antinuclear. 
  • China: tiene un reactor de 288 MW de tecnología propia en Qinshan y otros 2 de 906 MW cada uno de tecnología francesa en Daya Bay, cerca de Hong Kong, donde más de un millón de personas (el 20% de la población) han firmado una petición pidiendo el cierre de los dos reactores por razones de seguridad. En 1994 comenzó la construcción de 2 nucleares en Qinshan de 600 MW cada una, y tiene planes ambiciosos para alcanzar los 20 GW en el año 2010, y a tal fin mantiene relaciones con empresas francesas, rusas y canadienses. India: cuenta con 11 pequeña centrales nucleares (suman 1.897 MW) con un impresionante historial de accidentes y mal funcionamiento, y actualmente construye otras 3, Kaiga 2 y Rajasthan 3 y 4. Posee un importante programa nuclear de uso militar dirigido contra Pakistán y sobre todo China. 
  • México: cuenta con dos reactores de 654 MW cada uno en Laguna Verde, a pesar de los recursos energéticos del país. 
  • Argentina: la central Atucha 1 se inauguró en 1974 y Embalse (600 MW) en 1983. Los refugiados nazis Ronald Richter y Walter Schnurr jugaron un papel clave en el programa nuclear argentino y en el contrato con la firma alemana KWU, del grupo Siemens. 
  • Brasil: los nazis Alfred Boettcher y Wilhelm Groth están en el origen del programa nuclear brasileño, y sobre todo en el absurdo y leonino contrato que Brasil firmó con la Kraftwerk Union (Siemens) para adquirir 8 centrales nucleares. El programa se paralizó, pero el país siguió pagando a la Siemens. Hoy sólo funciona de tarde en tarde la nuclear de Angra 1 y desde 1976 está en construcción Angra 2. 
  • Cuba: en 1992 se paralizaron por falta de fondos la construcción de 2 reactores de la obsoleta y peligrosa tecnología soviética. Desde entonces cada cierto tiempo se vuelve a hablar de ellos, la última vez a raíz de la visita de Putin a Cuba en diciembre de 2000. 
  • Pakistán: Kanupp, el reactor de 125 MW de tecnología canadiense inaugurado en 1972, está ligado al programa que permitió hacerse con la bomba atómica. El conflicto con la India convierten a la zona en la "más peligrosa del mundo", y no es descartable una guerra nuclear entre India y Pakistán.
  • Italia: en el referéndum de noviembre de 1987 se decidió abandonar la energía nuclear, cerrando las centrales en funcionamiento o en construcción, como Garigliano (150 MW), Latina (153 MW), Trino (260) y Caorso (860 MW). 

  • Austria: en 1986 se decidió clausurar definitivamente la central nuclear de Zwentendorf.
    José Santamarta Flórez es director de la edición en castellano de la revista World Watch.

    http://www.nodo50.org/worldwatch
    Las centrales españolas a salvo del síndrome de Chernobil
    Por Raúl de Mora Jiménez Foro de la Industria Nuclear Española
    El accidente de la central nuclear de Chernóbil nunca se podrá producir en las centrales españolas, por los siguientes motivos:
    1. Las centrales nucleares españolas se basan en el concepto de seguridad a ultranza, usando las barreras físicas interpuestas al escape de la radiación o productos radiactivos. La cuarta barrera1, edificio de contención, no existente en reactores similares al de Chernóbil, hubiera sido capaz de retener toda la energía liberada en el accidente, así como los productos radiactivos. En el caso de que Chernóbil hubiera tenido una barrera de estas características, el accidente se hubiera producido sin liberación de productos al exterior. 2. No existe ninguna central nuclear española con diseño similar a Chernóbil. Este diseño fue desechado por los países occidentales por los problemas de seguridad y control que presentaba. Además, tiene coeficientes de reactividad del moderador y refrigerante positivos, lo que puede provocar un aumento incontrolado de la potencia del reactor. 3. La seguridad intrínseca de los reactores nucleares españoles es tal que los coeficientes de reactividad son siempre negativos, es decir, nunca se podrá producir un aumento incontrolado de la potencia del reactor. Por tanto, ante condiciones extremas de seguridad, nunca se podría producir un accidente de reactividad. 4. Las centrales nucleares españolas, como las del resto de países de nuestro entorno social y económico, están sometidas a un exhaustivo y continuo control público por parte de organismos reguladores independientes. En España, este control es ejercido por el Consejo de Seguridad Nuclear. El accidente de Chernóbil se debió, entre otras causas, a la carencia de una "cultura de seguridad", derivada de la falta de un régimen político y social democrático en la Unión Soviética.
    · El anuncio del cierre del reactor 3 de la central nuclear de Chernóbil, previsto para el día 15 de diciembre, es un indicador positivo en la mejora de las condiciones de seguridad de las centrales de Europa del Este. En Ucrania, en el año 1999, un 44% de la generación eléctrica ha sido de origen nuclear. Ahora, tras esta decisión, la comunidad internacional debe apoyar a Ucrania2 para hacer frente a la pérdida de capacidad de generación eléctrica. · La decisión del cierre es acertada. La central presentaba problemas técnicos desde su diseño y, últimamente, debido a pequeñas fisuras, se había parado en varias ocasiones para reparaciones puntuales. En otras centrales del mismo tipo, reactores tipo RBMK, se han realizado modificaciones para aumentar la seguridad. El diseño de estos reactores presentaba defectos porque permitía inestabilidades en cierto intervalo de la potencia máxima de la instalación y por no tener contención como tienen todas centrales nucleares occidentales. · En ningún país occidental se habría permitido el funcionamiento de una central nuclear con estas características. Ni en España ni en el resto de países de nuestro entorno con centrales nucleares, que se rigen por estrictos criterios de seguridad, podría ocurrir un accidente de las características y dimensión semejante al de Chernóbil. La seguridad nuclear se ha convertido en un asunto prioritario en los países de la UE. Incluso, la fecha de acceso a la UE para algunos países como Lituania, Bulgaria y Eslovenia no se fijará a menos que éstos garanticen el cierre de ocho reactores que no cumplen con los estándares internacionales de seguridad nuclear.

    1.- BARRERAS DE SEGURIDAD DE UNA CENTRAL NUCLEAR
    Las vías de escape de la radiación y de los productos radiactivos suelen ser similares en cualquier tipo de central nuclear. Sin embargo, una de las principales razones por las que en las centrales occidentales no se ha producido un accidente con consecuencias como el de Chernóbil es porque se han diseñado y construido con el concepto de cuatro barreras físicas para impedir el escape de la radiación y de los productos radiactivos. Estas barreras son las siguientes: 1.- El combustible nuclear es un material cerámico, formado por pastillas de óxido de uranio sinterizado de gran densidad, que retiene una gran cantidad de productos de fisión que no pasan a la vaina. La vaina, donde se apilan encerradas herméticamente las pastillas de UO2, no deja pasar los productos de fisión al refrigerante. 2.- La segunda barrera es la vasija del reactor, construida de aceros especial con espesor de 25 a 30 cm y un peso de 400 toneladas. 3.- Circuito primario o contención primaria, integrado por la vasija del reactor, las bombas de refrigeración, el presionador, el primario de los generadores de vapor y las tuberías de conexión entre los distintos elementos. 4.- La cuarta barrera es el edificio del reactor o contención secundaria. Este edificio, totalmente hermético, está construido de hormigón y va recubierto interiormente por una chapa de acero para asegurar su hermeticidad. Chernóbil no contaba con esta cuarta barrera de seguridad.
    2.- AYUDA INTERNACIONAL PARA FACILITAR EL CIERRE DE CHERNOBIL
    Diversas organizaciones internacionales (Euratom, gobierno ruso, Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo, etc.) aportarán a Ucrania 296 millardos de pesetas para completar la construcción de los reactores nucleares Khmelnitski-2 y Rovno-4. La electricidad producida en estas centrales servirá para satisfacer las necesidades energéticas del país tras el cierre del tercer reactor de Chernóbil.
    El coste total del proyecto se reparte del siguiente modo:
    Aportación(millones de pesetas) 
    Euratom 117.000 Agencias de crédito a la exportación 69.660 
    BERD 43.000 Gobierno ruso 24.740 
    ENERGOATOM 31.720 Gobierno ucraniano 10.000
    Para que la ayuda se haga efectiva se deben cumplir las siguientes condiciones: 1.- Cierre definitivo del reactor 3 de Chernóbil. 2.- Garantizar la independencia y recursos necesarios al organismo regulador ucraniano para asegurar los niveles de seguridad de las dos nuevas unidades y de las 13 en funcionamiento. 3.- Aprobación de la ayuda por el Fondo Monetario Internacional. 4.- ENERGOATOM, empresa pública propietaria de las centrales nucleares, ha de garantizar los niveles de seguridad de las instalaciones.
    (informacion Foro de la Industria Nuclear Española)
    Raúl de Mora Jiménez 
    rmj@foronuclear.org Tfno.92.553.63.03
    En (www.foronuclear.org),podéis acceder a un Informe sobre Chernobil con las traducciones siguientes
    1.- Informe de la Organización Mundial de la salud de Naciones Unidas (1995) 
    2.- Conclusiones de los capítulos del Informe de la Agencia de Energía Nuclear de la OCDE (1995)

    www.foronuclear.org/sala_p/informes/downs/inf-6.htm

    Temas relacionados 
    Energías en Waste magazine
    Chernobil, el cierre, su historia, consecuencias, informe
    Garantizar la seguridad radiactiva a largo plazo
    Pararrayos radioactivos en España
    Seguridad nuclear: Las centrales españolas a salvo del síndrome de Chernobil
    Barreras de seguridad de una Central Nuclear

    Residuos radioactivos en España


    Enlaces
    Exposición sobre la Catástrofe de Chernobyl en el CCCB (Centre de Cultura Contemporania de Barcelona)  hasta el 7 de OCT.
    http://www.cccb.org/ppc/chernobil 

    Copyright © Waste magazine









    VÍDEOS DE NATURALEZA


    --

    Copyright: Waste Magazine ©
    TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
    Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
    --
    Política de privacidad / Aviso legal

    Contenidos informativos
    Guía de Aves
    Guía de plantas * Flora
    Guía de Mariposas
    Guía de insectos
    Especies marinas
    Moluscos
    Setas y hongos
    Líquenes
    Anfibios
    Reptiles
    Fauna
    Rutas y paisajes
    Waste créditos

    Especiales
    Espacios naturales
    Sierra Nevada
    Doñana
    Alhambra
    Al-andalus
    Cosmología y Astronomía
    Evolución humana
    Reciclado
    Contaminación
    Ecología
    Guías y libros


    Revista electrónica creada en 1997

    Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

    Dirección y edición
    waste@diarioideal.es
    Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
    Diario IDEAL / 680 92 55 14
    Waste Magazine
    Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
    www.ideal.es