VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Especies, reportajes de fauna, flora, rutas....

TEMAS * PARQUE NATURAL SIERRA DE HUÉTOR * CERRO DEL MAÚLLO, TRINCHERAS ---© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez--

 
Trincheras del Maúllo, gritos en la sierra
Las estructuras defensivas de los picos de Huétor son una visita obligada para descubrir la historia
Pasadizos, almenas y atalayas pueblan la estratégica cima de un cerro que domina el valle de Granada 
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL y Waste Magazine
En el crepúsculo, al amanecer y anochecer, entre dos luces, se oyen unos largos y extraños maullidos. Es lo que aseguran algunas personas que a esas horas coronan la cumbre de uno de los picachos más conocidos de la Sierra de Huétor. Afirman que es la energía residente de los soldados que durante la Guerra Civil vivieron y murieron en ese cerro horadado por las trincheras, donde la forma de comunicarse entre ellos, e incluso ser oídos por sus compañeros en otras cimas cercanas, era la de lanzar maullidos, maullar como si de gatos monteses se tratase para dejar claro que estás vivo. Es la razón por la que el cerro situado sobre la localidad de Huétor Santillán, sobre el barranco por el que discurren los primeros tramos del río Darro, se llama Cerro del Maúllo.
Ahora, 74 años después del fin de la contienda, sobre la cumbre lo que en realidad se oye es el canto insistente de pinzones sobre las copas de los pinos, colirrojos entre los roquedos, jilgueros en los chaparros y el alejado grito de las rapaces sobre los picachos. Unos sonidos que se mezclan con las voces y pasos de turistas, escolares y montañeros, que han hecho del Cerro del Maúllo uno de los lugares más visitados del Parque Natural de la Sierra de Huétor, una cima a la que es muy fácil llegar y que incluso cuenta con visitas guiadas que parten desde el centro de visitantes del parque en la zona conocida como Puerto Lobo. En la cumbre espera una sorprendente experiencia que invita a caminar entre túneles y contemplar algunas de las más impresionantes vistas de la vega y Sierra Nevada.

La mejor forma de acceder a la cumbre y adentrarse en un paraje natural privilegiado es desde el centro de visitantes de Puerto Lobo. Desde la A-92, tras poco más de dos kilómetros por una carretera que discurre entre un denso pinar de repoblación, se llega al aparcamiento que se encuentra a la espalda del centro de visitantes, junto al Centro de Defensa Forestal del Infoca. Desde allí parte un sendero señalizado en dirección este, paralelo a la pista forestal que desde Puerto Lobo asciende hasta la Alfaguara. Ese sendero, entre pinos, matorrales y encinas, se comunica con la vereda principal hacia las trincheras. Es el camino de acceso más agradable porque discurre por el interior del bosque, pero si se quiere hacer más rápido y cómodo, lo mejor es caminar por el carril hacia la Alfaguara hasta encontrar, a 800 metros del inicio del recorrido, una desviación a la derecha que nos adentra en el camino del cerro. Este sendero llega a un pequeño prado cargado de vegetación con grandes pinos y algún cedro. Hay una pequeña bifurcación. Hay que tomar la senda de la derecha, que asciende directamente hacia el Maúllo. Desde ese punto solo quedan otros 800 metros para la cumbre. La ascensión no tiene una gran pendiente. 

A lo largo del camino se disfruta de un paisaje entre pinares de las repoblaciones que se realizaron en la década de los sesenta del siglo XX y que sufren problemas de viabilidad a causa de la gran densidad de los árboles que ha provocado que muchos de ellos estén secos, aunque forman parte de los planes de mejoras forestales que tiene en marcha la Consejería de Medio Ambiente desde 2012 y que ya han clareado otros bosques del mismo parque natural.

La vegetación mediterránea es la clave de gran parte del recorrido. El amarillo de la aulagas, y el morado de las flores de la llamada jara blanca, es omnipresente. Se le suma el verdor de las hojas de las encinas que a final de primavera y en los inicios del verano muestran sus pequeños racimos de flores ocres. Hay huellas de zorros y jinetas, y tierras removidas por grupos de jabalíes alrededor de los árboles y arbustos.
Tras varios tramos de camino en zig-zag, se llega a la parte alta del cerro, la vertiente cambia y la mirada se cambia hacia el sur y el oeste. Al fondo aparece el gran macizo de Sierra Nevada y bajo él, la totalidad del valle de Granada. Llama la atención la línea de la autovía A-92, con el enorme puente sobre el Darro en Huétor Santillán. Desde ese punto el camino continúa hacia el este, manteniendo altura y con la vista puesta en un pequeño promontorio en el que no parece haber construcción alguna. De inmediato, aparece un pequeño pasillo entre las piedras, un camino protegido por un muro de piedra que, de derecha a izquierda, rodea la cima. Hay que entrar en ese pasillo para llegar a las trincheras, nidos de ametralladoras, estancias y túneles. A solo una docena de metros, la primera salida del pasadizo accede a un punto de observación almenado que cae sobre Huétor. Si continuamos, a pocos pasos, otro cubículo aterrazado se sitúa sobre el valle del Darro, sobre un gran acantilado de decenas de metros de altura, desde el que se divisa la totalidad del barranco, los montes del parque y los accesos desde la sierra a Huétor y a Granada. Y desde allí, los pasillos atrincherados que comunican las diferentes estancias e instalaciones de toda la zona defensiva. Andar por su interior es adentrarse en otra época y recibir extrañas sensaciones. Los pasillos han sido cavados en las rocas con una profundidad que permitiese cubrir por completo la altura de un hombre. 

Fuertes vientos
Sobre las estructuras defensivas, en las rocas de la cima que se conservan en su estado natural, crecen especies vegetales de media montaña, preparadas para aguantar las inclemencias del tiempo, los fuertes vientos y ocasionales nevadas, además de la gran insolación del verano, espartos, piorno azul, retamas, tomillos y otras plantas aromáticas de poco porte y forma almohadillada. Entre las rocas y matorrales, nidos de colirrojos y currucas, y en los acantilados, habitan mochuelos, búho real y rapaces diurnas, especialmente cernícalos. 
El paisaje no solo se muestra hacia el sur y el oeste, sobre el valle de la ciudad, sino que al norte y al este se contempla la plenitud de la sierra de Huétor, los picos que forman la Alfaguara, los cortados de Pradonegro y las manchas verdes de los grandes pinares, encinares y robledales de este parque natural. Siete décadas después algunos espacios creados para la confrontación bélica se han convertido en símbolos de la historia, e incluso han logrado naturalizarse y adecuarse al entorno, en un extraño y frágil equilibrio. 


BIODIVERSIDAD

Flora

Bartsia trixago
Biscutella laevigata
Bombycilaena discolor
Callipeltis cucullaris
Ceterah officinarum
Cistus albidus
Cistus clusii
Crupina crupinastrum
Daphne gnidium
Erinacea anthyllis
Filago congesta
Genista umbellata
Lavandula stoechas (Cantueso)
Linaria aeruginea
Macrochloa tenacissima /Stipa tenacissima (Esparto)

Muscari comosum (Cebollón)

Muscari neglectum (Nazareno)
Paronychia argentea
Phlomis lychnitis
Polygala rupestris
Quercus coccifera (Coscoja)
Quercus rotundifolia (Encina)
Rhamnus lycioides subsp lycioides (Espino negro)
Rhamnus myrtifolia (Carrasquilla)
Rosmarinus officinalis (Romero)
Rubus ulmifolius (Zarzamora)
Rumex bucephalophorus
Sanguisorba verrucosa
Trifolium campestre
Trifolium stellatum
Thymus mastichina (Mejorana)
Ulex parviflorus (Aulaga)



Anthocaris euphenoides

Fauna
Iphiclides podalirius
Papilio machaon
Pieris brassicae
Nymphalis polychloros
Colias croceus
Lassiommata megera
Lycaena phlaeas
Pseudophilotes abencerragus
Anthocaris euphenoides


Colirrojo

Acanthodactylus erythrurus
Fringilla coelebs (Pinzón vulgar)
Phoenicurus ochruros (Colirrojo tizón)
Psammodromus algirus
Timon lepidus


Temas relacionados
Parque Natural Sierra de Huétor 

Trincheras de la Guerra Civil, espacios naturalizados
Cerro del Púlpito
Nacimiento del Rio Darro - Fuente de la Teja
Series de vegetación
Fotos Sierra de Huétor
Arboretum en la Alfaguara, Parque Natural, Itinerario Botánico
Sendero de la Cruz de Víznar
Cruz de Alfacar
Macrothele calpeiana La araña más grande de Europa
Aynadamar, las ‘lágrimas’ del Milenio
Un hábitat para libélulas
Cangrejos de río autóctonos inicia la recuperación de sus hábitats ancestrales








Reportaje publicado en IDEAL el 16 agosto de 2013
Serie: Panorámicas
¿Cómo llegar?

Acceso: A través de la A-92 salida 253 y dirección hacia Puerto Lobo y Víznar. 1,5 km después se llega al Centro de Visitantes de Puerto Lobo. Allí está el aparcamiento.
Sendero: Junto al aparcamiento, en dirección Este hay un sendero que llega hasta la cumbre tras recorrer 1,6 kilómetros. Este sendero discurre por el interior del bosque.
Por el carril: La posibilidad más corta y cómoda es por el carril forestal que va a la Alfaguara y parte desde el aparcamiento. A 800 metros hay una senda a la derecha hacia el Maúllo. 
A tener en cuenta: Al iniciar esa senda (que se une a la que parte desde el aparcamiento por el bosque) hay un prado con una bifurcación de caminos. Hay que tomar el de la derecha que asciende a la cumbre. Serán otros 800 metros.




 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es