VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Especies, reportajes de fauna, flora, rutas....

vv
CAMINO DEL AVELLANO--© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / J. E. Gómez-

 
El Avellano
Fuente de hadas y aguadores
Llegar hasta el Avellano es conocer el paseo de los poetas, participar en la tertulia de Ganivet y descubrir los misterios del Darro
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL y Waste
Escondida bajo las faldas de la colina roja añora un pasado en el que ofrecía granada. Aún cae un hilo de agua de los surtidores del Avellano. Son las últimas lágrimas de la sultana Aixa, la madre de Boabdil, que llora tras ser abandonada por Muley Hacen enamorado de la cristiana Zoraida. Su sabor es agrio, amargo y fresco. Su color, cristalino, porque es agua de hadas y encierra los misterios de la colina de la Alhambra. Muy cerca de la ciudad de Granada, en la ribera izquierda del Darro, un paraje circundado de sauces, almeces, olmos y zarzamoras ha sido escenario de misterios ancestrales, tardes de poesía y añoranzas. Es un paisaje de sombra permanente que mira hacia la Abadía del Sacromonte como receptora de la fantasía esotérica de los libros plúmbeos, situado en el punto medio de una línea imaginaria que los enlaza con el centro neurálgico de los palacios nazaríes. (...)
(...)
Visitar la Fuente del Avellano es internarse en un territorio de leyendas que el devenir de los siglos ha escrito en el imaginario de la Granada más profunda. No es posible entender la fascinación que este paraje ha generado en las culturas de un milenio sin recorrer una mañana de invierno el sendero que discurre bajo la ladera del Generalife aguas arriba del ‘río de oro’ y contemplar con detenimiento los líquenes sobre las paredes arcillosas, las colonias de auricularias y costras porosas, hongos que ocultan troncos de árboles viejos; las hojas amarillas de los álamos, y caminar por la umbría hacia el oriente con la visión constante del cerro de Valparaíso (Sacromonte) bañado por la luz del sol. 

Recorrer la ladera
El camino parte del Paseo de los Tristes, igual que lo hacía en tiempos de los reyes nazaríes. Una vez que se cruza el Darro por el puente del Aljibillo, el del Rey Chico, a la izquierda, asciende el Camino del Avellano, que siempre fue una ancha vereda de tierra roja. Gana altura durante un centenar de metros y se hace llano y cómodo. Es el paseo literario y poético de Granada, donde es posible leer los versos de un escogido grupo de poetas que desde hace unos años están tallados en placas metálicas grapadas a grandes rocas situadas a los bordes del sendero, donde  Emily Dickinson describe a los pequeños petirrojos, Juan de la Cruz muestra la «cristalina fuente» y Carvajal recuerda a los ruiseñores de las riberas del Darro. De los lados del camino parten veredas que ascienden hacia la colina de la Sabika, en un intento de coronar la Silla del Moro, otras buscan las canalizaciones de la antigua Acequia Real de la Alhambra. Y hacia abajo, se internan en antiguos cortijos y viviendas situadas en la ribera, y caminan hacia ya inexistentes puentes sobre el río. La ladera es de vegetación frondosa que ha rellenado con aulagas, romeros, lentiscos, olivos perdidos y almendros, los espacios de viejas terrazas que durante décadas fueron huertos. En los puntos más sombríos, especies de flora como helechos, culandrillos de pozo y ombligos de venus, aprovechan la humedad que rezuman los conglomerados arcillosos que forman la montaña y que se ven cubiertas por densas hiedras y las exuberantes flores de la viuda, de color morado. Higueras, fresnos y nogales, reafirman que el camino y la colina forman parte de un claro ecosistema mediterráneo en el borde de la ciudad. 

Y el Avellano, una pequeña plaza empedrada, rodeada de un pretil de piedra a modo de largo banco en el que descansar, donde una construcción de piedra cubre la tierra de la montaña y que desde 1827 acoge un pilar sobre el que caen dos finos caños de agua, la Fuente del Avellano, hasta ese momento, era un tímido manantial, una surgencia por la que aparecía el agua que se filtraba entre los conglomerados tras escaparse, poco a poco, del cauce de la Acequia Real, por lo que algunos granadinos la llamaron Fuente de las Lágrimas. A final del XIX, la plaza y fuente fueron el escenario de las tertulias poéticas y filosóficas de la Cofradía del Avellano, fundada por Ángel Ganivet y otros escritores e intelectuales, que al atardecer caminaban hacia la fuente para soñar una nueva Granada, como las leyendas dicen que le ocurrió a Alhamar, que en este paraje recibió la vista del ángel Azael que le incitó a construir la fortaleza roja.


Fuente de la Agrilla
Durante décadas el agua del Avellano era captada cada día por grupos de aguadores que con sus cántaros la transportaban para venderla en la ciudad, donde voceaban sus bondades para el cuerpo y el alma.
El agua ya no viene de la Alhambra. Tras la remodelación y encauzamiento de la Acequia Real, el Avellano perdió una de sus esencias, el amargor del agua, provocado por minerales ferruginosos y carbonatos de la montaña. Pero la leyenda persiste, sigue viva unos metros más adelante, por la senda que avanza hacia el este entre zarzas y saucedas. Allí está Fuente Agrilla, una oquedad en la colina, donde a veces surge un hilo de agua que aún es amarga porque dicen que es el refugio del hada que vivía en el espíritu de Aixa.
Fuente de la salud, conocida tambien como segunda fuente del Avellano, se le atribuyen propiedades medicinales y también que era la favorita de Aixa, en la actualidad está seca



Adiantum capillus-veneris (Culandrillo de pozo)


Hedera helix (Hiedra)

Biodiverisidad - Fuente del avellano



Flora
Adiantum capillus-veneris (Culandrillo de pozo)
Ailanthus altissima (Ailanto)
Antirrhinum hispanicum (Conejitos de roca)
Celtis australis (Almez)
Chaenorhinum villosum
Corylus avellana (Avellano)
Crataegus monogyna (Majuelo, espino albar)
Cupressus sempervirens (Ciprés)
Cymbalaria muralis (Hierba de campanario)
Equisetum ramosissimum
Euphorbia characias
Ficus carica (Higuera)
Fraxinus angustifolia (Fresno)
Galium aparine (Amor de hortelano)
Hedera helix (Hiedra)
Iris germanica
Juglans regia (Nogal)
Ornithogalum umbellatum
Osyris alba (Retama loca)
Papaver rhoeas (Amapola)
Parietaria diffusa (Parietaria)
Parthenocissus quinquefolia
Philadelphus coronarius (Celinda)
Pistacia lentiscus
Polulus nigra
Quercus rotundifolia (Encina)
Retama sphaerocarpa
Rhamnus alaternus
Robinia pseudoacacia
Rosa canina
Rosmarinus officinalis (Romero)
Rubus ulmifolius (zarzamora)
Salix alba
Sanguisorba verrucosa 
Scrophularia lyrata
Silene vulgaris
Smyrnium olusatrum
Tamus communis
Trachelium caeruleum (Flor de la viuda)
Ulmus minor
Umbilicus rupestris
Vinca difformis (Hierba doncella)

Tambien encontramos en paredes rezumantes algunos briofitos como
Lunularia cruciata
 


Auricularia auricula-judae (Oreja de judas)

Setas
Auricularia auricula-judae (Oreja de judas)
Auricularia mesenterica
Calocera cornea (Cuerno bonito)
Chondrostereum purpureum (Estéreo purpúreo)
Coprinus disseminatus
Crepidotus variabilis
Exidia thuretiana
Gerronema ericetorum
Parasola plicatilis / Coprinus plicatilis
Phaeomarasmius rimulincola
Schizophyllum amplum
Schizophyllum commune
Spinellus fusiger
Steccherinum ochraceum
Stereum hirsutum
Tremella mesenterica
 


Cladonia pyxidata

Liquenes
Cladonia pyxidata
Cladonia subcervicornis
Collema crispum
Fulgensia fulgens
Xanthoria parietina (Liquen de los muros)
 


Miyxomycetes
Arcyria obvelata

Fauna



Un coleóptero muy especial, la luciérnaga
Nyctophila reichii (Luciérnaga mediterránea)


Aves
Aegithalos caudatus (Mito)
Athene noctua (Mochuelo)
Coccothraustes coccothraustes
Columba livia (Paloma)
Columba palumbus (Paloma torcaz)

Cyanistes caeruleus = Parus caeruleus (Herrerillo)
Cyanopica cyanus (Rabilargo)
Erithacus rubecula (Petirrojo)
Fringilla coelebs (Pinzón vulgar)
Garrulus glandarius 
Hirundo rustica (Golondrina común)

Periparus ater = Parus ater = Periparus ater = Parus ater (Carbonero garrapinos)
Motacilla alba (Lavandera blanca)

Muscicapa striata (Papamoscas gris)
Parus major (Carbonero común)
Passer domesticus (Gorrión común)
Phoenicurus ochruros (Colirrojo tizón)

Pica pica (Urraca)
Turdus merula (Mirlo Común)


Erithacus rubecula (Petirrojo)


Muscicapa striata (Papamoscas gris)



Las fuentes del Avellano, en ‘peligro de extinción’
El abandono y el vandalismo destruyen los manantiales que durante  siglos llenaron los cántaros de los aguadores
Las tres fuentes que trazan el camino que desde el Paseo de los Tristes recorre la ribera izquierda del Darro necesitan de actuaciones urgentes que eviten su inminente desaparición 
Granada 8 de enero de 2015
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle 
Se llaman de la Salud y Agrilla. Son dos humildes manantiales  que junto a la de la Cofradía de Ganivet, forman la línea de fuentes del Camino del Avellano y dejan escapar el agua que discurre por el interior de los conglomerados arcillosos del Cerro del Sol. Estas tres surgencias, que recogen las filtraciones que se producen en los cauces de la Acequia Real de la Alhambra y la del Tercio, que riega el Generalife, podrían clasificarse como ‘en peligro crítico de extinción’ debido al grave deterioro que padecen sin que ninguna de las instituciones responsables del patrimonio histórico hagan nada por remediarlo.
Todo el mundo parece conocer la fuente del Avellano, pero a nadie extraña que los elementos arquitectónicos que rodean su pilar de piedra estén completamente desprendidos, deformados, que el muro que sustenta el cerro esté semiderruido y que todo el conjunto que forma una pequeña placeta-mirador sobre el cauce del Darro y la Abadía del Sacromonte, se encuentre plagado de pintadas, con el pavimento levantado y el pretil de piedra que rodea el mirador, semidestruido. Es la imagen de una de las fuentes más conocidas y tradicionales de la ciudad, donde el filósofo y escritor Ángel Ganivet, fundó la Cofradía del Avellano, y uno de los lugares que se recomiendan a los turistas amantes de los espacios naturales e históricos. Pero a nadie extraña la situación de la fuente cuando en el camino de acceso, los  bloques de piedra y placas con poemas alusivos a Granada y sus encantos, en la Ciudad de la Literatura, son víctimas permanentes de grafiteros e incluso se convierten en dianas para prácticas con escopetas de perdigones.

Las más humildes
Pero algo más allá de la placeta del Avellano, a unos 300 metros por un estrecho camino que discurre entre un bosque de ribera, hay otras dos fuentes que ya ni siquiera tienen agua y se encuentran casi ocultas por la vegetación y en una situación de deterioro que podría considerarse irreversible. Son las de la Salud y la que se conocía como la Agrilla por el sabor del agua. Se usaban desde hace más de cinco siglos, desde que pequeños hilillos comenzaron a manar del interior de la tierra y los granadinos de la época, poco después de construirse la Acequia Real de la Alhambra, creyeron que el agua tenía propiedades curativas y mágicas. Estos dos manantiales, separados medio centenar de metros uno de otro, fueron convertidos en fuentes durante el siglo XIX, cuando los aguadores vendían en la ciudad el agua de las tres fuentes. El geólogo del CSIC, Antonio Castillo, recoge en el libro ‘Manantiales’,  que en agosto de 1879 el agua salía a 15,2 grados centígrados y que era «el agua que toda Granada quería beber», y en especial la de la Salud, ya que se dice que tenía propiedades medicinales y que su sabor era el más dulce y suave de las tres surgencias. En la base de datos on-line ‘Conoce tus fuentes’, Castillo, refleja que las de la ladera del Cerro del Sol son objeto de tradiciones y leyendas. 

La fuente de la Salud está escondida en un recodo del camino, el pilar está destrozado y su estructura frontal, semidestruida. La siguiente fuente, la Agrilla, tiene la bancada que utilizaban los aguadores completamente desmontada. El pilar roto y en el frontis, una placa de piedra ha desaparecido. Los elementos arquitectónicos han sido expoliados. El camino junto a las fuentes es además paso obligado para acceder a un grupo de  cuevas ‘okupadas’, semiocultas entre la vegetación. 
La Agrilla es también conocida como Fuente de las Lágrimas, porque es la que frecuentaba Aixa, la madre de Boabdil. La leyenda cuenta que la felicidad por el amor entre la sultana y Muley-Hacén, hacía que el agua fuese dulce, pero cuando el rey nazarí se enamoró de la cautiva Zoraya, Inés de Solís, el agua de la fuente se volvió agria porque recogía las lágrimas de Aixa. 
Las fuentes del Avellano, escondidas entre la vegetación ribereña del Darro, necesitan una intervención urgente para evitar su desaparición. 
Están en el municipio de Granada, dentro del perímetro de influencia de la Alhambra y forman parte del espacio natural protegido como Parque Periurbano de la Dehesa del Generalife, pero en realidad parecen estar en territorio de nadie.

Un sendero circular que permita cruzar el Darro
Quienes conocen los caminos que desde el Paseo de los Tristes recorren la ladera del Cerro del Sol saben que es uno de los recorridos más atractivos que pueden realizarse en las inmediaciones de la ciudad, pero no existe una posibilidad real (excepto unas maderas peligrosas) de cruzar el Darro y conectar la vereda del Avellano con el camino del Sacromonte. Sería un gran atractivo turístico habilitar un sendero que permitiese ir por el Avellano y volver por el Sacromonte, o viceversa.

Científicos y senderistas piden la conexión entre el Camino del Avellano y el Sacromonte
Creen que podría aprovecharse el plan de mejora del Darro que realiza la Confederación y la adecuación de acequias que ejecuta la Alhambra
Por Juan enrique Gómez / IDEAL 8 de enero 2015

granada. Conectar las dos riberas del Darro, es decir el camino y senda del Avellano con el Sacromonte, es la única posibilidad de regeneración de los senderos tradicionales que discurren bajo la ladera de la Alhambra y que los elementos patrimoniales que engloban puedan convertirse en parte de la oferta cultural y turística de la ciudad. Es la reacción de científicos y grupos senderistas tras el reportaje publicado ayer por IDEAL, en el que se denunciaba que las tres fuentes del Avellano y los caminos que las unen se encuentran en un pésimo estado de conservación y a solo un paso de la desaparición.
Durante toda la mañana de ayer se sucedieron los correos y contactos entre historiadores, arqueólogos, geólogos y especialistas en ecoturismo y turismo de naturaleza con el objetivo de alertar a los responsables del mantenimiento de este espacio sobre la necesidad de su conservación y evitar su inminente extinción. 

Antonio Castillo, hidrogeólogo y autor de numerosos trabajos sobre manantiales y fuentes de la provincia de Granada y Andalucía, asegura que desde la plataforma ‘Conoce tus fuentes’ «hemos tratado este tema en diversas ocasiones y creemos que la mejor forma de acometer un programa de puesta en valor de estos espacios es mediante la creación de un sendero circular que una las dos riberas y permita recorrer el camino del Avellano completo, cruzar el Darro y recorrer la ribera y el barrio del Sacromonte».
La nefasta situación de los caminos que desde el paseo de los Tristes llegan hasta la placeta-mirador de la fuente del Avellano y la senda que continúa aguas arriba del Darro, se debe a la confluencia de diversas circunstancias: el vandalismo y el abandono institucional que tiene su base en que para cualquier intervención es necesaria la participación de tres administraciones por mínima que sea la obra. El Ayuntamiento necesita el permiso de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta y además del Patronato de la Alhambra, ya que el terreno por el que discurre el sendero forma parte del espacio protegido con la figura de Parque Periurbano, y está dentro del perímetro de protección de la Alhambra y el Generalife. 

Además, si se tocan aguas o riberas, es necesario el consentimiento de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, por lo que es casi imposible materializar proyectos aunque sean de mantenimiento, por lo que el Avellano, sus fuentes y senderos se han convertido en un territorio olvidado y abonado para el botellón, con grupos de personas que realizan fogatas en noches de frío. Asimismo es de paso de ‘okupas’ que habitan las cuevas que se encuentran en la ladera del cerro del Sol, que habían sido clausuradas hace unos años y que volvieron a ocuparse. El camino del Avellano y la senda posterior es frecuentada habitualmente por grupos de personas que se dirigen a estas cuevas y que se mezclan con turistas despistados y ciclistas que intentan hacer el recorrido de la ribera del Darro.

Las personas que habitualmente visitan esta zona piden que la Confederación construya un puente que conecte las dos riberas, similar a los que cruzan el Genil en el camino de la Fuente de la Bicha, ya que sí se puede cruzar el río y que el Ayuntamiento y la Junta habiliten y mejoren el sendero, que se convertirá en un recorrido muy frecuentado y se acabará con gran parte de los problemas de inseguridad y vandalismo que sufre esta zona de la capital granadina.

En 2015
Los senderistas y habituales de la zona del Avellano consideran que este año podría ser un buen momento para acometer la preparación de un sendero circular y la conexión entre las dos riberas, ya que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir tiene en marcha un plan de conservación y mejora del cauce y riberas del Darro y el Patronato de la Alhambra y Generalife realiza proyectos de mantenimiento y recuperación de las acequias que discurren por el cerro y se internan en la Alhambra. De hecho el agua de las fuentes del Avellano, Agrilla y la Salud procedían de filtraciones de esas acequias históricas. 


Temas relacionados 
Otros jardines Históricos incluidos como Bienes de Interés cultural
Paseos y espacios ajardinados del Genil  Granada
Jardín de El Carmen de los Mártires  Granada
Jardines de la Alhambra  Granada
Jardín del Conjunto del Generalife Granada
Jardín de El Carmen de los Cipreses  Granada
Jardines de Narváez  Loja
Guía de Plantas inicio
Alixares El palacio del Sol y el agua
Generalife,  El Jardín de palacio
La dehesa del Generalife, Parque periurbano 
El patio nazarí, la unidad entre naturaleza y arquitectura
Las flores de los poetas de al-Andalus
La Fauna de la Alhambra
Rapaces en la Alhambra. El cernícalo primilla vuelve a anidar y criar en el monumento nazarí del sur de España 
Jardín de jardines Carmen de los Mártires 
El huerto monacal / El jardin del convento Plantas medicinales, arboles frutales y ornamentales conviven en el jardín 
PLANTAS DE LAS TIERRAS DE AL-ANDALUS
El patio de la Mezquita de Córdoba
Medina Azahara, esplendor del jardín omeya
La Alcazaba de Málaga
Mestizaje de aromas, la construcción de jardines, presente en todas las culturas
Cabecera Rio Genil /Vereda de la Estrella / Flora y Fauna

Parque Garcia Lorca, Granada
Cerro del Sol / Dehesa del generalife / El sueño de Muley Hacen
Cuesta de los chinos / por el barranco del agua
Aljibe de la lluvia / Agua de lluvia para Dar al-Arusa
La cantera  de El Turro, roca madre de las columnas del palacio de Carlos V
Animales urbanitas
Puerta de las Granadas en la Alhambra, Restauración
Devoradores de piedra
Hongos y bacterias deterioran los monumentos 
El agua sin depurar de las fuentes acelera los daños / El caso de los leones de la Alhambra 






Las Fuentes del Avellano, en peligro de extinción
Reportaje publicado en IDEAL el 7 de enero de 2015
(Leer completo )

Científicos y senderistas piden la conexión entre el Camino del Avellano y el Sacromonte
Publicado en IDEAL el 8 de enero de 2015
(Leer completo )
El bosque de las lágrimas
Protegidos por la umbría, álamos y sauces entrecruzan sus ramas a la orilla del Darro, bajo el Cerro del Sol (Leer completo 
Publicado en IDEAL el 02-01-2015
Acceso: Desde el Paseo de los Tristes, en la capital, cruzar el puente del Rey Chico y tomar el camino que asciende a la izquierda, es el Camino del Avellano. La fuente está a 700 metros.




Placa que recuerda las tertulias de Angel Ganivet a final del siglo XIX. Situada sobre la fuente

MAPA PARA LLEGAR
Ver mapa más grande


Reportaje publicado en IDEAL diciembre 2013


AL-ANDALUS Milenios de biodiversidad
La presencia árabe en la península Ibérica durante ocho siglos fue clave para el uso, respeto y cuidados de la naturaleza. El legado botánico, natural y científico de Nazaríes, Omeyas...


Plantas de las tierras de Al-Andalus
Las flores de los poetas de Al-Andalus 
La Alhambra, Isla ecologica 
El patio nazarí, naturaleza y arquitectura 
Generalife, el jardín de Palacio 
El patio de la Mezquita de Córdoba 
Medina Azahara 
La Alcazaba de Málaga 


Fores de los poetas de al-Andalus
Yeserías,  poemas y tratados islámicos son las guías para conocer la naturaleza en las tierras de al-Andalus, y desvelan el origen de los jardines granadinos del siglo XXI. desde hace más de  un millar de años  las especies vegetales han evolucionado junto al hombre y sus culturas, y como ocho siglos de presencia árabe en el sur de Europa, son el origen de la mayoría de las especies florísticas ornamentales, agrícolas y forestales..
La Alhambra, isla ecológica, el bosque: VIDEO




Está en el interior de la ciudad de Granada. Un gran bosque cargado de castaños, arbustos... Pasear entre los sonidos de los petirojos, mirlos, las acequias y el murmullo del agua. La Alhambra es una isla ecológica en la ciudad, Vídeo: J. E. Gómez + Fotos, datos, videos 
 
 


--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es