-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas
PARQUE NACIONAL DE CABAÑEROS----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste

-
-
-
-
-
-
-
 
Parque Nacional de Cabañeros
El parque del bosque mediterráneo

La península Ibérica está salpicada de espacios en los que el bosque mediterráneo es la clave de los ecosistemas, pero el lugar donde realmente está representado en toda su magnitud y con el máximo nivel de protección es el Parque Nacional de Cabañeros. 

Una extensión de más de 40.000 hectáreas situadas entre las provincias de Ciudad Real y Toledo, en el centro geográfico de la península.

Un espacio en el que se concentran grandes llanuras repletas de encinares, monte bajo y "rañas", un paraíso para la fauna propia de las dehesas como los ciervos, además de sierras adruptas y cargadas de encinares, robledables y jarales, con enormes cortados y despeñaderos en los que habitan poblaciones de buitre leonado y buitre negro, además de una de las joyas de la fauna peninsular, el Aguila Imperial Ibérica. Un parque en el que el agua tiene una importancia vital, con los ríos Bullaque y Estena, el primero de ellos con la presa de Abraham. Forman ecosistemas ribereños de alta densidad, con bosques espesos donde habita una fauna muy especial, con nutrias, mirlo acuático, e incluso ejemplares de Martín pescador.
Los espacios de Cabañeros

La gran extensión de Cabañeros favorece la existencia de ecosistemas muy diferenciados.
La Raña
Es la imagen más habitual del Parque Nacional de Cabañeros. Una gran extensión llana al pie de los montes, formada por vegetación de pastos altos y encinares, lo que favorece la presencia de hervíboros (ciervos) y aves de llanuras como las avutardas, cigueñas (blanca y negra), perdices, abejarrucos, y una gran cantidad de rapaces que utilizan esta espacio como lugar de caza. La raña es la visita obligada del parque. El Centro de Visitantes de Casa Palillos, en la carretera entre Pueblo Nuevo de Bullaque y Santa Quiteria, es el acceso directo a La Raña

Monte
No hay grandes altitudes en Cabañeros, pero sus montes, cargados de vegetación encierran una rica biodiversidad, tanto vegetal como animal. Destaca la presencia de colonias de buitre negro que sobrevuelan los grandes cortados del parque. "Donde veas buitres, ahí está Cabañeros", dicen los habitantes de la zona. Sobrevuelan espacios en los que aún quedan ejemplares de lince ibérico, junto a jabalíes, gato montés, meloncillos, garduñas, e incluso la presencia de una población de Aguila Imperial Ibérica. Entre la avifauna, además, se encuentran Buho real, Roquero solitario y Águila culebrera.
El pico más alto del parque es el Rocigalgo, con 1.448 m de altitud.

Zonas húmedas
A pesar de que la imagen general de Cabañeros es de un espacio seco y árido, encierra impresionantes enclaves donde el agua es la protagonista, con densos bosques, vegetación y fauna ribereña. Los ríos Bullaque y Estena forman esos espacios. Son bosuqes-galería asociados a los cursos de agua. Los principales están junto a la presa de Abraham, con el centro de visitantes de Torre de Abraham, en la carretera que desde Pueblo Nuevo de Bullaque accede al p la presa, y el que se encuentra en el cauce del río Estena, con un punto de información en Navas de Estena. En estos espacios se encuentran nutrias, Martín pescador, Mirlo acuático, mochuelos, lavanderas, e incluso corzos y turones, además de cigueña negra



Ciervos en La Raña / Acantilados / río Bullaque
Conservación y Biodiversidad 

Vegetación
El Parque Nacional de Cabañeros cuenta con 1.000 especies catalogadas de plantas vasculares, de las que 98 son árboles y arbustos. Quejigos, arces, encinas y alcornoques originan un bosque de carácter mixto con dominancia de unas u otras especies según la zona.Cistus ladanifer (Jara pringosa), brezos (Erica arborea), Arbutus unedo (Madroño), romeros (Rosmarinus officinalis), majuelos (Crataegus monogyna subsp. brevispina), cantuesos (Lavandula stoechas ), labiérnagos (Phyllirea angustifolia), lentiscos (Pistacia lentiscus), durillos (Viburnum tinus) y zarzamoras (Rubus ulmifolius) conforman el matorral que cubre laderas y montes. En zonas de umbría es posible encontrar algún acebo (Ilex aquifolium). 

Lagunas y charcas se cubren de ranúnculos (Ranunculus ssp.); mientras en los tramos de aguas tranquilas y profundas del rio Bullaque son habituales los nenúfares amarillos (Nuphar luteum). La vegetación de ribera de estas zonas alcanza cierta espesura en forma de bosques-galería que, umbrosos y húmedos, están formados principalmente por sauces (Salix atrocinerea), alisos (Alnus glutinosa) y fresnos (Fraxinus angustifolia). A sus pies, el arraclán (Frangula alnus), el mirto (Mirtus communis), el brezo, la zarza o algunas lianas como la madreselva (Lonicera implexa) y la zarzaparrilla (Smilax aspera) forman un sotobosque que da cobijo a numerosas aves. Entre los endemismos de área más reducida, destacamos: Digitalis mariana, Sideritis paulli, Coincya longirostra y Betula pendula parvibracteata restringidos a Montes de Toledo. 




Cistus ladanifer (Jara pringosa) / Lavandula stoechas  /Rosmarinus officinalis / Viburnum tinus  / Rubus ulmifolius (Zarzamora) / Lonicera implexa (Madreselva)

Fauna
La fauna de este parque es muy rica, y cuenta con algunas especies endémicas y otras muchas amenazadas (21 a nivel nacional y 43 a nivel regional). Aquí viven cerca de 200 especies de aves: rapaces de gran tamaño, como el buitre negro (Aegypius monachus), el águila ibérica (Aquila adalberti), el águila real (Aquila chrysaetos); aves que habitan en las rañas, como la avutarda (Otis tarda), el sisón (Tetrax tetrax), la cogujada (Galerida cristata), etc; aves de los sotos como el martín pescador (Alcedo atthis (Martín Pescador)), la oropéndola (Oriolus oriolus), el trepador azul (Sitta europea).

La herpetofauna tiene también una buena representación (13 anfibios y 19 reptiles). También las especies de peces que viven en el Parque son varias. 
Es importante destacar como acción para la conservación de la biodiversidad el seguimiento del buitre negro en Cabañeros. La población de Buitre negro (Aegypius monachus) ha alcanzado la cifra máxima de su historia conocida: se estima que en la zona se reproducen con éxito 137 parejas, 116 de las cuales sacan pollo en el interior, lo que supone un éxito reproductor del 97,4% de las parejas que crían. Se rompe así su tendencia a la disminución en la zona más occidental, ya que el aumento de parejas nidificantes ha sido homogéneo en todo el Parque 

GUÍA DE AVES DE CABAÑEROS 
(Click en las imágenes para ir a la Guía de Aves de Cabañeros, 137 especies con fotos, fichas y datos)




Buitres (Buitre leonado - Gyps fulvus) sobre Cabañeros
Águila Real / Águila imperial ibñerica (foto: H. Garrido - EBD/CSIC) / Alcedo atthis (Martín Pescador)
Ciconia ciconia (Cigueña común) / Ciconia nigra (Cigueña negra) / Merops apiaster (Abejaruco europeo)
Mamíferos
Los diferentes ecosistemas de Cabañeros albergan una gran variedad de especies de mamíferos, desde hervíboros, com o los ciervos y corzos, a depredadores clave en el boque mediterráneo como linces, zorros y gato montes, además de especies asociadas a espacios ribereños como la nutria, y una gran cantidad de micromamíferos como la musaraña y el ratón de campo o el moruno. También destaca la presencia de gran cantidad de jabalíes. ginetas y conejos.
Nutria / Lince / Conejos
Nutria, Lutra lutra
Oryctolagus cuniculus (Conejo)
Vulpes vulpes (Zorro)
Mustela nivalis (Comadreja)
Dama dama (Gamo)

Cervus elaphus (Ciervo)
Lince Ibérico

Reptiles y anfibios
Las zonas húmedas de Cabañeros albergan anfibios y reptiles como galápagos, en sus especies leproso y europeo, ranas y sapos, pero en las zonas de aguas temporales, las lagunas y charcas que se forman en La Raña durante las épocas de lluvias se concentran otras especies como tritones, gallipatos y sapo corredor, que necesita poco tiempo para su desarrollo de larva a adulto. Las charcas permanentes son las que albergan anfibios como los tritones y gallipatos. En la Raña se encuentran especies como el lagarto ocelado, lagartija colilarga, e ibérica, víbora hocicuda, culebra bastarda y culebra de escalera. En zonas de río pueden encontrarse ranita medional y la de San Antón.

Anfibios
Rana perezi, Pelophylax perezi (Rana Común)
Hyla meridionalis (Ranita meridional)
Pleurodeles waltl (Gallipato)

Reptiles
Emys orbicularis Galápago europeo
Mauremys leprosa (Galápago leproso)
Natrix maura (Culebra viperina)
Psammodromus algirus Lagartija colilarga
Podarcis hispanica Lagartija ibérica
Elaphe scalaris /Rhinechis scalaris (Culebra de escalera)
Timon lepidus /Lacerta lepida / (Lagarto ocelado)
Vipera latasti (Víbora hocicuda)



Natrix maura (Culebra viperina) / Timon lepidus - Lacerta lepida / (Lagarto ocelado) / Hyla meridionalis (Ranita meridional) / Pleurodeles waltl (Gallipato)

Datos jurídicos
La declaración oficial de Parque Nacional se  firmó el 20 de noviembre de 1995, como colofón a una fuerta polémica popular motivada por la intención del Ministerio de Defensa de convertir este espacio en un polígono de tiro para el Ejército del Aire, una polémica que ya sólo forma parte de la historia.

FECHA DE DECLARACIÓN: 20 de noviembre de 1995.
SUPERFICIE: 40.852 hectáreas.
COMUNIDAD AUTÓNOMA: Castilla-La Mancha.
PROVINCIAS: Ciudad Real y Toledo. MUNICIPIOS: Alcoba de los Montes, Hontanar, Horcajo de los Montes, Los Navalucillos, Navas de Estena y Retuerta del Bullaque.
LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA: Montes de Toledo, al noroeste de la provincia de Ciudad Real y suroeste de la de Toledo. 
COORDENADAS: Longitud 4º 29'14'', Latitud 39º 23' 47'' (punto central aproximado del Parque Nacional) 


 
INSTRUMENTOS JURÍDICOS: Ley 33/1995, de 20 de noviembre, de declaración del Parque Nacional de Cabañeros. Resolución de 15 de noviembre de 2005, del Organismo Autónomo Parques Nacionales, por la que se hace público el Acuerdo del Consejo de Ministros por el que se amplían los límites del Parques Nacional de Cabañeros por incorporación de terrenos colindantes al mismo. Ley 5/2007, de 3 de abril, de la Red de Parques Nacionales. Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. 
OTROS RECONOCIMIENTOS: Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Directiva 79/409/CEE del Consejo, de 2 de abril de 1979, relativa a la conservación de la aves silvestres. Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y la flora silvestres. 
VALORES NATURALES: dentro de la Red de 14 Parques Nacionales, representa sistemas naturales ligados al monte mediterráneo. Entre sus principales valores naturales están los bosques y matorrales mediterráneos, algunos enclaves relícticos de vegetación atlántica, bosques de ribera, turberas y herbazales, con la flora y fauna asociada a cada unos de estos ecosistemas, entre las que se encuentran algunas especies en peligro de extinción como el águila imperial. 
VALORES CULTURALES: el Parque Nacional de Cabañeros debe su nombre a las chozas utilizadas tradicionalmente por pastores y carboneros como refugio temporal de sus labores en el campo. Estas cabañas de forma cónica se techaban utilizando vegetación del entorno y eran usadas por los pobladores de los Montes de Toledo. La extracción de carbón vegetal, el pastoreo y la agricultura fueron las principales actividades que se desarrollaron en el entorno de Cabañeros. Otras actividades tradicionales que se llevan a cabo son la apicultura y la extracción de corcho.



Dehesa en Cabañeros

Instalaciones para visitantes y servicios / contactos

El Parque Nacional de Cabañeros cuenta, con centros de visitantes, museos y puntos de información, que es recomendable visitar para disfrutar de exposiciones sobre los valores naturales y culturales del Parque Nacional y de su entorno, así como para recabar información sobre la visita al  Parque y cualquier otro aspecto relacionado con el espacio natural protegido (de hecho, es altamente recomendable visitar alguno de los puntos de información antes de iniciar la visita). El acceso es libre y gratuito. 
Oficinas del Parque Nacional / Centro Administrativo y de reservas de senderos guiados
Crta. Abenójar-Torrijos, s/n
13194 Pueblo Nuevo del Bullaque (Ciudad Real)
Tel. 926783297 - Fax: 926783484 Email: cabaneros@mma.es 
Horario: junio-septiembre 9 a 21, octubre-marzo 9 a 19, abril-mayo 9 a 20. 
Es la oficina técnico-administrativa del Parque Nacional, desde donde se lleva a cabo la gestión diaria del espacio natural protegido, y desde donde se organizan los itinerarios guiados a pie y las visitas de grupos a los centros y museos.

Centros de Visitantes



Centro de Visitantes Casa Palillos
Crta. Pueblonuevo del Bullaque-Santa Quiteria 13116 Alcoba de los Montes (Ciudad Real) 
Horario: junio-agosto 9 a 20, septiembre-octubre 9 a 19, noviembre-marzo 9 a 18, abril-mayo 9 a 19. 
Es el Centro de Visitantes de mayor tamaño del Parque Nacional, en el que, además de solicitar información relacionada con la visita, es posible disfrutar de una completa exposición sobre los valores naturales y culturales del Parque Nacional, que incluye varios vídeos sobre Cabañeros y una pantalla donde se puede observar con mucha calidad una webcam en directo que muestra un nido de águila imperial ibérica, especie en peligro de extinción con sólo 230 parejas en el mundo, todas ellas en la península Ibérica, y 2 en el Parque. 
Cuenta con una senda botánica y otra etnográfica, accesibles para personas con movilidad reducida, así como con servicios, aparcamientos, área de picnic y un observatorio con muy buenas vistas a la raña.

Centro de Visitantes y Área Recreativa Torre de Abraham
Carretera CM-403 (junto al pantano de la Torre de Abraham)
Horario: junio-agosto 9 a 20, septiembre-octubre 9 a 19, noviembre-marzo 9 a 18, abril-mayo 9 a 19.
Consta de un centro de visitantes con una  pequeña pero muy interesante exposición sobre Cabañeros y el agua, con una maqueta a tamaño real sobre la flora y fauna asociada a los bosques de ribera. También hay un área recreativa que cuenta con mesas y columpios, aparcamiento, servicios y una senda botánica sobre pasarelas alrededor del cauce fluvial del Bullaque, accesibles para personas con movilidad reducida.


Pantano de la Torre de Abraham
Punto de información en Navas de Estena
Avda. Montes de Toledo (carretera principal)
Punto de información del Parque Nacional de Cabañeros y oficina de información turística del Ayuntamiento de Navas de Estena. Se encuentra en la carretera principal del pueblo. En la actualidad cuenta con una exposición sobre el bandolerismo en la zona, y está en proyecto la inclusión de una exposición sobre los valores naturales y culturales del Parque Nacional. 

Observatorio de las cigüeñas
Situado en la carretera de Pueblonuevo del Bullaque a Santa Quiteria,  a 3 kilómetros del Centro de Visitantes de Casa Palillos, hay un observatorio de madera en el límite sur del Parque, con vistas a la raña, en el que se observa una nutrida colonia de cigüeña blanca sobre quejigos y encinas, y que además, según la temporada, permite contemplar grupos de ciervos, grullas, buitres, etc (el acceso es libre).

Mirador del pantano de  la Torre de Abraham
En la carretera CM-403, al lado del embalse de la Torre de Abraham, hay un mirador con vistas muy amplias a la masa de agua. 

Area Recreativa de la Tabla del Acebo
Situada en el límite del Parque Nacional, en los alrededores del pueblo de Navas de Estena y cerca del inicio de la ruta del Boquerón del Estena, cuenta con aparcamiento y mesas para picnic. Se llega a ella desde la Avda Montes de Toledo, carretera principal de Navas de Estena, cogiendo una desviación a 100 metros del punto de información.


Centro de Reservas para Visitas en todo terreno y Bicicleta 
Tel. 926775384 email: info@visitacabaneros.es
www.visitacabaneros.es
Cabañeros
Reportaje por Miguel Angel Blanco / IDEAL - Waste
Datos de legislación y parque: Ministerio de Medio Ambiente
Febrero 2006.- «Que se pensara en Cabañeros para un campo de tiro nos parece hoy aberrante. Aquella propuesta fue, sin duda, producto del desconocimiento de sus tesoros naturales», comenta José Jiménez, director-conservador del parque. Jiménez lleva 20 años bregando en este lugar, pero cuando echa mano de recuerdos resulta que el momento más emocionante es bastante reciente: «El pueblo de Los Navalucillos, que se opuso hace diez años a la protección de Cabañeros, ha solicitado la inclusión en el parque de 1.836 hectáreas de su propiedad, una zona de monte mediterráneo de alto valor ecológico (la ampliación deja la superficie de este paraíso en 40.856 hectáreas). Durante este tiempo hemos demostrado que la apuesta por la naturaleza ha sido rentable para los municipios del entorno».

Números cantan, en la década de vida del parque, se: han invertido cerca de 50 millones de euros en Cabañeros y se han subvencionado proyectos en el área de influencia socioeconómica por valor de más de 8 millones. El número de camas de hostelería en la comarca se ha multiplicado por 10 desde 1995, y el 60% de los restaurantes se ha creado tras la declaración de parque nacional. Se han creado unos cien puestos de trabajo directos ­vigilancia, mantenimiento, gestión, uso público, etcétera­ y otros tantos estacionales ­control de incendios y actuaciones de restauración o conservación­. La afluencia de visitantes ha pasado desde los 30.000 de 1996 hasta los 80.000 de 2004.
«Al principio había mucho escepticismo en estos pueblos; ahora la percepción ha cambiado», señala Lola González, que regenta, junto a su marido Julio, una casa rural con restaurante en Navas de Estena, la primera que se abrió en los alrededores de Cabañeros. Madrileña ella, valenciano él, llevaban 35 años veraneando en esta localidad. Hace ocho decidieron poner en marcha el negocio. «Nos va bien, tenemos una clientela fiel gracias al boca a boca. Las ayudas se acabarán pronto, pero la comarca ya ha cobrado un impulso muy interesante. Acabamos de crear una asociación de hostelería y guías turísticos para ofrecer excursiones alternativas en el entorno del parque».

Botánica mediterránea
Antonio García es una de esas «alternativas», el guía imprescindible para conocer la ruta del río Estena, un compendio de botánica mediterránea: robles, encinas, alcornoques, quejigos, acebos, tejos, arces, abedules y madroños crecen en este pequeño cañón donde también es posible encontrar fósiles y muescas de tiempos muy antiguos, cuando el mar cubrió estas tierras. Antonio se sabe los nombres de cada árbol y arbusto, de cada mojón del camino, y las historias que los acompañan. Como, por ejemplo, el Risco de Tirapanes. «Al otro lado se hacía carbón vegetal y se cuidaba el ganado. Tres meses al año el río venía tan crecido que era imposible que los cabreros cruzasen a esta orilla, así que sus mujeres les tiraban desde aquí pan, tocino y garbanzos para que comieran», relata el guía. Natural de Navas de Estena, se vio obligado a emigrar a Madrid en la década de 1960 para ganarse la vida como camarero, ya que en su pueblo no había muchas oportunidades.
«Cuando Cabañeros saltó a los titulares de prensa tuve muy claro que el futuro de la comarca pasaba no por la construcción de un campo de tiro, sino por la protección de este espacio natural», continúa Antonio. Empezó a organizar de forma espontánea paseos gratuitos por el río de su infancia ­hoy se contacta con él a través del parque nacional­, y los 40 clientes al mes que tenía hace ocho años hoy llegan a 500. «Aún nos esperan tiempos mejores».
Diez años después, y a pesar de que el cielo ha sido cicatero los últimos meses, Cabañeros muestra el mismo aspecto espléndido de siempre. «La naturaleza tiene mecanismos para defenderse de la sequía», dice José Jiménez, el director del parque. Cierto. El más llamativo es la esclerofilia de las plantas mediterráneas: para afrontar con éxito las épocas de vacas flacas, reducen al máximo las pérdidas de agua gracias a una gruesa cutícula que forma en las hojas un perfecto aislante, como el nailon de un buen impermeable.

Un paraíso manchego
El paisaje: El Parque es un privilegiado paraje manchego representativo del monte mediterráneo. Su paisaje está formado por rañas, macizos y sierras cubiertas de abundante bosque y matorral. Si hubiera que elegir una estampa de este maravilloso lugar sería, sin duda, la inmensa dehesa salpicada de encinas que ocupa la parte central, protegida entre montañas. Se encuentra incluido en el sistema orográfico de los Montes de Toledo, y comprende algunos de sus macizos más representativos, como el de Rocigalgo (techo de estos montes) y el de Chorito.  De entre todas las sensaciones que desprende este decorado nos quedaríamos con la soledad.  Pero Cabañeros no está vacío. Aunque hay que saber mirar.
La flora: Sus extensas masas arbóreas incluyen desde encinares xerófilos hasta abedulares umbrosos, que medran en sus barrancos más húmedos. Otras grandes formaciones son los quejigares, melojares y alcornocales. Los matorrales que cubren gran parte de las sierras se componen de jaras, brezos y romeros. Las rañas se componen de extensas planicies adehesadas o convertidas en herbazales. La diversidad de la flora es muy importante y hasta ahora se tienen contabilizados 750 taxones, de los que 22 especies están catalogadas como «vulnerables» o de «interés especial».
La fauna: Esto no es un zoo; hay que esforzarse. Pero entre el cielo y el suelo hay 276 especies de vertebrados, muchos de ellos amenazados. Los grandes mamíferos están representados por el ciervo, el corzo y el jabalí; los carnívoros más destacados son el zorro, la gineta, el lince y la nutria. Las aves forman el grupo más numeroso, con 198 especies. Apuntemos aquí los buitres negros y leonados; las águilas imperiales, reales, culebreras y calzadas; las cigüeñas negras y blancas; la avutarda y el sisón.

Espectáculo natural
Realmente la raña ­la llanura de 15 kilómetros de longitud y 8.000 hectáreas de superficie, una de las postales imprescindibles del parque­ era ideal para que los cazas del Ejército realizaran sus «raids» y achicharraran las encinas centenarias, pero también lo es para que los amantes de la naturaleza se dejen acunar por el asombro. Mientras el todoterreno zigzaguea entre los árboles, el visitante tendrá la sensación de estar viviendo sus particulares «memorias de África», aunque esta sabana es tan manchega como Don Quijote, y a mucha honra.
Cientos de ciervos bajan del monte a la llanura cuando llega el crepúsculo para pacer y estirar las patas. El espectáculo aún es mayor en otoño, tiempo de berrea, cuando el aire se llena de desafíos. Arriba, en los quejigos, encinas y alcornoques los buitres negros ­ave símbolo de Cabañeros­ construyen unos nidos que, con el uso repetido año tras año, acaban convirtiéndose en enormes estructuras de ramas de hasta dos metros de altura y otros tantos de diámetro. El vuelo del buitre parece el de una cometa gigantesca y oscura.

Monte y dehesa
La acción del hombre ­aunque por aquí, ahora, no se ve un alma­ ha propiciado que exista una gran superficie no ocupada por el bosque primitivo; en su lugar se encuentran matorrales de jaras y brezos y pequeñas manchas arbóleas con abedules, fresnos, sauces y madroños. El aclarado del bosque dio lugar a la impresionante dehesa que existe en la raña. Los montes que delimitan esta llanura por el norte y por el sur, como abrazándola, están cubiertos por una piel frondosa y siempre verde.
Cabañeros fue un milagro. El mayor éxito del conservacionismo español y el pago de una deuda, pues nunca se había protegido el ecosistema más representativo de la Península Ibérica. 



Temas relacionados
Tablas de Daimiel
Lagunas de Ruidera
Espacios naturales en Waste magazine
Guía de plantas en Waste magazine

Copyright © Waste magazine





Cómo visitar el parque, itinerarios y consejos 
Colaboración especial de Juan Pablo García Sánchez Palencia
GUÍA DE AVES DE CABAÑEROS
GUÍA DE MARIPOSAS DE CABAÑEROS


Pasarelas sobre el río Bullaque, junto al centro de visitantes de 
la Torre de Abraham



ITINERARIOS ( a pie y en todo terreno)
Por Juan Pablo García Sánchez Palencia

No hay mejor manera de conocer el Parque Nacional que realizando un itinerario por su territorio. Desde el Parque se anima a los visitantes a conocer Cabañeros y a colaborar en su conservación, aunque es muy importante señalar que la visita debe ser compatible con la preservación de la naturaleza, por lo que es necesario mantener una actitud respetuosa y acorde con el lugar privilegiado que representa el Parque Nacional. Los itinerarios que se pueden realizar son a pie y en todo-terreno. 

Rutas a pie. 
Las rutas a pie permiten un contacto más directo con la naturaleza. Varias de ellas pueden realizarse acompañados por un guía-intérprete. Para realizar estas rutas guiadas, que son gratuitas, deberá reservar días de visita en el Centro Administrativo (tfno. 926783297). Se aconseja que antes de realizar cualquier itinerario, libre o guiado, visite los centros o puntos de información del Parque. Las rutas, con su duración aproximada, son las siguientes:

Ruta del Boquerón del Estena (libre o guiada): en la actualidad, la ruta guiada sale del pueblo de Navas de Estena y dura 3 horas y media ida y vuelta, mientras que si se realiza por libre puede comenzar en el mismo límite del Parque en las afueras del pueblo, donde existe un pequeño aparcamiento, y dura 2 horas ida y vuelta (para llegar a este aparcamiento, es necesario recorrer una pista sin asfaltar de aproximadamente 1 kilómetro). Es muy llana y en su trayecto hay que cruzar el río dos veces por unas piedras, aunque estos cruces no entrañan apenas dificultad. Transcurre por los márgenes del río Estena, y en ella se puede disfrutar, además de un paisaje de mucha belleza, de la vegetación típica mediterránea (con encinas, alcornoques, quejigos, jaras, etc), de vegetación asociada a las riberas de los ríos (fresnos, sauces, etc) y árboles de carácter norteño como el tejo o el abedul, de curiosas formas geológicas originadas por la erosión y de huellas de las épocas en las esta zona estaba cubierta por el mar, hace más de 400 millones de años. 

a
El Chorro de los Navalucillos



Rutas de Los Navalucillos (con guía o sin guía): la ruta, para cuya realización es necesario en la actualidad contar con permiso del Ayuntamiento de Los Navalucillos (teléfono 925426735), se inicia en la cadena que marca los límites del Parque Nacional, a la que se accede tomando un desvío cerca del punto kilométrico 16 de la carretera CM-4155, de las Becerras, aproximadamente a 10 km de Los Navalucillos. A partir de este desvío se bajará en coche por una pista de tierra hasta el río, pasado el cual se girará a la izquierda para seguir recto y, en unos cinco minutos, llegar a la cadena, donde existe un pequeño aparcamiento. La ruta, que transcurre por la zona más montañosa del Parque Nacional, permite disfrutar de bellos paisajes, de bosques típicamente mediterráneos (sobre todo encinar en la parte de menor altura y rebollar en la parte de mayor) y, al ser una de las zonas más húmedas del Parque Nacional, de algunas especies más propias de lugares más septentrionales (tejo, acebo, abedul.) y de las cascadas del Chorro y la Chorrera Chica. La duración es de 1h 30m de ida hasta el Chorro, de 2h 15m de ida hasta la Chorrera Chica y de 3h 45m de ida hasta el Rocigalgo, máxima altura de los Montes de Toledo con 1448 m.

Rutas de Gargantilla (sólo guiadas): para realizar la ruta, el guía-intérprete del Parque Nacional esperará a los visitantes, a la hora concretada en la reserva, en la puerta de acceso a la finca pública de Gargantilla, y desde allí habrá que continuar aproximadamente 5 minutos en coche hasta llegar al punto de inicio del itinerario. A la citada puerta de acceso se accede por una pista de tierra de unos 3 km que sale del punto kilométrico 37 de la carretera CM-4157 (Navahermosa-Embalse del Cíjara). En la zona se pueden realizar dos rutas de aproximadamente 4 horas de duración y una más corta de 2h 30m, todas ellas circulares. El bello paisaje que se divisa es muy representativo de Cabañeros, con vegetación representativa del monte mediterráneo como encinares, alcornocales, quejigares y rebollares en muy buen estado de conservación. Una de las rutas largas pasa por el río Estena.

Ruta de la Colada de Navalrincón (libre, se puede hacer a pie o en bicicleta de montaña): la ruta, con una distancia de 9,5 km y una duración aproximada de 3h de ida a pie, une los Centros de Visitantes de Casa Palillos y de la Torre de Abraham, por lo que puede comenzar en cualquiera de estos dos puntos. El recorrido es prácticamente llano, transcurre por una vía pecuaria (parte dentro de los límites del Parque y parte fuera) y en él se puede observar el paisaje característico de los Montes de Toledo. Discurre cerca de los márgenes del río Bullaque y, en la zona de fuera de los límites del Parque, cerca de tierras agrícolas. Es posible observar durante el recorrido, sobre todo a primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, fauna representativa del Parque Nacional como ciervo, jabalí, buitre negro, etc.

Sendero interpretativo botánico fluvial en los alrededores del Centro de Visitantes de la Torre de Abraham (libre o guiado): agradable ruta sobre pasarelas elevadas por el interior de un bosque de ribera junto al cauce del río Bullaque, de 20-30 minutos de duración, rodeada de frondosa vegetación de ribera y también de vegetación típica de los bosques mediterráneos. Permite apreciar ejemplares de sauce, fresno, durillo, quejigo, etc, y disfrutar del canto de aves como el ruiseñor o la lavandera. Cuenta con sencillos paneles explicativos sobre las plantas que se observan, y es accesible para personas con movilidad reducida.

Senderos interpretativos botánico y etnográfico en los alrededores del Centro de Visitantes de Casa Palillos (libres): se trata de dos sendas con paneles interpretativos, de aproximadamente 20-30 minutos, sobre la flora más característica de Cabañeros y sobre la etnografía y usos y costumbres de los habitantes del entorno. Cuentan con paneles interpretativos, y son accesibles para personas de movilidad reducida (el sendero etnográfico está aún en fase de adecuación).

Rutas en todo terreno.
Las rutas en todo terreno permiten realizar una visita más general y recorrer un área más amplia. Son guiadas, y recorren la zona de raña y parte de la sierra. Suelen llevarse a cabo a primera hora de la mañana o última de la tarde, lo que coincide con las horas de mayor actividad de la fauna, y por tanto en las que es más fácil observar los animales. En la actualidad son realizadas por una empresa concesionaria (no son gratuitas), duran aproximadamente 3 horas y se reservan en el teléfono 926775384. Salen desde los pueblos de Alcoba de Los Montes, Horcajo de Los Montes y Retuerta del Bullaque.



Cabañeros, Historia y valores culturales

Los Montes de Toledo se denominan así dado que, desde 1246 y hasta la desamortización de Madoz en 1835, fueron propiedad de la Ciudad de Toledo. En sus Ordenanzas de Uso, compiladas en el siglo XVI para asegurar la conservación de sus recursos naturales, se regulaban la agricultura, ganadería, apicultura, carboneo, leñas y extracción de madera, constituyendo un auténtico compendio se selvicultura mediterránea. Además, se impuso un rígido sistema fiscal para los pobladores, con impuestos como el "dozavo", sobre determinadas producciones; el "portazgo", sobre el paso por el Puerto Manchés, el "humazgo", sobre el carboneo, etc. Este sistema impositivo, unido a la adversa orografía, tuvieron como consecuencia una disminución de la población de Los Montes, de forma que desde el siglo XIII al siglo XIX desaparecieron numerosos núcleos de población, y hasta se perdió la memoria histórica de la ubicación de algunas alquerías. 

La presencia del hombre en el Parque es muy antigua. Los restos de los primeros pobladores que se han encontrado en el entorno se remontan al Paleolítico Inferior. También se han localizado dos pequeños poblados de la Edad de Bronce. El hombre, desde tiempo inmemorial, ha vivido en chozas o cabañas. Precisamente de éstas ha tomado el nombre el paraje y el propio Parque: Cabañeros. Hoy ya no quedan cabañas, pero pueden observarse los numerosos grupos de "fondos de choza" en muchos lugares: Anchurones, Las Canalejas, la raña de El Espino, etc., que señalan la ubicación de antiguas poblaciones. 
Es objetivo del Parque Nacional la conservación y divulgación de los valores culturales de su entorno y de los usos tradicionales compatibles con la conservación de la naturaleza.


Accesos
Dos carreteras atraviesan el Parque: la CM-4017, que une Horcajo de los Montes y Retuerta del Bullaque, transcurre principalmente por zonas de matorral de jaras y brezos con madroños, así como por alguna zona de pedrizas y de bosque; la CM-4157, en la zona norte del Parque, le permitirá disfrutar de excepcionales bosques de rebollos, alcornoques, fresnos, y algún enclave con abedul, acebo y tejo.

En cuanto al transporte público, hay muchas zonas del Parque Nacional a las que no llega ningún tipo de autobús o similar, pero también hay alguna otra a las que sí es posible acceder mediante este tipo de transporte. 
A los pueblos de Horcajo y Alcoba de Los Montes llega un autobús desde Ciudad Real (compañía AISA, teléfono 926215295), a Navas de Estena y Retuerta del Bullaque también otro autobús desde Ciudad Real (teléfono 925421621 para información sobre este servicio), y en Pueblo Nuevo del Bullaque para el autobús que une Madrid, Toledo y Piedrabuena (compañía SAMAR, teléfono 914684839). A Los Navalucillos llega un autobús desde Talavera (compañía Sepulvedana, teléfono 925806414) y otro desde Madrid (compañía SAMAR, teléfono 914684839), que pasa por Toledo (teléfono 925223915).


Consejos para visitar Cabañeros

- Mantenga una actitud respetuosa y responsable, colaborando activamente en la preservación de este espacio natural, patrimonio de todos.
- Antes de realizar la visita, acuda a los centros o puntos de información del Parque, donde le proporcionarán información y le aconsejarán sobre las posibles actividades a realizar.
- Realice los itinerarios guiados gratuitos que ofrece el Parque, en los que conocerá acompañado por un guía-intérprete los principales valores de este espacio protegido.
- Por motivos de conservación, circule sólo por los caminos señalados.
- Atienda las instrucciones establecidas por la dirección del Parque y siga las indicaciones de los guardas, vigilantes y guías.
- No abandone ningún tipo de residuo en el Parque, así ayudará a su conservación.
- Utilice calzado y ropa apropiada para cada época del año; el tiempo en verano es seco y con temperaturas elevadas, y en invierno es frío y húmedo.
- Procure beber abundantes líquidos, sobre todo en la época estival, y tampoco olvide elementos como gafas de sol, gorra y crema de protección solar.
- Sobre todo si realiza un itinerario por libre, procure llevar algún medio de comunicación para pedir ayuda en caso de accidente, como un teléfono móvil (recuerde que el 112 es el número de las emergencias).
- Lleve prismáticos para ver mejor la fauna, e incluso el paisaje y la vegetación.
- Las dos primeras horas de luz son las mejores para observar la fauna.
- Si pretende ver ciervos, es más sencillo si se realiza la visita durante su horario de actividad: al amanecer o al anochecer. En la época de celo o berrea (desde mediados de septiembre a mediados de octubre) es más fácil disfrutar de ellos.
DIRECCIÓN Y TELÉFONO DE CONTACTO DEL CENTRO ADMINISTRATIVO:  Centro administrativo del Parque Nacional de Cabañeros  Crta. Abenójar-Torrijos, s/n  13194 Pueblo Nuevo del Bullaque (Ciudad Real)  Tel. 926783297 - Fax: 926783484  Email: cabaneros@mma.es 


Buitre leonado - Gyps fulvus


Papamoscas cerrojillo


GUÍA DE MARIPOSAS DE CABAÑEROS
Ropalóceros (mariposas diurnas) 
(Click en las imágenes para ir a fichas con fotos y datos)

HESPÉRIDOS
Hesperia comma hibera Thymelicus sylvestris

LICÉNIDOS
Celastrina argiolus Glaucopsyche melanops Laeosopis 
roboris
Lampides boeticus Lycaena phlaeas Polyommatus icarus

SATÍRIDOS
Brintesia circe Coenonympha pamphilus Hipparchia  semele
Lasiommata megera Maniola jurtina Melanargia ines
Melanargia lachesis Hipparchia statilinus Pararge aegeria
Hipparchia fidia Pyronia bathseba Pyronia cecilia
Pyronia tithonus

PAPILIONIDOS
Iphiclides podalirius Zerynthia rumina

NINFÁLIDOS
Charaxes jassius septentrionalis Vanessa cardui Euphydryas aurinia
Issoria lathonia Nymphalis polychloros Argynnis pandora
Vanessa atalanta

PIÉRIDOS
Anthocharis cardamines Aporia crataegi Colias croceus
Gonepteryx cleopatra Leptidea sinapis Pieris napi
Pieris rapae Pontia daplidice