-
Guía de plantas
Guía de mariposas
Guía de especies marinas

GUÍA DE AVES-----------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez
.
Kingdom: Animalia / Phylum: Chordata
Clase Aves / Orden  Accipitriformes 
Familia Accipitridae
Aegypius monachus
Buitre negro / Black Vulture
Buitre negro
El Buitre negro (Aegypius monachus), el más grande de España tiene una envergadura alar que el algunos casos puede llegar hasta casi los tres metros. Sus colonias, se encuentran básicamente en dos tipos de hábitats, bosques mediterráneos de quercíneas o pinares en los pisos supramontanos y subalpinosa del Sistema Central.
Esta especie catalogada en peligro de extinción nidifica en grandes árboles, en zonas boscosas no muy densas, y cada pareja suele utilizar varios nidos alternativos, construidos por ambos sexos con grandes ramas. El área de esta especie se extiende por el sur del Paleártico, fundamentalmente en la zona asiática que va desde Turquía hasta el norte de China. En Europa nidifica en Grecia, Ucrania y Sur de Rusia y en España en Mallorca y en el cuadrante suroccidental de la zona peninsular.
El programa andaluz de conservación del buitre negro registró el vuelo de 188 pollos en 2012, el número más alto desde sus inicios
El incremento poblacional de esta especie se manifiesta también en el número de individuos maduros, que en 2012 fueron 486 frente a los 444 de 2011
El Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas registró en 2012 el vuelo de 188 pollos de buitre negro -Aegypius monachus-, la cifra más alta desde que la Junta de Andalucía iniciara en 2002 el programa de conservación de esta especie. Así, el pasado año, se censaron 188 pollos volantones, número que supera el anterior récord, establecido en 2011, de 180 crías. El incremento poblacional de esta ave se manifiesta también en el número de individuos maduros, que en 2012 fueron 486, frente a los 444 de 2011.
Por todo ello, se puede afirmar que la situación de esta ave rapaz en la comunidad autónoma andaluza ha ido mejorando año tras año, hasta lograr en 2010 pasar de la categoría de “en peligro” a la de “vulnerable” y reduciéndose, por tanto, su nivel de amenaza, según los criterios de las categorías de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. De hecho, los resultados antes señalados alejan aún más al buitre negro de volver a estar en peligro de desaparecer en Andalucía.
El Programa de Actuaciones para la Conservación del Buitre Negro, cofinanciado con fondos europeos, arrancó en 2002 con 210 parejas reproductoras en Andalucía. Diez años después, esta cifra ha crecido hasta las 320 parejas reproductoras, un 52% más, incrementándose también el área de expansión de la especie. En ese sentido, los datos indican que en 2012 se registraron 120 parejas en Sierra Pelada (Huelva), 70 en la Sierra de Andújar (Jaén), 49 en la Sierra de Hornachuelos (Córdoba), 79 en la primera de las zonas de reproducción de la Sierra Norte y otras dos en la segunda área de reproducción de este parque natural sevillano.
La Junta de Andalucía combate la principal causa de mortalidad de la especie, el veneno. Así, a través de la Estrategia Andaluza para el Control de Venenos, se ha reducido el número de casos de envenenamiento detectados en la fauna silvestre, pasando de 205 en 2006 a 101 resultados positivos en 2011. La ayuda de cazadores y ganaderos es esencial para solucionar el problema.

Otras actuaciones incluidas dentro del Programa Buitre Negro consisten en la reducción de molestias en las áreas de reproducción, la reconstrucción de nidos e instalación de nidales artificiales, el rescate de huevos, pollos huérfanos o abandonados y otros ejemplares recuperables, la disminución del riesgo de colisión con tendidos eléctricos y el marcaje de ejemplares con emisores GPS para facilitar su seguimiento.

Sierra de Gata, refugio europeo del buitre negro, en peligro de extinción
• FNYH y SEO/BirdLife trabajan activamente en la zona, en la que se han identificado 280 ejemplares, entre las 108 parejas reproductoras y los pollos nacidos en 2011

Los encinares y alcornocales que pueblan la Sierra de Gata, a caballo entre las provincias de Salamanca y Cáceres, e incluida en la Red Natura 2000, albergan la segunda colonia de cría más importante del buitre negro, especie incluida como “vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y en el Libro Rojo de las Aves de España. Los últimos censos realizados por la Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) han registrado un importante número de nidos, muchos de ellos ocupados. 

En total, se han censado 109 parejas reproductoras, 5 de ellas en el sector oriental de El Rebollar/Sierra de Gata, en montes de Utilidad Pública de las cuerdas serranas; 52 en la vertiente sur, y 52 parejas más fuera de esta ladera. Junto a los pollos nacidos este año, el número de ejemplares asciende a 280. 

Mapa del buitre negro en el Oeste Ibérico
El buitre negro es una de las especies de avifauna con categoría de protección que se refugia en el Oeste Ibérico, una de las áreas prioritarias de trabajo de la Fundación Naturaleza y Hombre. 
En Castilla y León cría en las provincias de Segovia, Ávila y Salamanca, en laderas del Sistema Central. En concreto, se han identificado núcleos con reproducción en Valsaín, El Espinar y Navafría en la Sierra de Guadarrama; las estribaciones de la Sierra de Gredos en el Valle de Iruelas; la vertiente norte del Macizo Central de Gredos, y las Sierras de las Quilamas, Peña de Francia, Fosa del Alagón y el Rebollar.
Más al sur, en Extremadura, las poblaciones se distribuyen en la Sierra de San Pedro, Monfragüe, la Sierra de Gata, las Hurdes-Granadilla, la reserva de Cíjara, el Tajo Internacional-Salor, Ibores, Montánchez y La Siberia. 



Fotos: Consejería de Medio Ambiente de Andalucía

La labor de conservación realizada por Medio Ambiente reduce el nivel de amenaza del buitre negro en Andalucía 
Tras alcanzar las 278 parejas, esta especie pasa a incluirse en la categoría de ‘Vulnerable‘

Las labores realizadas por la Consejería de Medio Ambiente en el marco del Programa de Conservación del Buitre Negro en Andalucía han permitido que esta especie alcance en la Comunidad Autónoma una población reproduc-tora de 278 parejas, lo que ha motivado la inclusión en una categoría menor de amenaza, según los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, ha anunciado que el incremento poblacional de la especie ha mantenido el número de adultos sexualmente maduros por encima de los 250 ejemplares de forma estable en los últimos años, lo que ha permitido hacer efectiva la reducción del nivel de amenaza, pasando de considerarse una especie ‘en peligro’ a únicamente ‘vulnerable’.

Díaz Trillo ha asegurado que la evolución ascendente de la especie se mantiene cada año y que, desde la puesta en marcha en 2002 del programa andaluz de conservación, que cuenta con el apoyo del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, el número de parejas ha crecido a un ritmo del 4,02 por ciento, lo que supone haber alcanzado una presencia mínima de 323 ejempla-res en edad reproductiva. 

El consejero ha destacado que la evolución de la especie resulta particu-larmente notable respecto a finales del siglo veinte, cuando el número de parejas se estimaba por debajo de 170. En opinión del titular de Medio Am-biente: “puede considerarse que esta estrategia está cumpliendo plenamente los objetivos para los que fue puesta en marcha: que la población de buitre negro alcance un tamaño y un área de distribución que justifique su transfe-rencia a consideraciones menores de amenaza”. 

La especie, que llegó a extinguirse como nidificante en Granada, Cádiz y Málaga, cuenta ahora con siete áreas de reproducción que se sitúan en lugares apartados de Sierra Morena. El consejero ha asegurado que a los máximos históricos alcanzados año tras año a nivel regional, se unen incrementos constantes en las poblaciones a escala local. Así, en Sierra Pelada (Huelva) se han censado 110 parejas en 2009, 66 en la Sierra Norte de Sevilla y otras 62 parejas en la Sierra de Andujar, en Jaén, con un ritmo anual de crecimiento del 10,30%, 3,63% y 3,52% respectivamente. Mientras, en la cordobesa Sierra de Hornachuelos se ha estabilizado el número de puestas, llegando a registrarse 37 parejas. 

Estos y otros hitos han sido presentados por el responsable de Medio Ambiente en el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Los Villares, instalaciones en las que se mantienen dentro de un recinto específico cinco ejemplares irrecuperables para la vida en libertad. Además de señalar la importante cooperación que constituye la Red andaluza de CREAs para la conservación de esta especie, Díaz Trillo ha destacado otros logros como la tasa de supervivencia “excepcionalmente elevada” alcanzada entre los ejemplares en la etapa preadulta. 

Entre las actuaciones de conservación que han posibilitado la positiva evolución de la especie desde 2002 y la reducción de su nivel de amenaza, Díaz Trillo ha subrayado la reducción del número de muertes a causa del veneno, una circunstancia motivada por el ‘Plan andaluz para la erradicación el uso ilegal de cebos envenenados’, que ha permitido a la Administración ambiental reducir un 30% el uso de estas sustancias en el campo andaluz desde 2004. Otras actuaciones han consistido en la reducción de molestias en las áreas de reproducción; la reconstrucción de nidos e instalación de nidales artificiales; el rescate de huevos, pollos huérfanos o abandonados y otros ejemplares recuperables; la reducción del riesgo de colisión con tendidos eléctricos; o el marcaje de ejemplares con transmisores GPS para facilitar su seguimiento.

La nueva catalogación del buitre negro entre las especies amenazadas de Andalucía acerca la situación de esta ave a nivel regional a la que experi-menta en el resto del mundo, donde se considera una especie casi amenaza-da. En total, la población mundial se estima entre 7.200 y 10.000 parejas, según las conclusiones del primer Simposio Internacional sobre la especie, celebrado en 2004 en Córdoba. (Mayo 2010)


En Andalucía anidan 230 parejas, el 15% de la península Iberica
El envenenamiento con plaguicidas es la primera causa conocida de mortalidad del buitre negro en Andalucía.
Julio 2006.- Los últimos censos llevados a cabo por técnicos de la Consejería de Medio Ambiente confirman la recuperación de las poblaciones de buitre negro (Aegypius monachus) en Andalucía gracias al programa impulsado por la Junta. Las 230 parejas censadas corroboran la tendencia al alza iniciada de las poblaciones de esta ave carroñera entre 1998 y 2005. Frente a las 230 parejas censadas por los técnicos, al menos 201 tuvieron puesta.
Sierra Pelada (Huelva) continúa siendo el núcleo más numeroso en Andalucía, con 84 parejas censadas y, al menos 75 iniciaron la incubación (lo que supone un 37% de las parejas andaluzas) y la certificación de la primera puesta de huevos conocida en un paraje de esta serranía donde no se tenía constancia hasta la fecha de que ninguna pareja hubiese puesto huevos. En la Sierra de Andujar se censaron 61 parejas, de las cuales 59 tuvieron éxito en la cría. Igualmente se ha certificado el primer caso de reproducción conocido en un punto de esta serranía.
La Sierra de Hornachuelos es otro de los puntos de importancia para la esta especie. Los últimos datos cifran su población en 43 parejas censadas y 35 reproductoras (19% del total de Andalucía). En el núcleo de la Sierra Norte de Sevilla se censaron 41 parejas, 32 reproductoras (16% del total de Andalucía). Aparentemente, la población en esta zona se ha estabilizado después de mantener una tendencia al alza iniciada desde 1998. Igual que en Sierra Pelada, también se ha constatado una primera puesta conocida en el entorno del parque.
Éxito reproductor
Se estima que en 2005 volaron entre 130 y 132 pollos de buitre negro en Andalucía, frente a los 119-123 de 2002 y los 97-105 en 2003. El éxito reproductor, que indica el porcentaje anual de parejas con puesta que dan lugar a pollos volantones había mostrado valores muy bajos en 2003 y 2004. Sin embargo, 2005 se considera una buena temporada de cría pues se ha incrementado el número de pollos que han salido adelante. Pese a todo, Sierra Norte y Hornachuelos siguen presentando valores de mortalidad altos.
El envenenamiento con plaguicidas es la primera causa conocida de mortalidad del buitre negro en Andalucía. Por incidir en las aves nidificantes es el factor al que se le atribuye la pérdida de parejas en Hornachuelos, a las fluctuaciones de los núcleos de Sierra Pelada y Andujar. El uso ilegal de venenos provoca efectos directos sobre la reproducción, pues ocasiona la muerte de ejemplares que ya ha iniciado tareas reproductoras, así como de pollos que son cebados por progenitores envenenados. Los efectos indirectos provocan que, tras la muerte de un ejemplar, el superviviente se empareje con otros buitres que aún no han alcanzado la madurez, por lo que disminuye el éxito en la cría.
Temas relacionados 
Guía de Aves, inicio
Copyright © Waste magazine
Anillado de aves Estación Ornitológica de Padul 
Observación de aves
Guía de plantas
Vida animal en Waste Magazine