GUÍA DE INSECTOS------
© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez 
.
Kingdom: Animalia /Phylum: Arthropoda
Clase Insecta / Orden  Orthoptera
Suborden Ensifera / Superfamilia  Tettigonioidea
Familia  Bradyporidae
Baetica ustulata

Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Categoría de amenaza  Sensible a la alteración de su hábitat (Orden de 10 de marzo de 2000)

Endemismo de Sierra Nevada
Presenta un gran numero de adptacioneas a la alta montaña, cuerpo voluminoso, melanismo y apterismo.  Las poblaciones de este endemismo estan muy localizadas en una pequeña área de distribución. 
Vive en lugares abiertos en el pastizal nevadense en los pisos bioclimáticos oromediterráneo y crioromediterráneo 
Fundamentalmente en zonas de matorral almohadillado donde son abundantes Genista versicolor, Hormathophylla spinosa (Rascaculos), Thymus serpylloides, Senecio pyrenaicus granatensis. Tambien son abundantes debado de piedras y sobre Arenaria pungens
La principal amenaza a esta especie son las actividades relacionadas con la estación de esquí que reducen cada vez más la restringida área de distribución 
Chicharras de élite
Protegido por la UE, un insecto único de Sierra Nevada es clave en los estudios sobre el cambio climático 
Vive entre las lascas de pizarra y se alimenta de plantas que también son endémicas del sistema montañoso granadino
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL y Waste Magazine

Está en el punto de mira de científicos de todo el mundo. Es un pequeño insecto que forma parte del club más selecto al que podrían aspirar las especies animales que pueblan la Tierra. Una sociedad a la que solo se puede acceder por razones de exclusividad. Hay que ser único en el mundo. Se llama Baetica ustulata y vive en Sierra Nevada, donde los habituales de las altas cumbres le conocen como Chicharra de montaña. Igual que el hombre es la única especie (sapiens) que forma el género Homo, este insecto ortóptero es de la única especie (ustulata) que representa al género Baetica. Esa exclusividad ha hecho que sea uno de los muy pocos insectos protegidos por legislaciones interestatales como las europeas. Está incluido en los listados de protección de la Directiva Hábitats de la Comunidad Europea y el Convenio de Berna, además de la ley andaluza y estatal sobre especies amenazadas. 

En Andalucía hay solo 15 especies de invertebrados con algún tipo de protección, de las que cuatro son moluscos, y el resto insectos, pero la mayoría son mariposas y libélulas. Ortópteros, como es el caso de la Chicharra de montaña, solo hay uno. 
Se le puede encontrar en un hábitat formado por matorral de alta montaña, enebrales, sabinares y piornales de alta montaña, canchales y pastizales asociados a borreguiles de las altas cumbres de Sierra Nevada y en periodos de tiempo muy cortos, cuando ya no hay nieve. 

Este insecto, que aunque no tiene primos con los que compararse, se asemeja a un grillo, tiene cuerpo de chicharra, largas patas traseras que les permite saltar, pero no tan grandes como los saltamontes, a los que sí se parece en su cabeza y la disposición de las antenas. Presenta colores marrones, rojizos y amarillos, que le ayudan a camuflarse por completo entre las rocas de pizarra de la sierra. Una coloración que le hace muy visible cuando se mueve entre plantas, también endémicas de Sierra Nevada, como Arenaria pungens y Genista baetica, de las que se alimenta, aunque la chicharra de montaña es una especie que también se alimenta de carroña y detritos. 

Cambio climático
Se ha convertido en uno de los más importantes bioindicadores del cambio climático en todo el mundo. «Es una de las piezas clave en los trabajos que realiza el Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Llevamos cinco años siguiendo algunas poblaciones dispersas por todo el macizo y principalmente establecemos índices de abundancia que son revisados anualmente en diferentes cotas altitudinales y ambientes», dice el investigador y técnico de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía, José Miguel Barea. Los últimos estudios realizados el pasado verano indican que «cada año encontramos menos cantidad de ejemplares», aunque lo realmente interesante es que las poblaciones que se encuentran a mayor altitud son más densas que las que hay más abajo, donde el número de individuos decrece anualmente. Ese dato indica que las temperaturas suben en el macizo de Sierra Nevada, lo que hace que las especies animales y vegetales intenten alcanzar cotas más altas. 
La evolución del clima en Sierra Nevada afecta de forma directa a las especies que viven en el macizo, ya que con el incremento del calor, tanto animales como vegetales de alta montaña buscan zonas más frías, es decir, suben a cotas más altas. Si una especie se alimenta de una planta que cada vez crece más arriba, también tiene que subir para conseguir su alimento, y con ellas todos los que se encuentran asociados a la cadena trófica. Llegará el momento en que no 

Conservación 
No es fácil encontrar ejemplares de Baetica ustulata. Las poblaciones se circunscriben a zonas muy concretas. La protección de sus hábitats es fundamental para conseguir la pervivencia de la especie. La Junta de Andalucía, en sus últimos programas de conservación de fauna y flora amenazada, incluye a Baetica ustulata junto a otras cuatro especies de invertebrados, las únicas de la fauna amenazada que integra en el llamado Plan de Recuperación y Conservación de Especies de las Altas Cumbres de Andalucía, todas ellas tan exclusivas y en peligro de extinción como la chicharra de montaña, aunque solo Baetica ustulata pertenece a un género monoespecífico. «Ahora trabajamos en la concreción de las actuaciones que se llevarán a cabo para la protección de esas especies fundamentales para la pervivencia de la biodiversidad en el macizo de Sierra Nevada», dice José María Irurita, director de Fauna y Flora de la Junta en Granada, que considera prioritario mantener sistemas de conservación de las especies amenazadas de la Sierra.

Descubierta por Rambur en 1838
Como ocurre con la mayoría de las especies animales y vegetales descritas como endemismos de Sierra Nevada, fue un naturalista romántico quien describió por primera vez la Baetica ustulata. José Miguel Barea, que tiene en su haber el descubrimiento de algunas especies de invertebrados, comenta que la Baetica ustulata «fue descrita por el prestigioso entomólogo francés Jules Pierre Rambur (1801-1870) en 1838. La incluyó en su libro ‘Faune entomologique de l’Andalousie’, obra fundamental para el conocimiento de la fauna andaluza. A las expediciones de científicos del romanticismo a la Sierra se debe una gran parte del conocimiento de su biodiversidad. Viajeros naturalistas como Boissier, Wilkomm y Rambur pusieron nombre a la mayoría de las plantas e insectos de la Sierra. 


Temas relacionados 
Vida animal, inicio
Fauna de las altas cumbres Pisos oro y crioromediterráneo - Insectos

Series de Vegetacion en Sierra Nevada
Pinares y sabinares beticos
Piornales y enebrales nevadenses
Pastizales nevadenses
Borreguiles
Canchales
Roquedos, rocas verticales
Robledales nevadenses
Quejigales y acerales beticos
Encinares nevadenses
Encinares termicos
Encinares beticos
Fauna de Sierra Nevada - vertebrados
LISTA DE ENDEMISMOS
Parque nacional
Joyas naturales.
Joyas de la Tierra Minas y minerales
Proteger las mariposas
Fotos 
Hielo fosil

Copyright © Waste magazine


vídeopromoción








REportaje publicado en IDEAL 
el 20 de febrero de 2013 
ORTÓPTEROS (datos, fotos, fichas...) página de inicio


GUÍA DE INSECTOS, página de inicio

Insecta Guía rápida



--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es