VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Especies, reportajes de fauna, flora, rutas....

TEMAS * PAISAJES CON HISTORIA --------© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste-----
.
Desde las huertas del convento
El parador de turismo de San Francisco, en la Alhambra
La visión del Generalife se magnifica desde el privilegiado mirador del jardín monacal de San Francisco
Parterres con arbustos, plantas aromáticas y grandes árboles dan paso a la imagen de las terrazas vegetales de los jardines del Alarife
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle / IDEAL - Waste Magazine
En el extremo más alto del Real de la Alhambra las laderas de la Sabika caen hacia el barranco del Rey Chico, permiten la conexión con la primitiva entrada a los territorios de verano del sultán nazarí, y ascender hacia las terrazas cultivadas sobre las que se alzan los jardines y palacios de Yannat al’arif , conocidos como Generalife. Es la imagen del Cerro del Sol que pudieron contemplar los habitantes del que se llamó Palacio del Infante y que la reina Isabel convirtió en convento franciscano, un recinto monacal donde reposaron los restos de los Reyes Católicos y que hoy alberga el Parador de Turismo de San Francisco, uno de los espacios más cuidados y dignos de ser visitados del conjunto monumental alhambreño. 
(..) Los viejos bancales del convento, convertidos en un atractivo jardín botánico, son el mejor mirador posible sobre las huertas llamadas Colorada, Grande, Fuente Peña y Mercería, que son las cuatro terrazas cultivadas que rodeaban el Generalife y que aún se conservan con una traza similar a la que Mohamed V pudo contemplar desde el palacio del Infante construido a lo largo del siglo XIV. 
Desde el jardín del parador, la vista se extiende a la colina sobre la que al amanecer el sol lanzaba sus primeros rayos hacia la ciudad. Cuando aún existía el palacio nazarí, el mirador de la ‘qubba’ que más tarde sirvió de tumba a los reyes castellanos, contemplaba desde el Albaicín hasta el Generalife. Hoy, la visión se ha recortado pero se inicia en el cerro de San Miguel, con la gran muralla defensiva de la ciudad que cae hacia el valle del Darro, los montes que forman Valparaíso, con la gran abadía del Sacromonte, y al frente el Cerro del Sol, con las huertas y construcciones del Generalife, La línea de grandes árboles que forman el paseo de los Cipreses, y sobre ella la Silla del Moro y el pinar bajo el que se ocultan los restos del palacio de la novia, Dar al Arusa. 

Las terrazas del parador, del viejo convento franciscano, separan el jardín botánico de las primeras huertas, las del Partal, un ejemplo de vegetación de temporada, con cuidadas parcelas de flores y plantas de huerta, con pequeñas plantaciones de tomates, pimientos, frutales y otras especies ornamentales que crecen junto a las almenas defensivas del conjunto palatino de la Alhambra y que enlazan tres torres especialmente significativas: a la derecha la de la Cautiva, donde habitó Isabel de Solís, la amante de Muley Hacén; la torre del Cadí, dedicada a usos de protección del recinto, y la de los Picos, que se distingue porque está coronada por almenas en formas piramidales, como las que se levantan sobre el murete que protege el camino de unión entre las tres torres. La vegetación, sobre todo en primavera y verano, impide contemplar como las torres caen sobre el primitivo camino de acceso a la Alhambra, la cuesta del Rey Chico (de los Chinos), pero entre las almenas se puede contemplar el lugar por el que los nazaríes entraban en el Generalife, que desde el jardín del Parador obtiene una imagen cargada de plasticidad, sobre todo al atardecer, cuando el sol le incide de forma directa y la luz entra, casi a su misma altura, por el valle del Darro.

Jardín botánico
Los franciscanos convirtieron esta zona de la ladera de la Sabika en fértiles huertas que eran regadas con el agua de la Acequia Real de la Alhambra que aún cruza por el centro del patio central del actual parador, en su camino desde el Darro hacia los palacios nazaríes, y después de recorrer parte del Generalife. Los monjes utilizaron las tierras para obtener la comida que necesitaban, pero mantuvieron parte del jardín nazarí del Palacio del Infante, un espacio inspirado en la idea islámica de un edén vegetal capaz de proporcionar placeres a todos los sentidos y convertirse en un paraíso en la tierra. 

El jardín nazarí desapareció, como ocurrió a los baños y las estancias del palacio, pero con los siglos la vegetación volvía a ocupar terreno y se convertía en lo que es en la actualidad, un jardín botánico en el que se encuentran algunas especies llegadas de diferentes partes del mundo, como un extraordinario ejemplar de Laureola, Cocculus laurifolius, procedente del Himalaya, que es el único individuo de esta especie que existe en la capital granadina,  además de otros árboles singulares, entre ellos una enorme acacia del Japón, Sophora japonica, un gran árbol que tiene más de doscientos cincuenta años, fruto de unas semillas enviadas desde Madrid en 1750, aunque eran originarias de China, de las que crecieron este ejemplar y otro que vive en el Botánico de la Facultad de Derecho, que fueron las dos primera soforas llegadas a Granada. 


Sofora

Recorrer el jardín del antiguo convento franciscano es una lección de botánica, ya que se ha dispuesto con carteles informativos con nombre científicos y comunes de las especies. Los parterres concentran plantas similares, con espacios destinados a flores aromáticas propias de clima mediterráneo, con lavandas, tomillos, romeros, albahacas y hierbaluisa, además de grandes cipreses, pinos e higueras.

El privilegiado mirador sobre el Generalife es también un refugio para especies animales, sobre todo aves, que encuentran semillas e invertebrados para alimentarse. Entre sus cipreses viven multitud de pequeños pájaros insectívoros, y entre los grandes abetos, cedros y magnolios, crían los arrendajos. En el verano es fácil ver juveniles que no huyen ante la presencia de visitantes y clientes del parador turístico.

Los recorridos entre las plantas se complementan con la presencia de fuentes, de pilares ubicados en diferentes puntos del antiguo recinto monacal, instalados aquí para evitar que fuesen destruidos cuando las casas a las que pertenecían, en el centro de la ciudad, fueron derribadas o reformadas. Fuentes y pilares, que junto a las plantas intentan cumplir con el objetivo de los jardineros nazaríes: la comunión del hombre con la naturaleza, y con ella alcanzar la paz del espíritu.


Cocculus laurifolius (Laureola)


Flora / vegetación
Acanthus mollis (Acanto)
Adiantum capillus-veneris (Culandrillo de pozo)
Agapanthus africanus
Aloysia citriodora/ Lippia triphylla (Hierba Luisa)
Arbutus unedo (Madroño)
Aspidistra elatior (Pilistra)
Aucuba japonica (Laurel manchado)
Bergenia crassifolia (Hortensia de invierno)
Cedrus libani (Cedro del Líbano)
Chaenomeles speciosa (Membrillo japonés)
Chimonanthus fragans (Macasar)
Citrus aurantium (Naranjo)

Citrus deliciosa (Mandarino)
Cocculus laurifolius (Laureola)
Convolvulus arvensis
Cupressus arizonica /Cipres de Arizona)
Cupressus sempervirens (Ciprés)
Cycas revoluta
Cyperus alternifolius
Dahlia sp
Deutzia scabra (Celinda de espigas)
Ficus carica (Higuera)
Glandularia hybrida (verbena)
Hedera helix (Hiedra)
Hemerocallis fulva (Lirio de San Juan)
Hibiscus syriacus
Ipomoea indica
Jasminum officinale (Jazmín)
Lagerstroemia indica (Arbol de Jupiter)
Laurus nobilis (Laurel)
Lavandula angustifolia (Espliego)
Magnolia grandiflora (Magnolio)
Mentha piperita
Nandina domestica (Nandina)
Nerium oleander (Adelfa)
Ocimum basilicum (Albahaca)
Origanum vulgare (Orégano)
Pelargonium peltatum (Geranio)
Petroselinum crispum (Perejil)
Picea abies (Abeto rojo)
Pittosporum tobira (Pitosporo)
Philadelphus coronarius (Celinda)
Phoenix dactylifera (Palmera)
Photinia serratifolia (Fotinia)
Plumbago capensis (Celestina)
Pyrus communis (Peral)
Rosa sp
Rosmarinus officinalis (Romero)
Solanum jasminoides
Solidago hybrida (Vara de oro)
Sophora japonica (Sofora)
Spiraea cantoniensis (Espirea)
Tanacetum parthenium (Matricaria)
Thymus vulgaris (Tomillo común)
Viburnum tinus (Durillo)
Viola x wittrockiana (Pensamiento)
Weigela florida (Vergelia)
Yucca gloriosa

Temas relacionados

Paisajes con historia
El Cable de Motril
Palacio de Dar al arusa
El Ojo oscuro / Humedal de Padul
Torre de Romilla, El vigía de la pequeña Roma
Infiernos de Loja
El castaño del abuelo, el guardián de Sulayr
Entre los tajos del Gollizno, río Velillos
El canal de las arenas... y montesas
Oro de dos milenios
Riofrío, aguas arriba
La cantera  de El Turro, roca madre de las columnas del palacio de Carlos V
Puente de Tablate, la puerta de los moriscos
Azud de Pinos Genil:  Agua para la metrópoli
Torre nazarí, La última atalaya de Dúrcal
Fuentes del Poqueira
Lapiaz del Puerto de la Mora La linde de la paleofrontera
Las termas del Çehel
Castillo de Mondújar - El retiro de Zoraya
Puente del Hacho Senderos de hierro
Alixares El palacio del Sol y el agua
Rio Fardes, Los ‘mil y un’ manantiales
Deifontes Nacimiento El ‘olimpo’ del agua
Acequia del Tercio - Aguas para la Alhambra
Pantano de Béznar - Cuando el Valle era una isla
Vereda de la Estrella - La senda a las minas
Media luna - ingeniería milenaria 

vídeopromoción







PAISAJES CON HISTORIA
Vídeos, reportajes, fotogalerías, rutas..
bb
 Mirador. La vista desde el jardín del parador es especial. Es el único lugar desde el que se puede contemplar desde la muralla de San Miguel al Generalife, con sus huertas, el paseo de los Cipreses, la Silla del Moro y los primeros bosques del Cerro del Sol, y todo ello sobre las almenas del Partal. 

Reportaje publicado en IDEAL el 14 de julio de 2014


 ¿Dónde está?:  Es el jardín del Parador de Turismo de San Francisco.
 ¿Cómo llegar?:  Hay que subir al conjunto monumental de la Alhambra, al final de la calle Real de la Alhambra, está el antiguo convento y actual parador.
 Privado:  Aunque se trata de un espacio privado al estar dentro del establecimiento hotelero, puede visitarse porque forma parte de la cafetería y restaurante.
 Jardín:  Está situado junto a la terraza de la cafetería pública, por lo que sus clientes pueden pasear entre los parterres.
 



--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es