VÍDEOS EN WASTE MAGAZINE TV
VIDEOS DE NATURALEZA - Imágenes exclusivas tomadas en espacios naturales por los responsables de Waste Magazine... Especies, reportajes de fauna, flora, rutas....

TEMAS * RUTAS Y PAISAJES --------© Textos-fotos-videos: Merche S. Calle / Juan Enrique Gómez / Waste-----
.
Las cruces del ‘Monte Sacro’
Solo quedan seis de las más de 1.200 que se levantaron en la ladera de Valparaíso, la colina convertida en el mayor vía crucis de la cristiandad 

Ascender hacia la Abadía y las cuevas de los libros plúmbeos es rememorar el ancestral sendero hacia el cielo de los gremios de la ciudad y entender el espacio natural del valle del Darro
Por Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle

En el camino del Sacromonte hay una humilde peana que durante décadas sostuvo una pequeña cruz de piedra. Mantiene una inscripción que señala que, «un vecino de Dílar, pobre de solemnidad, costeó esta cruz». Ocupa un pequeño ensanche de la calzada que desde el paseo de los Tristes, accede hasta el lugar más sagrado de la colina de Valparaíso, donde en 1595 se descubrieron las cuevas donde murió martirizado el patrón de la ciudad, San Cecilio, y su grupo de predicadores seguidores del apóstol Santiago, donde se hallaron los polémicos  libros plúmbeos (declarados falsos por el Vaticano) que sirvieron para aunar criterios e intereses  entre árabes, cristianos y judíos de una época previa a la cristianización a ultranza de la sociedad capitalina, que para mostrar su compromiso con la nueva era del Reino de Granada construyó la gran Abadía que aún hoy corona la ladera noreste del valle del Darro y levantó más de un millar de cruces desde la cuesta morisca del Chapiz hasta las Santas Cuevas, un recorrido que se convirtió en el mayor Vía Crucis del mundo cristiano de la época. Cada viernes los granadinos caminaban desde el Peso de la Harina, el inicio del camino del Monte hasta la ermita del Santo Sepulcro, construida en 1636 a los pies de la Abadía. Una ruta que estaba jalonada por las cruces que costearon particulares como el ‘pobre’ vecino de Dílar, instituciones de la ciudad, desde el Ayuntamiento a la Chancillería, la Universidad y el Ejército, y los gremios, ricos y humildes, hasta que el arzobispo Pedro de Castro y Quiñones, fundador de la Abadía, tuvo que prohibir una práctica que se había convertido en un elemento para medir el grado de devoción de corporaciones y ciudadanos (...)
(..) Febrero es tiempo para recordar la historia de la Abadía, celebrar al patrón de la ciudad y recuperar una ruta que muestra la historia y el paisaje de una ciudad que nació como una acrópolis, –que se expande desde las colinas en las que posee sus principales símbolos–. En una hora de recorrido a pie es posible llegar desde el centro de Granada hasta las puertas de la Abadía y las almenas que ocultan las capillas subterráneas, el reposo de las cenizas de los mártires, y contemplar las seis cruces que aún se conservan de lo que fue la principal Vía Sacra del sur de la península Ibérica. A un centenar de metros después de iniciar la subida de la cuesta del Chapiz, tras el paseo de los Tristes, comienza el camino del Sacromonte, la entrada al tradicional barrio de viviendas trogloditas y zambras. Desde ese punto, solo hay que recorrer poco más de un kilómetro para llegar a la ermita del Santo Sepulcro, el lugar de inicio de la cuesta que tras 500 metros de subida, llega a la puerta de la Abadía, las Santas Cuevas y los colegios sacromontanos. Poco antes de llegar a la ermita, en un hueco en el muro que sostiene la erosión del monte, se encuentra la peana de la cruz del vecino de Dílar. En la ermita está la primera de las grandes cruces, muy deteriorada pero que aún preside la entrada al complejo religioso.

La cuesta
Altos cipreses crecen en los bordes del recorrido que zizaguea en la ladera tapizada por chumberas, plantas aromáticas mediterráneas, romeros y lavandas, con arboledas de moreras y álamos. Al tomar altura, a la derecha, se abre la belleza natural del valle del Darro. En febrero, aún quedan hojas rojas y amarillas en las alamedas y frutos en las riberas que, en algunos puntos, empiezan a verdear. Frente a la Abadía el cerro del Sol con su ladera trazada por los cauces de la acequia Real de la Alhambra y la del Tercio. Y entre esa vista que se pierde hacia el río, una de las grandes cruces, de alabastro blanco, que fue instalada en 1604 por el gremio de los tejedores de seda. A solo unos pasos, a la izquierda, la fastuosa cruz de los soldados de la Alhambra, una obra de arte levantada en 1695 de parte de los militares a las órdenes del Conde de Tendillas. Es una impresionante  cruceta dorada con granadas de piedra verde en sus extremos y que estuvo adornada por bloques de mármol expoliados a lo largo de los años. 

Un poco más arriba, entre cipreses,  la impresionante cruz de los ‘ganapanes’ o palanquines,  muestra que no solo los artesanos ricos participaban en la ‘carrera’ de la devoción, ya que estos ciudadanos eran los mozos que se dedicaban a llevar y traer bultos en el centro de la ciudad. Es la penúltima instalación que se culmina con una esmerada columna labrada con adornos florales sobre la que se alza una imagen de la Inmaculada Concepción y que preside la escalinata de acceso a la Abadía y las Santas Cuevas. En el interior del recinto, frente a la puerta principal del complejo religioso, la cruz de los franciscanos, erigida allí al terminar la construcción de la Abadía.

El acceso a todo este conjunto histórico y artístico recorre un espacio natural en el que se conjuga la presencia de vegetación autóctona con plantaciones ornamentales que se han cuidado a lo largo de las últimas décadas, pero hay una segunda ruta que recorre la colina de Valparaíso desde la zona alta del Albaicín. Parte desde Haza Grande y por la carretera que conecta ese barrio con el Fargue. Poco antes de llegar al anejo de la ciudad, una carretera gira a la derecha y, entre pinares de repoblación, llega a la Abadía desde arriba. 

Febrero es el mes de San Cecilio, es el tiempo en el que la naturaleza está inmersa en un periodo de espera de mejores condiciones climáticas, pero también es el momento en que el frío y la escarcha hacen reverdecer los campos aún desnudos tras el otoño. Los días de sol del invierno incitan a la contemplación y al conocimiento de la historia, la naturaleza y sus misterios.


Granada celebra la romería de San Cecilio
El uno de febrero la ciudad celebra la fiesta del patrón, San Cecilio, y cada primer domingo de este mes, los granadinos suben a la Abadía del Sacromonte para disfrutar de la única romería de la capital. Bailes, comidas con habas y ‘salaillas’, en una jornada tradicional y festiva que cada año concentra a centenares de personas para conmemorar aquellos Vía Crucis del siglo XVII y la aparición de las reliquias de los mártires, bajo las cruces del Monte Sacro. A las doce de la mañana se celebra una misa en la Abadía y se abren las cuevas donde aparecieron los libros de plomo.
Biodiversidad en el camino de la Abadía
Flora


Acacia retinodes


Arbutus unedo (Madroño)

Acacia retinodes
Acer negundo (Arce negundo)
Adiantum capillus-veneris (Culandrillo de pozo)
Agave americana (Pita)
Ailanthus altissima (Ailanto)
Antirrhinum hispanicum (Conejitos de roca)
Arbutus unedo (Madroño)
Arundo donax (Caña común)
Ballota hirsuta
Calendula arvensis (Caléndula, maravilla silvestre)
Campanula erinus(Asperilla)
Celtis australis (Almez)
Chaenorrhinum villosum
Chamaecyparis lawsoniana (Cedro de Oregón)
Citrus aurantium (Naranjo)
Cortaderia selloana (Plumeros)
Crataegus monogyna (Majuelo, espino albar)
Cupressus sempervirens (Ciprés)
Cymbalaria muralis (Hierba de campanario)
Equisetum ramosissimum
Eucalyptus camaldulensis (Eucalipto)
Euonymus japonicus (Bonetero del Japón)
Euphorbia characias
Ficus carica (Higuera)
Fraxinus angustifolia (Fresno)
Galium aparine (Amor de hortelano)
Gleditsia triacanthos (Acacia de tres espinas)
Hedera helix (Hiedra)
Ipomoea indica (Campanilla)
Iris germanica

Jasminum nudiflorum (Jazmín de invierno)

Jasminum officinale (Jazmín)
Juglans regia (Nogal)
Laurus nobilis (Laurel)
Ligustrum lucidum (Aligustre)
Lonicera sp (Madreselva común)
Lycium europaeum
Melia azedarach (Cinamomo)
Morus alba (Morera)

Morus nigra (Moral)
Nerium oleander  (Adelfa)
Olea europaea (Olivo)
Opuntia- ficus-indica (Chumbera)
Ornithogalum umbellatum
Osyris alba (Retama loca)
Papaver rhoeas (Amapola)
Parietaria diffusa (Parietaria)
Parthenocissus quinquefolia
Philadelphus coronarius (Celinda)
Pistacia lentiscus
Pittosporum tobira (Pitosporo)
Platycladus orientalis / Thuja orientalis) Arbol de la vida
Polulus nigra
Prunus cerasifera  (Ciruelo rojo)
Punica granatum (Granado)
Quercus rotundifolia (Encina)
Retama sphaerocarpa
Rhamnus alaternus
Rhamnus lycioides subsp lycioides (Espino negro)
Robinia pseudoacacia
Rosa
Rosa canina
Rosmarinus officinalis (Romero)
Rubus ulmifolius (zarzamora)
Salix alba
Salvia microphylla /Salvia grahamii
Sanguisorba verrucosa
Scrophularia lyrata
Sedum sediforme
Silene vulgaris
Smyrnium olusatrum (Apio caballar)
Tamus communis
Teucrium fruticans (Salvia amarga)
Trachelium caeruleum (Flor de la viuda)
Ulmus minor
Umbilicus rupestris
Vinca difformis (Hierba doncella) Phagnalon rupestre

Temas relacionados

Al andalus, especial en Waste Magazine
Las flores de los poetas de al-Andalus
La Alhambra, Isla ecologica
Setas y Hongos en el Bosque de la Alhambra
El patio nazarí, la unidad entre naturaleza y arquitectura
Generalife, el jardín de Palacio
El patio de la Mezquita de Córdoba
Medina Azahara, Córdoba 
La Alcazaba de Málaga
Salinas de La Malahá, Granada
Torre de Romilla
Torre nazarí, La última atalaya de Dúrcal
Palacio de Dar al arusa
Castillo de Mondújar - El retiro de Zoraya
Aljibe de la lluvia / Agua de lluvia para Dar al-Arusa
Cerro del Sol / Dehesa del generalife / El sueño de Muley Hacen
Silla del Moro
Sotos de la Albolafia en Córdoba
Carmen de los Mártires Jardín de jardines
El huerto monacal / El jardin del convento Plantas medicinales, arboles frutales y ornamentales conviven en el jardin 
Alixares El palacio del Sol y el agua















Reportaje publicado en IDEAL el 1 de febrero de 2015

¿Cómo llegar?
Desde los Tristes
Camino del Monte: A unos cien metros del inicio de la cuesta del Chapiz, empieza el camino del Sacromonte. Hay que andar 1,1 kilómetros hasta llegar a la ermita del Santo Sepulcro. Ahí comienza la cuesta que acaba en la Abadía.
Desde Haza Grande
Camino del Fargue: Desde el cruce de Fajalauza hacia Haza Grande y la carretera que va hacia El Fargue. Poco antes de llegar al anejo granadino, a la derecha, una carretera señalizada contecta con la Abadía desde arriba, para llegar a través de un pinar de repoblación. Son 1,2 kilómetros desde el cruce de Fajalauza.


El Camino de los Peregrinos
Ascender a la Abadía del Sacromonte es rememorar el primer ‘camino’ de peregrinos de la historia del sur de la península Ibérica

 

--

Copyright: Waste Magazine ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa, blogs, páginas personales,  con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, y las no comerciales y sin ánimo de lucro, a la que se manifiesta oposición expresa. 
--
Política de privacidad / Aviso legal

Contenidos informativos
Guía de Aves
Guía de plantas * Flora
Guía de Mariposas
Guía de insectos
Especies marinas
Moluscos
Setas y hongos
Líquenes
Anfibios
Reptiles
Fauna
Rutas y paisajes
Waste créditos

Especiales
Espacios naturales
Sierra Nevada
Doñana
Alhambra
Al-andalus
Cosmología y Astronomía
Evolución humana
Reciclado
Contaminación
Ecología
Guías y libros


Revista electrónica creada en 1997

Contacto y publicidad waste@diarioideal.es

Dirección y edición
waste@diarioideal.es
Juan Enrique Gómez / Merche S. Calle
Diario IDEAL / 680 92 55 14
Waste Magazine
Forma parte de los canales temáticos del diario IDEAL - Grupo Vocento
www.ideal.es